Contenido político-deportivo -peronismo en esencia- remitida a la vida de los clubes y notables protagonistas de la «cultura popular»: pasado y presente

LOS 40 AÑOS DE «MUNDO AMATEUR» EN LA DIMENSIÓN DE VÍCTOR LUPO

Por Jose Luis Ponsico*

 Se cumplen 40 años de «Mundo Amateur» publicación periodística, política y deportiva remitida a la vida de los clubes y notables protagonistas de la «cultura popular» realizada por Victor Lupo (FOTO)

 

Por José Luis Ponsico (*)

La Otra Mirada

15/12/2020

Se están cumpliendo 40 años de «Mundo Amateur» publicación periodística, contenido político-deportivo -peronismo en esencia- remitida a la vida de los clubes y notables protagonistas de la «cultura popular»: pasado y presente. La gran aventura del dirigente tucumano Víctor Lupo.

Por afuera del circuito -«industria gráfica comercial»- instrumento de formación «anti sistema».

Unas 32 páginas. Fotos, imágenes que documentaron en cuatro décadas momentos de promesas.

La increíble variedad de deportes «no espectáculo».

Lejos del fútbol grande que ilumina al resto

Cuando nació Víctor Francisco Lupo la Argentina crecía como país soberano. Comienzo de los 50, «Primer Plan Quinquenal», 1947-52.

Tiempos de la post guerra en Europa casi 40 millones de muertos.

Llegaron miles de inmigrantes.

La «hambruna» e ilusión de vivir en América.

El peronismo había iniciado una transformación política y social de impronta revolucionaria «sin disparar un tiro», diría el historiador entrerriano Fermín Chávez.

Hoy, el autor de «Historia política del deporte argentino» 2004, «Corregidor», tiene 70 años.

«Historia política del deporte argentino» fue una muestra del compromiso de Lupo

San Miguel de Tucumán tenía gran base deportiva.

Los clubes de barrio atrapaban a pibes como en todo el país.

Entre los obreros comunistas de la década del 20 y la irrupción del peronismo, fines de los 40, se multiplicaron las entidades barriales.

Aquéllos cerca de las fábricas: «El Porvenir», Gerli, «Claridad», en Alsina. «Estrella Roja», Avellaneda. «Fuerza y Sudor», Lanús. «Ciencia y Labor» años de «década infame».

El resto con el peronismo, lugares donde las clases sociales se integraban.

Lupo sostuvo desde pequeño «la columna» básica de la vida en chico de provincia: tradición católica, apegado a su familia, los afectos; repartiendo su tiempo entre la escuela, el club de barrio y el básquetbol, gran pasión.

Su ídolo el «Yuco» (Felipe) Fernández integrante del seleccionado que obtuvo medalla de Plata, Panamericanos de México, marzo del 55.

Una virtual primera generación «dorada» en el baloncesto.

Oscar «Pillin» Furlong, Leopoldo Contarbio, el «Negro» Ricardo González, Omar Monza, Raúl Pérez Varela, Alberto López, Roberto Viau, luego Miguel Ballícora, con el «Mandrake» (Mago) Ricardo Alix.

Los 50.

«Tiempos del mí club «Redes Argentinas» en «Villa 9 de Julio» barriada en San MIguel donde los pibes vivíamos aquélla Argentina que remitía a una fiesta. Sin pobreza ni desocupación.

Una creciente industria nacional. En 40 manzanas fabriles en Córdoba se fabricaban autos, camionetas, tractores, hasta el avión Pulqui», comentó Víctor muchas veces.

«Recuerdo la Rastrojero, la Estanciera, las motos Puma, el «Kaiser Carabela», antes el llamado «Graciela» o «Institec» de la IKA. Industrias Kaiser Argentina. Se estima 20 mil obras públicas entre 1947 y 1952.

«Perón cumple. Evita dignifica» lema de una infancia feliz», añade.«El «Yuco» Felipe Fernández gloria de Tucumán, de nuestro barrio», se ufanó en otras.

Con gran estatura, menor clase, Zoilo Domínguez, diez años más tarde

El impacto -su recuerdo-  «la  década infame» de otro tucumano José Luis Torres, al que un joven oficial Juan Perón, 1940, recomendaba leer.

Un trabajo «Algunas maneras de vender la Patria», escribió el escritor nacionalista.

La caída del peronismo en el 55 lo impactó siendo niño.

Creyente, pibe comprometido, colegio de Curas, deportista, Creció con el fuego sagrado. Lo que el Papa Francisco patentizó a los jóvenes: «Hagan lío», 50 años después

Lector de «los clásicos»: «Conducción  Política» y «La Comunidad Organizada», cuando llegó al Secundario. Sólido en su formación siendo un pibe. Siempre lúcido

Los gobiernos militares forjaron una generación de jóvenes peronistas cultos en la vida política.

Universitarios, delegados obreros, atraídos por la Historia y las organizaciones sociales.

Todos «perseguidos» políticos.

Lupo entre ellos

Los primeros años de «Mundo Amateur» marcaron un camino que continúa

La iglesia Católica apoyó siempre a los movimientos juveniles.

Lupo alcanzó su primera etapa como dirigente a los 17 años.

Apenas

Hablar o escribir sobre «Mundo Amateur» es hacerlo como si fuera el  «Billiken» del deporte amateur; para los niños en su formación, genialidad del fundador de Editorial Atlántida, Constancio Vigil.

El «padre» de todos en la gráfica.

Algo distinto.

Una versión no comercial del «Deporte como Escuela de Vida».

Una de las consignas del primer peronismo.

