Entrevista realizada con los periodistas de todo el país integrantes de la Asociación de Comunicadores Argentinos por Internet

«¿CUÁL ERA LA PUERTA DE BLANQUEO DE TODO EL CEREAL EN NEGRO QUE SE VENDÍA?» PEDRO PERETTI ENTREVISTA CON ACAPI.

Por Pedro Peretti con ACAPI

Cuando se robaba 2, 3, 5 camiones de soja, ‒que era muy habitual‒ acá yo me acuerdo que hará cosa de 10 o 15 años, 10 años, se robaron 3 camiones de soja, los agarraron. Lo habían blanqueado de un cerealista de la localidad de Santa Teresa acá cerquita, un tal Balducci de apellido y de ahí adónde había sido blanqueado el cereal robado, en Vicentín.

ENTREVISTA CON PEDRO PERETTI, CHACARERO, DIRIGENTE AGROPECUARIO DE LA AGRUPACIÓN «GRITO DE ALCORTA» EX DIRECTOR TITULAR DE LA FEDERACIÓN AGRARIA ARGENTINA

 

PedroPeretti

CON LOS PERIODISTAS DE TODO EL PAÍS NUCLEADOS EN LA ASOCIACION ARGENTINA DE COMUNICADORES POR INTERNET (ACAPI)

NAC&POP

25/02/2021

Pedro Peretti:-Hay un montón de demandas judiciales en los Tribunales de Rosario, hay un discovery presentado por los bancos extranjeros, hay peticiones presentadas en los Tribunales de Rosario por bancos extranjeros, hay demandas presentadas por algunos corredores de grano de Rosario donde fueron estafados por Vicentín con mucho dinero, hubo manifestaciones de damnificados por Vicentín a Rosario.

Yo quiero contarles alguna mirada que me parece importante y que, a lo mejor, no salgan en la película «VICENTÍN» o el video, alguna apreciación desde el punto de vista personal.

Conozco hace mucho tiempo a Vicentín, mucho tiempo, lo conozco a Paduana hace mucho tiempo.

Yo estoy hablando en este momento desde Máximo Paz está a 85 kilómetros de Rosario, al sur y a 350 kilómetros de la Capital Federal.

Aqui, todos los años antes de la cosecha de trigo o antes de la cosecha de maíz, siempre pasaba algún valijero, como se les llama a los que compran cereal en negro y que después se blanquea.

¿Cuál era la puerta de blanqueo de todo el cereal en negro que se vendía?

¡Vicentín!

Cuando se robaba 2, 3, 5 camiones de soja, ‒que era muy habitual‒ acá yo me acuerdo que hará cosa de 10 o 15 años, 10 años, se robaron 3 camiones de soja, los agarraron.

Lo habían blanqueado de un cerealista de la localidad de Santa Teresa acá cerquita, un tal Balducci de apellido y de ahí adónde había sido blanqueado el cereal robado, en Vicentín.

Eso no significa que Cargill, Dreyfus, AGD, Cofco o Bunge no blanqueen cereal en negro y no estén en estas trapisondas, están todos.

No es que en el negocio del cereal están los buenos y los malos, son todos malos.

No hay uno solo bueno.

Hace poquito hubo una denuncia de un diputado provincial santafesino, anotó Dreyfus una importación durante 2016, 2017 de no sé qué cantidad de toneladas de soja importada del Paraguay cuando tenía su puerto cerrado porque se le había incendiado.

No se sabe dónde la bajaron, o sea, eran todas triangulaciones, absolutamente, truchas.

La Argentina tiene una urgente necesidad de, al menos, fiscalizar el negocio del grano porque de ahí se van los millones que precisamos para mejorar la salud pública, para mejorar la educación, para mejorar todo eso.

La decisión y el proyecto que manda Alberto y que hizo la senadora Isabel Fernández Sagasti, era muy bueno, fue mal elaborado, fue mal contenido políticamente, mal presentado políticamente, pero el proyecto era muy bueno porque el proyecto ponía a Vicentín en tándem con YPF Agro.

YPF Agro a nadie le dice demasiado, pero YPF Agro tiene un expertise muy importante en el negocio de los granos en la República Argentina.

Un expertise dije, un conocimiento aunque no tenga mucho volumen, el año pasado comercializó un millón de toneladas de granos.

Vendimos 100 millones tn, 110 millones, no me acuerdo bien cuánto vendimos de grano el año pasado, YPF vendió un millón.

Pero claro, tiene conocimiento, ese vender agarra la mecánica, uno aprende, o sea, que el proyecto decía: “…hay que expropiar Vicentín y ponerlo en tándem con YPF Agro”.

Perfecto, y por qué boicoteó tanto un de los principales arietes que estaba atrás, era el señor Irigoras que era el CEO de Monsanto y hoy es el promotor principal de la Cadena Agroindustrial, esta, que le va a llevar al Gobierno todos los días ese collar de fantasía que van a hacer exportar por 100.000 millones de dólares y van a generar 900.000 puestos de trabajo.

Todos cuentos, mentiras, fantasías irrealizables desde ningún punto de vista.

¿Por qué el señor Irigoras, que es el lobista, Presidente de CIARA-CEC (Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina)  estaba tan empedernido en contra?¿Qué es lo que le molestaba?

Le molestaban dos conceptos que toda la prensa, porque hablaban de la propiedad privada, pero eso era encubrimiento.

¿Qué le molestaba?

Le molestaba la «empresa testigo».

Subrayo: Empresa Testigo.

El concepto de Empresa Testigo, ‒es muy importante, es muy importante‒ y le molestaba que el millón de toneladas habían sido exportadas por YPF utilizando el puerto de Cargill y ahora, si expropiaran Vicentín.

Vicentín tenía dos activos estratégicos que era el que nos interesaba a nosotros como país: el puerto ‒que la concesión se vence ahora‒ y la aceitera que nos permitía monitorear el negocio de aceite.

El negocio del aceite es un negocio increíble, donde nosotros ponemos la tierra, ponemos la semilla, ponemos el trabajo, ponemos los camiones, ponemos la molienda, ponemos el transporte, pagamos la luz, el gas que se necesita, todo en pesos y los consumidores argentinos pagan el aceite en dólares a valor internacional.

Es uno de los artículos de primera necesidad que más caro se paga y en donde Vicentín tiene asentados sus reales.

Nosotros tenemos en este momento ‒no recuerdo bien la fecha en que se le vencen las concesiones al puerto de Vicentín‒ porque esto es muy importante, porque el año 2021 vencen las concesiones de todos los puertos y de la hidrovía.

Una decisión estratégica muy importante del gobierno de Alberto seria estatizar la hidrovía.

Sacársela a los belgas y a Romera.

Hagamos un paréntesis.

Romera es el que acusó a Cristina en la causa de los cuadernos diciendo que le había pagado 300.000 dólares por el tema de extender la concesión de la hidrovía, no sé si ustedes se acuerdan, y Cristina se la contesta al ángulo, extraordinariamente, le dice:
“‒Pero Romera, Romera, ‒mirándolo a Rosas y Naidernof , y a otros radicales que miraban para el otro lado y se hacían los boludos, Romera es un hombre de Chascomús que vino de la mano de los radicales.

Romera y la hidrovía siempre fue una caja histórica del radicalismo, ….caja histórica del radicalismo.

Y que ahora me parecería extraordinario, No se si lo harán… se estatice la hidrovia, y el 51% de las acciones vaya manos de la Nación y el 49% en manos de todas las provincias costeras del río Paraná.

Al menos eso era antes del Decreto 949/20

Ahí no hubo una acción muy eficaz del gobierno santafesino porque no podemos tener la misma participación nosotros, que tenemos 50 puertos sobre la vera del Paraná y nos rompen los camiones, 2, 3, 4 millones de camiones rompiendo la ruta.

Lo mismo que Misiones que tiene un puerto, el Chaco que tiene Barranquera y algún otro puerto más.

Nosotros tenemos en este momento en la República Argentina que se vencen, 68 puertos, y uno es el de Vicentín, que es un bien estratégico, extraordinario puerto, muy importante.

