Los recientes anuncios oficiales para evitar la expansión virulenta merecen debate pero, sobre todo, acatamiento.

LA TRAMA SECRETA DEL PUEBLO ARGENTINO

Por Gabriel Fernández

El comportamiento de la oposición y los medios concentrados en contra de los cuidados sugeridos por el Estado y las tenues restricciones destinadas a frenar los contagios permite, sin hipocresía, genuino azoramiento.A pesar de todo lo que se sabe del espíritu que comanda a ese sector, vuelve a llamar la atención su desapego por la comunidad que lo entorna.

 

 

 

Por  Gabriel Fernández

Motor Economico

12 DE ABRIL 2021.

 

El nuevo hit del coronavirus. Aporte Extraordinario. Presiones de aumentos tarifarios. Peajes. La nueva gira por la deuda. Tensión fiscalista y una cuasi idea. Individualismo y Peronismo. Los medios. Política Exterior. Interiores.

(Por Gabriel Fernández *)Transitemos con tranquilidad y unos buenos mates las zonas indetectables del panorama que nos toca vivir. Desde los interrogantes más turbios sobre el desarrollo de la pandemia de coronavirus hasta las claves de la organización social argentina; desde los registros tributarios hasta las presiones empresariales. Desde la deuda hasta la acción externa argentina. Esta edición de Fuentes Seguras tiene un hilván que sale a luz en uno de los segmentos y se sostiene, imperceptible, en los demás. Como quien redacta confía en los lectores, el volumen apreciable de información y conceptos es volcado a partir de ahora, sin anestesia. El cierre, quizás, vale.

PANDEMIA Y POLÍTICA.

Vamos a tomarnos la tarea de ordenar las posturas registradas sobre la pandemia de coronavirus con el objetivo de plantear dudas razonables sin brindar aire a quienes oscilan entre su utilización en beneficio de una política oligárquica y aquellos que, alocadamente, rechazan su existencia. Los recientes anuncios oficiales para evitar la expansión virulenta merecen debate pero, sobre todo, acatamiento. Pues se asientan sobre datos concretos, una realidad sanitaria objetiva y necesidades económicas palpables.

El comportamiento de la oposición y los medios concentrados en contra de los cuidados sugeridos por el Estado y las tenues restricciones destinadas a frenar los contagios permite, sin hipocresía, genuino azoramiento. A pesar de todo lo que se sabe del espíritu que comanda a ese sector, vuelve a llamar la atención su desapego por la comunidad que lo entorna. Las sólidas réplicas del presidente Alberto Fernández y del gobernador Axel Kicillof, configuraron misiles de vasto poder a la capacidad convocante del Partido Tanático. Pero.

La digresión surge con naturalidad: si los gobernantes mencionados tuvieran vías de comunicación adecuadas, el impacto sería harto superior. Pero son ellos mismos los que designaron al frente de los medios públicos un grupo de personas conceptualmente neutras con la instrucción original de no hacer olas y evitar los contrastes con los grandes medios. Ellos mismos –Fernández y Kicillof, claro- admitieron un esquema que ignora la necesidad de pertrechos para los espacios comunicacionales que el mismo pueblo construyó en las décadas recientes. De resultas, tras cada alocución oficial sólo reverberan los detritus monopólicos.

El otro espacio opera con sordina pero incide sobre rebeldes sin causa y hippies de derecha con gestos altisonantes. Se trata de quienes directamente niegan la existencia del virus, sostienen que los muertos detectados no son más que fruto de enfermedades tradicionales y que el conjunto de los sistemas sanitarios en el orden local e internacional los inscriben con falsía en el rubro Covid 19. Algunos añaden que las vacunas son chips de monitoreo y otros, que impulsan el despoblamiento. En cuanto al sentido de la tropelía, esbozan hipótesis que rozan la realidad y tornan creíble su argumentación: aterrorizar a la población y forzar su desmovilización. Epa.

Entre la oposición antinacional y antipopular y los chitrulos presuntamente anti sistema, queda poco lugar para el raciocinio y por tanto para la elaboración de un puñado de interrogantes que a esta altura resulta necesario plantear. Esto es así: después del desmoronamiento del sistema financiero acaecido en 2008 – 2009 las empresas líderes del sector redoblaron con ímpetu su táctica de copar los Estados centrales para forzar la transferencia de recursos a su favor, presentando el latrocinio como un “salvataje” destinado a brindar seguridad económica para todos. Esto deterioró las perspectivas productivas de Europa y los Estados Unidos, mientras las naciones emergentes aceleraron su desarrollo amparado en la realización de bienes de producción y consumo, y el consumo.