Cuando el General Juan Perón y su amada «Evita» impulsó los Torneos Infantiles en el 49.

La etapa del médico santiagueño Ramón Carrillo, también «padre» en la Medicina Hospitalaria.

Amigo del Coronel Perón en la breve estada en el Hospital Militar, previo al «Hongo de la Historia», el 17 de octubre del´45.

De pronto, el profesor Jorge Canavesi, artífice de la selección de básquetbol que ganó aquí el Mundial del 50.

Otro docente contemporáneo, Profesor Norberto Zen, su amistad con Estanislao Villanueva, popular «Villita».

La «tropa» de Víctor

Todos jóvenes peronistas: Maité Robillard, Rodolfo Gold, Mario Baizán, Daniel Rodríguez, luego dirigente sindical en Mar del Plata; concejal del PJ y FpV. también diputado provincial, en el primer gobierno de Néstor Kirchner

Con ellos, el periodista Alejandro Delgado Morales, su esposa Luisa Niglia, el actor Alberto Benegas, inolvidable «Golo» de «Tiempo de revancha» y el cantautor Mario Cabrera.

Versión masculina de «la Negra» Mercedes Sosa.

Valiosos tucumanos.

Mary Terán pagó caro su peronismo y Lupo no descansó hasta reivindicarla

 

Guillermo Vilas padecía un conflicto con la dirigencia del Tenis.

Lupo organizó un movimiento de respaldo al «Gran Willy».

Junto 3.500 firmas.

Desde Osvaldo Suárez, Jorge Batiz hasta el plantel de River, con Angel Labruna

Una de las firmantes notable Mary Terán de Weiss.

Cultivó amistad con Lupo.

Al punto que Víctor homenajeó a la «Maradona» del tenis argentino de los 40

Pagando un alto costo, ella, por «ser peronista».

Triste, viuda, olvidada.

A su trágico fallecimiento -Mary se suicidó en Mar del Plata, en el 84, con 66 años- Lupo llevó la reivindicación a la Cámara de Diputados y la Ciudad Autónoma honró al estadio del «Parque Roca» con el nombre de Mary Terán de Weiss.

Sus pares el mendocino Carlos Toyama, el «Lungo» ingeniero Jorge Becerra, notable pasado, basquetbolista de Obras Sanitarias, selección nacional, en los ’70.

Casi dos metros de estatura, enorme capacidad como dirigente deportivo y politico.

Sin olvidar a otros que acompañan a Víctor desde su llegada a la Capital Federal, perseguido por la dictadura en el 76.

Muchos apoyaron su gestión como funcionario junto a Fernando Galmarini: el Mundial de Básquetbol, 1990.

El CENARD 1992 y la puesta en funcionamiento de la Ley de Perón.

El jujeño Eduardo Cavadini, diputado nacional PJ. fallecido como Toyama y no hace mucho el actor peronista, Edgardo Nieva, creador con Leonardo Favio del personaje de José María Gatica, llevado al cine.

Antes, la obra cumbre del autor «Sinfonía de un sentimiento», donde toda la generación de Víctor se reencuentra con los años de lucha. Creador de la Liga Justicialista del Deporte.

El instrumento político de los 70 y 80.

En la última etapa con el Cura villero, Padre Pepe (José Di Paola) el «Movimiento Social del Deporte».

Crítico de la gestión del ex banquero, hombre de Hipismo, Gerardo Wertheín en el Comité Olímpico.

«El deporte en la cultura del encuentro» escrito por Lupo en «clave Francisco»

 

Lupo cultor de la Ley del Deporte del 74 en la vuelta del General Juan Perón a su Patria.

El tratado más completo en modo de Legislación.

Su recorrida con el ex diputado «K» Gómez Bull para actualizar la ley en 2015.

Aventura política sin desmayo.

No reglamentada por gobiernos antipopulares.

Su ciclo, momentos, funcionario de Deporte de la Nación de los 90, para la silenciosa gestación del CENARD la obra. Centro de Alto Rendimiento Deportivo.

Un hallazgo.

A 45 años del viaje de Tucumán a la Capital -como Ramón Carrillo cuando salió de Santiago del Estero- «el Víctor» así lo llaman aún sus seres queridos en sus pagos vive la incansable travesía de cultivar el deporte como los clasicos peronistas.

Tucumán, la historia política, el deporte, el espectáculo, sus protagonistas destacados, 200 años.

Desde Juan Bautista Alberdi, Julio Argentino Roca, el citado José Luis Torres -murió en la pobreza, olvidado- «Palito» Ortega.

Con ellos, el duro Rafael Albrecht, la increíble voz de la «Negra» Mercedes Sosa, cien deportistas recordados por Lupo en uno de sus seis libros.

Donde aparecen David Iñigo, el «Turco» Alí, «Pepe» Solórzano, entre otros

Ellos, en intercambios, la ex tenista Mercedes Paz en su testimonio, sostienen: «Víctor Lupo estará siempre en el corazón de los tucumanos».

El retrato va con el recuerdo del dramaturgo alemán Bertolt Brecht:

Escribió hace algo más de un siglo: «Hay hombres que luchan un día y son buenos; hay otros que luchan un año y son mejores; hay quiénes luchan muchos años y son muy buenos», decía Brecht.

«Pero existen hombres que luchan toda la vida -escribió el cultor de avanzada en luchas sociales- esos hombres son imprescindibles», Víctor Lupo está entre ellos para los que lo conocemos desde hace medio siglo.

JLP/

(*) Columnista de La Señal Medios. Libre Expresión, la Nac&Pop y Mundo Amateur