"Si las atómicas y Yacyretá y Salto Grande son nuestras, del Estado, del pueblo...¿A qué costo producen energía estas empresas? -Al costo que se nos ocurra."

BALESTIERI: ¿COMO SE COMPONE EL PRECIO DE LAS TARIFAS DE LUZ, GAS Y ANDE MAIS? LOS DESAGUISADOS ARGENTINOS.

Por Oscar Guillermo Balestieri*

Esta es una entrevista exclusiva de la red federal de periodistas de la Asociación de Comunicadores Argentinos por Internet (ACAPI) con el arquitecto Oscar Balestieri ex Secretario de Vivienda de la provincia de Buenos Aires y experto en el tema de servicios públicos y Energía de la Fundación Antonio Cafiero con quien hemos tenido varias charlas al respecto, con la plena confianza que tenemos en sus conocimientos y la responsabilidad de sus datos.

OSCAR GUILLERMO «PATO» BALESTIERI CON ACAPI

Red federal de periodistas de

ACAPI

Estamos muy interesados en el tema de las tarifas, muy interesados.

Nos preocupa mucho que Guzmán esté hablando ahora de subirlas, sobre todo, por el impacto en las Pymes.

Balestieri: Sí, creo que es un buen comienzo tomar lo que vos decís la preocupación de Guzmán.

Guzmán hace declaraciones en los medios, convengamos, Guzmán es un economista muy importante, sólidamente, formado, etc., etc.

Además ha tenido una trayectoria fantástica en esta negociación de la deuda.

Pero qué dice Guzmán: “‒Tenemos algo así como 5.300 millones de dólares de déficit en el sector de energía.

Hay que hacer algo con esto”.

Es una cifra muy importante, pero claro, es la visión de un economista que analiza los grandes números y encuentra un problema serio en esto.

Ahora, si uno entra a pasar de ese número a ver por qué se llega a esos valores y la verdad es que cuando uno habla de tarifas eléctricas, es la tarifa de la energía, porque están todas interconectadas.

Si uno baja el precio de la electricidad, aumenta el consumo porque hay gente que usaba gas y se pasa a electricidad, si subiera la electricidad, entonces sube el consumo de gas o de otros combustibles de nafta o de petróleo,  hay una intimísima conexión de las distintas fuentes de energía.

En particular, para entender un poquito -porque yo les aseguro que es inentendible- el estado actual del sistema de la energía eléctrica, pero aún pensamos nuestras cosas elementales.

Cuando se privatiza ‒acá estaba todo integrado y era el Estado el que manejaba todo.

¿Cómo se privatiza?

Con un modelo copiado de Inglaterra, así de sencillo.

En la época de Thatcher se hacen grandes privatizaciones en Inglaterra y este modelo de servicio de la energía eléctrica está, prácticamente, copiado.

Cuál era la idea de los teóricos en esto.

Dividirlo en horizontal sea, que haya empresas que generen energía con libre acceso.

Si Fulano quiere ponerse una empresa generadora de energía eléctrica pone los capitales,  genera energía eléctrica y la vende así.

Luego tiene que haber empresas que transportan la energía, o sea, los mayoristas, las grandes líneas de transporte que unen El Chocón con la Atómica de Río Tercero con todo el sistema y después están las empresas distribuidoras que son las que llegan con un cablea a mi casa, a tu casa, a la casa de él.

¿Qué hace la empresa distribuidora?

Compra energía a una generadora, le paga un peaje a la que transporta y luego hace sus números y vende energía al por menor.

¿Cuál es el criterio?

Que estos tres niveles estuvieran desconectados porque entonces, cada uno controlaba y exigía al otro.

Vamos al caso de los distribuidores:

EDESUR y EDENOR si no reciben energía a buen precio y de calidad su negocio se vuelve difícil entonces va a controlar que el que transporta energía la transporte, eficientemente, la haga llegar donde hace falta y que los que generen energía la generen a un precio que a ellos les permita ampliar su mercado.

Estaba prohibida la integración en vertical, o sea, que no podía haber empresas que estuvieran en dos o tres de estos sectores.

¿Cuál es la realidad hoy?

Todo eso fue al diablo, o sea, Pampa Energía genera energía, es socia de una transportadora y es socia de una distribuidora y como esta hay una docena, con lo cual, se repite acá lo de este capitalismo trucho de Argentina.

La base del capitalismo es la competencia, ahora, nosotros hemos inventado capitalismo sin competencia y con esto pasa lo mismo.

El contrato de privatización pensaba que estos tres sectores estuvieran, rígidamente, separados para que hubiera un control entre sí.

Hoy están integrados, y eso se fue al diablo, los precios del comienzo han cambiado y demasiado, la calidad de la energía y todo.

Les voy a mostrar otra cosa del contrato que parece mentira y que nadie la sabe o  que no está vigente y nadie se preocupa mucho.

Los contratos de EDESUR, EDENOR y ENERGAS eran contratos a 100 años, a 99 años con una característica que cada 10 años se volvían a licitar.

Cómo se volvían a licitar, se fijaba una fecha, EDESUR, por tomar un ejemplo, presentaba una oferta, con lo que para ellos valía la empresa en ese momento, bajo sobre cerrado y cualquiera del universo empresario del país o del mundo presentaba a su vez una oferta de cuánto valía para ellos la empresa en ese momento.

Si la empresa EDESUR era la más alta continuaba en la concesión, si la empresa H era mejor que la de EDESUR pagaba ese dinero, el Estado se lo entregaba a EDESUR y lo sacaba de la concesión.

Esto no se hizo nunca.

