Tenemos un pueblo ávido de la socialización de la vacuna, que confía en la gestión que lo eligió.

EL PLACER DEL DAÑO

Por Laura Galasso*

El accionar psicopático de algunos  sectores, que pretenden ideologizar una pandemia -ya demostrada mundiamente-, se puede comprender solamente desde su historia fundacional: el desprecio absoluto por la vida.

Por Laura Galasso

NAC&POP

15/02/2021

El accionar psicopático de algunos  sectores, que pretenden ideologizar una pandemia -ya demostrada mundiamente-, se puede comprender solamente desde su historia fundacional: el desprecio absoluto por la vida.

Como en la personalización que grafitaba “Viva el Cáncer” respecto de Eva de Perón.

El cuestionamiento a la fecha de las vacunas, de  la prevención básica, solo se explica por el enojo que todo psicópata y su falta de empatía, tiene con vida.

Siente placer al ejercer daño, el ABC que explica a un torturador cualquiera.

La historia política en Argentina (y el protagónico de estos personajes llenos de odio) empezó con más de 400 muertos en 1955.

Contaban muchos menos (sic!) pero jamás negaron que ese bombardeo en la Plaza de Mayo, era para matar a Perón.

También para perseguir y torturar durante 18 años  la lealtad que ese General se había ganado en el pueblo argentino.

Hoy justifican la invalidación de instancias paliativas y probadas frente al Covid 19 desde especulativas conspiranoias, es decir: ni ponen a prueba las vacunas con experimentación, prefieren negarla y argüir que la gente muere “de cualquier cosa”.

En Salud los conocemos bien.

Son mercenarios de la vida, los que internan pudiéndolo evitar, los que maltratan a nuestros pacientes, los que no explican.

Tenemos un pueblo ávido de la socialización de la vacuna, que confía en la gestión que lo eligió.

¿¡Desde donde esta gente es capaz, seriamente, de cuestionarla ?!

Son psicópatas.

Capaces de negar la pandemia y promover eventuales negociados sobre ella.

Con ello patrocinan la mala praxis, esa “la sin salida” falaz que argumenta y denuncia el Dr. Rachid  cuando nos convoca como agentes de salud de mental a una psicoeduación sanitarista, transparente.

A la fecha, denunciar que los efectos psicoemocionales del encierro no son un chiste, y  menos aún la vida de nuestros mayores, de la población de riesgo.

Solamente desde  la salud mental explicamos estos comportamientos, entendiendo que la conducta psicopática busca el daño, porque obtiene placer de él, y quien la gestiona, no contempla consecuencias.

No hay nunca consecuencias para el psicópata, eso es parte de su condición.

Siente placer al observar daño.

Es aquí donde los agentes de salud nos solidarizamos y patrocinamos la denuncia penal del Dr. Rachid.

Entendemos que  solo la criminalidad encubierta , con contrabando de información, sería  capaz de develar su psicopatía identitaria, su odio, en vez de proponer “alternativas” para salvar la supervivencia de los argentinos.

LG/

 

NOTA DE LA NAC&ÖP: La Licenciada Laura Galasso, es psicóloga clínica (U.B.A. -MN 32 120); Especialista Cognitivo-Conductual. Directora ECCOT- Equipo Psicoterapéutico. www.psicoterapia-breve.com.ar MG/N&P/