Argentina es un país muy rico en todos los sentidos y los gobiernos con políticas liberales se han encargado de endeudarlo y entregar territorios que le pertenecen a un pueblo entero.

DE LA ENMIENDA PLATT AL CANAL MAGDALENA.

Por María Salomé Lorente *

Escuchar las declaraciones de Julio César Urien, Jorge Taiana, Roberto Baradel, “Cachorro” Godoy, Alejandra Portadino y Paco Durañona, compañeros comprometidos con este proyecto Nacional y Popular nos enfrenta al proyecto neoliberal entreguista y dependiente.

Por María Salomé Lorente

NAC&POP

27/03/2021

Tal vez alguien pueda preguntarse qué relación puede haber entre la Enmienda Platt y el Canal Magdalena.

Solo aquel que conozca la historia puede establecer una conexión al respecto.

El 24 de febrero de 1895 se produce la última Guerra de Independencia en Cuba contra el imperio español nombrada por José Martí como la <<Guerra Necesaria>>, se considera la última guerra llevada a cabo en el continente americano.

Cuando en 1898 la misma estaba casi ganada por los cubanos se produce la intervención norteamericana en el conflicto, antes desarrollaron una gran campaña propagandística donde planteaban la incapacidad de los cubanos para terminar la guerra.

La explosión del acorazado estadounidense Maine, ‒en circunstancias que nunca se aclararon‒ el 25 de enero de 1898 en la bahía de La Habana, significó la entrada de Estados Unidos en la contienda, esto obliga a los españoles, que ya estaban prácticamente derrotados después de la toma de Santiago de Cuba por parte de los norteamericanos por la superioridad de sus tropas,  a rendirse en 1898.

Con el Tratado de París, firmado por España y Estados Unidos el 10 de diciembre de 1898, España renuncia a su soberanía sobre Puerto Rico, Filipinas y Cuba, lo que permitió la intervención y ocupación de Estados Unidos de las tres colonias mencionadas

El 1° de enero de 1899, el mayor general John L. Brooke asume la  función ejecutiva de la isla representando a la Cancillería de Estados Unidos, se produce así la primera intervención norteamericana en Cuba que termina en 1902 con el traspaso de poderes al gobierno cubano electo.

La historia ha demostrado que los Estados Unidos de América jamás se ha retirado de algún territorio intervenido por ellos sin llevarse una tajada o sacando provecho para sus intereses y amenazaba a la Asamblea Constituyente cubana de no retirar sus tropas después de concluida la guerra hispano-cubana-norteamericana.

El 28 de febrero de 1901 fue votado por el Congreso de los Estados Unidos, aprobado el 12 de junio del corriente, y agregado a la Constitución de Cuba, el Tratado de la Enmienda Platt.

Específicamente, en el Artículo VII de dicha enmienda se planteaba, entre otras determinaciones que: “…para poner en condiciones a los EE.UU. de mantener la independencia de Cuba y proteger al pueblo de la misma, así como para su propia defensa, el Gobierno de Cuba venderá o arrendará a los EE.UU. las tierras necesarias para carboneras o estaciones navales en ciertos puntos determinados que se convendrán con el presidente de los EE.UU”.

Desde el 2 de julio de 1903, han pasado 117 años,  y aún permanece en territorio cubano la Base Naval de Guantánamo por la cual Estados Unidos pagaría a Cuba la suma irrisoria de 1000 dólares en monedas de oro de Estados Unidos.

En lo que respecta al alquiler, la Cuba posrevolucionaria solamente cobró una vez ese cheque.

Los Estados Unidos siguen manteniendo esa ignominiosa base militar en el territorio cubano, lo cual, para un revolucionario significa una deshonra para la patria y la violación de la soberanía nacional.

Escuchando el resumen audiovisual de la jornada del 18 de marzo, donde se reclama la soberanía argentina sobre el Canal Magdalena, hizo que mis ojos se llenaran de lágrimas, pensando en todo el tiempo que el pueblo cubano ha esperado y espera la retirada de las tropas norteamericanas de la base naval de Guantánamo.

A nuestra soberanía le falta un pedazo de tierra que nos pertenece y fue prácticamente usurpada, aun cuando existe un tratado de por medio, un tratado que la Asamblea Constituyente de Cuba de ese momento, ‒con un gobierno “neoliberal” de principios del siglo XX‒ viola nuestra verdadera soberanía.

Escuchar las declaraciones de Julio César Urien, Jorge Tiana, Roberto Baradel, “Cachorro” Godoy, Alejandra Portadino y Paco Durañona, compañeros comprometidos con este proyecto Nacional y Popular que enfrenta al proyecto neoliberal entreguista y dependiente, las palabras de Julio César Urien “…para derrotar a un pueblo hay que derrotar su voluntad de lucha…” han quedado grabadas en mis oídos como un eco de esperanza.

Argentina es un país muy rico en todos los sentidos y los gobiernos con políticas liberales se han encargado de endeudarlo y entregar territorios que no le pertenecen a una persona física, le pertenecen a un pueblo entero.

Se han encargado de privatizar y entregar a corporaciones extranjeras dos rubros importantes en la economía de un país las vías fluviales y las vías marítimas.

Es hora de estatizar todo aquello que le pertenece Estado y el Estado es el pueblo.

Desde mi trinchera, desde donde no puedo hacer algo para que nos sea devuelto el territorio ocupado en Caimanera por la base naval norteamericana, desde mi lugar de lucha en esta tierra bendecida por Dios, me uno a esos gritos del pueblo: “Sin soberanía no hay nación” “Patria sí, colonia No”.

MSL/

 

NAC&POP: María Salomé Lorente es una escritora cubana autorade innumerables y eitosos cuentos infantiles radicada en la Argentina. MG/N&P