Había que hacerlo cada 10 años, pero nunca se hizo porque; emergencia, hiperinflación, pandemia, nunca se hizo.

Esto tenía la virtud de que intentaba meter competencia en un sistema donde la competencia es muy difícil porque la Red es única.

En algún momento hubo en Buenos Aires dos redes de energía, ‒los más veteranos se acordaran que estaba la Ítalo y la CHADE.

El que haya una red, es un hecho de racionalidad.

Ahora, que haya una Red no quiere decir que haya único concesionario.

Si cualquiera de nosotros entra en energía eléctrica en Nueva York, que además está en castellano porque hay muchos latinos, va a encontrar que hay 10 empresas o no me acuerdo cuántas que le ofrecen venderle energía  en su puerta.

Con el sistema de comprar energía a una generadora, pagarle el peaje a la transportadora, pagarle un  peaje a la EDESUR del momento, la empresa que tiene la concesión de distribución y vende energía a cada uno en su domicilio, pero esto, prácticamente, no se hace en Argentina.

Algunas grandes empresas compran energía a la generadora, le pagan peaje a la transportadora  reciben energía al por mayor, pero son las grandes empresas.

El ciudadano común no tiene ninguna posibilidad de esto.

En Estados Unidos, un país con un capitalismo un poquito más serio, esto es, totalmente, posible para cualquiera de los que están conectados a la Red.

Puede tener competencia, le ofrecen distintos precios, los que dicen que a la noche les cobran menos, que les dan un abono por un año, en fin, todas las variantes que puedan imaginarse para competir.

Esto es, totalmente, posible y ustedes lo ven en internet que hay empresas de Internet que usan la Red.

Sion y alguna otra usan la Red de las telefónicas para vender servicio de Internet.

Son minoritarias, pero esto podría hacerse con la energía, totalmente.

La red eléctrica es como una red vial, por donde circulan autos particulares, camiones de carga, ómnibus etc etc.

Ahora, cómo llegamos a estos precios, bueno, llegamos por qué, empiecen con el origen.

¿Cómo se genera el precio de generación?

Yo se los voy a contar, tiene que ver también con el modelo inglés, es verdad, no estoy mintiendo, no estoy inventando.

El precio de la energía se fija minuto a minuto, prácticamente, según la empresa generadora que entrega energía al sistema.

Esto ¿por qué?

Porque hay empresas que generan más barato, son las que entran primero, supongamos, a las tres de la mañana cuando hay poco consumo las que entregan energía son las atómicas que generan de continuo, alguna hidráulica que también genera de continuo, entregan energía todos los días, todo el año, entonces entrega energía de continuo.

Las generadoras, más caras, que serían las térmicas, no entregan energía a esa hora.

En la medida que va creciendo el consumo, entran las térmicas, según su grado de eficiencia, según la disponibilidad que tienen de energía.

Ahora ¿cómo se arma el precio?

Las que entran temprano ponen un precio, es decir, 10 pesos el kilowatt, cuando entran las térmicas ya no es ese precio porque su generación es más cara, entran a 15, pero ese precio se paga a todos, aun a las que producen más barato.

Así van subiendo y, al final, a la hora pico, las que entran que son las turbinas a gas -que son mucho más caras- que el costo de la energía ahí es más alto, pero esa energía que entra, de las más caras, se les paga ese valor a todo el sistema.

¿Por qué es esto así?

Porque se copió del modelo inglés y porque se acepta, mundialmente, como un criterio de racionalidad en la generación y el uso de la energía, etc.

Podríamos pensar un sistema, totalmente, distinto y decir, bueno, si las atómicas y Yacyretá y Salto Grande son nuestras, son del Estado, son del pueblo…¿A qué costo producen energía estas empresas?

Al costo que se nos ocurra porque  el costo operativo en una generadora atómica es bajísimo, lo que cuesta ahí es la inversión de capital ‒y este es un concepto es importante decirlo.

Todas estas empresas generadoras de energía, son empresas de capital intensivo, donde el valor del producto final se compone de la amortización del capital, o sea, que valen, -cualquiera de estas empresas nuevas  que se hicieron de 500 megawatt salieron en 500 millones de dólares.

Entonces, cuánto cuesta la energía, lo que tienes que pagar por ese capital ponele el 10% al año de interés, entonces, 50 millones al año son para poner al costo de energía.

¿Qué combustible usan?

Bueno, usan gas.

Bueno, cuánto sale al año, 30 millones, son 80.

¿Y cuánto cuesta el personal’, 10 millones, son 90.

La incidencia de la amortización de capital es, generalmente, lo más caro en el costo de la energía.

Ahora, volvamos un poco para atrás.

Las generadoras -que son del pueblo- podrían poner el precio que consideren necesario y prudente, pagar un costo de amortización o de mantenimiento, como quiera,  y con eso manejar una cuota importante en el mercado.

Pero hay otra cuestión.

Muchas de las generadoras,  las más importantes, por ejemplo, la Central Costanera, (esas enormes que están a la entrada del río)  fueron construidas por el Estado.

Eran de SEGBA (Servicios Eléctricos del Gran Buenos Aires) cuando era del Estado nacional y fueron privatizadas.

¿A qué precio?

A precio vil.

Prácticamente, esas centrales se pagaron el 10% de lo que costaría construirlas en ese momento.

Entonces, vuelvo un poquito para atrás, si el costo de la energía de estas empresas es de capital intensivo, si tu inversión de capital en vez de 100 fue de 10, tu costo en creación de energía baja en esa proporción, (¡y pensemos que acá se privatizaron! El Chocón, El Nihuil, Futaleufú, todas las termoeléctricas y este muchachito Aranguren que vino como ministro del innombrable de Macri, lo primero que hizo fue un Decreto de Emergencia para privatizar lo que quedaba).

