La galería del horror del periodismo argento se engrosó notablemente en estos días

ANTE EL EXITOSO INICIO DE LA VACUNACIÓN DEL GOBIERNO, EL CORO OPOSITOR DICE LO CONTRARIO

Por Comuna

Los opositores partidarios y mediáticos más extremistas ya sentenciaron: el plan de vacunación del Gobierno es un fracaso. Esta embestida incluye a columnistas que pronostican la derrota electoral oficialista en 2021 y es simultánea a operaciones en el frente económico, en el que Clarín, Infobae y La Nación están coludidos con la patronal agraria y grandes empresas. La bandera de las clases presenciales está en las mismas manos opositoras

COMUNA

Operetas

17/01/21

(foto Ámbito)

CORO OPOSITOR: LA VACUNACIÓN YA FRACASÓ

Los opositores partidarios y mediáticos más extremistas ya sentenciaron: el plan de vacunación del Gobierno es un fracaso.

Esta embestida incluye a columnistas que pronostican la derrota electoral oficialista en 2021 y es simultánea a operaciones en el frente económico, en el que Clarín, Infobae y La Nación están coludidos con la patronal agraria y grandes empresas.

La bandera de las clases presenciales está en las mismas manos opositoras.

La campaña para desprestigiar la Sputnik V por su país de origen no desapareció del todo en estos medios, que siguen ofreciendo grandes espacios promocionales al laboratorio Pfizer.

Sin embargo, giran para reclamar que esa vacuna a la que rodean de las peores sospechas, también de la mano de Elisa Carrió, sea aplicada en las millones de dosis anunciadas por el Presidente.

Dados estos fines, presentaron de manera amañada y mentirosa el debate mundial al que se refirió Carla Vizzotti, sobre la posibilidad de avanzar primero en una vacunación más extendida de la primera dosis -de cualquiera de las marcas habilitadas-, para llegar a más personas con una inmunización parcial, de modo de contener el avance internacional de la pandemia.

El ataque incluyó títulos como “incertidumbre” y “desorientación”, la apelación en estos medios a “expertos” como el diputado Negri o el médico Rubinstein, cómplice del cierre del Ministerio de Salud cometido por Macri, y una crónica en Infobae de Letjman que, sin fuente alguna, cita supuestas frases críticas del presidente hacia Vizzotti.

El poco disimulado anhelo del fracaso gubernamental en un plan que busca salvar la mayor cantidad posible de vidas, y que afronta no pocas dificultades, similares a las que atraviesan todos los países, incluyó el altanero reclamo de renuncia del ministro González García y de la secretaria, lanzado el miércoles por Morales Solá en La Nación.

La estrategia incluyó jueves, viernes y sábado, poca o nula inclusión de la noticia del vuelo de Aerolíneas Argentinas que trajo la segunda dosis de las 300 mil vacunas.

  • El viernes Clarín en línea censuró la noticia de la partida entre sus 124 títulos de la mañana.
  • La Nación tampoco lo incluyó, entre sus 80 títulos.
  • Infobae le dio un lugarcito: el título 29 de su portal.

Había que llegar para verlo a la décima pantalla.

En cambio, la postura antivacuna de Carrió tuvo mucha más visibilidad.

El domingo el ataque exhibe cinco notas con descripciones idénticas.

  • Vexler, Van der Kooy y Roa en Clarín, y Nabot y Laborda en La Nación, dicen exactamente lo mismo: la marcha de la vacunación anunciada por el Gobierno no se cumple. “Lejos de lo prometido”, las 300 mil dosis son algo “apenas testimonial”, “marchas y contramarchas”, son frases repartidas entre estos redactores.
  • Y es una vacuna “floja de papeles”, tipeó Roa.
  • El Gobierno no consiguió “vacunas respetadas”, tipeó Morales Solá.
  • También en este plano, lanzó Laborda en La Nación, el Presidente ejerce el “liderazgo de la simulación”.

En este concierto férreo solo hubo un par de deslices: alguien en Infobae se atrevió a publicar que Canadá, que reservó una cantidad de vacunas muy superior a las que el país necesita, tiene problemas graves para aplicarlas.