Tenemos que quedarnos con ese puerto, aun, a pesar del fracaso de la estatización argentina, debe hacer valer -dentro del concurso los 300 palos verdes y tiene que quedarse con el puerto, ese es un bien importante.

Nosotros tenemos 28 puertos, incluidos el de Buenos Aires y el de Dock Sud, 55 son privados, 80 son de administración pública, el de Quequén de administración pública, por ejemplo, que está en la provincia de Buenos Aires y dos no están identificados, así que imaginate lo que son esos dos!

No tenés que ir con un ojo tapado, a cargar un barco ahí tenés que ir con un garfio, si no vas con un garfio no te dejan entrar.

Bueno, esto es un negocio, me fui por las ramas con el puerto Vicentín, pero entonces qué es lo que nosotros le decíamos al presidente: “‒Alberto, tenemos el puerto, tenemos la aceitera, tenemos el río, tenemos los astilleros, tenemos los marineros, tenemos la Ley Internacional de Carga que nos da, por ley, el 50% de la carga a nosotros y el año pasado pagamos 3500 millones de flete a compañías navieras extranjeras”.

¿Qué estamos esperando para reconstituir la flota mercante nacional que fue una gran conquista del General Perón?

Una de las mejores decisiones que tomó el General Perón y que, lamentablemente, Carlos Saúl Menen, Domingo Felipe Cavallo, Felipe Solá y Luis Santos Casales la hicieron pelota y la privatizaron y la regalaron.

Había que completar con eso, eso era temible, eso era temible para las compañías transnacionales.

Porque el concepto de Empresa Testigo (porque si usted tiene una empresa que maneja el Estado que es una empresa pública y póngale que tiene el 10% del mercado, para decir una cifra redonda)

Vicentín tiene el 9% del mercado de granos, tenía, hoy ya no lo tiene más.

Póngale que tiene el 10, termina el año fiscal y usted paga 500 pesos de impuesto, ahora Cargill, pongámosle que tiene el 20 no puede pagar 300, tiene que pagar por lo menos 1000.

Con ese solo concepto, eso era lo más temible y usted repasaba los diarios de ese día, repasaba La Nación, repasaba Clarín, repasaba lo que decía Bertello, Huergo, lo que decía Matías Longoni, todos atacaban lo mismo el concepto de…: “‒ ¿Qué es eso de Empresa Testigo?

¡Es una pavada!

«La soberanía y la seguridad alimentaria en la Nación no existe‒”.

“‒ ¿Y qué saben los progresistas de soja?”.

Nos atacaban a nosotros y nosotros contestábamos: “‒Yo mire de soja, yo de soja la distingo, lo que no saben nada son ustedes, yo sé más que ustedes, seguro”.

Y uno de los candidatos era Manzano.

¿Qué sabe Manzano de soja?

¿Qué sabe Manzano más que yo de soja?

Ese era el debate, pero qué ocultaban.

Lo que no querían era eso era la Empresa Testigo;, eso era fundamental para esto.

Bueno, lamentablemente, eso se abortó, nosotros lo manejamos, conceptualmente, bien y, políticamente, muy mal el problema de cómo presentamos la expropiación de Vicentín.

Y nos llenaron la cara de dedos y la Argentina, el Campo Nacional y Popular en general, el peronismo en particular, no tiene a nadie que aguante los trapos en el debate agropecuario, eso es una autocrítica que tenemos que hacernos.

El principal sector de la economía en la República Argentina, nosotros hemos abdicado de debatir, ideológicamente, con la derecha qué agricultura y qué ganadería queremos y necesita el país. y tenemos sobrados argumentos para cagarlos bien a palos a todos juntos.

Porque no hay un solo tipo que pueda plantarse de verdad y discutir con nosotros en la historia y en lo que está ahora.

Entonces lo de Vicentín estaba en ese marco.

¿Qué es lo que había de trasfondo atrás que hay que analizarlo necesariamente?

El problema es la Justicia.

La Justicia santafecina esta colonizada por la derecha radical y socialista.

Los socialistas santafesinos son el ala derecha del radicalismo.

Ellos colonizaron la Justicia.

Durante la campaña electoral María Eugenia Bielsa fue la que más denunció ese pacto de la cantidad de jueces, de derechistas, y una parte del peronismo era parte de ese negocio.

El sector que encabezaba Luis Rubeo lo arreglaron con la presidencia de la Cámara, la corrieron a María Eugenia Bielsa que era un obstáculo para todo este tipo de cosas cuando era diputada provincial, a pesar de que había ganado las elecciones, y el señor Rubeo ‒que ahora encabeza una comisión investigadora‒ CO-nombraba a todos los jueces y demás.

Le dieron un presupuesto de 60 millones de pesos para que manejara en ese tiempo la Cámara y viajaba para un lado y para el otro, y de esa manera lograron armar un bloque que les permitió gobernar, desastrosamente, la provincia de Santa Fe, durante 12 años y que nos costó mucho trabajo, ‒merced a ese tipo de traiciones‒ recuperarla.

En el marco de esa colonización, uno de los jueces que nombran es Lorenzino.

Es un personaje clave  porque este vaciamiento fue premeditado y en la película «Vicentín»; sale l final una foto del cerebro financiero que es un contador que fue el que organizó el vaciamiento, trasladó las empresas a Paraguay y Uruguay entre otros destinos.

Hay dos informes del Banco Nación, son muy buenos, uno el que hizo Arnaud Iribarne tributarista del Plan Fénix, un tipo talentosísimo, de los mejores tributarista del país y de la Facultad de ciencias económicas de Buenos Aires y otro el que hicieron Miguel Gaggero y otro muchacho más, que no me acuerdo cómo se llama, que trabajaron muy bien.

Hicieron una auditoría muy buena y que junto con dos directores, que se portaron muy bien en la defensa del interés nacional, uno es Guillermo Wierzba y el otro es Claudio Lozano, hicieron una investigación excelente…a más de patriotica.

Los estafadores tienen todos los dedos puestos.

Si la Justicia quisiera los va a buscar y los encuentra.

¿Pero quién era Lorenzino?

Para mí es uno de los personaje nefasto de toda esta historia.

Lorenzino era el apoderado del Banco Nación que le firmaba todos los créditos a favor de Vicentin; después…, Orfilio Marcón senador radical del departamento junto con Escarpin a pedido de la empresa-obvio lo nombran juez. ‒por supuesto, en Avellaneda, en ese departamento no se hace nada, no se nombra un portero sin el acuerdo de los Vicentín, y Nardelli y los Padoán de la familia.

Ni un portero se nombra‒ los tipos lo pusieron después.

¿Qué pasó?

Cuando los tipos van al concurso cuando van a la maniobra, cuando arman toda la estafa porque el problema central de todas estas cerealeras es terminan transformándose en bancos sin ser bancos y sin control , terminan en el negocio financiero, sin cumplir ninguno los requisitos, entonces empiezan los juegos que compro, que vendo, que pin que pan, organizan el vaciamiento.

¿Qué hacen?

Van al concurso y radican el concurso en Reconquista.

La Caja Forense, ‒yo lo publiqué en un artículo de Página 12 ahí contemporáneo‒ la Caja Forense de Rosario pone el grito en el cielo, pero cómo van a radicar el concurso en Reconquista si el 90% de los giros de la empresa está en la órbita de los Tribunales de Rosario.

La aceitera la tienen ahí, el puerto lo tienen ahí, todos los negocios los tiene ahí y se van a Reconquista

Los tipos tenían todo armado, tenían el juez, ‒el juez de uso propio‒ el juez que habían nombrado los radicales, los socialistas y una parte del peronismo, que lo pusieron ellos, que primero les autorizó todos los créditos a Vicentín y que después le hace el concurso y nos hizo:

¡Pupa a todos/as….

Vicentín estaba dentro del Gobierno de Santa Fe.

Yo le aviso y Lozano también.

Miren que el ministro de la Producción de Perotti, un señor Costamagna es un hombre de la Sociedad Rural, es un hombre de Vicentín y está en contra de la expropiación… se alió inmediatamente con los estafadores.

También se lo escribimos en un artículo y se lo dijimos.

Cuando se hace la reunión entre Alberto y Perotti, Alberto tomó la sabia decisión de decirles: “‒Con ese señor no me siento. Bájenmelo de ahí”.

