Estamos haciendo lo que vinimos a hacer, mientras otros esperan otras cosas.

PUENZO INFORME DE GESTIÓN

Por Luis Puenzo

Los que fingen no entenderlo porque la caja es grande y puede ser más grande, si consiguiéramos gravar a las plataformas de streaming. Los que no quieren dejar de llevarse el dinero del Estado, a veces asociados a empresas extranjeras.

Por Luis Puenzo

INCAA

15/12/2020

Es difícil comenzar un Informe de Gestión como si fuera un descargo, cuando estamos haciendo lo que vinimos a hacer, mientras otros esperan otras cosas.

Estoy en el INCAA porque algunos amigos, colegas de mi generación, me convencieron.

Sobre todo Pino, que recordó nuestro trabajo por la Ley de Cine, con su seguridad de siempre, apostando a que era ahora o nunca.

Que es, debo decírmelo en tiempo Presente, honrando aquel momento.

Que es necesario hacer lo que hay que hacer, ahora.

Como una tarea más de un Gobierno que se cargó el país al hombro.

Los fondos que conseguimos desde la promulgación de la Ley, entre otros logros, fueron siempre los mismos a lo largo del tiempo.

Año tras año promediaron unos cincuenta millones de dólares.

Pero ahora las películas cuestan por lo menos el doble y los cineastas somos diez veces más.

Enhorabuena, si sabemos donde estamos parados. Una bomba de tiempo, si no lo entendemos.

¿Y hay alguien que no quiera entenderlo?

Si, claro.

Los que fingen no entenderlo porque la caja es grande y puede ser más grande, si consiguiéramos gravar a las plataformas de streaming.

Los que no quieren dejar de llevarse el dinero del Estado como lo han hecho siempre.

Los que han fomentado el trabajo precario a espaldas de los sindicatos, a veces asociados a empresas extranjeras.

Los que no quieren la reconstrucción de una industria que puede volver a serlo, si conseguimos recuperar y actualizar una cultura del trabajo que nos viene de lejos.

Y por otra parte, quienes les creen lo que dicen, como si el cine pudiera ser ajeno al país, a nuestra economía quebrada, a la pandemia que sumó dificultades enormes.

Si bien la Ley existe desde el ́94 y las modificaciones introducidas por la Ley de Medios son del 2009, suele ser ignorado que el único aporte que el INCAA está facultado a hacer, además de lo que destina al fomento de películas, es a las obras sociales sindicales.

Como lo hizo varias veces este año y lo hará una vez más.

Con respecto a los aportes destinados al fomento de películas, solo pueden ser destinados a las producciones, no a las productoras.

Este organismo solo puede destinar fondos a proyectos en curso, según los presupuestos aprobados, al solo efecto de ser utilizados en dichos proyectos y no para solventar otros gastos ni costos empresarios.

En cuanto a otros aportes, la ley solo autoriza los fondos destinados al equipamiento industrial, otorgados en forma de préstamos y no de subsidios.

En este marco determinado por las facultades que otorga, con límites precisos, la legislación vigente, debe leerse la siguiente información.

En nuestro primer Informe de Gestión informamos la situación del INCAA al iniciarse el año 2020 y la decisión no objetada de pagar las deudas atrasadas.

Desde entonces, a lo largo del año, los pagos realizados por el INCAA al sector de la producción, por proyectos en curso, son $ 1.255.437.155,52 según puede verse a partir de estos links:

Se incluyen pagos parciales de subsidios otorgados en 2020 a setenta y tres películas nacionales en virtud de su estreno en el programa JUEVES ESTRENO en las pantallas del INCAA.

A las que se sumaron nueve películas más, estrenadas en fechas simultáneas a su presentación en el Festival Internacional de Mar del Plata.

Lo que hace un total de ochenta y dos películas nacionales beneficiadas con el acceso al subsidio por medios electrónicos a pesar del cierre de las salas.