Gamaleya, el laboratorio que desarrolló la Sputnik, fue fundado en 1891.

SOBRE LA VACUNA RUSA

Dimitri Mendeleev (FOTO) era un científico brillante del siglo XIX. Y era ruso. Inventó la tabla periódica de los elementos que todavía se usa hoy. Y los ordenó por masa atómica, décadas antes de entender como funcionan los átomos. Un verdadero genio.

NAC&POP

28/12/2020

Dimitri Mendeleev 

Mendeleev era un científico brillante del siglo XIX. Y era ruso.

Inventó la tabla periódica de los elementos que todavía se usa hoy.

Y los ordenó por masa atómica, décadas antes de entender claramente como funcionan los átomos.

Y sabía que debían existir elementos que en esa época no se conocían, así que dejó en blanco los espacios que debían tener.

Con el transcurrir de los años, esos elementos se fueron descubriendo y los lugares en blanco previstos se fueron llenando.

Hoy no hay elementos desconocidos.

Y no solo eso, por el lugar que ocupaban los espacios en blanco, no solo predijo que debía existir un elemento aún desconocido, pero definió las características que iba a tener ese elemento.

Un ejemplo es el espacio dejado en blanco al lado del Silicio.

Dijo que debía existir un elemento «exo-silicio» en ese lugar y que iba a compartir ciertas propiedades con el silicio.

Años después se descubrió el germanio, que comparte las características del silicio que señaló don Dimitri.

Un verdadero genio.

En Argentina, Marcelo Longobardi, Ernesto Tenembaum y Alfredo Cornejo, entre muchos, cuyos aportes a la humanidad aún están por aparecer, dudan de la vacuna rusa.

Y sin otro argumento visible que el hecho de ser rusa.

Gamaleya, el laboratorio que desarrolló la Sputnik, fue fundado en 1891.

Nikolai Gamaleya fue un microbiólogo ruso que estudió y trabajó al lado del químico francés Luis Pasteur y en 1886 inauguró el segundo centro de vacunación mundial contra la rabia.

El laboratorio que lleva su nombre tiene la «librería» de virus más grande del mundo.

Lideró existosas campañas contra el tifus, la difteria, cólera y otras epidemias.

Desde los 80 del siglo pasado lidera la investigación en vacunas basadas en la plataforma de adenovíruses.

En 2015 registró con éxito una vacuna contra el ébola de la cual tiene una patente mundial.

Esta misma plataforma se usó para el desarrollo de la Sputnik-V y también para vacunas contra el Síndrome Respiratorio de Medio oriente (MERS) y la influenza.

Ahora, en vos está creerle a 2 periodistas mediocres sin especialización alguna y un dirigente opositor de segunda línea u otros ilustres como Carrió, Etchecopar o quien se te ocurra mientras paralelamente te propones no usar barbijo y respirar a 30 cms de tu interlocutor.

Y no te olvides de la clásica: «este es un país de mierda»