Arturo Jauretche y el “Bebe” Cooke, me introdujeron en la racionalización del ser peronista.

IGNACIO GOLOBISKY: “EL PERONISMO PRIMERO ES UN SENTIMIENTO Y LUEGO SE LO RACIONALIZA”

Ignacio Golobisky, vicepresidente de Canal 10 y directivo de Atlético Tucumán, explica la importancia del movimiento en su provincia:” En Tucumán nació el peronismo un día antes del histórico 17 de octubre de 1945, cuando la FOTIA hizo un paro reclamando la libertad de Perón”.

Agenda Peronista

04/02/2021

Ignacio Golobisky

“Fue una influencia fundamental en mis pasiones”, explica Ignacio Golobisky sobre su abuelo materno, Pedro Ignacio Cuenca.

No sólo tiene el honor de llevar su nombre, sino que también fue quien le inculcó el sentimiento por el peronismo y por Atlético Tucumán.

Desde que era pequeño le enseñó la marcha peronista y también lo llevaba a la cancha a alentar a su querido “Decano”.

Política y fútbol, dos marcas que identifican a una persona para toda la vida.

La historia del actual vicepresidente de LW 83 Canal 10 y vice segundo de Atlético, es otro ejemplo de la herencia familiar, de ese legado que no tiene valor económico pero que se lleva en el corazón.

-Te definís como peronista, abogado y periodista. ¿Por qué en ese orden?

IG:-Así lo siento. Es una definición que me surge.

Yo tengo 49 años y milito desde los 16.

Soy egresado de un colegio que pertenece a la Universidad Nacional de Tucumán que se llama Gymnasium.

Fue fundado durante el primer peronismo en el ’48, durante la gestión de Horacio Descole, que fue el rector más importante de la UNT.

Un colegio que tiene una tradición, que se puede comparar con el Nacional Buenos Aires.

Vengo de ahí, de inquietudes políticas desde los 12 ó 13 años.

Tuve algún paso muy fugaz por el Partido Intransigente de chico, y luego me sumo a la militancia en lo que era la renovación del peronismo en Tucumán, encarnada por dos dirigentes -lamentablemente fallecidos- Ricardo Díaz y Miguel Nazur.

Lo que fue aquella lista Naranja en la internada del PJ de Tucumán, fuimos derrotados por el peronismo más tradicional que encarnaba el gobernador Fernando Riera y después quien fue su sucesor el Ingeniero José Domato.

Ahí empecé, después hice otras escalas.

En la universidad, estudiando derecho, me integro a lo que era el UNAP, el Frente Universitario Nacional y Popular.

Luego aparecieron disidencias con lo que era el gobierno de Menem, no comulgábamos con lo que se hacía, volvimos a la JUP, hubo una especie de fractura y rompimos con el menemismo para seguir un camino propio.

También fui secretario en la Federación de Prensa de Tucumán, delegado del periódico al mismo tiempo que estudiaba derecho.

-Luego llegó el momento de trabajar en la función pública.

IG:-Sí, fue en 2003 cuando accedo a mi primer cargo público, que fue director de medios de la Secretaría de Prensa en el gobierno de Tucumán.

Eso fue en el primer gobierno de José Alperovich, en el segundo estuve como subsecretario y secretario.

También fui electo dos veces como concejal por San Miguel de Tucumán, asumí en 2011 y presidí la comisión de Hacienda y Presupuesto del Concejo Deliberante.

Además, soy congresal nacional del PJ desde 1999.

Cuando terminé el mandato como concejal en 2015, el gobernador Manzur me designó como vicepresidente de Canal 10 LW 83 de Tucumán, que es el canal público donde la UNT tiene el 70% y el 30% es de la provincia.

“Yo a mi abuelo lo seguía mucho, tenía una relación estrecha. Era peronista, no militante, y mi abuela era muy admiradora de Evita. Mamé el peronismo desde la cuna”

-¿Por qué abrazaste el peronismo?

IG:-Es una historia bastante peculiar.

Mi padre, que hoy tiene 85 años, es afiliado al partido radical desde la década del 50, pero un tipo democrático que nunca reprimió, aunque no le habrá caído simpático (se ríe).

Mi abuelo materno era un hombre del interior profundo de Tucumán, con quien tuve una fuerte relación.

Fue un empleado ferroviario y tuvo su pequeño emprendimiento ladrillero en el Este de la provincia.

Yo a mi abuelo lo seguía mucho, tenía una relación estrecha.

