Un año fatídico. En poco tiempo nos dejaron Amadeo Carrizo, el «Trinche» Carlovich, Silvio Marzolini, Osvaldo «Chiche» Sosa, Diego Maradona y ahora Sabella.

SABELLA Y SU FÚTBOL ELEGIDO PRIMERO POR SÍVORI Y DESPUÉS POR BILARDO

Por José Luis Ponsico

Hoy, el fútbol argentino llora a Sabella como hace dos semanas al genial Diego Armando Maradona. Uno del barrio paquete de Belgrano, otro de la villa en el suburbio de Lanús, Villa Fiorito, calles de tierra. El fútbol de dos zurdos geniales no conoce fronteras.
Se fueron antes de tiempo

 

 

Por José Luis Ponsico *

Libre Expresión

Diciembre 8 2020

En el 74 Enrique Omar Sívori, gloria de River, selección nacional, Juventus y Nápoli, reemplazó a su amigo Néstor «Pipo» Rossi, consejero de toda la vida, DT. en el «millonario». Por entonces, Norberto Alonso estaba instalado como zurdo lujoso  con 20 años. River había transferido a Eduardo Anzarda. Pero asomaba Alejandro Sabella, 19 años. Favorito de Sívori.

La base riverplatense promovida por el brasileño «Didí» (Waldir Pereira) no dejaba demasiados lugares. En la punta otro zurdo Jorge «Vitrola» Ghiso -con Alonso llevados a la selección por el propio Sívori, inolvidable amistoso contra Alemania Occidental, Estadio Olímpico, Munich, Argentina ganó 3 a 2- un año antes- igual el genio de San Nicolás apostó por Sabella

Jugador fino, sutil, muy habilidoso, pisada, enganche, estatura mediana. No bajaba demasiado ni quitaba. Enseguida, le quedó «Pachorra» de apodo. La llegada por tercera vez de Angel Labruna a River  DT. coincidió con un gran momento del «Beto» Alonso. En el 75 el 10 y el Negro Jota Jota López, cerebro y conductor, inamovibles. Sabella entraba un rato.

Sivorí lo vio, lo eligió y lo catapultó a la primera de River

En el 76 Alonso transferido al fútbol de Francia y Pachorra titular. Antes, un golazo a Huracán, con el regreso de Agustín Mario Cejas al arco en el Estadio Tomás A. Ducó,  después otro gol recordado, de derecha a Racing, que en el Monumental ganaba 2-0 y River lo dió vuelta 4-2 con grandes actuaciones del propio Sabella y Daniel Passarella. Amigos para siempre.

A fines del 77 volvió Alonso de Francia. El pibe de Los Polvorines no se adaptó al mundo europeo. Extrañaba mucho. Sabella imagino, al revés del Beto, su futuro en Europa. River aceptó una oferta de un millón y medio de dólares, tiempo del Mundial 78 y se lo llevó el Sheffield que quería ascender a Primera. Sabella figura en Londres

Carlos Bilardo había dejado de jugar a fines del 70. Formado por Osvaldo Zubeldía el «Narigón» quería dirigir Estudiantes de La Plata. Al tiempo lo logró. En el Nacional 75 con un equipo sin grandes figuras resignó en la última fecha la chance del título.

El bicampeonato de River, logrado en cancha de Ñuls, contra Rosario Central, recién en el último minuto: José Pepona Reinaldi.

Bromas aparte -Reinaldi había convertido contra Estudiantes, «Viejo Fortín» de Vélez- todo River festejó aunque el rubio ex Belgrano de Córdoba tomó el centro de Juan José López, volcado a la izquierda, le dio mordido de zurda. Lo que descolocó al arquero Ricardo Ferrero, de Central, apodado el «Oso». El torneo se definió en el último minuto.