El gobierno de Santa Fe no actúo con la suficiente solidaridad con el Gobierno Nacional porque primero le dijeron que estaba todo bien y cuando vinieron los primeros cascotazos dispararon como lechuza cascoteada.

Entonces ahí era donde había que haber aguantado el trapo y haber dicho: “‒Muchachos, esto se estatiza , no hay solución”.

Si el Gobierno no expropia no hay solución.

Había que haber sentado a los acreedores, había que haber convocado a organizaciones de medianos y pequeños productores.

Había que haber citado a los sindicatos, al sindicato aceitero por ejemplo y otros etc. deberíamos haber hecho un bloque junto y presentarlo a la sociedad y no dejarnos atorar por cuatro o cinco mala leche embanderados con la República y en la bandera Argentina que no sirven para nada.

Porque entre los que empujaba estabaa el vicepresidente de ACA, un señor Norberto Niclis, vicepresidente de Coninagro que es de Reconquista y que Vicentín había embutido ACA en 90 millones de dólares y el tipo estaba en contra y el otro que estaba era el intendente de Avellaneda, Santa Fé, Escarpín que también era radical, que también estaba en contra.

Esos son los actores que no se ven y la hsiotria rara vez registran pero son los que permiten este tipo de maniobras.

Entonces ¿qué es lo que uno ve en este entramado?

Que, necesariamente, el Estado se tiene que meter ahí.

El Estado tiene que tomar una medida, una medida modesta, de buen comerciante, de buena persona, una medida a la que nadie se puede oponer.

¿Saben cuál es esa medida naif, ….ingenua?

El Estado argentino debe pesar sus exportaciones.

Debe poner una balanza 20 metros antes de todos los puertos (públicos y privados) conveniar con el ARSAT, conveniar con la CONAE y…. PESAR todo lo que se vende.

Si nosotros vamos a poner una verdulería en Palermo o allí donde están ustedes, ponemos el mostrador, compramos la verdura y qué tenemos que comprar, una balanza para pesar.

Nosotros, me refiero al ESTADO ARGENTINO NO PESA SUS EXPORTACIONES.

Usted fíjese que AGD, si usted va a Aceitera General Deheza, allá, al pueblo donde tiene la central, tiene un ferrocarril, ‒AGD es dueña del ferrocarril‒ carga los vagones y se mete adentro del puerto con sus propios vagones en su propio puerto y tiene su propia aceitera en el puerto.

¿Quién controla eso?

Tuvo una precaución, siempre tiene la precaución Urquía de ser oficialista con cualquier Gobierno.

Fue senador peronista por Córdoba y ahora, el número 3 del Ministerio de Agricultura es un hombre de Urquía.

Pero entonces… hay que poner una balancita… ¿Quién se puede enojar?

A mí, mi papá me decía: “‒Si vos no tenés nada que esconder no te molesta que te controlen”.

Entonces ponemos la balancita ahí, hay que tratar, eso sí, en la Argentina el detalle siempre es más importante que el concepto, hay que poner la balanza y el balancero tiene que ser nuestro no de Cargill, no el primo hermano, del CEO de Cargill porque eso pasó con el escáner del puerto de Rosario.

Siempre se lo acusó a los Nardelli, -ojo los acusó Carrió no yo-, que estaban vinculados al narcotráfico y a la droga.

Entonces, compraron un escáner de la gran flauta, hicieron un video, salió Nardelli allí a delante diciendo: “‒Miren que scanner!!!!!”.

Entrabas allí adentro y te hacía una tomografía computada, …, claro, pero el problema es que la mercadería no entraba por ahí, pasaban por el costado pero, el escáner estaba.

Por eso con la balanza no debe pasar lo mismo, no puede ser el primo hermano de Nardelli el que la maneja, tenemos que ser nosotros, controlando bien, por eso hay que conveniar con el INVAP para hacer un sistema utilizando los satélites, utilizando todo.

Ahora yo les pregunto una cosa: ¿Acabamos de lanzar el SAOCOM B1 que mide la humedad del suelo desde allá arriba y no podemos pesar lo que está acá abajo?

Es para pensarlo el tema. ¿No es cierto?

Pero bueno, según los cálculos de algunos compañeros amigos de allí, el año pasado en el puerto de Rosario entraron tres buques graneleros, que tienen un nombre en inglés que ahora no me acuerdo, que llevan entre 45 y 65000 toneladas cada uno, por el sistema Draft-survey, por el que estamos pesando ahora, que miramos a ojímetro cómo se hunde el barco y ahí calculamos,
(calculan ellos, no nosotros) ‒ellos encima‒ y Macri le autorizó un 4% de error en el cálculo más lo que traen de lastre, que los muchachos dicen que tiran…, te dicen 4, pero traen 8, pero vamos a poner otro 4.

Entraron 3.000, 8×4, 240 barcos de 45 y 65000 toneladas, no es que no pagaron el impuesto, no es que se subfacturaron,…

¡¡¡¡ se evaporaron!!!

Eso son entre 700 y 900 millones de dólares a cálculo de esa época, hoy por el precio internacional debe ser mucho más.

Fíjense si no está la plata ahí.

Fíjense si no es que hay que cobrar bien los impuestos y controlar y pesar.

Si ajustamos esa tuerca, ajustando, eso no más, ¿no íbamos a recuperar un montón de dinero para solucionar nuestra restricción interna al mando de los billetes verdes?

Pero tienen otro negocio más, en donde Vicentín es un maestro, que es el tema del cereal en negro y el blanqueo que es la venta directa.

Otra boludez inconmensurable que el Estado argentino le permite a compañías transnacionales estar en todos los eslabones de la cadena generando una posición dominante monopólica en el negocio.

Cargill debe tener 40 0 50 acopios en el interior profundo argentino y después está la venta directa.

¿Vieron que ustedes dicen hay 2800 productores que estafó Vicentín por 23.800 millones de pesos?

Es cierto, esos son los que venden directo.

¿Ustedes notaron que no se les vio la cara a ninguno?

Los estafaron por 23.800 millones, a mí me llegan a agarrar por 500 pesos y yo estoy parado arriba de un megáfono tratando de…

¿Ustedes vieron la cara de alguno de esos tipos?

¿Vieron que se organizaran en algún núcleo para recuperar eso?

No conocieron a ninguno, hasta ahora…..cuando se den cuenta que Vicentin lo les va a pagar van a salir…pero por ahora no.

Toda venta en negro, toda venta en negro y que Vicentín se los hizo bien porque hasta el día antes, hasta el día antes de presentarse en default estaba comprando trigo.

¿Y por qué no fueron a reclamar eso?

Porque los agarraron en negro, y nadie dijo nada.

¡23.800 millones!

Entonces ese negocio, Argentina debe prohibirlo.

Debe impedir que se venda directo el cereal.

Todo debe pasar por los acopios locales.

Todo debe venderse a las cooperativas y a los cerealistas en los pueblos, eso mejora el arraigo, genera arraigo, genera puestos de trabajo en pueblos muy chicos como este en que estoy viviendo yo.

Acá el cereal en negro liquida a estos pueblos, ya no quedan productores.

Estamos liquidando miles de productores.

Miren, nosotros, de acuerdo al censo de 2018, en los últimos 10 años perdimos 5.000productores por año.

5000 productores por año, no quedan más productores.

Apenas hay 60.000 productores de soja de los cuales 20.000 hacen el 80%.

Fíjense en el nivel de concentración.

Hay apenas 29.000 productores de trigo, 1.700 productores de trigo hacen el 54% de todo el trigo de la Argentina.

Es un disparate la concentración.

Debemos tomar conciencia de lo que nos está pasando y en el crecimiento del latifundio en la República Argentina que es bestial, es bestial.

Miren que son datos impactantes.

El 0,06% de la población de Santa Fe, el 0,06%, 1200 personas, son dueños del 60% de la tierra productiva.

Cinco mil ochocientos propietarios de tierra en la República Argentina tienen 80 millones de hectáreas.

¡infernal!

No podemos desentendernos de eso, de lo cual Vicentín es la punta de esa crema.

No se pueden desentender de eso.

