Queda pensar si el “Fuego Amigo” siempre es desde el gobierno hacia el pueblo o al revés como se suele decir.

EL ASUNTO DE LA CORRELACION DE FUERZAS.

Por Rubén Delfini

Ante la decisión de medidas de gobierno importantes que afectan intereses, económicos, sociales y políticos, siempre se evalúa la factibilidad de instrumentación y consecuencias (correlación de fuerzas). ¿Ahora, como se mide esta “correlación de fuerzas”?

Por Rubén Delfini

NAC&POP

03/04/2021

La idea o concepto de “correlación de fuerzas”, es habitualmente utilizado como una estrategia para obturar el debate y la posibilidad de pensamiento crítico.

Ante la decisión de medidas de gobierno importantes y como obvio, que afectan intereses, económicos, sociales y políticos, siempre se evalúa la factibilidad de instrumentación y consecuencias (correlación de fuerzas).

¿Ahora, como se mide esta “correlación de fuerzas”, entre los que apoyan y los que se oponen, entre el poder de un gobierno y las corporaciones?

¿Qué papel juega la capacidad y voluntad política de los dirigentes y funcionarios? ¿Qué función cumplen los medios de comunicación? ¿Qué debe hacer la militancia?

Desde los dirigentes que diseñan las medidas, los que ejecutan, los que las militan y cada una de las organizaciones políticas, sindicales y sociales.

¿Cuál era la “correlación de fuerzas” cuando Néstor Kirchner asumió la presidencia y toma medidas que pocos militantes siquiera imaginaban, pero estaban en nuestras banderas, desde por lo menos el final de la dictadura?

Las medidas de gobierno necesarias se deben planificar, diseñar y en algún momento se ejecutan y es en ese momento en el cual se mide realmente la “correlación de fuerzas”.

Se supone que los dirigentes no vinieron a gestionar “lo posible dentro de lo que permite el liberalismo”, sino a transformar la calidad de vida del pueblo.

No es tarea del militante imaginar/medir la “correlación de fuerzas”, son los dirigentes los que deben analizarla y transformarla y si esta fuera un impedimento para tomar decisiones importantes, prioritarias y urgentes debe comunicarlas al pueblo, a las organizaciones sindicales, sociales y políticas, para generar las instancias de posibilidad.

La justificación de situaciones sociales por medio de no contar con “la correlación de fuerzas adecuadas”, sin explicitar cuáles son esos factores y como se remueven, se transforma en un elemento de resignación e inacción acorde con los objetivos de la Elite liberal.

La resignación es solo una forma más de sometimiento a lo que nos han educado los liberalismos, neo o anteriores, salvajes o progres, años de escolarización en ese rumbo/sentido/ideas.

La instalación de la “correlación de fuerzas” en la militancia, responde al facilismo de dirigentes que no quieren, no se animan o no saben, hacer lo que requiere un proyecto de desarrollo económico, con justicia social.

Quizás porque también se educaron en el sistema y quedaron atrapados en sus conceptos/ideas.

También opera sobre el “militante empleado público”, cuyo objetivo principal es mantener su empleo.

Sin debate y pensamiento crítico, solo queda acompañar a los dirigentes y funcionarios.

Queda pensar si el “Fuego Amigo” siempre es desde el gobierno hacia el pueblo o al revés como se suele decir.