Por la posible comisión de un delito que conlleva instigación a la violencia y a la muerte.

EL INSTITUTO INDEPENDENCIA HIZO UNA DENUNCIA LEGAL CONTRA EL ACTO DE LAS BOLSAS MORTUORIAS.

Por Daniela Bambill, Julio Fernandez Baraibar, Mariano Pinedo, Felisa Miceli y Raúl Araujo.

Venimos en este acto a presentar formal denuncia en los términos previstos en el art. 236 y ss., del Código Procesal Penal de la Nación (CPPN), contra Patricia Bullrich, Fernando Iglesias, Waldo Wolff, Ulises Chaparro, Inés Liendo, Francisco Sánchez, Martin Pugliese y todo aquel que surja a raíz del desarrollo de la presente investigación, por la comisión del delito..

NAC&POP

01/03/2021

FORMULA DENUNCIA 

Excma. Cámara

Daniela Alejandra BAMBILL, con DNI 22.202.178, por derecho propio y en mi calidad de Presidenta del Instituto Independencia Asociación Civil (en formación); Julio sar FERNÁNDEZ BARAIBAR, con DNI 5.391.385, por derecho propio y en mi condición de vicepresidente de la misma asociación; Raúl Javier ARAUJO, con DNI 14.842.549, por derecho propio y en mi condición de Secretario de la misma asociación; Felisa Josefina MICELI, con DNI 10.325.086, por derecho propio y en mi condición de Titular de la Comisión Fiscalizadora de la misma asociación y Mariano PINEDO, con DNI 21.072.492, por derecho propio y en mi condición de Tesorero de la misma asociación, todos constitutvendo domicilio a todo efecto en la calle Bartolomé Mitre 1895, piso 200. «D«, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y domicilio electrónico en el correo independenciaok@gmail.com, a VE nos presentamos y decimos:

  1. I. OBJETO 

Venimos en este acto a presentar formal denuncia en los términos previstos en el art. 236 y ss., del Código Procesal Penal de la Nación (CPPN), contra Patricia Bullrich, Fernando Iglesias, Waldo Wolff, Ulises Chaparro, Inés Liendo, Francisco Sánchez, Martin Pugliese y todo aquel que surja a raíz del desarrollo de la presente investigación, por la comisión del delito reprimido en el artículo 209 y 213bis del Código Penal y artículo 3 de la ley 23592, todos con el agravante previsto en el artículo 2 de este último texto legal

II.HECHOS

El a sábado 27 de febrero un grupo de referentes de la oposición nucleados en torno a la agrupación política PRO, Jóvenes Republicanos y sectores del movimiento ultra liberal convocaron un acto en la Plaza de Mayo, en la Quinta Presidencial de Olivos y en puntos destacados de reunión en diferentes lugares del país

La convocatoria organizada en torno a consignas tales como Alberto, cuidado, el pueblo está cansado, Una Argentina sin Cristina» y otras imprecaciones del tipo, contó con una escasa cantidad de manifestantes pero se pudo ver de modo ostensible la participación de figuras de trascendencia pública tales como Patricia Bullrich, Cristian Ritondo, Fernando Iglesias, Martín Lousteau, Mario Negri, José Luis Espert, entre otros.

Como suele ocurrir en ese tipo de manifestaciones de sectores de una derecha que fundamenta su reclamo en razones de odio, se esgrimieron en el acto consignas de gravedad, incitando a la violencia política, con claras notas de odio hacia quienes no comparten sus mismas ideas o criterios de intervención en la esfera del debate público.

Allí se pudieron escuchar expresiones de periodistas que describieron el clima de intolereancia que se vivió en la referida marcha, lo cual constan en las siguientes grabaciones, entre otras de libre acceso en los medios digitales: https://www.youtube.com/watch?v=qWO5-Wtbs Ho 

Del mismo modo, se pudo observar la presencia de personas que dentro de autos esgrimían un caño plástico del que colgaba una soga, replicando una típica horca, instrumento de muerte utilizado durante los peores escenarios de violencia social y política.