Hay que urbanizar el debate rural, no puede ser que el debate rural sea una cuestión, solamente, del sector, porque de la tierra, es decir, del suelo, vienen los alimentos que consumimos los 44 millones de habitantes.

De ahí brota el agua que tomamos y con la que nos bañamos, y de ahí viene el aire que respiramos los 44 millones, entonces hay que urbanizar el debate, debe ser un debate político.

El campo Nacional y Popular no puede más abdicar de debatir eso.

Debemos pararnos frente la derecha y dar un debate ideológico, los alimentos tiene que ser para todos, el agua y el gas también, no pueden mantener la llave cuatro tipos.

Y si usted ve hoy, indirectamente, este impuesto que se está discutiendo hoy a las grandes fortunas, todos tienen campo, son los grandes terratenientes.

El primero que se queja es Jorge Brito que tenía 70.000 hectáreas en Salta integrada verticalmente, con un frigorífico y con cuota Hilton, 70.000 hectáreas.

Otro que va a pagar es Eduardo Elsztain y tiene 420.000 hectáreas, otro que va a pagar es Gabriel Batistuta tiene 126.000 hectáreas, otro que va a pagar es Eduardo Eurnekian tiene 50.000 hectáreas.

Entonces hay que discutir qué es un productor agropecuario.

¿Jorge Brito era un productor agropecuario o es un banquero con campo?

Una cosa son los productores agropecuarios, otra cosa son los tenedores de tierra, una cosa es ser gente de campo y otra cosa es ser gente con campo.

La Argentina debe proteger a sus legítimos productores porque en menos de cinco años no quedan productores agropecuarios.

Y con esto termino, toda la Argentina se puede sembrar, se puede cosechar, se pueden criar las vacas, criar los cerdos, criar las ovejas sin un solo productor agropecuario.

El capitalismo ha resuelto ese problema.

Los productores agropecuarios somos necesarios desde el punto de vista geopolítico, por la ocupación del espacio, desde el punto de vista económico, desde el punto de vista social, desde el punto de vista cultural, desde el punto de vista ambiental, pero no desde el punto de vista productivo.

La integración vertical de las grandes empresas, los nuevos monopolios que surgen.

Miren, en el año 2011, ahora se le da activo, El Tejar era el pool de siembra estrella y emblema que se creó en Saladillo, provincia de Buenos Aires, su dueño Oscar Alvarado murió muy joven.

El Tejar llegó a sembrar 900.000 hectáreas en los cuatro países del Cono Sur.

¡900.000!

La Argentina siembra entre 30, 33 millones de hectáreas en sus 5 principales cultivos: soja, maíz, girasol y sorgo.

Quiere decir, que 30 empresas como El Tejar siembran toda la Argentina.

El desarrollo científico-técnico ha hecho que la agricultura pueda prescindir de los productores agropecuarios, que haya productores agropecuarios es una decisión política de la sociedad.

Por eso, es que no va haber agricultura familiar si no hay una alianza con el Estado, si el Estado no la protege, porque este es un rubro en donde la tierra es un bien finito.

Hay la que hay, no se puede poner una máquina y fabricar tierra.

Más trabaja El Tejar, menos trabaja José el chacarero.

No es que hay tierra para todos y cada vez, ahí va, no, hay la que hay.

“-Compren tierra, no se fabrica más –decía Mark Twain, el cuentista norteamericano. es cierto, compren tierra si tienen plata porque hoy vale mucho.

Así que bueno, abramos el debate muchachos.

No sé si cumplí las expectativas y si sirvió lo que dije.

Periodista: Yo te preguntaría Si no es necesario, ¿cuál es el argumento para defender al productor?

Pedro Peretti: Es muy importante esa pregunta.

El principal argumento, nosotros somos necesarios desde el punto de vista de la ocupación geopolítica del territorio para evitar las migraciones rurales, desde el punto de vista social, cultural, pero no productivo.

Pero vos fijate lo que ha pasado en la Argentina con el precio de los alimentos.

Estas mega empresas.

La leche recorre 1.000 kilómetros promedio para llegar a la mesa de los argentinos.

Son 1.000 kilómetros de flete hecho en camión.

La logística es el 30% del PBI de la Argentina, el 50% de la logística, del costo de la logística es en dólares.

Cada vez que aumenta el dólar, aumenta la logística y cada vez que aumenta la logística aumentan los alimentos y nadie se explica por qué la leche es tan cara porque no se fabrica más acá.

Yo vivo en Máximo Paz, tiene 80 hectáreas de las banquinas con unos pastos de las mejores tierras del mundo, no hay una vaca lechera.

Para llegar la leche acá, por lo menos viene de General Rodríguez allá cerca de Buenos Aires o viene de Rafaela.

Hace como mínimo 400 kilómetros.

Vos te vas a General Roca y hay unas tierras con unos maizales y unas alfalfas de gran valor y la leche llega de la provincia de Buenos Aires, hace 1.000 kilómetros.

Entonces lo que nosotros tenemos que plantear es que nosotros queremos consumo de cercanía.

Queremos alimentos baratos para la gente y en condiciones sanas producidos sin agroquímicos, sin agro-tóxicos, con condiciones ambientales y, además, además, no debemos permitir la cartelización.

El debate, la madre de todas las batallas, es quién produce los alimentos.

80 o 100 empresas integradas, verticalmente o 500.000 productores.

El volumen te lo garantizan los dos, pero la ecuación política es, totalmente, distinta,  porque esas megas empresas tiene agarrada, tienen una mano en el bolsillo de los trabajadores succionando los aumentos salariales que vos le des y terminan, en vez de mejorando la calidad de vida de los trabajadores, terminan mejorando los balances de COTO, de Carrefour.

La otra mano la tienen en el cuello de la democracia porque te desestabilizan, constantemente, como lo están haciendo ahora.

Por eso es un error político del Gobierno y de la Cancillería argentina …

De esto de darle la media granja a los chinos para volver el negocio del cerdo que estaba democratizado, ahora se lo va a dar concentrado para que cinco tipos te lo manejen y después te van a entorcar como hacen con la leche, como te hacen con la soja, como te hacen con el aceite.

No hay que ser tan boludo o sos boludo, o sos hijo de puta, pero no podes ser las dos cosas a la vez.

¿Me entendés?

Porque hay que abrir el ojo, no es lo de los chanchos, solamente, es un problema ambiental, es un problema político.

Cuando vos le diste a cinco tipos, cinco granjas de esa naturaleza que te controlan el 40 o el 50% del mercado, después te empoman como ellos quieren y te generan las corridas y te generan todas las cosas que pasan en este país y que desestabilizan la democracia.

¿Se entiende?

Periodista ¿Necesitamos población para que defienda la democracia?

Pedro, ya que referenciaste a Felipe Solá, no hay que olvidarse que con Felipe está “El Turco” Neme que algo sabe de hacer negocios con la agricultura.

Peretti: Y de otras cosas también, lo sé.

Mirá, yo soy muy amigo de Jorge, lo aprecio, pero la mirada que él tiene de la agricultura, es una mirada, absolutamente, inconveniente para el pueblo argentino, independientemente de los negocios o no los negocios, es una mirada inconveniente, tan inconveniente como la que tuvo Guillermo Moreno que es otro gran concentrador de la economía argentina.

Ayer el presidente habló en un frigorífico, yo lo agarré justo en la tele, uno de los que estuvo allí en representación de los frigoríficos fue Ravettino, este es el lobista por excelencia del grupos ABC, como se llaman los grandes frigoríficos en la República Argentina.

Yo viajé varias veces al exterior con Ravettino por el Instituto de Promoción de Carne Vacuna siempre me decía lo mismo: “‒Loco, por qué no arreglan con Moreno ustedes lo del campo. ‒me decía Ravettino.

Nosotros nunca ganamos tanta plata como con Moreno, solamente, hay que pararse cuando viene, hacerle caso a esas boludeces que tiene y después todos los negocios…”.

Nunca ganaron tanta plata los molinos como con Guillermo Moreno.

Yo me acuerdo que Julian Domínguez, decía: “‒Yo no logro entender todavía cómo la gente piensa que este tipo es progresista. Es el que defiende la mesa de los argentinos, es increíble”.

