El gobierno de la ciudad ha buscado con diferentes escusas demorar la vacunación,

EL VERSO DEL GOBIERNO DE CABA PARA DEMORAR LA VACUNACIÓN

Por Eduardo Kragelund

Si el gobierno nacional está repartiendo las dosis de vacunación de manera proporcional a la cantidad de habitantes de cada entidad, como lo acepta el gobierno de la ciudad, y si la composición etaria de los habitantes del conurbano y de Buenos Aires son similares, ¿por qué en la primera entidad se está en el tramo final de la vacunación de los más de 80 y en la segunda recién estamos empezando?

 

 

Por Eduardo Kragelund

03/03/2021

Foto TELAM

 

Los gobernantes de la ciudad de Buenos Aires intentaron explicar el retraso que tienen su campaña de vacunación acusando al gobierno nacional de una mala distribución.

Según sus análisis, la capital tiene mucho más gente de edad avanzada que las provincias.

Nadie se explica por qué Buenos Aires tiene más gente mayores de 80 años que otras capitales del país, las cuales todas van mucho más adelantadas en sus respectivas campañas.

El planteo se torna todavía más absurdo si comparamos el conurbano bonaerense, perteneciente a la provincia de Buenos Aires, con la capital, del cual nos separa una avenida.

Nadie con cinco gramos de seso puede aceptar el argumento de que la composición etaria de Banfield, Vicente López o San Justo tiene diferencias sustanciales con las localidades vecinas de Mataderos, Villa del Parque o Boedo.

Ahora bien, el conurbano bonaerense, eso que llamamos el Gran Buenos Aires, tiene 10.894.664 habitantes, lo que representa el 25% de la población del país, el 64% de la población de la provincia de Buenos Aires y casi el cuádruple de la población capitalina.

Si el gobierno nacional está repartiendo las dosis de vacunación de manera proporcional a la cantidad de habitantes de cada entidad, como lo acepta el gobierno de la ciudad, y si la composición etaria de los habitantes del conurbano y de Buenos Aires son similares, ¿por qué en la primera entidad se está en el tramo final de la vacunación de los más de 80 y en la segunda recién estamos empezando?

La respuesta no es estadística ni numérica.

El gobierno de la ciudad ha buscado con diferentes escusas demorar la vacunación, a costa de la angustia de la población, para culpar al gobierno nacional.

Es por eso que busca la forma de retrasar todo, negándose a elaborar las listas de vacunación con antelación como lo hicieron las provincias para ganar tiempo o habilitando sitios de inscripción online que se caen a los minutos de abrirlos. Lo de las diferencias etarias que alegan para justificar su demora intencional y por ende criminal es un gran verso que no resiste el más mínimo análisis.