Porque, por ejemplo, en las transportadoras, el Estado tenía todavía el 20% de acciones.

La empresa tenía así porcentajes, Aranguren vino a quemar todo eso y a vender dos o tres centrales que se hicieron nuevas.

¿Y quién las compró?

Caputo.

La formación de precio de la energía, -por este esquema disparatado que yo estoy contando- no tiene ninguna seriedad.

O sea, si te sentás a la mesa con un tipo que dice:-Generar energia me cuesta 10 pesos, pero ha comprado la generadora a la décima parte de lo que vale, ya no es una discusión seria.

Y vamos a complicar más todo esto.

Un fuerte componente de la generación eléctrica es el gas.

Ahora, ¿Cuánto cuesta el gas en la Argentina?

Este es otro episodio de disparate.

Les voy a contar un solo caso.

En Vaca Muerta, Pérez Companc (PECOM Servicios Energía S.A) hizo un convenio con el Gobierno donde le garantizaba un precio del gas alto, como una forma de estimular que se invierta en Vaca Muerta.

Entonces, por ejemplo, el gas se le compra a Bolivia, se paga 4 dólares y pico el  millón de BTU que es la unidad de medida.

A PECOM, en Vaca Muerta, el contrato le garantizaba 7 dólares y 20; 7,30 por el millón de BTU por un cierto tiempo y una cierta cantidad, era descendente.

El primer año 7,30, el segundo año 7, el tercero 6, así sucesivamente y para determinada cantidad.

¿Qué hizo Pérez Companc?

¿Qué hizo PECOM?

Empezó a perforar Vaca Muerta y se dieron cuenta que podían sacar mucho gas y además, a ese valor, 7 dólares y pico era un excelente negocio.

Entonces el primer año sacaron el doble de los que estaba en el contrato y pretendían (y pretenden9 que el Gobierno le pague los 7 dólares y pico.

Del lado del Gobierno dicen: “‒Pará, te doy 7 dólares y pico para sacar 100, si sacás 200 no es el mismo precio”.

Bueno, es una discusión de locos.

Ahora, ¿Cuál es el costo real en Vaca Muerta el sacar gas?

Bueno, esto no es un número de una investigación de científicos escondidos, es lo que publican las mismas empresas o los mismos gerentes.

Sale 2 dólares 10.

2 dólares 20, y se le pagan 7 dólares y pico.

Esto es una cosa disparatada, entonces ¿Cómo se fija el precio.?

El problema es que uno podría decir, aquí, con una empresa testigo que es YPF, uno puede saber cuánto cuesta el gas en Vaca Muerta.

¿Cuánto cuesta el gas en el Golfo San Jorge?

¿Cuánto cuesta sacar el gas en Ushuaia?

O donde sea.

Pero es que aquí YPF ha entrado en una lógica híper capitalista y desean gerenciar una empresa eficiente.

Se tomaron todos los modelos de capitalismo de «optimizar las ganancias lo más que se pueda», entonces, deja de ser una empresa testigo para el país.

Esto tiene la complejidad de que todos estos contratos, ¿ustedes se imaginan? si uno le va a tocar ese contrato a PECOM, termina en el CIADI.

Un juicio de esos que aterran, porque, claro, si el que va a interpretar el contrato es un amigo de PECOM, el Estado argentino tiene muchas posibilidades de perder.

Entonces, fijar el precio de la energía, tiene la dificultad de fijar el precio del gas, del gasoil o el fueloil, tiene la dificultad de fijar cuánto cuesta la generación eléctrica y debe tener un ingrediente más, para complicar esto, las renovables, otro disparate.

En las energías renovables se le ofrecía, se le ofreció, firmaron contrato, a los molinos eólicos y a los paneles solares con un valor mucho más alto, -no solo del costo de venta de energía- sino de lo que cuesta generarla en una térmica o en una  hidráulica.

El doble, por ejemplo.

Entonces esto transforma el negocio de la energía eólica, la energía renovable, en un negocio financiero.

Un negocio para la patria financiera porque es muy simple.

Yo tengo un contrato que me van a pagar equis cantidad de pesos por kilowatt, hago la cuenta de cuánto me cuesta el molino y con ese contrato voy a pedir la plata a un banco.

Bueno, todos han hecho eso.

Después viene la picardía de Macri que sus amigos ganaron la licitación, y se la venden a otro ganado plata.

En fin, en un momento publicaron acá en los diarios el precio por el cual se licitaba la energía creada por molinos de viento.

En simultáneo, en Chile, estaban haciendo la misma licitación.

Creo que acá se ofrecía pagar 60 dólares el kilowatt, en Chile estaba a 37 una licitación similar, sin explicación posible porque las condiciones eran más o menos la misma.

Es un negocio financiero, pero acá tenía un gobierno que lo armaba «para los amigos».

En España ,que pasó esto con la misma intensidad, España llegó a tener algo así como el 20% de energía generada por sistemas de viento o generadoras de sol.

Claro, acá la incidencia de esa energía en el costo total es, relativamente, baja, en España como ya llevaban el 20% de costo más alto, te deforma todo el costo y empezó a aumentar la energía que vendían a los domicilios y a las fábricas por el impacto de este costo de la energía renovable.

Esto llegó a tal punto que el Gobierno español negó la continuidad de todos estos contratos y tienen juicios de miles y miles de millones en el CIADI contra el Gobierno de España.

