Alicia Graciana Eguren, eso que llaman lealtad-/ 11 de octubre de 1925 - 26 de enero de 1977

POEMA PARA ALICIA

Por Jorge Giles

Cuando volvimos ese día por la noche, Alicia estaba descalza. Había regalado sus zapatos a una compañera que ya venía descalza del invierno anterior. “Me dio pudor mirarla”, dijo entre bronca y dolor. Yo me puse a llorar, disimulando

 

Por Jorge Giles

NAC&POP

27/01/2021

 

Alicia Eguren mostraba la bombacha sin querer cuando se sentaba

despatarrada

desenvuelta como un cordel.

Hablaba y daba vuelta el mundo

en un abrir y cerrar de ojos

cambiaba su eje de rotación y las estrellas bajaban a sus manos

«El Bebe me decía» y recitaba a Cooke de arriba abajo, ida y vuelta, sin respiros.

No tenía pudor bajo la pollera

y era libre de veras cuando sonreía.

Una vez fuimos al barrio en la Citroneta

no paraba de hablar

y recordaba al Che que era su amigo

y citaba a Fidel que fue su jefe en Cuba

y cruzaba sus piernas graciosamente mientras aseguraba que Perón iba a volver

a dos años vista del luche y vuelve.

Cuando volvimos ese día por la noche, Alicia estaba descalza.

Había regalado sus zapatos a una compañera que ya venía descalza del invierno anterior.

“Me dio pudor mirarla”, dijo entre bronca y dolor

Yo me puse a llorar, disimulando

ella hizo como que no se daba cuenta

pero al bajar me dijo suavemente:

“Una lágrima derramada a tiempo, siempre te ayuda a crecer”.

 

JG/

(Poema para Alicia Eguren, compañera de Cooke, poeta, escritora, militante peronista y revolucionaria, desaparecida el 26 de enero de 1977 y torturada en la ex Esma durante largos meses. Arrojada al rio desde un helicóptero de la dictadura, sigue viva entre nosotros)