La Tierra no puede estar en manos de un empresario particular y una universidad norteamericana.

BILL GATES.

Por Gabriel Fernández *

El fundador de Microsoft financia, por estas horas, un proyecto de la Universidad de Harvard llamado Experimento de Perturbación Controlada Estratosférica (SCoPEx), en el que se estudia la posibilidad de vaciar en la atmósfera toneladas de polvo de carbonato de calcio no tóxico para atenuar la luz solar y así enfriar el planeta.

Por Gabriel Fernández

La Señal Medios

12/02/2021

  • Fragmento de la editorial del domingo 14/02/21

Después de largo tiempo de carburar y buscar información, volcamos el interrogante: ¿Qué rol ocupa el dueño de Microsoft en el panorama económico mundial?

Y ¿Por qué se la pasa anunciando nuevas y más feroces pandemias?

Cambio de frente.

Los temas tabú existen.

No se trata de asuntos relacionados con la vida sexual de las personas: cualquier cacatúa anda contando sus intimidades en las redes sociales y recibe el beneplácito de los mirones.

Un poco más cerca de la generación de problemas complejos está la formación de los equipos.

Todos quieren atacar pero califican de suicida al técnico que dispone línea de tres.

Reciben verba soez, como la que merecerían quienes integran el primer grupo.

Dejamos de lado esas situaciones irresolubles para sincerar un debate sin pretensión de palabra final.

Para eso requerimos la opinión de otras Fuentes, estricta y definidamente ligadas al espacio nacional y popular, a las cuales hemos recurrido con satisfacción en distintas ocasiones.

Después de todo, aquello que circula por abajo debe ser puesto a la luz y si no se lo piensa con buen sentido se transforma en leyenda oculta, sólo narrada sotto voce.

El primer consultado desgranó:

-Los empresarios más poderosos del planeta, como Gates, George Soros y los Rothschild, entre tantos, son parte superior del supra poder mundial.

Si te fijás en las ganancias del último año, vos que siempre preguntas a quién beneficia y a quién perjudica un hecho, verás que aumentaron sus ganancias pero también su poder durante la pandemia.

–¿Entonces?

-Entonces cabe pensar que la originaron o, en el mejor de los casos, la difundieron y la aprovecharon.

Para ganar más y para tener control.

–Las potencias emergentes que venían creciendo, siguen creciendo y combaten la pandemia.

-Si, pero ahora tienen que negociar directamente con la cúspide occidental y el proceso tendrá que ser acordado con estas corporaciones, incluidos los más importantes del capital financiero que vos combatís.

–Aún si no hubieran creado el virus, eso no sería tan raro.

Las épocas se encabalgan, nunca es todo o nada.

–Las pandemias son un buen recurso para ellos.

Y las negociaciones entre estos empresarios y China, ya existen.

No son un invento conspirativo.

El segundo interrogado, a quien los oyentes conocen bien por sus precisiones sobre el curso del coronavirus entre varios asuntos patrióticos, puso el énfasis en otro lugar.

–Hay un sector del gran empresariado que comprende este proceso y no solo se quiere acomodar, sino que también necesita resolver el gravísimo problema ecológico del planeta.

–¿Vos pensás que les importa?

–No es un tema de bondad, ¿te creés que no escuchan a Francisco tanto como nosotros y que no ven lo que está pasando con el calentamiento global?

–Hay quien dice que producen estas enfermedades para enriquecerse y para reducir la población.

–Yo no creo eso.

Aunque no me caiga bien Bill Gates, lo que está diciendo está bien rumbeao.

Lo que pasa es que hay toda una capa empresarial financiera que no escucha eso ni nada, ve una oportunidad para hacer guita rápido y que reviente todo.

Cuando el tipo anticipa futuras pandemias está exigiendo que se investigue y se tomen las precauciones del caso.

-¿Tapar el Sol?

Propuso atenuar la luz solar. –

No conozco semejante tecnología, pero si reduce el calentamiento bienvenida sea.

Atenti.

Lo apuntamos porque esto nos afecta en tanto habitantes del globo y, además, propietarios de una parte de la Antártida.

El fundador de Microsoft financia, por estas horas, un proyecto de la Universidad de Harvard llamado Experimento de Perturbación Controlada Estratosférica (SCoPEx), en el que se estudia la posibilidad de vaciar en la atmósfera toneladas de polvo de carbonato de calcio no tóxico para atenuar la luz solar y así enfriar el planeta.

Para ello, se va a realizar un vuelo de prueba con un globo aerostático, a 20 km de altura, que deje caer pequeñas cantidades de polvo calcáreo.

Si por un lado cabe preguntar por los resultados de semejante prueba, por otro es pertinente indagar: si se llega a alguna conclusión ¿quién adoptará una decisión de tal magnitud?

Sobre tantos países en la Tierra, la misma no puede estar en manos de un empresario particular y una universidad norteamericana.

-Mira vos…

 

GF/