Él era peronista, no militante, que había vivido aquellos dos primeros gobiernos de Perón y un poco de ahí empiezo a mamar el peronismo desde la cuna.

Me acuerdo que me enseñó la marcha peronista y ahí tengo el contacto más directo.

Por eso, yo creo que para los peronistas primero es un sentimiento y luego se lo racionaliza.

Además, mi abuela era muy admiradora de Evita y mi tía me llevaba a los actos cercanos a mi casa de los trabajadores de la UNT.

Son cositas que quedan de la infancia.

Después, hubo un hecho que me dejó marcado: yo iba a una escuela a menos de 100 metros de mi casa.

Vivía en un barrio de clase media, pero tenía muchos alumnos de barrios populares.

En 1978 yo hacía mi primer grado y un compañero llamado Marcos me dice que en la contratapa de esos viejos cuadernos Rivadavia escribamos “Perón”.

Lo hice sin saber quién era.

Después vuelvo a mi casa y mi mamá me preguntó quién me lo escribió y yo le conté la historia.

Entonces, me lo borra y me dice que tuviera cuidado porque si lo veían podían llevar presa a la familia.

La “psicopateada “que tenía que ver con la realidad de esos días.

Siempre digo, sin exagerar, fue mi primer acto de resistencia en la dictadura.

Yo no tenía consciencia de lo que escribí.

Luego, en mi adolescencia racionalicé al peronismo cuando empiezo a leer y tuve maestros y formadores ideológicos de lujo.

“Tengo el santuario pagano, al cual le pedimos cuando llegan momentos importantes en la vida política”.

-En tu oficina tenés fotos con Néstor Kirchner, también de John William Cooke. ¿Cómo surgió la idea?

IG:-Sí, tengo fotos con Néstor porque lo conocí y lo traté.

Integré el primer grupo del kirchnerismo en Tucumán.

En el año 97 traemos a Cristina, que era diputada nacional y junto a Néstor encabezaban la lucha contra la ley de los hielos continentales, que era el acuerdo con Chile.

Vino a Tucumán, hizo una exposición en el aula Belgrano de la universidad.

Me acuerdo que se quedó dos días, tuvimos muchos momentos de charla.

Primero la conocimos a ella, luego a Néstor.

Seguimos vinculados y cuando Néstor decide ser candidato a presidente nos encolumnamos en eso.

Tanto en mi función en la secretaría de Prensa y como concejal de Tucumán tenía ese santuario pagano, como yo le digo.

Eran mis santitos, ahora los tengo en mi estudio jurídico.

Tengo a John William Cooke, Julio Troxler, Gustavo Rearte, Darwin Passaponti -al que asesinan en el diario Crítica el 17 de octubre de 1945 y fue el primer mártir del peronismo-, también tengo una foto regalada por la familia Salame de Ismael, miembro de Montoneros que muere en el combate de la calle Corro en Villa Luro junto a una de las hijas de Rodolfo Walsh.

También al General Valle, que para mí era una figura muy trascendental y querida, que tuvo la valentía de enfrentar a la dictadura y luego el fusilamiento con esa entereza.

Tengo el santuario pagano, al cual le pedimos cuando llegan momentos importantes en la vida política.

-Si te tenés que quedar con algún referente por sus actos, ¿quién sería?

IG:-El General Valle refleja y resume todo.

El otro podría ser Arturo Jauretche.

Y el “Bebe” Cooke, que me introdujo mucho en la racionalización del peronista.

Cuando uno dice por qué es peronista y lo tiene que explicar, o mismo si tiene que ir a debatir en la universidad o a un sindicato debe tener una formación ideológica.

Eso me llevó a las lecturas de los pensadores del movimiento nacional.

-Desde Tucumán, ¿qué mirada se tiene del primer año de la gestión de Alberto Fernández?

IG:Alberto hizo todo lo que pudo en el marco de una situación extraordinaria, impensada.

Nadie tenía esto proyectado.

Hoy es muy difícil calificarlo porque no hubo una situación de normalidad.

Gobernó sólo dos o tres meses sin pandemia.

En ese sentido vi un gobierno nacional activo, que ha tomado decisiones.

Tuvo al lado una compañera como Cristina que lo ayudó a gobernar.

Creo que el desafío es pensar en la pos pandemia, en algún momento del 2021 vamos a superar el virus y vamos a tener una vida más cercana lo que era.

Y ahí empezar a valorar la gestión del Gobierno Nacional.