Entonces, sintetizando, el sistema  del costo de la energía eléctrica y de la energía en general en la Argentina es un cachivache total, con contratos leoninos, con riegos de juicios internacionales y con una madeja de intereses donde se cruzan todos.

Es, realmente, muy difícil y bueno, lo que ha hecho el Gobierno es decir: “‒te congelamos los precios del valor en que estaba‒”.  ‒que ya era alto.

Coincido con lo que dicen que los precios a determinadas empresas, a determinados usos, deja puesta una piedra al cuello.

Yo veo industrias, que hay industrias electro intensivas donde su vida depende del precio de la energía.

El haberlo congelado, les ha dado un poquito de aire, muchos comercios, muchos locales que usan mucha energía para frío tienen esos problemas gravísimos.

¿Qué hay que hacer?

Es un tema, es un nudo gordiano de la economía argentina.

No es sencillo desanudarlo y no es sencillo cortarlo por el tema de los juicios internacionales y creo que tienen que llegar a una gran negociación.

Tiene que ver con todo esto de un Concejo Económico y social donde cada uno acepte ser llevado a ceder algo.

Tiene que ver con que el Estado empiece a dominar parte de este sector de energía.

Si cuando construye una central térmica, en vez de venderla a precio vil a Caputo, la conserva y el otro año sumamos otras dos  va a llegar un momento en que el Estado va a tener 40 o 50% de la generación.

Ahí se negocia distinto, porque después está la cuestión del chantaje, así como chantajean con el precio del dólar te chantajean por la energía.

“‒No, si no tienes el valor, no mantenemos las máquinas y se van a parar”.

O como están haciendo con las comunicaciones.

Yo creo que en cualquier momento se van a parar y vamos a empezar a tener problemas de comunicaciones porque esta declaración de Servicios Públicos, claramente, de congelar los precios, es una medida que para las empresas  ha pasado a ser una violación de los derechos de todo tipo.

Supongo que los he confundido bastante, pero esta es la realidad.

Es un mercado de la energía, sumamente, opaco, poco transparente, muy oscuro donde, incluso, tener una empresa como YPF cuesta hacerla cumplir su función de precios testigo y donde yo no creo que haya soluciones rápidas a corto plazo porque requerirían un gran poder político  para empezar a hacer expropiaciones, cosa que no lo veo a corto plazo,

Creo,sí, que tendría que haber un criterio de avanzar en la propiedad de la generación eléctrica, de la provisión de gas, nafta y petróleo, así como se está avanzando en recuperar corredores viales y creo que va a haber que avanzar sobre recuperar puertos, recuperar flota internacional, pero bueno, estos son todos planteos que requieren, fundamentalmente, poder político y una pulseada, no solo con los poderes internacionales, sino con los socios locales.

Todos los que están acá saben lo que significa la pelea con los medios de difusión.

Saben que cualquier tema que expongan lo deforman y lo vuelven tan mentiroso.

Que le hacen la cabeza a mucha gente que, con buenas intenciones, cree estar tomando opinión propia.

Lo que está haciendo es repetir como loros las opiniones de este “círculo rojo” que cada día son más los dueños de la Argentina.

Quien es dueño de la energía si no es dueño de un país es el que decide casi todo y nosotros estamos en eso, con el fuerte problema que la energía no es nuestra, ha sido privatizada y está en manos de gente muy inescrupulosa que hace cualquier cosa.

Bueno, creo que sobre esto vienen preguntas o aclaraciones.

ACAPI: Muy interesante, nunca se nos ocurrió que era tan complejo y que tenía tan poco sentido de interés para el Estado  controlar eso.

Se ha hecho una maraña casi inmanejable.

Balestieri: Conozco y converso con alguna gente que está en el equipo nuevo de Energía y están muy preocupados porque gente que sabe del tema se encuentra con esta maraña que cuando tenés que operar sobre eso, tocás una cosa y explota por allá, y tocás por acá y te muerde el perro.

ACAPI: Sí, indudablemente, una expropiación simplificaría el sistema, pero te generaría otro quilombo.

Lo contrario sería una gran concertación nacional, pero, evidentemente, para eso hay que tener poder político que hace rato no tenemos.

Balestieri: O tenemos muy poquito.

ACAPI: De hecho, creo que todavía no asumió el Secretario de Energía o estamos en una disputa inclusive.

Balestieri: Pero se está trabajando.

ACAPI: Hay bastante tironeo.

Vos decías, al principio, de este déficit de 5.000 millones.

¿Eso cuando? ¿Durante el gobierno de Cristina?

Fue entonces cuando comenzó a generarse el déficit de la balanza comercial y todo esto, que venía, precisamente, por la necesidad de importar energía.

No lo pudimos resolver y estamos desde allí, desde ese momento con este déficit. ¿No?

Balestieri: Sí, ha crecido en un momento, ahora es un poco más bajo.

En un momento llegó a ser de 10.000 millones de dólares, en la última etapa de Cristina,y tiene que ver con que cayó la producción de gas y petróleo, y entonces se importaba mucho gas y mucho petróleo.

Al comienzo del kirchnerismo se exportaba gas y petróleo, ustedes recuérdense que había como cinco gasoductos a Chile, se vendía muchísimo gas a Chile, bueno, al crecer la economía, al crecer el consumo, poco a poco, se le fue cortando el gas a Chile.

¿Se acuerdan?

Críticas durísimas de los chilenos que decían que les estábamos violando los contratos.

Pero bueno, hubo eso, un cambio en la ecuación.

De exportar energía se pasó a importar y cuando se importa energía, comienza el problema de déficit.

ACAPI: ¿Pero esa necesidad de importar es porque acá no hay condiciones o porque no hubo decisión política o voluntaria de producir?