La pandemia contribuyó a ralentizar el proceso de cruce de vectores –el Norte hacia abajo, la Multipolaridad hacia arriba- y en cierto modo congeló la vida mundial. Ahí es donde la acción oligárquica cobra sentido y la propaganda de los alocados se vincula parcialmente con la verdad. Es decir, la retracción general económica sólo puede beneficiar a quienes consiguen dinero sin invertir y sin producir. Hasta el inicio de la difusión del virus, el despliegue de Eurasia, Asean, (B)rics, y el camino de retorno al sendero por parte de las naciones del Unasur, era comprobable (Se trata de poco más de la mitad de la humanidad, apuntado en trazo grueso). Es posible afirmar, con los datos en mano, que el proceso continúa, pero resulta pertinente indicar que el ritmo se ha aquietado. El capital financiero está ganando tiempo.

Esto explica, entre otras cosas, el combate intenso de los medios que lo acunan en el orden local y planetario: la difusión desproporcionada de las protestas contra los cuidados y por la “libertad”, la inserción de dudas sobre la efectividad de las vacunas, las variadas y contradictorias condenas sobre los gobiernos “populistas”, el renovado hostigamiento contra Rusia y su “falta de democracia”, los crecientes ataques sobre Angela Merkel, el ocultamiento de los planteos papales contra la usura por un lado y el fomento de la coalición entre empresas y Estados belicistas por otro.

A falta de horizonte, esas corporaciones publicitarias posicionan compulsivamente una imagen fija del mundo obtenida cerca de dos décadas atrás y se niegan –censura mediante- a transmitir sin prismas deformantes el presente real. De ahí, además, que nuestra preocupación por el esquema comunicacional argentino tenga fundamento y constituya una advertencia para las actuales autoridades nacionales. Pero, seamos francos, la responsabilidad es compartida por cercanos: en nuestra región, las condenas por izquierda y presuntamente nacionales a Alberto Fernández y Cristina Kirchner, Nicolás Maduro, Daniel Ortega, Evo Morales y Luis Arce, Rafael Correa y Andrés Arauz entre tantos, no son más que ruido aprovechable por los proyectos antinacionales y antipopulares.

Así, la difusión renovada del virus, la aparición de nuevas cepas y variantes, pueden ligarse al acopio injustificado de vacunas que damnifica a los países que están al costado de la distribución. Una situación generada por instancias de difícil detección –¿origen animal, origen de laboratorio?– puede estar siendo aprovechada por los espacios que, en medio del declive, hallaron un factor que les permite limar la dinámica de crecimiento internacional. En esa línea, ya instalados con más firmeza en el gobierno norteamericano y disciplinando algunos aliados en la OTAN, van desplegando perspectivas bélicas en zonas conflictivas como Medio Oriente y el Atlántico Sur.

Frente a las objeciones que puedan surgir sobre este planteo identificándolo con las acciones anticuarentena, cabe reflexionar que la política no es ajena a ningún suceso humano, ni siquiera a una enfermedad –como bien saben los grandes laboratorios- y que las dudas acerca de si existen franjas reducidas capaces de usufructuar y alargar el padecimiento recibe respuesta en el andar de las mismas: sólo por citar un caso, extendieron la invasión / martirio sobre Irak a una década con el mero objetivo de facturar beneficios originados en el fisco estadounidense para sus corporaciones guerreras. Suponer que no se les ocurriría montarse sobre una emergencia sanitaria para erosionar el proceso de cambios planetario, puede resultar una ingenuidad.

FORTUNAS y PRESIONES.

Nuestras Fuentes Seguras estaban listas para mostrar su bagaje. “Habrás visto que empezó la recaudación del impuesto a las grandes fortunas”. –Leí algo en BAE, si. “Bueno: la Administración Federal de Ingresos Públicos ya recibió la inscripción de las personas que pagarán el Aporte. Ya se alcanzan 30.000 millones de pesos. Es bastante, pero apenas un 15 por ciento de lo que se prevé”. –Hubo algunas presentaciones judiciales. “Más promocionales que concretas. No van a tener trascendencia”. – El cierre llega el 16 de abril. “Hay otro plazo para los que opten pagar en cuotas. Es el 28 de abril”. La lluvia caía, intensa, mientras la conversación lograba su despliegue.