El jueves en La Nación, Pagni confiesa que Pfizer no garantizará al país la provisión de vacunas por más que se superaran los desacuerdos sobre el contrato.

Es imposible saber a nombre de qué interés el comentarista desliza esta versión contra el laboratorio más reivindicado por el diario en el que trabaja.

Varios columnistas de los tres medios están de parabienes con el resultado de la disputa más reciente entre la patronal agraria y el Gobierno, por el retroceso oficial en la decisión de cerrar la exportación de maíz, dados los precios abusivos impuestos al mercado interno.

Sin embargo, se apropiaron por completo del enunciado “vamos por todo” que tanto le reprochaban a Cristina Kirchner: reclaman por las tarifas de todos los servicios y, como escribió Fernández Blanco en Clarín, hay una “bomba” en la política económica oficial. “Alarma” entre empresarios, repitió el diario el viernes, aunque agregando la coincidencia en esta postura de los sindicalistas de la CGT que están de amigos con los cabecillas de la Asociación Empresaria Argentina.

Siempre en lucha contra el Gobierno, los medios y Juntos por el Cambio manipulan con comodidad la bandera del regreso a las aulas, que hasta Mauricio Macri se da el lujo de hacer flamear.

  • Después de que el Gran Turista difundió alguna frase al respecto, La Nación llevó el tema a título principal del viernes, día en que el presidente del club River, D’Onofrio, puso las instalaciones del club al servicio de Rodríguez Larreta, para que alardeara sobre el mismo tema.
  • Clarín hizo lo suyo en un suelto escrito en La Plata que habla de “presión” gremial contra la apertura en marzo, aunque luego uno se entera de que lo que ocurre es que los sindicalistas preguntan sobre las medidas de prevención por COVID.
  • Infobae hizo su “aporte” el sábado, en una nota en la que la peor parte se la lleva CTERA.
  • La Nación coronó el domingo con una foto en portada según la cual hay niños y niñas asistiendo en pleno verano a escuelas porteñas.

Por supuesto, ninguno de estos medios se pregunta si las autoridades que cacarean con las clases presenciales tendrán la mínima capacidad para cuidar la salud de chicas y chicos.

Tal vez por eso mismo el contagio de COVID de Soledad Acuña, conocida por odiar a docentes pobres y armar listas de pibes y pibas de centros de estudiantes, tuvo paso fugaz por sus espacios informativos.

La galería del horror del periodismo argento se engrosó notablemente en estos días. Unos casos:

– En Clarín, Zuleta aplicó el lunes la línea “insultemos al presidente”, que desarrolló el domingo 10 Van der Kooy con la manipulación de un reportaje a Fernández: escribió que el mandatario sí indultará a los presos políticos, y la “demostración” está dada en que dijo que no lo hará.

– El jueves Roa elogia a jugadores y al DT de River por no quejarse por el uso del sistema VAR en el partido de la noche anterior en Brasil, para decir que “la política” debe aprender de ellos. Sin duda, un DT de la filosofía política.

– Letjman tituló que el Presidente “analiza el futuro de varios funcionarios”.

El incauto lector cree que habrá relevos, obvio.

Sin embargo, la nota dice que el canciller “se equivocó” pero seguirá.

Ginés “se equivocó” pero seguirá. Vizzotti “se equivocó” pero seguirá.

– El domingo Clarín publica título y foto para llevar a pensar a sus rehenes que una manifestación “K” por Milagro Sala dejó gran cantidad de basura frente a Tribunales.

Recién entrando a la nota se explica a medias que fue un gesto simbólico, para manifestar lo que buena parte de la población argentina piensa de la Justicia y de la Corte.

– El domingo, Sirvén pretende en La Nación analizar las elecciones 2021 y dice lo que ya se sabe de memoria, que es clave la Provincia de Buenos Aires.

Con la brutalidad propia de quien quiere ser digno miembro de la casta oligárquica a la que por cuna no pertenece, habla de “ese territorio inviable en cuyo africanizado conurbano se deciden electoralmente los destinos de la Patria”.