Balestieri: De esa hay por supuesto, pero, a ver: Lo de Vaca Muerta, es un yacimiento gigantesco, pero hoy Vaca Muerta tiene la limitación que no hay como transportar el gas y el petróleo, o sea, lo que produce Vaca Muerta ha crecido tanto que el gasoducto que manda el gas a Bahía Blanca está colmado.

Entonces hay que construir otro gasoducto al lado para sacar la producción de Vaca Muerta.

Es muy complejo todo esto de los sistemas de energía  y hay, en Vaca Muert, en Argentina, muchos lugares donde hay petróleo.

Tierra del Fuego es un gran productor de gas y de petróleo, no tanto como Vaca Muerta, pero es un yacimiento muy maduro que produce mucho desde hace muchos años.

El yacimiento de Vaca Muerta es gigantesco, hay energía para, centenares de años, pero todos requieren inversiones muy grandes y cuando el petróleo baja a 40 dólares dicen que no es rentable sacar el petróleo de Vaca Muerta.

De nuevo, nunca se sabe si es la realidad, si es un chantaje, si es una forma de presión.

Los he dejado apabullados.

ACAPI: ¿No hay otro tipo de proyecto que se pueda llevar adelante para pensar en otro tipo de energía renovable de algún modo que tenga algún tipo de incidencia efectiva no que sea…?

Balestieri: Argentina tiene una gran potencia posible hidroeléctrica, pero durante el macrismo se pararon, prácticamente los proyectos hidroeléctricos.

Los del río Santa Cruz, dos proyectos muy grandes estuvieron, prácticamente, parados.

Otro vergonzoso es el Chihuido un proyecto importante que tenía financiamiento de Alemania y de algún banco europeo, estaba todo listo, proyecto, licitación, la empresa que lo tenía que hacer y vinieron los alemanes acá a firmar el acuerdo y los atendió un funcionario de segunda de la Cancillería y les dijo: “‒Miren no lo vamos a firmar porque el fondo Monetario no nos deja, claro, con todo eso del Fondo Monetario que no se endeudó en más cuando ya estaba con la deuda hasta el cuello.

Los alemanes no podían creer el maltrato que había significado eso.

Bueno, el Chihuido se está remontando, es muy probable que se ponga en marcha bastante pronto.

Las represas del Sur, del río Santa Cruz, las dos están en ejecución y hay decenas de proyectos hidroeléctricos muy importantes porque la Argentina tiene la Cordillera de Los Andes con innumerables ríos que bajan y acá se han explotado solo los más grandes.

Hay mini centrales hidroeléctricas que podrían dar también una enorme cantidad, hay mucho de eso.

Sin llegar a que la Argentina tiene zonas con unos  vientos de los más fuertes del mundo o lugares con asoleamiento más importante, con un manejo político incorrecto, no va, porque si los molinos de viento se van a comprar a precios disparatados, no hay cuerpo que aguante.

ACAPI Iguazú: En la ciudad del Puerto Iguazú, nosotros, con respecto a la energía eléctrica, en Misiones es patrimonio Estatal.

Emsa es una empresa del Estado, y esta empresa del Estado, a su vez, subvenciona o hace participar a cooperativas dentro de distintas localidades.

Misiones le compra energía a Yacyretá por demás.

Siempre termina sobrando, a lo mejor, 300, 200,  100 millones de pesos de esa compra que hace, anticipadamente, a las transportadoras de energía.

¿Por qué teniendo a 100 kilómetros la hidroeléctrica que es en Ituzaingó ‒de Posadas son 100 kilómetros‒ la energía tiene que volver a Buenos Aires a la transportadora y de Buenos Aires volver de nuevo a Misiones?

Esos son desfasajes…

Balestieri: No, creo que sea así. No creo.

ACAPI Iguazú: Sí, ya lo estudiamos, ya lo discutimos.

Acá hay una gran discusión con el tema energético y es algo funesto, realmente, porque si bien la empresa es estatal y brinda todo tipo de servicios, el negocio desde Yacyretá y las transportadoras de energía que son privadas, realmente, ganan mucha plata, solamente, con poner la infraestructura y ciertos mantenimientos, pero en realidad, el negocio es para todos acá.

Hay empresas que hace muchos años ‒que son cooperativas‒ que suministran ese servicio a los vecinos, por ejemplo, en El Dorado, de Puerto Rico que son comunidades.

Hoy por hoy el  ex presidente de la cooperativa de El Dorado es el actual presidente de Emsa (Energía Misiones S. A) para solucionar problemas de administración.

Si bien siempre en el Estado a lo mejor hay errores, pero hoy por hoy, están subsanándose, sanamente, ¿por qué no podría ser lo mismo en Buenos Aires?

Cambiar esos contratos, de alguna manera expropiar.

Hay una necesidad urgente de cambios de presupuestos, de paradigmas de administración energética en Argentina porque lo necesitamos.

No es que es algo caprichoso que se le ocurre a un ideólogo o a algún sector político.

Todo el mundo esta viendo que, por ejemplo, en Iguazú sale 10 o 20 centavos más que en Posadas y en Posadas sale 20 o 30 centavos más que en Santa Fe y en  Santa Fe sale 10, 20 centavos más, por ejemplo el combustible.

No hay tampoco un precio uniforme del combustible que debería salir lo mismo de una punta a la otra.

Esto se vio desde los últimos 10 años heredados del menemismo ese tipo de conductas administradas de todo este ineludible servicio energético que necesitamos.

Sube la nafta y ya tiene que subir todo,  y no debería ser así.