Y fijate dónde está ahora Guillermo Moreno, fijate qué papel está jugando ahora.

¿Para quién juega?

Fijate que todos los que enfrentaron a Clarín y enfrentaron a los monopolios, terminaron en cana.

Empezando por Amado que hizo la medida más revolucionaria de América Latina como estatizar los Fondos de Pensiones.

Nadie tuvo semejantes huevos.

Periodista: Él tiene una concepción, él dice: “‒Él tiene la concepción de que prefiere negociar con cinco supermercados que con 5.000 mercaditos de barrio.

Peretti: exacto….Pero esa es una concepción reaccionaria, gorila, monopólica.

¿Cómo vas a…, los monopolios son monopolios, si no es estatal, desde cuándo un monopolio privado va a trabajar a favor del pueblo y le da la llave del país.

Desestabiliza.

A ver, cuando asumió Augusto Costa en lugar de Moreno le hizo una crítica sin decirlo, ese pibe sabe muchísimo, y escribió un libro extraordinario.

-«Todo precio es político», es un gran libro el que escribió.

Dijo: “‒Ochenta grupos económicos explican el abastecimiento de los argentinos”.

Ochenta grupos económicos, ¿cómo no te van a desestabilizar?

¿Cómo no te van a volver loco cuando querés tomar alguna medida a favor del pueblo.

¿Cómo si les diste todo el poder, les diste todas las llaves?

Ahora si hubiera 500.000 productores agropecuarios produciendo mercado en cercanía y hubiera mercados como el Mercado Central de Buenos Aires, hubiera uno o dos por provincia y todas las grandes ciudades tuvieran mercados de esa naturaleza,

¿Quién te desestabiliza después con los precios?

Por eso digo que el problema monopólico de la producción de alimentos es un problema político, por eso te digo que tienen una mano en el bolsillo de los trabajadores sacándoles la plata vía inflación y la otra mano la tiene en el cuello de la democracia por eso nos extorsionan y nos entorcan siempre.

Periodista: Yo le voy a devolver la cortesía a Peretti cuando con ironía me dijo “‒Yo lo sigo a usted”.

Porque Peretti se hace el chacarero, está bien, es un personaje, está fuera de todo, nosotros estamos en la gran ciudad, entonces no, él es un chacarero que habla como habla.

Él dijo una frase que nosotros, muchos de los que estamos acá, podemos hacer algo por eso que es “…urbanizar el debate del campo”.

Esa es una palabra que sintetiza, me parece a mí, la tarea nuestra que yo siempre lo observo eso.

Me dice que el tema del campo lo discuten cuatro o cinco o lo que es agricultura, qué sé yo, intervienen unos muchachos con las 4×4 las rutas y digo, la puta, ¿Cómo es este debate?

Con el tema del puerto, a mí una vez -y yo voy a dar nombre porque si no-… Héctor Maya, que fue senador por Entre Ríos, que ahora está allá militando por Entre Ríos, me dijo: “‒Hermano, en Entre Ríos los puertos están armados por los que cosechan soja.

Ponen palos, cosas, hacen un puerto medio clandestino, terminan los paisanos míos que están en mi campo entran en la jugada con ellos, llega el tren descargan y va para Uruguay esa soja.

Pero ojo, es una cosa artesanal, chiquita.

El contrabando de grano es una monstruosidad ‒me dijo”.

Yo no tenía ni idea, yo le tenía aprensión a los tipos estos por lo que significaban, políticamente, pero nunca supe ‒y ahora con
Vicentín me ilustré más‒ pero ni hablar de lo que es Vicentín.

Después nosotros discutimos cosas que nos ponemos de punta a discutir tonterías no haciendo el debate con todos estos tipos, el tema Vicentín.

Yo digo l»a Empresa Testigo» que es brillante como dice él, yo dije lo mismo, con Vicentín nosotros metemos un ojo en un negocio, no somos la mayoría, somos una mayoría de 10%, 15%, pero yo con él 15 le mido el aceite al otro 85, sé cómo están.

Si yo soy el Estado les digo:-» muchachos yo con el 15 pagué esto, acumulé esto, vendí esto, usé este sistema de infraestructura para desarrollar, ustedes para vender el 85 vamos a multiplicarlo, a ver cuánto hicieron…

Esto creo es lo que hay que instalar a nivel de la gente que tiene alguna importancia política y quiere tenerla.

Debatamos, públicamente, masivamente en los medios de comunicación nacionales el tema del campo.

Discutamos, hagamos el debate.

Hagamos el debate ahora que ellos…, porque yo me entero que tiene 120.000 hectáreas Batistuta y me da miedo, haciéndose el pelotudo y diciendo que no venía acá por la inseguridad.

Porque los muchachos estos que crecieron tomando agua de la zanja y se hicieron jugadores de fútbol, llegan acá y nos miran como si fuéramos indios, como bien de desiguales, de inseguros, porque ellos vienen de Europa Central.

La realidad nos marca, yo creo que lo que Peretti ha hecho y tenemos que difundir nosotros con los referentes políticos que nosotros trabajamos y los vemos, es decirles este tema.

Yo no digo que vamos a solucionar todos los problemas, pero vamos a solucionar enorme cantidad de problemas.

Una vez hablando con Boudou me dijo: “‒Tenemos que echar a los grandes supermercados, ahí manejan los precios. Si no les tocamos los tobillos a todos esos, dejamos que a la gente le afanen, la saqueen”.

Después yo con Moreno que tuve siempre una relación importante por el tema Papel Prensa, pero muy desafortunada en lo político, porque siempre lo vi como eso, un representante y distribuidor de la concentración.

Se reunía con Coto, hacía el circo que era malo, pero era un circo, Coto se cagaba de risa.

Cuando terminó la gestión qué pasó con esto de Coto, cómo terminó Coto con nosotros, Coto no nos conspiró, nosotros nos enredamos en otras cosas solos, pero…

Cuando veo el enfrentamiento que tenía… porque él habla de Costa y ahí hay que hablar de Kicillof también, cuando hay ese ataque a Kicillof por parte de Moreno y esos tipos está el hecho este, yo creo que hay gente valiosa nuestra que tenemos que darle bola.

Yo lo he vivido hace días, tengo una cercanía por trabajo con Necochea por el tema del Puerto Quequén que nosotros pusimos siempre a algunos delincuentes a cargo del puerto y decíamos muchachos el puerto es serio porque debe ser jodido atracar barcos y sacar barcos, no debe ser joda es una ciencia.

Cargill manejaba el puerto y toda la barra que está detrás de los puertos.

Nosotros este tema de los puertos, por este gráfico que nos dice Peretti, tenemos elementos de debate que los hacemos temblar a los tipos.

El día que pongamos balanza en los 86 puertos, no decimos expropiar, nacionalizar, pongamos balanza.

Yo recuerdo una anécdota de Osvaldo Príncipi que un día lo llamó Duhalde con esa inocencia premeditada, ‒es un asesino premeditado que juega de inocente, hace con cara de boludo el personaje más duro y más jodido‒ hablaba de los bonaerenses y los juegos deportivos y le dice:

“‒Vos qué harías en los juegos estos que se vienen los bonaerenses, hay guita y todo”.

Y Osvaldo Príncipi le hizo una respuesta memorable: “‒Mire, hay miles de clubes, sabe Duhalde qué haría yo con la plata de los bonaerenses le pondría calefón a los baños de los clubes de toda la Argentina porque los pibes que hacen deporte se bañan con agua fría.

No le damos canchas de tenis, primero el calefón, baños con calefones en los clubes”.

La respuesta como es lo mismo de la balanza.

Llevemos donde vayamos estas verdades.

Periodista: Con respecto a esto de dar el debate y de dar a conocer todo esto, yo quiero poner un ejemplo nada más que muchos de los que están acá ya lo conocen que es el tema de la Ley de Medios.

Cuando fue lo de la Ley de Medios fue algo que se generalizó en todo el país y uno encontraba muchos compañeros defendiendo con conocimiento el tema de la Ley de Medios.

Yo, si no es Peretti al que le tengo que consultar por el tema de desconcentrar la producción del campo no sé a quién preguntarle.