“Pero fijate con lo que hay que lidiar: muchos no saben que los concesionarios de las dos autopistas más importantes le exigen al Estado aumentar sus peajes un 549% y un 766. –Qué empresas. “El Grupo Concesionario del Oeste y Autopistas del Sol”. –Si hay mano firme de las autoridades, eso no puede suceder. “Si pero no es sencillo. El argumento legal de las compañías es la dolarización de los peajes establecida por el Acuerdo Integral de Renegociación firmado por Guillermo Dietrich en 2018. –¿Y eso? Ese acuerdo prorrogó sin licitación hasta 2030 las concesiones para que sus dueños se cobren de los usuarios la presunta deuda de 748 millones de dólares de la que dicen ser acreedores por las ganancias que les garantizaba la privatización de 1994 y que finalmente no consiguieron”. –Es una burla, al Estado y a los usuarios. “Es una batalla que habrá que dar, con un Poder Judicial como el que vos conocés”.

Cuando la mostaza subía en el interior de este periodista, una suave esperanza se deslizó en la información. “El Gobierno no va a admitir el aumento. Pero además está estudiando quitarle las concesiones a Oeste por lo menos. Ellos lo saben y tratan de rapiñar lo más posible, ahora”.

-Pensar que el Estado, quizás en compañía de cooperativas bien ordenadas, podría estar administrando ese rubro. “Tantas cosas podrían ser. Ahora, las pymes y las cooperativas no se pueden quejar mucho porque en Ganancias, ganaron”. –Algo. “Bastante. Consiguieron una fuerte diferencia para las firmas que obtengan menos de 5 millones de pesos al año”. – Falta una nueva etapa del IFE y una suba razonable del salario mínimo. “Si Alberto no anunció todo de entrada, cuando hizo los anuncios sobre el coronavirus, es porque están sacando cuentas”. –El FMI tensiona hacia el fiscalismo. “Y , si”. –¿Porqué no hacen uso de cuasi monedas? Sin necesidad de emitir dinero corriente, se cubren algunas necesidades básicas y se sostiene una circulación parcial. Ya dio buenos resultados, recordarán”. –Sería un aluvión propagandístico negativo. Algo así como Argentina país trucho”. –De nuevo entonces: pasa que el Estado sólo alimenta a los medios que pueden decir cosas así. Si la emergencia se explica bien, la gente lo entiende.

No hubo respuesta. Y seguimos.

DEUDA 1 Y 2.

¿Qué va a pasar con la investigación de la deuda? “Está bien rumbeada. Fijate lo que dijo (el jefe de la oficina Anticorrupción) Félix Crous (lee): “Queremos que se investigue si hubo una administración fraudulenta y malversación de caudales públicos” y también que el macrismo endeudó al país como nunca “para garantizar que los que estaban especulando con las letras del Tesoro pudieran obtener ganancias”. Además explicó que se averiguará “si el dinero se fue o se quedó dentro del país, si está en un colchón o en las off shore”, y advirtió que para lograrlo “necesitamos saber quién los compró y quienes se beneficiaron”. Esa fue la instrucción del Presidente y ese es el camino que se está llevando adelante”. En la cumbre del optimismo, apuntaron que “con el trabajo del Banco Central y la Sigen vamos a tener pronto una idea del daño generado”.

-¿Y la negociación sobre la deuda? “Ahora mismo Guzmán viaja a Berlín; después va para Italia, España y Francia, para realizar reuniones con los ministros de esos países y con empresas dispuestas a respaldar la renegociación de la deuda con el FMI”. –¡Cuántas giras! “Seis días. El eje será la necesidad de lograr un nuevo acuerdo y también tantear cómo viene la mano con el Club de París”. -¿Hay información oficial? “Algo. Los voceros de Economía declararon que el objetivo es “construir consensos y entendimientos sobre lo que la Argentina necesita para estabilizar su economía” y “conseguir los apoyos necesarios de los accionistas del FMI (especialmente G7 y G20) para concretar un programa que le sirva a la Argentina”.

INDIVIDUALISMO Y PERONISMO.