Balestieri: La energía es un componente importantísimo de toda la economía y está en manos de gente que, por lo menos, no es amable con nosotros.

ACAPI Iguazú: Necesitamos hacer funcionar a las instituciones para que esto, por lo menos, rinda un poco más a la sociedad total. Parece que tener energía eléctrica es para un sector social y para el otro tener cuidado con la energía eléctrica.

Balestieri: Claro. Después está la distorsión de precios en la ciudad de Buenos Aires, toda el área de EDESUR y EDENOR tiene un precio de energía mucho más bajo que en Córdoba, Santa Fé, en la provincia de Buenos Aires y la verdad que esto genera muchas distorsiones.

ACAPI Iguazú: Disculpe que lo moleste con la última intervención.

Hablando de los sobre precios Misiones, en la era Macri, le aumentaron, desproporcionadamente, el servicio eléctrico porque, por ejemplo, habían quitado los subsidios que se les daba a Buenos Aires y Gran Buenos Aires.

La provincia de Misiones, como gran parte de las provincias del país, jamás recibimos un subsidio en materia de energía eléctrica, es una injusticia total que todavía yo veo que no hay también de sanear ese tipo de distorsiones.

Balestieri: Esto tiene una complejidad tal que es como una bomba y que hay que desarmar de a poquito sin que explote y el equipo que está ahora de energía, de Martínez, creo que es gente, sumamente, capaz, nacional, popular, etc.

Tendrán que ir paso a paso tratando de desarmar esto sin que explote y genere un conflicto político de magnitud porque estamos tocando los poderes importantes, es el capitalismo concentrado y tienen acciones en todas estas empresas.

ACAPI Iguazú: : Yo veo el ejemplo de Néstor  de su primera campaña de Gobierno.

Luego de 2003 la Argentina empezó a recuperar YPF que era Repsol, luego de eso Néstor asumió el compromiso político y no tenía mucho apoyo político porque era un don nadie el que lo había puesto, alguien a dedo porque se iba un presidente, volvía otro y de último quedó Néstor.

Era una crisis galopante, era peor que hoy esa crisis.

No teníamos una continuidad cierta de quién iba a gobernar el país.

Vinieron las elecciones, quedó Néstor medio puesto así y nadie creía en él.

ACAPI NOA:   Oscar, muy explícita tu intervención.

¿Cómo se debe desactivar esa bomba que usted acaba de decir? 

Y ¿Cuál es el papel  que debemos cumplir todos los comunicadores, los periodistas que no pertenecemos a ese poder hegemónico  o las corporaciones mediáticas?

Balestieri: Bueno, yo te puedo dar mis ideas, luego hay que ver cuáles prevalecen.

Para mí el primer paso, sería hacer que cumplan los contratos.

Yo creo que con exigir que cumplan los contratos de concesión, por ejemplo, EDESUR se va, se cae porque el incumplimiento que tienen es tan total que no pueden sostenerse y esto va para las transportadoras, para las generadoras, o sea, que cumplan los contratos y esto va para Telefónica, para todos.

Eso sería una primera etapa  y la segunda, ir avanzando paso a paso y recuperar, así como se recuperan los corredores viales, como se recuperó en un momento Aerolíneas, como se recuperó YPF.

Va a ser un proceso sostenido de recuperación de las empresas de servicios públicos.

La verdad es que es enorme lo que hay que recuperar.

Si preguntamos todos los temas de tecnología de la información y comunicación o de Internet y todo esto que también está, totalmente, privatizado, pero primer paso, cumplir los contratos, segundo paso, avanzar, sostenidamente, en recuperar las empresas.

ACAPI NOA: ¿Cuál es el rol de los comunicadores?

Balestieri:, para los comunicadores es fundamental formar conciencia, informar correctamente.

El poder que tienen estas empresas de servicios públicos para pagar medios y que no salgan los temas que ellos no quieren es tremendo.

Si ustedes se fijan son grandes avisadores en todos los medios gráficos, de edición, radio, en todos lados.

Entonces los comunicadores que son independientes, hacen un enorme esfuerzo para transmitir este tipo de situaciones es poner blanco sobre negro.

ACAPI: ¿Cómo ves toda la cuestión con el tema ambiental?

Balestieri: No hay ninguna generación de energía que no produzca algún daño, el tema es elegir el daño menor, elegir aquellos para corregir, el problema es el ser humano.

Estos 7.000 millones de habitantes son muy destructivos, se comen todo, lo queman todo, y hay que pensar un poco las cosas que dice el Papa tenemos que cuidar la casa propia, la casa que es nuestro mundo no puede seguir siendo maltratada.

Hay que revisar todos y cada uno de los temas, por ejemplo, el consumo de energía es desmedido, se puede ahorrar mucha energía, simplemente, ahorrar, un uso racional y después bueno, obviamente, utilizarla.

Yo creo que las usinas hidroeléctricas generan algún daño, sin ninguna duda, pero es menor que una térmica que quema gasoil.

Lo mismo que las atómicas, pero las atómicas son una opción muy difícil de aceptar porque nadie sabe cuál es el costo final de desarmar una atómica, los riegos son grandes, pero Francia tiene el 70% de la energía eléctrica generada por usinas atómicas y al lado de ellos Alemania las está desarmando, las está desactivando a medida que vence el plazo.

Con esto te doy dos ejemplos extremos, es, francamente, difícil, cada sociedad tiene que elegir  cómo va a vivir.

Está bien Alemania que desactiva usinas atómicas y tiene generación de energía eléctrica con carbón. Es muy complejo.