Digo porque, primero, tenemos compañeros del Gobierno Nacional, compañeros con buena voluntad, tenemos compañeros con no tan buenas voluntades y después tenemos militantes.

Somos muchos los compañeros militantes que estamos en la capital y el Gran Buenos Aires y después de en las provincias pero son menos escuchados, aunque son los que más contacto tienen con el tema rural.

Nosotros los militantes nos caracterizamos por hablar de todos los temas, con más o menos conocimiento, pero podemos hablar de ruralismo, podemos hablar de defensa, podemos hablar de las elecciones de Estados Unidos, ahora, si yo me siento a hablar con Peregrina, Peregrina me va a abofetear porque me empieza a tirar números de donde yo no los tengo.

Por un lado, nosotros tenemos que tener un Gobierno que defienda estas cosas, tenemos que tener legisladores que conozcan el tema porque yo no sé cuántos de los 259 diputados, no sé cuántos son los que se sienten identificados con lo que planteas vos Peretti o que conozcan del tema.

Y después la militancia, y los medios, y nosotros.

Entonces me parece que tenemos que empezar a buscar varios Peretti porque me imagino que te debe quedar poco tiempo para hacer otra cosa más que hablar con los demás.

¿Cómo se resuelve eso?

Peretti: Imaginate que yo soy un militante. No soy ni escritor, ni historiador, ni nada.

Soy un tipo que usa la historia y la escritura para tratar de defender las ideas que tiene.

Vos planteás un tema central que es el tema de la información y Ley de Medios centrales con el campo.

Todo el Gobierno argentino se maneja con información que le provee la Bolsa de Comercio de Rosario, la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y el Departamento de Estado.

Si eso no es “…ir a comprar al almacén con el libro escrito por el almacenero…”, como dice Jauretche, entonces ¿qué es?

Eso es una resolución del ministro de Agricultura, reconstituir la vieja Dirección de Estadísticas Agropecuarias que creó el ingeniero Emilio Lalín en 1896 que era un viejo carcamán, oligarca y liberal, pero que tenía los datos.

A ver, empezá por proveerte vos tus propios datos, cómo podés manejarte…, cuando ponés un satélite arriba para ver los problemas del campo y no nos apropiamos de lo que dice el satélite.

Es una cosa de locos y nadie lo dice. Es una boludez.

Si a mí me nombraran ministro yo lo primero que hago es sacar una resolución y decir: “‒Loco, contratame un jefe de estos en el INDEC y poneme uno que sepa ahí y armame la división de estadística y traeme el observatorio de precios de todo el país a ver qué es lo que pasa, cuanto siembra, qué siembra”.

¿Cómo puede manejarse eso por lo que te dice la Bolsa de comercio de Buenos Aires?

Te van a decir lo que ellos quieren, lo que les conviene.

Fijate que ahora están metidos en la Cadena Agroindustrial que lo reciben todo.

¿Está metido quién?

El vocero, el presidente de la Cámara de Cereales de Buenos Aires está metido ahí, primer tema.

Segundo tema, la Ley de Medios es clave para discutir otro modelo de desarrollo agropecuario.

Las cuentas publicitarias de Cargill y Dreyfus son las que bancan el 99.99 % del periodismo agropecuario en la República Argentina está todo contado por las cuentas publicitarias.

No hay debate para nada.

Mirá, a mí a veces a la mañana, cada tanto, me llama Alejandro Cánepa que es un gran tipo, pero es la quinta esencia de la oligarquía argentina.

Fíjate cómo será el perfil ideológico del programa que regala entrada a los partidos de polo, no de los partidos de fútbol ni a los recitales,…. partidos de polo.

¿Sabés por qué no tienen argumento porque nuestras ideas, por nuestro pensamiento busca el bien común, nosotros pensamos los 44 millones de argentinos?

Ellos, solamente, piensan en sus cuentas bancarias, entonces están en inferioridad de condiciones para discutir con nosotros.

Por eso con semejante cantidad de guita que ponen en los medios, semejante cantidad de guita, así y todo …no nos pueden terminar de derrotar.

Vos fijate en un detalle central, vos agarrás Clarín Rural, Huergo, y La Nación, ¿quién los financia?

Ciento por ciento el modelo sojero y ellos son los que imponen ideológicamente ese modelo.

Escuchame una cosa, nosotros tenemos que tener alguna manera para discutir esto, por eso era tan importante la Ley de Medios porque desmonopoliza, generaba nuevas voces, uno podía expresarse, no había un solo tipo discutiendo, había muchos porque por ahí te salía un tipo de un pueblo de allá, te salía otro de una FM de Palermo.

Bueno, la Ley de Medios es fundamental para democratizar la agricultura en la República Argentina.

Si nosotros queremos un país próspero, bien comido y bien alimentado necesitamos una buena Ley de Medios que permita que el debate se urbanice porque es el mejor vehículo para urbanizar el debate es una Ley de Medios amplia y democrática.

Periodista: Yo creo que el mejor avance ‒es lo que hablamos siempre que Pedro nos hace la gauchada de charlar con nosotros en el programa‒ es urbanizar el debate del campo.

Tener, como decimos los trabajadores sociales, una mirada integral del alimento porque, además de ser un debate político es un debate económico.

Pero hay algo que quiero decir a favor de la Federación y de todos los compañeros, si ellos no han sido derrotados es porque han tenido la generosidad por lo bajo, por los carriles, contando a todos los que queríamos escuchar todas estas cosas que dice Pedro que aunque no sea escritor, chacarero del corcho, toda esa gente, cada vez que puede, nos da una clase pero así de mirada integral.

Te quiero hacer dos preguntas.

Mencionaste lo del Discovery, ¿nos contás un poco lo qué es el Discovery a los que no sabemos?

Hay por ahí dando vuelta en Santa Fe una noticia que dice que reintentarían volver a abrir Vicentín otra vez con capitales argentinos.

¿Quién pondría la plata?

Peretti: Bueno, el Discovery es una medida que lanzan los bancos extranjeros para localizar adónde fue, esencialmente, la guita que Glencore le pagó a los Vicentín por Renova que son 122 millones de dólares -que todo el mundo sospecha que es parte de lo que fue a discutir Mauricio Macri con el ñato este que fue presidente de Paraguay- (¿ustedes se acuerdan de ese viaje misterioso que hizo Macri en el avión y que se bajó…?) bueno.

Alejandro Bercovich, dos días antes dijo ‒una noticia muy importante que pasó desapercibida‒ que se había reunido Nardelli con Macri antes de toda la movida de esto y entonces usted ve la cantidad de favores estatales…

¿Ustedes piensan que un alacrán delincuente como Macri va a hacer semejante cantidad de gauchadas sin cobrarte algún peaje en el medio?

¿Se quedaba con el 15% de los jugadores de Boca, como lo denunció Bermúdez no se va a quedar con esa torta y no va a tener él que ver en ese reparto?

Yo me crié en la calle, al malo yo lo conocí.

Yo trabajé en una empresa que vendía combustible que era de José Ramón Antelo y era muy amigo de Macri, era primo de Antelo el que era dueño de la Renault, era muy amigo de Macri.

Cuando Macri venía a Rosario, yo vendía gasoil, yo era vendedor.

Tengo millones de anécdotas contadas por Antelo, que ya falleció, el pobre José Ramón, de lo miserable y de lo busca que era Macri.

¿Ustedes piensa que él no tiene que ver con ese viaje al Paraguay a verlo al ñato este a Cartes que es un contrabandista narco igual que él?

Por supuesto que el Discovery está orientado, es una acción judicial presentada en el departamento de ellos para detectar a dónde fue esa guita.

Ahí hay un grupo muy pesado que tiene que ver y tiene su asiento en uno de esos puertos que hablábamos hoy que es de Barranqueras, que es un grupo nacional de apellido Olio (Grupo Olio), que es una pantalla, de eso no hay nada serio ahí.

Ahí lo que tiene que hacer el Estado es hacer valer los 300 palos verdes que puso el Banco Nación, más lo que puso el Banco Provincia de Buenos Aires, más lo que le debe a la AFIP y quedarse con el puerto de Vicentín, quedarse con la aceitera que son los dos bienes estratégicos que nos interesa.