En el Sheffield en los tiempos de la «armada» argentina en Londres: Marangoni, Ardiles y Villa daban cátedra

Bilardo dirigió a Estudiantes en la Copa Libertadores del 76. Contratado en Cali avisó que volvería al Pincha si se complicaba con el promedio. Lo hizo en el 81. La figura otro zurdo lujoso: el nicoleño Patricio Hernández. Tasado en 4 millones de dólares vendría el Torino de Italia a buscarlo. 1982, cuando César Menotti lo había convocado a la selección.

La dirigencia comunicó al DT que la llegada de algún refuerzo dependía de la transferencia de Hernández. Bilardo sabía que Sabella quería volver. No quiso esperar. El 1ro de enero del 82 tomó un avión rumbo a Londres con una tarjeta de crédito Mastercard. Valor de base muy inferior al pedido de los ingleses que rondaba el millón de dólares.

Durante dos días entre Sabella y Bilardo convencieron a los británicos de un pago anticipo y el resto girado por Estudiantes, cuentas bancarias. El DT. se trajo al 10. El Mago la rompió. El «Narigón» buscó a Marcelo Trobbiani libre de Boca y con Miguel Russo mediocampista de marca y otro zurdo, José Daniel «Bocha» Ponce armó un equipo que ganó dos torneos.

Con el tiempo la escuela Pincharrata permitió a Sabella junto a sus ex compañeros Julián Caminos y Claudio Gugnali, dirigir a Estudiantes. Siendo funcionario de Deporte de la provincia de Buenos Aires, Bilardo sugirió a la directiva Pincha la contratación de los tres. No se equivocó. Estudiantes había ganado con Diego Simeone 06, regreso de La «Brujita» (Juan Sebastián) Verón, repitió.

Bilardo lo eligió para armar su Estudiantes multicampeón

Por partida doble y hasta casi triple -el memorable Barcelona de «Pep» Guardiola pudo con Estudiantes en el minuto 112, final del Mundial de Interclubes- ganando antes torneo de AFA. con Sabella DT. y Copa Libertadores con Verón deslumbrante. Al que el propio técnico consideró «el mejor futbolista de la historia contemporánea en el club «pincharrata». Corría 2009.

En la selección 2011-14, bromas de Sabella etapa de clasificación: «Un sector importante de la prensa -decía sus amigos- no me quiere por ser discípulo de Carlos Bilardo, la pertenencia a Estudiantes y encima yo apoyo a Kirchner y soy admirador de Cristina. Para ellos no tengo virtudes» sonreía Alejandro. Tipo entrañable.

Hace 45 años el fútbol argentino daba algunos conciertos -hoy no se ven tantos- al margen de Alonso y Sabella. En Ñuls, el zurdo Mario Zanabria, ex Unión de Santa Fe, la tenía atada. Un poco antes, Miguel Angel Tojo, ex Ferro, luego integrante de Los Matadores de San Lorenzo, campeones invictos en el Metro 68. Todos zurdos, un poco antes de la llegada del genio Maradona.

A los 66 años víctima de una enfermedad cruel murió Sabella -quizá afectado desde el Mundial de Brasil 2014; el título se escapó otra vez en tiempo suplementario- dos trampas del destino. Final perdida sobre la hora con Estudiantes ante Barcelona de España. Y luego con la selección en Brasil -Argentina tuvo tres chances; Alemania dos- en una final apasionante.

«Nunca disfruté la selección como con él» fue el homenaje de Messi a Pachorra

Hoy, el fútbol argentino llora a Sabella como hace dos semanas al genial Diego Armando Maradona. Uno del barrio paquete de Belgrano, otro de la villa en el suburbio de Lanús, Villa Fiorito, calles de tierra. El fútbol de dos zurdos geniales no conoce fronteras.

Se fueron antes de tiempo

Un año fatídico para todos. En poco tiempo y en plena pandemia, nos dejaron Amadeo Carrizo, el «Trinche» Carlovich, Silvio Marzolini, Osvaldo «Chiche» Sosa, Diego Maradona y ahora Sabella. Para llorar.

 

  • Columnista de La Señal Medios, Libre Expresión y Mundo Amateur