No está mal protestar por eso, pero es válido señalar que el proceso en todo el territorio nacional está bien organizado.

LA TIA TIENE UN PIANO

Por Gabriel Fernández *

La vacunación en general se está desarrollando con eficacia en el territorio nacional. La existencia de excepciones se detectó en una lista formada por funcionarios del Estado, empezando por el Presidente. De los 70 registrados es posible hallar apenas un grupo minúsculo sin justificación.

Por Gabriel Fernández

La Señal Medios

22/02/2021

Hay un puñado de elementos llamativos para quienes estimamos con respeto la lógica interior de un razonamiento.

Digámoslo así: alguien señala que el centrojás está bien parado y juega con solidez y luego añade «ah, y mi tía tiene un piano».

La vacunación en general se está desarrollando con eficacia en el territorio nacional.

La existencia de excepciones se detectó en una lista formada por funcionarios del Estado, empezando por el Presidente.

De los 70 registrados es posible hallar apenas un grupo minúsculo sin justificación.

No está mal protestar por eso, pero es válido señalar que el proceso en todo el territorio nacional está bien organizado.

Solo se observan los retrasos originados en la provisión de las vacunas.

Lo cual remite la responsabilidad a los fabricantes y a aquellas naciones que acapararon con rapidez más dosis que otras.

En la misma dirección irracional se cuentan los comentarios políticos al respecto.

La idea transmitida por tantos expositores en las redes es que el factótum del progresismo Horacio Verbitsky desarrolló una operación destinada a damnificar al presidente progresista por excelencia, Alberto Fernández.

Las razones por las cuales quien era acusado de sostener una gestión liberal -como suelen ser calificados desde esa franja todos los progresistas- sea ahora el ariete para su destrucción son difíciles de desentrañar.

¿El socialdemócrata Verbitsky y su Cohete no eran la base de sustentación periodística de la socialdemocracia albertista?

Los twitteros gatillo fácil deberían advertir a los soportes económicos de ambos –los denuncarion en su momento con esmero, nombre y apellido para cada caso- que han entrado en colisión.

Qué ganas de dilapidar dineros tienen George Soros, la Fundación Ford, los bancos ONGs, y la retahíla habitual de las listas difundidas.

Como hemos señalado al aire no sabemos el por qué de lo acaecido en los últimos días.

De allí que, al carecer de información, hayamos dejado de lado la realización de asertos al respecto.

Cuando tenemos datos sólidos, los volcamos a lectores y oyentes.

Cuando no, guardamos silencio y escuchamos.

Pero: ni un puñado de vacunas aplicadas sin justificación dañan el esquema de inmunización más grande de nuestra historia, ni el revoleo de acusaciones plantadas desde la ideología explica el alineamiento de los protagonistas.

Entonces, así como no conocemos el disparador de este escándalo de baja intensidad, tampoco admitimos diagnósticos conceptuales contradictorios en su misma formulación.

Las voces estentóreas que se vienen alzando deberían ponerse de acuerdo consigo mismas.

A propósito, narremos: mientras tomamos unos mates al redactar estas líneas, observamos la yerba, hilvanamos nuestro pensar y decimos ¡qué hermosas imágenes llegan desde Marte emitidas por el Perseverance!.

Y esa tía, se sabe, tiene un piano.

 

GF/

 

N&P: Gabriel Fernández es director de La Señal Medios y Gerente periodistico de Radio Gráfica.