Con la plata que nos iba a costar la estatización, que según los expertos eran entre 500 y 700 millones de dólares, armar una compañía nacional de alimentos y esa plata ponerla en la flota mercante, en reconstruir la flota mercante nacional.

Y eso es la salida por la que tenemos que militar todos, todos, fundamentalmente, el Campo Nacional y Popular, dar ese debate  como lo dio Perón, porque Perón con el tema de la flota mercante, tomó las mejores decisiones políticas sobre las bases…,

PERÓN

Perón fue uno de los grandes defensores y de los tipos que más propugnó por la Flota Mercante Argentina que estaba en todos los partidos que organizaba Lisandro de la Torre.

Perón toma eso de Lisandro de la Torre, Perón toma toda la política agraria de Juan B. Justo, aunque después el Partido Socialista se hace gorila y está en la revolución, pero Perón toma esos detalles.

Miren, hay un tema central yo no entiendo por qué el peronismo dejó de discutir la política agropecuaria cuando Perón fue el que fundo la política agropecuaria nac y pop..

El 17 de octubre del 45’ pasó lo que todos ustedes saben que pasó, el 22 de octubre del 45’ Perón toma una decisión estratégica, lo nombra a Pedro Marotta ministro de Agricultura.

¿Quién era Pedro Marotta?

Era un gran agrónomo, uno de los primeros, había sido decano en la Facultad, pero era el columnista del diario La Tierra que escribía con el seudónimo de ¿Varón o Barón?

¿Y por qué toma Perón esa decisión, porque Perón dice, el voto urbano ya lo tengo, necesito el voto rural.

Argentina era un país que todavía tenía mucha población rural y dice (en el mismo sentido), larga la misma frase que lanza Juan B. Justo cuando Juan B. Justo criticaba a los radicales porque decía que: “La taba y la política criolla…” y Perón dice: “Salten las tranqueras, rompan los candados y vengan a votar” porque era el cerco terrateniente.

Perón no tuvo ni un punto que ver con Yrigoyen.

Yrigoyen era terrateniente defensor de los grandes productores agropecuarios de la República Argentina y era taba y era el favor.

Perón era un dirigente político extraordinario que te consagraba los derechos por ley, entonces cuando vino Pedro Marotta qué hizo, le dijo a Pedro Marotta: “‒ ¿Qué hacemos hay que tomar  dos decisiones para que la gente del campo nos vote?”.

Primero sancionó el Estatuto del peón rural y después prorrogó los arredramientos rurales.

Miren lo que hizo, hizo una Reforma Agraria extraordinaria que ni los peronistas la revindican eso me indigna …porque era vivísimo.

Perón era un líder superior a todos, a todos.

Perón dice, qué hace: “‒Pero no, yo no le voy a quitar el campo a nadie, para qué si hay un montón. ¿A los estancieros? No”.

Pero qué hace, les congela los arrendamientos, les prorroga la fecha de vencimiento, traspasa el Concejo Agrario Nacional a la Gerencia Agropecuaria del Banco Nación, le hace dar redescuento del Banco Central,  al Banco Nación y le da a los productores inquilinos, a los inquilinos ‒que la Argentina es un país de inquilinos‒ les da un crédito a 30 años, les paga la mensura y les da prioridad de compra, impide los desalojos.

Se hicieron 50.000 propietarios rurales, nuevos, pequeños y medianos, ahí nace la chacra mixta.

Nunca antes se había hecho tanto y nunca después se hizo tanto.

Mientras los radicales, la única concesión que le hicieron a los trabajadores rurales es que los dejaban ir arriba de los techos de los trenes gratis.

Por eso le dicen Crotto, por la Ley Crotto, el padre de este que fue presidente de la Sociedad Rural, el abuelo, que era Yrigoyenista y fue gobernador por la provincia de Buenos Aires.

El progresismo radical es ese, te dejan ir arriba o viajaban con los animales.

Perón no, tenían que viajar ahí en primera.

Esa es la diferencia entre el peronismo y el radicalismo, el radicalismo siempre fue el defensor del modelo agroexportador de la República Argentina.

Yrigoyen fue un gran terrateniente, eso es una falacia que Perón es el continuador del Yrigoyenismo, no tiene nada que ver.

Vino a romper esa tradición.

Por supuesto, yo fui muchos años amigo de Heraldo Quijano, el viejo Quijano que era radical y embajador de Alfonsín.

Íbamos siempre a cenar juntos y contaba la historia, por supuesto, Quijano que era radical y la Unión Cívica Radical y se fueron con el peronismo.

A vos te llega una elección y los agarrás a todos, no te vas al voto tuyo, no sale.

Ese era…, pero manejaba él, conducía él la torta y distribuyó la tierra como ninguno, entonces en la última vez que se discutió política agropecuaria en serio en la República Argentina fue cuando vino Perón en el año 74’ con Gelbard ministro de Economía del gobierno de Perón y con Giberti como secretario de Ganadería de la Nación, el anteproyecto de Ley Agraria, la renta normal y potencial de la tierra, la nacionalización del comercio exterior.

Eso lo hicieron Perón y Gelbard.

Después de eso qué pasó, nada más.

Después no discutimos nunca más nada, abdicamos de discutir el problema agropecuario.

Periodista: El tema es el siguiente yo estoy en plena zona productora vitícola del país, estoy en San Martín, Mendoza.

Aquí se produce una concentración como en tantas otras economías regionales.

El caso es que la política vitivinícola está, fundamentalmente, basada en lo que se dio a conocer, institucionalmente, como la organización que en algunos lugares de los Gobiernos, en estos últimos tiempos, se ha observado como muy particular la Corporación Vitivinícola Argentina, se le denominó Corporación Vitivinícola Argentina.

El caso es que los pequeños productores cada vez son menos, los problemas de precios son enormes, hay una vitivinicultura con exportaciones, fundamentalmente, manejadas por firmas internacionales que vinieron en los 90’ y le cambiaron de alguna manera la imagen a la vitivinicultura y a los negocios también.

El caso es el siguiente, nosotros estamos observando ese fenómeno.

Una de las preguntas centrales es qué perspectivas hay con Basterras, con el presidente Alberto.

¿Cómo estás observando Pedro, lo que viene o lo que está dentro del Gobierno y si, realmente, hay políticas que nos invitan a creer, a pensar, a observar que hay un futuro más o menos interesante por lo menos en la realización de esta gestión en el armado de políticas que tiendan generar otra expectativa en todas las economías.

Las economías regionales son fundamentales para que se cumpla ese proceso que todos queremos en el país, pero bueno, esa situación, ya sabemos que piensas de la Cancillería, el tema concreto es qué pasa adentro, específicamente, de la Secretaría de Agricultura y de los sectores donde puedan definir algo.

En cuanto a la Ley de Medios no creo que este gobierno avance en eso.

Peretti: Bueno, pero yo soy muy optimista con el Gobierno.

Yo soy un defensor a ultranza de la unidad de Alberto y Cristina que debemos preservarla porque ese es un bien estratégico-político del Campo Nacional y Popular esa unidad porque nosotros debemos tener la vista puesta en las elecciones de medio término del 2021’.

Esas elecciones son clave porque esas elecciones no son elecciones de medio término comunes.

Esas elecciones son elecciones de rumbo que es una cosa distinta.

Para qué lado vamos, no vamos a juzgar al Gobierno, es para que lado vamos.

Si nosotros perdemos esas elecciones perdemos el Gobierno y no volvemos más al Gobierno por muchas décadas y nos van a romper el culo a todos, con perdón de las damas, y nos van a quemar las casas, nos van a meter en cana porque ya lo que le hicieron a Amado, lo que le hicieron a Milagro Sala es una muestra de lo que vendrá si ganan ellos.

Entonces, primero, hay que preservar la unidad por sobre todas las cosas.

Siempre lo charlo yo con Eduardo Valdez que me dice él: “‒Yo soy un ʻfrentetodistaʼ”.

Esa es la posición, hay que defender el Frente,  yo voy a seguir los consejos del General Perón también, no voy a hablar nunca mal de un compañero.

Lo de Felipe es otra cosa.

