El sociólogo y docente de la Universidad de la Plata, Walter Formento analiza el 2021

«ARGENTINA NEGOCIÓ DURO CON LOS BUITRES PERO LE FALTA EN EL RESCATE DE INDUSTRIAS DE PUNTA»

Por Aldo Battisacco

El 2021 «estará marcado por la gran crisis financiera de las dos potencias anglosajonas, Estados Unidos en una situación de guerra civil larvada, que permite avizorar un grado de que esta guerra sea abierta. Y por el lado de Gran Bretaña, se le dificulta todo.

Por Aldo Battisacco

Conclusión

28/01/2021

Enviado especial a Buenos Aires

 

 

 

El analista Thierry Meyssan sostiene que «Cada uno de los dos bandos  enfrentados en Estados Unidos –los ‎“jacksonianos”‎ y los ‎‎“neopuritanos” – pretendían liquidar al otro. ‎

Los jacksonianos hablaban de insurrección mientras que los neopuritanos apostaban por la represión, ‎pero ambos bandos se preparaban para el enfrentamiento.

Dos tercios de la ciudadanía ‎estadounidense venía preparándose para una guerra civil. ‎

El sociólogo Walter Formento, dialogó con Conclusión y expresó que en el marco de este contexto internacional difícil, el impacto de lo que acontece a nivel planetario rozará Argentina.

A titulo de síntesis realizó un balance de 2020 y lo que se avecina al evaluar que «el primer año» del oficialismo estuvo «marcado por la pandemia de coronavirus que se suma a la histórica pandemia del endeudamiento trasnacional financiero que ponía a la Argentina de rodillas frente a los buitres y grandes bancos internacionales británicos y norteamericanos».

Joe Biden, presidente de los EE.UU.

Por otra parte al gobierno se lo colocaba en «una situación de negociación permanente y en condición de debilidad con el FMI, gobernado por los grandes paises que están fuertemente impactados por los fondos financieros globales y buitres».

Para Formento fue una negociación «muy favorable, a causa de la experiencia de Alberto Fernández y Cristina Fernández que, desde la negociación de 2003 en adelante, permitió en un momento de fuerte crisis ir negociando y posponer los plazos del inicio de los pagos hacia 2025 y 2027 despejando la situación con lo poderes financieros globales», que «parecía imposible, en medio de una pandemia», porque «son los dueños de los grandes laboratorios y fabricantes de bacterias de las guerras biológicas y bacteriológicas».

El sociólogo, sostiene que se vieron fuertemente impactados de manera negativa estos poderes, y que se dio con un posicionamiento muy duro de China, Rusia, la India, Francia, Alemania e Italia y fundamentalmente del Papa Francisco», «que dejó a los fondos financieros globales debilitados» (y que esa debilidad fue aprovechada de manera contundente por el gobierno argentino)».

En el mismo sentido sostuvo que -por otro lado- la situación de pandemia generó una crisis de los actores globales al acelerarse un proceso de nacionalización de las decisiones política y particularmente el tema del Covid, que obligó a los gobiernos a recuperar instrumentos de soberanía para administrar la situación sanitaria».

Alberto Fernández, presidente de Argentina

Formento expresó que la administración sanitaria permitió a la Argentina «poner en marcha todo su sistema de salud publica y el asociado a las obras sociales sindicales, donde se avanzó contundentemente, y en medio de la pandemia argentina, recomponiendo su  capacidad sanitaria.

Por otro lado fortaleció pymes en una situación difícil, con auxilio y auxiliando a pymes industriales y tecnológicas y poniendo al Estado como un gran actor donde se pueden apoyar las pymes y potenciarse».

Y añadió que en este marco se «fortaleció incluso, la rearticulación del sentido común, que se había fracturado pos guerra de Malvinas en términos del mundo de la economía civil y militar, pero también de la política y de la cultura, porque vuelven a rearticularse».

Respecto de algunas oportunidades que se le presentaron al gobierno durante 2020, el docente apuntó que queda en el «debe», la posibilidad de haber acelerado las industrias estratégicas del Estado, golpeadas desde 1976 a 1991 y luego destruidas de raíz».

«También se perdieron oportunidades, porque el gobierno saliente, fuertemente vinculado a las estructuras militares y de inteligencia, de Gran Bretaña, Estados Unidos e incluso con Israel, con Lilita Carrió y Bullrich, dejaron campo minado en la AFI y otros organismos y empresas estatales testigos, como el comercio exterior y el sistema de transporte estratégico».

Por otro lado, en relación a los objetivos que se propuso el gobierno en 2021 tomando en cuenta la necesidad del pueblo, Formento señaló que «estará marcado por la gran crisis financiera de las dos potencias anglosajonas.

Por un lado, los Estados Unidos en una situación de guerra civil larvada, que permite avizorar un grado de que esta guerra sea abierta.

Por el lado de Gran Bretaña, se le dificulta todo a partir de la decisión  que tomo la Unión Europea, que tomaron Alemania Francia e Italia a la cabeza, en el modo del Brexit, entre intermedio y duro que debilitaron su posición».