Ver link. https://twitter.com/FrancoFafasuli/status/1365818842677657602/photo/2 

Toda vez que dicha persona no se encuentra identificada se requiere en esta denuncia que se adopten las medidas orientadas a tal efecto.

Por otro lado, en este contexto circunstanciado de violencia y de expresiones del odio político que fueron reseñadas, alrededor de las 18:00 horas, al lado de la reja que separa la Plaza de Mayo de la Casa de Gobierno, se esparcieron diferentes bolsas de residuos rellenadas, con la finalidad de simular la presencia de un cuerpo humano muerto, en su interior.

Tal como pudo observarse en todos los medios de comunicación, las bolsas eran de color negro y cada una de ellas portaba un nombre.

Las que se pudieron ver en las fotos que salieron publicadas en diferentes medios y redes sociales, son los nombres de Estela Carlotto, Los Pibes de la Cámpora, Daniel Scioli, Los Vacunados de Gines, El Hijo de Moyano, el Sobrino de Ginés y otros.

Destacamos estas características, porque a nadie escapa que la llamada «intervención» con esas figuras simulaban ser bolsas mortuorias, en cuyo interior se alojaría el cuerpo de diferentes conciudadanos de nuestra querida Patria

Que por otro lado esas bolsas fueron posteriormente colgadas en las rejas de la Casa de Gobierno, ámbito institucional donde tiene sede administrativa la máxima autoridad del Poder Ejecutivo Nacional, el Jefe de Gabinete de Ministros y varios ministerios, siendo aquella sede asiento de las principales decisiones de Estado que adopta nuestra Republica, tal como demuestra la firma de innumerables decretos presidenciales.

Se destaca también que, en el marco de aquella actividad, marginal por su escasa participación, también se vivieron escenas de violencia en las que se golpeó a periodistas que intentaban cumplir con su deber de informar a la población acerca de los sucesos que tenían lugar en la plaza de mayo, tal como queda acreditado con link antes mencionado.

Que estos hechos no pueden ser analizados en forma aislada sino que por el contrario forman parte de manifestaciones reiteradas, estimuladas a través del tenor discursivo de algunos dirigentes de la oposición, que utilizan a diarios mensajes y consigan de odio y promoción del escarnio público, como sustituto del diálogo político.

Que sin lugar a dudas, frente a la presencia de dirigentes en el escenario del episodio narrado, que se autoproclamaron convocantes de la marcha y autores de la “intervención», incluso sin la menor intención de arrepentirse, tal circunstancia denota y refleja su carácter de coautores intelectuales y materiales de los mismos.

A ellos va dirigida la denuncia para que se investigue la posible comisión de un delito que conlleva instigación a la violencia y a la muerte, además de afectar el orden público y la vida democrática de nuestra Nación.

III. VALORACIÓN DE LOS HECHOS 

En tal circunstancia, nos vemos compelidos a expresar que los hechos reseñados hasta aquí, no representan actos amparados por el derecho a la libertad de expresión previsto en la Constitución Nacional en el artículo 14.

Si bien la significación de aquel derecho es considerada una garantía fundamental para el ejercicio republicano de gobierno, difícilmente pueda admitirse que su reconocimiento alcance protección frente a actos cuyo contenido expresivo reúne características de odio, de violencia, de incitación a la miuerte y de ataque a la convivencia democrática.

Es sabido que el odio refiere a aquellas expresiones que tienen como finalidad la supresión de alguien en particular o de un colectivo grupal, motivado en razones de diversa índole cómo puede ser la segregación racial, la supremacía de determinadas ideas sobre todas, la imposición de un género u otras variantes que remiten a los momentos más violentas y oscuros de la historia humana.

A nadie escapa que los nombres insertos en estas pretendidas bolsas mortuorias identifican a personas u organizaciones con un grado de participación política significativo y destacado en la historia de los últimos 40 años.