China es un gran generador de energía con carbón, no recuerdo bien, pero el 40% de la energía eléctrica de China es con carbón, lo más antiguo y al mismo tiempo la más contaminante y quién le vende ese carbón a China, de dónde sale ese carbón, de Australia.

Ese paraíso que nos vende Australia que es maravilloso, el 40% de sus exportaciones son de carbón.

El carbón es un mineral complicado.

ACAPI: ¿La complejidad de recuperar las empresas de energía es por voluntad política o hay  impedimentos legales?

Balestieri: Hay una maraña legal, perfectamente, armada para que el pueblo siga siendo esclavo del capital financiero.

De esto nadie tiene dudas, fíjense que cada vez que se toca algo, salta un juicio en el CIADI, con tribunales extranjeros que están buscando la manera de pegarnos en la cabeza y bueno son cosas construidas.

Este capitalismo financiero es un sistema, sumamente, pensado, aceptado y eficiente para exprimir al mundo y a cada uno de nosotros.

No es fácil recuperar un Estado nacional, un Estado con pensamiento popular.

Se avanza, se hacen pequeños avances y se retrocede y cometemos como pueblo el error de permitir que Macri sea presidente con el daño que hizo en estos cuatro años.

En fin, es complicado.

Todo es posible, depende de nuestra voluntad.

ACAPI: En este punto quiero hacer un giro, sin abandonar el tema, pero para aprovechar tu presencia, sobre tu experiencia sobre el tema del área habitacional.

Nosotros hemos vivido como testigos que cada vez que venía un Gobierno peronista hacían viviendas a rolete, incluso con López Rega como ministro de Acción Social, ¡la enorme cantidad de viviendas que se hicieron acá!

Uno iba por la autopista de Ezeiza y aparecían habitaciones, edificios de tres pisos y cuatro pisos por todos lados era tremendo, incluso hasta hace, relativamente, poco se hicieron los complejos de living comedor, tres dormitorios, dos baños en Avellaneda sobre los nuevos terrenos del Club Independiente,  de una generosidad y a un precio vil.

San Luis es un buen ejemplo de eso porque, prácticamente, uno va a San Luis y no hay lugar donde alquilar.

No hay casas para alquilar porque todo el mundo vive en su casa, solamente hay inversiones en viviendas para alquilar en las zona turística de Merlo, todo lo demás para vivir y ahí no sobra nada, pero todo el mundo tiene su casa tarde o temprano.

El Gobierno de los 12 años de la <década ganada> no se destacó por eso, tardó mucho en hacer inversiones en viviendas.

Al final hizo un poco con el Procrear, pero no en la medida de la tradición peronista.

Ahora viene el tema de los terrenos y del lote que está enfrente de un terreno con luz y con acceso a cloacas y del otro lado es un campito, casi es lo que queda.

Pero ¿Qué posibilidad hay?

Yo lo que veo es que todo lo que compone a una vivienda, prácticamente, es todo nacional, casi no hay elementos importados, o sea, que no incide para nada con el tema dólar y, sin embargo, genera una cantidad de trabajo impresionante.

Balestieri: Absolutamente, sí.

Bueno vos sabés que yo trabaje muchos años  en el Estado y trabajé mucho en la actividad privada haciendo viviendas, haciendo loteos y ahora estoy, fuertemente involucrado con este tema de las organizaciones cooperativas y mutuales, y creo que no es una casualidad, es una conclusión.

Yo creo que cada día más, la solución está en las manos del pueblo con un Estado que colabore, pero, fundamentalmente, movilizando los recursos, la energía y la creatividad del pueblo, liberando esa enorme fuerza que tiene el pueblo.

Cuando el pueblo toma conciencia de las cosas, es cuando se producen las grandes transformaciones, los saltos en la historia.

Sé que es difícil, es una aspiración.

Cada día me convenzo más de eso, así como he creído en el Estado  peronista, ese Estado poderoso y que puede hacer muchas cosas, no sé si puede volverse a reproducir, y hoy sí creo en un Estado que ayuda al pueblo a liberar su energía, su creatividad, y es eso lo que decía antes.

La ciudad, en todos los suburbios se construye casi, no sin la mira del Estado, casi ni el apoyo, ni la ayuda.

Se juntan las personas, las familias, los individuos, nunca se sabe cómo hacen para ahorrar y conseguir comprar materiales, agregan paredes, y piezas, y mejoran la casa de a poco, si uno vuelve 10 años después encuentra que todo es el doble.

Bueno, eso yo creo que es una gran energía que hay que utilizar que el Estado tiene que tener un rol de auspiciar todo eso, de ayudar, de generarles las condiciones y no crearles más limitaciones, ni reglamentaciones y estimular ese desarrollo.

ACAPI: Bueno, esa es la historia de los Medios en la Democracia, el pueblo tomó la decisión de poner sus radios, sus canales, su portal, de avanzar sobre Internet y ocupar todos los espacios posibles.

Ese es el origen de nuestra asociación y de todo el despliegue que hubo en los últimos 20 años,25 años, 30 años.

Balestieri: Y sería, sumamente, importante que todos estos medios nuevos que han crecido y que siguen creciendo sean los formadores de conciencia, de esta conciencia popular que es tan agredida por los medios de la televisión, por Clarín, por La Nación, por los formadores de opinión tan negativos.

Es una tarea enorme la que tenemos por delante y yo veo que todas las radios, la televisión y todos los medios alternativos están en ese camino lanzadísimos.

ACAPI: Una vez tenía una entrevista con el director de La Prensa y había una enorme coincidencia, por supuesto, que me causó mucha incomodidad porque él estaba con que el Estado no se metiera en la economía ni en la propiedad privada, y yo estaba en que el Estado no se metiera a ponerle limitaciones al despliegue comunicacional del pueblo.

