Las consideraciones postuladas por el primer ministro Johnson reiteran la tradicional mirada colonialista

SUSCRIBIMOS A LOS ARGUMENTOS VERTIDOS POR NUESTRA CANCILLERÍA: LAS MALVINAS SON ARGENTINAS

Por Mario Daniele

Nuestra Cancillería, sostiene una vez más que el Reino Unido debe escuchar a la comunidad internacional que promueve el fin del colonialismo en el mundo, y que en particular en el caso de las Islas Malvinas ha planteado, a través de la Resolución2065 de Naciones Unidas, que el camino para la solución del diferendo por la soberanía es el diálogo bilateral.

 

 

Por Mario Daniele

Desde el Espacio Peronista Federal suscribimos a los argumentos vertidos en el comunicado emitido por nuestra Cancillería, en el que se  hace el pedido formal de frente a la presentación realizada hoy por el primer ministro británico, Boris Johnson, en la que expuso una Revisión Integrada de Seguridad, Defensa, Desarrollo y Política Exterior, y ante la cual, la República Argentina mediante nuestra Cancillería, sostiene una vez más que el Reino Unido debe escuchar a la comunidad internacional que promueve el fin del colonialismo en el mundo, y que en particular en el caso de las Islas Malvinas ha planteado, a través de la Resolución2065 de Naciones Unidas, que el camino para la solución del diferendo por la soberanía es el diálogo bilateral.

Sin embargo, como lo expresa el comunicado, las consideraciones postuladas por el primer ministro Johnson reiteran la tradicional mirada colonialista del Reino Unido sobre las Islas Malvinas, y para la Argentina no expresan novedad respecto de la política colonial británica. Bajo el argumento no reconocido por las Naciones Unidas de defender el “derecho a la libre determinación”, Reino Unido sostiene la ilegítima presencia en el Atlántico Sur, con el objetivo de apropiarse de las riquezas que allí existen y controlar tanto el acceso a la Antártida como del pasaje bioceánico entre el Atlántico y el Pacífico.

Ante estos hechos, la Argentina denuncia en forma permanente que uno de los objetivos principales del Reino Unido es sostener una base militar

en Malvinas, circunstancia que los países del Atlántico Sur de América Latina y África que conforman la Zona de Paz del Atlántico Sur (ZPCAS) han planteado como una amenaza para toda la región. La Argentina ha denunciado reiteradamente que esta base viola la resolución 31/49 de las Naciones Unidas que prohíbe las acciones unilaterales en la zona en disputa, como lo es esta base.

Por eso, desde nuestro lugar de militantes, funcionarios y ciudadanos Argentinos, es que adherimos y apoyamos las acciones diplomáticas para

avanzar en un acuerdo justo y pacífico acerca de la cuestión Malvinas, y tal como lo hace nuestro Gobierno Nacional, reiteramos que tal como

está enunciado en nuestra Constitución y como lo hemos venido planteando permanentemente desde el retorno a la democracia, sólo

reconocemos el diálogo, la diplomacia y la paz como los únicos caminos para recuperar el ejercicio de la soberanía en las Islas Malvinas, Georgias

del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes.

Y, confiados de que este es el mejor camino para todos, también suscribimos con lo expresado por nuestro presidente Alberto Fernández cuando, tal como lo hizo en el último discurso del 1° de marzo en el Congreso de la Nación, expresó que creemos que es el tiempo del diálogo bilateral para la recuperación del ejercicio de la soberanía en las Islas Malvinas en los términos de la Resolución 2065 de Naciones Unidas, ya que en pleno siglo XXI no debe existir más lugar para el colonialismo.

 

Mario Daniele,

Presidente de la Unidad Básica Espacio Peronista Federal.