Los datos surgen a borbotones. El lector recuerda ese informe del INDEC que dejó sin aliento al espacio nacional popular y disparó interrogantes. Hace pocas horas, el ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo indicó que actualmente más de diez millones de personas reciben asistencia alimentaria. Como la realidad de nuestro mundo social merece una consideración certera, efectuamos consultas para dimensionar la gravedad del panorama, y también las herramientas disponibles para afrontarla. Así, ahondamos en otras Fuentes tan Seguras como las habituales aunque con información surgida del hondo bajo fondo donde el barro se organiza. Y cada tanto, se subleva.

-¿La situación económico social es tan grave como parece? “Si, la recesión pegó duro con baja de ingresos y desempleo. Hace unos dos años que el panorama puede calificarse como grave. La parálisis forzada por las medidas de lucha contra el coronavirus impactó en la gente, y especialmente en los informales, que no podían salir a conseguir algo de dinero en calles vacías. Ahora, con la nueva etapa del virus, nos preparamos para nuevos problemas”. –Decís nos preparamos: ¿El Estado está presente? “Es lo que ha logrado contener las consecuencias de este drama. Sin el aporte económico y alimentario del Estado, todo hubiera desbarrancado. Pero si me permitís hay que agregar algunos factores muy importantes”. –Adelante.

“Es muy probable que la angustia y la preocupación sean más intensas en los sectores medios individualistas que en la base popular más profunda. Acá donde nosotros trabajamos socialmente la tradición de ayuda y comunidad es fuerte. Con la presencia del Ministerio, más las organizaciones sociales, las asociaciones vecinales de distinto tipo y varios sindicatos, los tres cordones del Gran Buenos Aires muestran eficacia a la hora de contener y también de disponer cuidados básicos de salud. Esto no quiere decir que la realidad no sea terrible, pero en Zona Sur, por ejemplo, es muy difícil que los vecinos padezcan emergencias sin que otros cercanos aparezcan”. –No me vas a salir con eso de los pobres viven mejor … “No, el tema es delicado para no caer en semejante pavada. La cuestión es que la organización y los lazos sociales mejoran todas las situaciones. Eso se está comprobando ahora, en este momento. Te puedo asegurar que la diferencia es fuerte. A ver si me hago entender: los vecinos de clase media, que sufren dificultades, son buenos para quejarse de su vida y decir nadie hace nada” … -Como el personaje de Capussotto… “¡Claro! En cambio las barriadas populares no pierden tiempo en quejarse, surge el problema y tratan de resolverlo o atenuarlo. La trama que construyeron las organizaciones sociales es importante, y valiosa”.

-Esos sectores medios, algunos bien determinados profesional y socialmente, suelen quejarse de los piqueteros, los sindicatos, el peronismo, el Estado. “Exactamente. En vez de adoptar alguna variante como las que su mismo pueblo muestra, lo que hacen es repudiar las soluciones parciales que están a mano”. –Puede hacer ruido lo de soluciones parciales. “Mirá, las soluciones reales siempre son parciales”. –El Gobierno podría ir más a fondo en las modificaciones económicas. “Supongo que sí, no soy economista. Lo que te explico es que frente a lo que quedó de la catástrofe del macrismo, el pueblo argentino más sumergido se apropió de la ayuda, insuficiente pero real del Gobierno actual, y la aprovecha bien para que esa catástrofe no se prolongue a niveles imposibles de revertir. –Unidad, Solidaridad, Organización. “Esas palabras se han transformado en algo así como una declamación para muchos que después de decirlas agarran y dicen el pueblo no entiende nada, no está organizado, etcétera. Pero abajo abajo no se usan tanto y se aplican mucho más. Hay que tener cuidado con las cifras que se difunden, sirven para identificar problemas pero no incluyen la inteligencia de la gente para salir adelante”.

-Esto es decisivo para abordar cualquier análisis. “¿Te agrego algo que me parece un dato que tenés que evaluar?” – Por favor. “Como bien lo explicó uno de tus entrevistados, las clases presenciales son una exigencia en los barrios populares. La escuela es un organizador muy valioso. Sirve para los horarios, el laburo, pero también la psicología de los pibes. El tema tecnológico es importante y con esto de las clases remotas muchos quedan afuera. Guarda con las críticas duras contra la presencialidad escolar porque se pueden cometer muchos errores de apreciación”.