Pero Basterras es un gran compañero, gran compañero y habrá que tratar de que mejore, que haga más cosas y que si no las harán todos.

Ahora estamos trabajando en un proyecto muy interesante con otro gran ministro que tiene este gobierno, otro gran ministro, que es amigo, que es Roberto Salvarezza que está haciendo una labor extraordinaria en el Ministerio de Desarrollo de Ciencia y Técnica.

Hoy estuve hablando un rato porque estamos con un proyecto que ojalá lo podamos realizar para hacer una granja modelo agroecológica acá en Máximo Paz comprando 25 hectáreas, bajando la información de los satélites.

Porque acá todo el mundo habla de cambiar el modelo, la ecología y todo lo demás, pero dónde le enseñás, no se puede fumigar en los cordones y demás, pero dónde aprende la gente a producir de otra manera, adónde le mostrás prácticamente.

Son alegorías teóricas.

¿Quién va a estar en contra de producir alimentos sanos?

Todos a favor, vamos por el alimento sano, queremos alimento sano.

Bien, ¿cómo se hace?

-¡Ah! no sé.

Vamos a enseñarle a la gente.

Eso es muy importante.

Segundo tema, hoy es un día clave para los que pensamos en el Campo Nacional y Popular.

Hoy metimos tres leyes en el Congreso.

Metimos el presupuesto, metimos el impuesto a los ricos, metimos la Ley de Fuego y la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Si eso no es una agenda progresista, si esa no es la agenda para defendernos ¿cuál es la agenda para defendernos?

Nos tuvieron contra los palos porque estuvo la pandemia porque hacer política en tiempo de pandemia para el Campo Nacional y Popular es muy difícil porque nuestro principal instrumento de defensa en nuestra política es la movilización popular y nosotros vimos que la movilización popular era inconveniente porque decidimos defender la salud de la gente.

Por eso se nos venían cuatro gatos con banderas y creían que nos iban a ganar la calle.

Vamos a llenar la calle de gente y les vamos a ganar las elecciones por choreo en el 21’, pero hay que mantener la unidad, la unidad, ahora, mantener la unidad no significa que nosotros digamos que está todo bien.

No…debemos criticar, proponer, para mejorar…

¿Sabés que es lo que no me gusta de este Gobierno?

Que es un Gobierno muy porteño, eso sí lo veo al menos yo, debe ser más federal en los cargos y en la política.

Tiene que distribuir mejor sus funcionarios en el interior del país, no puede ser que se nombren, constantemente, funcionarios de Capital Federal.

Son todos del PJ en capital, ‒que son compañeros extraordinarios‒ pero abrí un poquito el juego nombra uno de Santa FE, nombra uno de Córdoba, nombra uno de la Patagonia, traé uno de Salta, distribuí geográficamente un poco, repartí el juego con las mujeres en igualdad de condiciones que el tema de género lo maneja bien Alberto, eso lo maneja bien.

En el tema de género el Gobierno ha dado buenas respuestas, pero que sea más federal en el tema genero también….

Eso es lo que yo veo mal, pero yo defiendo a muerte la unidad y te voy a decir una cosa, esa unidad tiene una garantía extraordinaria que se llama Cristina Fernández de Kirchner porque Cristina es la garantía, entre otras cosas, de que no se le ocurra a nadie tomar una decisión ajustando a los sectores populares.

Eso me parece muy importante que lo tengamos en cuenta.

Por eso es que yo soy optimista y me parece que tenemos que empujar para adelante el carro con todo y que nos va a ir bien en las elecciones.

La gente nos va apoyar -porque hemos hecho cosas muy importantes, nosotros no tomamos dimensión de las cosas buenas que hemos hecho, como por ejemplo cómo hemos manejado la pandemia.

Nuestro gobierno multiplico por tres las camas de terapia intensiva, nosotros hicimos 12 hospitales móviles nuevos, no se nos colapsó el Sistema de Salud y dentro de eso, hay una elección que es clave para el futuro del Campo Nacional y Popular que es la elección de Kicillof.

Kicillof es el candidato de recambio que tienen nuestras ideas por eso necesita mejorar su Senado, debe tener mayoría en el Senado, por eso son tan importantes porque nosotros en las elecciones del 21’ si tenemos número propio en la Cámara de diputados de la Nación y mayoría en el Senado de la provincia de Buenos Aires nos aseguramos la reelección.

Esa es la clave, ahí tenemos que apuntar.

Por lo menos así lo veo yo.

Periodista: Contale a la gente de los compañeros que tenemos que vienen de la Federación.

Peretti: Son todos compañeros que vienen del kirchnerismo, independientemente, de dónde sean hoy la Federación Agraria Argentina es una cáscara vacía comprada por el radicalismo de Cornejo, al servicio de la derecha y que le abrió la puerta e ala derecha fue Eduardo Buzzi.

Eso hay que decirlo con todas las letras.

La Federación Agraria era buena, ahora es mala.

Algo hay que hacer.

Hay que recuperar ese instrumento clave para el debate ideológico.

Es muy importante que la Federación Agraria sea parte del campo nac y pop y deje a la derecha.

Cuando Di Roco (ex Pte. de la FAA anterior a Volando) asume como ministro de Agricultura de Lanusse, Humberto le pega un golpe institucional, hizo un acto muy grande en Venado Tuerto y Humberto le gana ese Congreso del 71’….¿ y que hace?: saca la Federación Agraria de la Mesa de Enlace ‒que en ese momento ya estaba en la Mesa de Enlace‒ y la lleva a la CGE y entra Humberto como vice o secretario ‒no recuerdo‒ de Gelbard,

Gelbard, Julio Broner, está ahí Humberto. Organizan un debate de bienvenida de la FAA a la CGE. le da el ingreso a la Federación Agraria, Israel Dujovne ‒el abuelo del chanta‒ este que vivía en un baldío ahí en Belgrano y hace un Congreso sobre uso y tenencia de la tierra en donde se discute la Ley de Colonización Agraria que le daba nacimiento al Concejo Agrario Nacional.

Se hace un seminario de la CGE y Ahí Humberto pone a la Federación Agraria Argentina, durante todo su mandato, como la pata agraria del Campo Nacional y Popular, era el vocero, desde ahí discutía y se debatía con la derecha.

De ahí la saca Eduardo Buzzi en 2009 y la vuelve a poner con la derecha…, en vez de ponerla

como pata agraria del Campo Nacional y Popular la pone como fuerza de choque de la derecha neoliberal y ahí la destruyó y la Federación Agraria, hoy no existe más.

Periodista: Bueno Pedro, un lujo, la verdad que nos enteramos de un montón de cosas de las cuales no teníamos, algunos, la más mínima idea, ‒como buenos porteño‒ aunque yo tengo muchos kilómetros pateados en la Argentina, pero con el tema de los medios, con el tema agrario nunca supe, absolutamente, nada.

Para mí es un enriquecimiento enorme el que tuve hoy y lo vamos a expandir para todos los compañeros.

Nosotros somos un montón de medios, decimos que cuando apretamos el botón todos juntos tenemos un impacto muy alto, mucho más de lo que nosotros estamos acostumbrados a pensar y sería bueno que pienses, y nosotros también, en una alianza estratégica en este tema.

Porque nosotros tenemos influencia, más con la cantidad de medios electrónicos que hay y con la cantidad de mercados electrónicos que hay para llegar a la gente. Nosotros podemos instalar temas como “Balanza en los puertos”.

Con esa simpleza, para que no nos roben, nosotros podemos instalar eso y mucho más, acá hay canales de televisión, hay portales, hay radios, hay programas, hay un newsletter o carta de noticias, somos más de 120 medios, 150, la otra vez nos anotamos y vamos creciendo, además estamos en todo el país.

Me parece muy valioso lo que vos dijiste de medir desde el satélite, completamente posible.

Tenemos que tomarnos como una bocina del tema porque nosotros somos una bocina bastante importante.

Peretti: gracias a todos/as… un auténtico placer compartir con ustedes queridos compañeros

Salud y cosechas….., ha sido un verdadero placer y estoy a su disposición.

ACAPI  / ZOOM COLECTIVO / REUNION NACIONAL / REALIZADO EL 20/11/2020 /