Sin voluntad da hacer referencia a casos particulares, va de suyo que la inserción de aquellos nombres representa una clara amenaza al sistema democrático y no debe tolerarse como forma válida de aglutinar apoyos entre nuestros conciudadanos

La violencia política, la instigación al delito, en este caso al homicidio de dirigentes y referentes varios, es una de las expresiones más dañinas para el país y requiere del sistema de justicia el encuadramiento de estos hechos bajo un prisma que restablezca las formas de la legalidad en el debate político

También es necesario destacar que en ese mismo lugar, la Plaza de Mayo y la Casa Rosada, el 16 de junio de 1955 fue objeto de un criminal bombardeo por parte de la Marina de Guerra sublevada contra el gobierno constitucional y que de resultas de ese bombardeo, y según una investigación oficial realizada por el Archivo de la Memoria de la Secretaría de Derechos Humanos, hubo 308 muertos, aclarando que a esa cantidad debían sumarse «un número incierto de víctimas cuyos cadáveres no lograron identificarse, como consecuencia de las mutilaciones y carbonización causadas por las deflagraciones».

Entre las personas asesinadas fueron identificadas 111 activistas sindicales de la CGT, de las cuales 23 eran mujeres. También fueron identificados 6 niños y niñas muertos, el menor de ellos de 3 años.

La mayoría de los muertos fueron argentinos, pero fueron también identificados 12 italianos, 5 españoles, 4 alemanes y 6 muertos de nacionalidades boliviana, chilena, estadounidense, paraguaya, rusa y yugoslava.

Las fotografía de las bolsas, simbolizando los hombres y mujeres que figuran en los carteles, recuerdan dramáticamente las fotografía de los cadáveres en Plaza de Mayo en aquellas terribles jornadas y esa semejanza no puede haber pasado desapercibida para los autores.

Además, la derecha política en la Argentina despliega si incitación al odio y a la vielencia y eso, según lo demuestra fehacientemente nuestra historia, termina siempre en asesinatos, persecusiones, desapariciones y, en definitiva, en genocidio.

Pero el pueblo argentino ya hizo suyas las palabras de un fiscal de la Nación y dijo NUNCA MÁS.

Y nosotros reiteramos y debemos siempre reiterar que NUNCA MÁS es NUNCA MÁS.

Permitir o tolerar que estos hechos continúen su derrotero podría poner en riesgo el juego democrático, la actividad electoral, la alternancia y el debate de ideas, valores sagrados en una república.

Es por ello que venimos a denunciar formalmente a las personas mencionadas en el punto I, requiriendo que se adopten las pruebas del caso y el impulso de la causa en miras de determinar responsabilidades legales

IV PRUEBA 

  1. A. Se requieran las cámaras de vídeo instaladas en los puntos y arterias principales de la manifestación para identificar a las personas responsables de los hechos descriptos
  2. B. Se requiera a los canales de televisión las grabaciones relacionadas con el acontecer de estos episodios C. Se efectúe una búsqueda por redes sociales, Facebook Twitter, Instagram entre otras a fin de identificar a quienes hayan convocado, organizado y coordinado tales eventos.
  3. D. Se disponga el allanamiento de los domicilios de las organizaciones que convocaron y/o organizaron la intervención intimidatoria y violenta descripta y acreditada y el secuestro de los celulares de los organizadores, de donde pueden surgir importantes datos sobre la siniestra metodología elegida y sus motivaciones
  4. E. Se cite a prestar declaración indagatoria a las siguientes personas: Patricia Bullrich, Fernando Iglesias, Martín Lousteau, Waldo Wolff, Ulises Chaparro, Inés Liendo, Francisco Sánchez, Martín Pugliese y todo aquel que surja a raíz del desarrollo de la presente investigación.

VE 

Provea de conformidad, LO QUE ES JUSTO