“La mayoría estamos convencidos de que no hay otro camino que no sea la unidad”

-¿Cómo te imaginás ese futuro post pandemia? ¿Qué importancia tendrá la unidad del peronismo luego de otros tiempos de separación?

IG:-La unidad es clave, fundamental.

Lo hemos entendido la mayoría de los peronistas.

No tengo el “peronómetro” para decir quién es o quién no lo es, pero sí uno ve como actúan las personas.

La mayoría estamos convencidos de que no hay otro camino que no sea la unidad. Alberto, Cristina y Sergio Massa, que cumple un rol fundamental en la Cámara de Diputados.

A ellos se le suman todos los gobernadores, en nuestro caso Juan Manzur, que creo que fue un factor muy importante de la unidad.

En la pospandemia uno imagina al Gobierno desplegando a lo largo y ancho todos los instrumentos, muchos de ellos de tradición peronista, para primero empezar a recuperar la producción, el trabajo y lo que se ha perdido con los cuatro años trágicos del macrismo y luego acentuados por la pandemia.

Uno ve algunas cosas como los anuncios de la obra pública, que es el gran impulsor de la economía y multiplicador de puestos de trabajo.

Creo que también hay que trabajar no solo en la generación de producción y crecimiento, sino en el reparto equitativo.

Ese es otro desafío.

-Nombraste a Manzur. Tucumán fue mayoritariamente gobernada por el peronismo desde 1983, a excepción del gobierno Bussi. ¿Cómo es la identificación de la provincia con el movimiento?

IG:-No quiero parecer jactancioso, pero en Tucumán nació el peronismo un día antes del histórico 17 de octubre de 1945, la fecha fundacional del movimiento.

Acá el 16 de octubre del ’45, la FOTIA (Federación Obrera Tucumana de la Industria Azucarera) que en ese momento era el sindicato más importante del país con más de 100.000 afiliados, declaró un paro reclamando la libertad del General Perón.

Con ese antecedente, el peronismo tucumano tiene esa preponderancia a nivel nacional y regional.

Por supuesto nos ha tocado vivir situaciones complicadas como la intervención federal en los años 90 y la imposibilidad de renovar en aquel momento, pero creo que el peronismo tucumano es protagonista.

Y hoy tiene un gobernador con participación a nivel nacional, que fue ministro de Salud del país durante la gestión de Cristina.

Lo hace una figura trascendente en el presente y en el futuro.

-Hoy trabajás en Canal 10, allí se conocieron tu papá Juan Carlos, que conducía Teleprensa, y tu mamá Silvia, al frente del programa infantil Floripón. ¿Qué significa para vos volver ahí donde empezó la historia de tu familia?

IG:–Digamos que soy un producto de Canal 10 (se ríe).

Si no hubiera sido por el canal no estaría acá…

Hablando en serio, es algo que me llena de orgullo y es un desafío importante por este motivo familiar.

Es un lugar que siento, prácticamente, como mi segunda casa. Iba de muy chiquito, he visto acontecimientos históricos.

La televisión en colores llegó el 1° de mayo de 1980, pero el Mundial ’78 se transmitió en blanco y negro para el país y en colores para el mundo.

A los canales empezó a llegar a un monitor la señal en colores, imaginate que estábamos acostumbrados al blanco y al negro.

Yo volvía a mi casa y al barrio y les contaba a mis amigos lo que había visto en Canal 10.

Y después otros acontecimientos acompañando a mi papá y a mi mamá, que también se dedicó a la escritura de literatura infantil.

Realmente me hace sentir muy comprometido y muy cómodo.

-¿Qué tres objetivos tenés para este año?

IG:-Otra parte muy importante de mi vida es Atlético Tucumán, también por mi abuelo, el mismo que me inculcó el peronismo me heredó la pasión por el club.

Uno de mis objetivos está vinculado a Atlético, ahora con el nuevo técnico, Omar de Felippe.

Sabemos que es muy difícil repetir las campañas realizadas con el “Ruso” Zielinski porque la vara está muy alta.

El objetivo es, con un poco de suerte, entrar a una copa internacional.

En lo personal tengo otras actividades, ejerzo como abogado y acompaño a mi amigo Javier Noguera, que es intendente de Tafí Viejo y uno de los cuadros importantes, que tiene proyección en la provincia.

Después lo que uno desea, es salud y superar esta situación de la pandemia.

AP/

Agenda Peronista
Copyright © 2019
info@agendaperonista.com.ar