Teníamos un parentesco rarísimo.

Balestieri: Sí, esto que yo digo medio en broma que los ocupantes de tierras son mostrados como anarquistas que atacan la propiedad privada, pero es todo lo contrario, hay gente que quiere ser propietario y los medios consiguen mostrarlos como enemigos de la propiedad privada y son aspirantes a ser propietarios.

¡Ayudémoslos!

En fin, ustedes que son los medios saben que vivimos en este mundo de verdades que no son verdades.

Este panorama que yo les doy de cómo se genera, cómo se vende y cómo se transporta energía, forma parte de esto, es una cantidad de verdades que no son verdades, de sentido común, que no es sentido común y con leyes naturales que no lo son.

Es todo así.

Y lo difícil es desmontar esta estructura ideológica que justifica estas situaciones, totalmente, irracionales.

ACAPI: ¿El secretario de Energía, no solamente, el Secretario, sino todos los funcionarios del Gobierno..¿Cómo deberían desmontar todo esto para revertir esta situación?

Balestieri: A este equipo que nombraron de Energía yo le tengo mucha confianza, mucha fe en que van a hacer todo lo posible.

Ahí hay compañeros que saben mucho del tema, compañeros de mucha militancia.

Así como uno ve algunos sectores en los que no están las personas indicadas, ahí en Energía me parece que sí, que hay un equipo muy valioso muy interesante.

Vamos a esperar medidas porque también están, totalmente condicionados por la política global y después tenemos el tema de la pandemia que está complicándonos la vida de una manera increíble.

Yo conozco a uno de los del equipo de Energía nuevo que como vivía en Neuquén se contagió y está  anclado allá.

ACAPI: ¿No se piensa o se tiene en cuenta que los sindicatos pueden colaborar en el tema vivienda porque antes buscaban terrenos y allí trabajaban?

Balestieri: Sí, este convenio y esto que se firmó con el ministerio del Habitat y el INAES, abarca a todo tipo de organización libre del pueblo, varias cooperativas, sindicatos, todos porque, de hecho, todas tienen la misma composición, el mismo ingrediente y en general los sindicatos, por un tema operativo, las viviendas no se hacían desde el sindicato, sino armaban mutuales o cooperativas ligadas al sindicato y desde allí gestionaban o impulsaban viviendas un poco para despegarlas de la institución.

Un sindicato es una estructura política y un plan de vivienda es algo que trasciende por ahí los períodos de una Comisión Directiva, y entonces se arma una estructura para que quede un poco separada de los avatares políticos de un sindicato, y que tenga una mayor continuidad, a través de una comisión que trabaje en específico, ya sea una mutual o una cooperativ.

Pero sí, hay muchos que están haciendo viviendas y, por supuesto, han hecho mucho.

Dentro de este grupo que estamos trabajando en el INAES están los metalúrgicos, estamos invitando a Luz y Fuerza que siempre hizo muchas viviendas, había muchos sindicatos trabajando ya.

ACAPI: ¿Crees necesario volver a tener un banco hipotecario para la compra de lotes, la compra de viviendas, la construcción a largo plazo?

Balestieri: Claro que sí porque además el Banco Hipotecario es otra cosa que fue robada.

En fin, eso da para armar otro libro.

¿Cómo el Banco Hipotecario pasó de ser del Estado a ser de un señor que en realidad es peor?

El 40% de las acciones del Banco Hipotecario son del grupo IRSA y el 60% son del Estado, pero por la forma en que se privatizó ese 40% tiene más directores y, por tanto, más votos que el 60% del Estado.

En fin, esto es otra historia, da para dos días de charla.

La privatización del Banco Hipotecario planteaba que ningún grupo económico podía tener más del 15% de las acciones, entonces que hizo ese señor, armó la sociedad A con Fulano, con Menganita, y con Zutanito, la sociedad B donde la presidenta es Menganita y los otros dos son los gerentes y la sociedad D así, se intercambiaron los roles.

Las tres sociedades se inscriben en la misma escribanía de Mendoza con protocolos con números corridos, bueno, estas empresas se presentaron y llenaron cada una su 15%, su 12% de las acciones.

Ahora, esta es una sociedad boba y un Estado bobo y del otro lado tipos que ni siquiera se molestan en hacer las cosas  con un poquito de dignidad.

Lo del Banco Hipotecario es todo una cosa tan grotesca y absurda como esto que yo conté de la Energía.

Por supuesto que la dirección del Banco Hipotecario que tiene el 40% de las acciones hace toda clase de negocios y le tira unos pesos de vez en cuando al Estado.

Es un banco comercial más.

Eso está, más o menos, previsto que a los tantos años de ser dueños de las acciones podrían ir cambiando a banco comercial.

Bueno, es algo peor, ellos han manejado todo el movimiento de fondos de Procrear.

¿Por qué un banco privado hace eso? Habría que preguntarle a Bossio.

ACAPI: Oscar, te agradecemos mucho todo este tiempo que nos has dedicado, a mí me has desasnado, completamente, con el tema de la energía, la verdad que yo no sabía, absolutamente, nada de todo lo que constaste.

Para mí, desde el punto de vista comunicacional, es muy importante tener esa idea, esa medida del conflicto, la posibilidad y la imposibilidad.

Balestieri: Y los márgenes de maniobra.

ACAPI: Y la complejidad porque uno demanda cosas que quizás no se pueden hacer.

Balestieri: Gracias a ustedes por la invitación y sigamos todos peleándonos.

FIN