El trasfondo de esta charla es considerado vital por este narrador.

POLÍTICA EXTERIOR.

Hemos realzado aspectos de la política exterior argentina. Cuando muchos se jugaban por caracterizar al gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner como alejado de los intereses suramericanos en beneficio del Norte, varias definiciones de gran porte posicionaron la gestión en la histórica visión tercerista. Hace pocas horas el Gobierno nacional planteó un “enérgico rechazo” a las maniobras militares y el lanzamiento de misiles que hará el Reino Unido en el área de la Islas Malvinas, y advirtió que la “alegada condición defensiva de la base militar británica en el Atlántico Sur no solo es totalmente injustificada, sino también representa una amenaza para toda la región”. El documento amerita lectura: “La República Argentina rechaza en los términos más contundentes la realización de maniobras militares y el lanzamiento de misiles en particular, en territorio argentino ilegítimamente ocupado por el Reino Unido”, expresó el Palacio San Martín en un comunicado.

La cartera que encabeza el canciller Felipe Solá consideró que esos ejercicios militares “constituyen una injustificada demostración de fuerza y un deliberado apartamiento de los llamamientos de las numerosas resoluciones de las Naciones Unidas y de otros organismos internacionales, que instan tanto a la Argentina como al Reino Unido a reanudar las negociaciones a fin de encontrar una solución pacífica y definitiva a la disputa de soberanía que involucra a ambos países en la Cuestión de las Islas Malvinas”. También informó que “El Ministerio de Relaciones Exteriores británico informó a nuestra Embajada en Reino Unido la realización por parte del Gobierno británico de ilegítimos ejercicios militares en el área de las Islas Malvinas, en los próximos días, los que incluirán el lanzamiento de misiles Rapier. Inmediatamente después de la recepción de la comunicación, el Gobierno argentino remitió al Gobierno británico una contundente nota de protesta”.

El texto puso de relieve que “la presencia militar, y el lanzamiento de misiles, contradice también la resolución 41/11 de la Asamblea General (Zona de Paz y Cooperación en el Atlántico Sur) que entre otras disposiciones, exhorta a los Estados de todas las demás regiones, en especial a los Estados militarmente importantes, a que respeten escrupulosamente la región del Atlántico Sur como zona de paz y cooperación, en particular mediante la reducción y eventual eliminación de su presencia militar en dicha región”. Asimismo, adelantó que “en el marco de las obligaciones y responsabilidades de nuestro país en materia de seguridad de la navegación en el Atlántico Sudoccidental, una vez que se cuente con la información precisa sobre la fecha del referido lanzamiento, el Servicio de Hidrografía Naval emitirá un radioaviso náutico informando sobre el desarrollo del ejercicio”.

No está nada mal. La cara de boludo que el canciller sugiere poner para perdurar en el ámbito político, no se está identificando con el perfil de su accionar. Este tramo ha sido atravesado por la denuncia nacional contra la Organización de Estados Americanos (OEA) por el golpe en Bolivia, un pronunciamiento presidencial que sugirió la dimisión de Luis Almagro en ese organismo, el amparo al ex presidente Evo Morales, varios pronunciamientos contundentes en tal foro, el alejamiento del Grupo de Lima destinado a destruir la democracia boliviariana en Venezuela, el respaldo a los candidatos de Rafael Correa en Ecuador, el planteo de un nuevo ABC en Chile, un encuentro significativo con Andrés Manuel López Obrador durante la celebración de la Revolución Mexicana, y votos emblemáticos contra Israel en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por la violación a los derechos humanos del pueblo palestino. El pronunciamiento sobre Malvinas que recién glosamos se alinea cómodamente.

INTERIORES.

Tras la lluvia, el fresco hace su aparición. La mente vaga. Chesterton ha apuntado que los pobres tienen tradiciones, y los aristócratas, modas. Es una referencia de interés.

Este cronista estima que algunas verdades están insertas bien hondo en todos los que habitan una región. Pero algunos pretenden desconocerlas pues en vez de rastrear la propia interioridad miran donde la nada se enseñorea.

Qué curioso. El que sólo piensa en sí mismo evita un saber que posee y sería útil para su propia vida. Quien se enlaza con los demás, se adentra en su ser, comprende y crece.

 

*Area Periodística Radio Gráfica / Director La Señal Medios / Sindical Federal