Beatriz Sarlo en clave metáforas operativas y campaña sucia 2021.

SARLO, SARLO, SARLO, LA REINA DEL NILO

Por Carlos Caramello

Quizá la memoria selectiva de Sarlo se rebele un poco ante estos datos y hasta puede que considere que aquel editorial era apenas “una metáfora poco feliz” con aquella especie que hiciera correr el diario La Nación cuando definió a Axel Kicilloff como un marxista, “bisnieto de un legendario rabino llegado de Odessa”

 

Por Carlos Caramello*

(para La Tecl@ Eñe)

 11/03/2021

 

Título en el orignal: «LA SARLO QUE FUE… LA QUE CREE HABER SIDO»

“El que no esté seguro de su memoria

debe abstenerse de mentir”

Michel de Montaigne

Beatriz Sarlo en clave metáforas operativas y campaña sucia 2021.

En un reportaje de la revista Radar 10, allá por agosto de 2003, Beatriz “Betty” Sarlo, jefa espiritual de la intelligentzia vernácula, se confesaba en voz alta. Decía: “lo que me intriga es la persona que fui… no la que recuerdo o elijo recordar”.

Valiente actitud de esta ensayista argentina que, por estas horas ha reaparecido en las páginas que mezclan chismes de peluquería con operaciones políticas ya que, convocada por la jueza María Eugenia Capuchetti a brindar declaración testimonial en una causa que investiga el posible desvío de vacunas contra el coronavirus, Betty decidió recordar quién era y no quien creía ser.

Sarlo admitió haber sido invitada por la Provincia de Buenos Aires a participar de una campaña que promoviese la vacunación (en ese momento la operación en contra de la Sputnik V era sencillamente brutal), invitación que declinó y que, luego, tradujo en su ya famosa declaración: “Me ofrecieron la vacuna bajo la mesa y dije: ´Prefiero morirme ahogada de Covid´”.

Hoy admitió que no debió decir “por debajo de la mesa” (la invitación fue pública, a través de un mail, como a otras figuras más o menos populares) y resolvió considerando que se trataba de “una metáfora poco feliz”.

Digo que es bueno que recuerde ya que esta numen de la progresía pastel suave ha tenido ya algunas intervenciones con tufo a operación política.

Esto, desde que era una joven periodista que co-dirigía la revista “Los Libros”, firmaba como Beatriz Sarlo Sabajanes y militaba en el PCR, una suerte de brazo maoísta del PC conocida como “Los Chinos”.

En el número 42 de aquella revista literaria (bimestre Julio-Agosto de 1975), Sarlo firmaba un editorial que plasmaba su comprometida defensa del gobierno de Isabel Martínez de Perón y su brujo-consejero-mentor José López Rega.

Reza un tramo de aquel opúsculo:  “… la crisis no puede ser comprendida -y por consiguiente resuelta-  al margen de algunas precisiones; el amplio frente antilopezrreguista -heterogéneo política y socialmente- que fue utilizado como plataforma golpista por los sectores prosoviéticos, unió todo lo susceptible de ser unido en contra del ex ministro de Bienestar Social y coyunturalmente del plan Rodrigo, en verdad apuntando a la caída de Isabel de Perón y su reemplazo mediante la elección del presidente provisional del Senado …”.

Avanza el escrito tratando a la URSS de “imperialista”, acusa a Gelbard, Sivak, Broner y Madanes de “prestanombres y testaferros de los negocios soviéticos en nuestro país” y acusa a la clase media (la misma que hoy la aplaude embelesada de placer) por su “incapacidad” para “liquidar la dependencia” del “imperialismo yanqui”.

Quizá la memoria selectiva de Sarlo se rebele un poco ante estos datos y hasta puede que considere que aquel editorial era apenas “una metáfora poco feliz”.

O tal vez -y solo tal vez-, se haya hecho carne en nuestra erudita del establishment aquella especie que hiciera correr el diario La Nación cuando definió al actual gobernador de la Provincia de Buenos Aires como un marxista, “bisnieto de un legendario rabino llegado de Odessa” y que, por ese motivo, en su imaginario incapaz de definir quién fue y quién cree haber sido, confunda a Axel Kicillof con José Ber Gelbard y lance otra de sus metáforas operativas para dar inicio a la campaña sucia 2021.

CC/

 

NAC&POP: Carlos Caramello es Licenciado en Letras, escritor y autor junto a Aníbal Fernández de los libros “Zonceras argentinas al sol” y “Zonceras argentinas y otras yerbas”,  y “Los profetas del odio”. Su último libro editado es  “Zonceras del Cambio, o delicias del medio pelo argentino”.

NOTA DE LA NAC&POP: Beatriz Sarlo, forma parte de un dispositivó de la CIA, que financia el prestigio y andar de intelectuales que enseñorean sus medios de comunicación que, a su vez, los hace «prestigiosos», utilizándolos para sostener el pensamiento de la derecha política y el poder económico regional y globalista que los solventa. Esta tarea la emprenden los servicios de inteligencia norteamericanos en todos los países que intenta, no solo dominar económica y aún militarmente, sino disputando el sentido común a través de sus aliados, los medios hegmónicos. Y lo hace desde la «Guerra Fría», permanentemente, así en los países del Este como en los pueblos sdel llamado «Tercer Mundo» como el nuestro. Lo ejecuta a través de jugosos contratos de fundaciones, asociaciones y circulos culturales, publicando sus libros, auspiciando sus presentaciones, sus giras, congresos, conferencias, viajes, etc. MARTIN GARCIA / NAC&POP