Jorge Bergoglio le ha recordado a la humanidad que la Iglesia que conduce, además de creer, piensa.

EL PERONISMO ELABORA FUTUROS EN TIEMPO PRESENTE

Por Gabriel Fernández *

La decisión del Papa Francisco sobre la convivencia civil de personas homosexuales –lo cual incluye aquello de “son hijos de Dios”- es una valiente introducción de la razón en un ambiente cultural que, de tan transicional, ha derivado en el disparate y la combinación de frases tajantes con creencias ligadas al comercio.

Por Gabriel Fernández *

La Señal Medios

22/10/2020

La decisión del Papa Francisco sobre la convivencia civil de personas homosexuales –lo cual incluye aquello de “son hijos de Dios”- es una valiente introducción de la razón en un ambiente cultural que, de tan transicional, ha derivado en el disparate y la combinación de frases tajantes con creencias ligadas al comercio.

Era necesario romper esa contradicción loca: trabajamos y dialogamos a diario con personas que han optado por relaciones no heterosexuales, pero después cuestionamos sus decisiones.

En definitiva, que cada uno lleve su vida personal como mejor le plazca sin avasallar a los demás.

Esta afirmación no nos induce a manifestar acuerdo con el absurdo no lenguaje inclusivo ni a admitir que el tema género resulte prioritario en la construcción de la agenda política.

Sólo contribuye a apuntar que hombres y mujeres tienen derecho a realizar sus vidas del modo deseado; y que merecen ser respetados por ello.

Jorge Bergoglio le ha recordado a la humanidad que la Iglesia que conduce, además de creer, piensa.

Como los debates cruzados laten en medio del puente inestable que la humanidad construye para salir de la hegemonía rentística anti laboral hacia un mundo con producción y empleo, del interior de la decisión surge otro asunto.

Se trata del debate sobre el aborto. Reiteramos nuestra posición, esperando que la misma –en este caso- no sea considerada por la Iglesia pero sí por los sectores que operan en el mundo político y que para sus propuestas toman en cuenta las consideraciones científicas.

A comienzos de marzo del año en curso publicamos, y hoy reafirmamos, estas líneas: https://redaccionrosario.com/2020/03/09/apuntes-sobre-la-discusion-del-aborto/

Allí se indica que todo el problema radica en la potenciación del concepto Libre en la eventual normativa.

La consideración de situaciones violentas –básicamente violación-, médicas –riesgo para la madre-, pero también sociales, permitiría brindar una cobertura comprensiva y legal a las decisiones que se adopten sobre el embrión.

Así habría muy pocos casos en los cuales se encontraría un conflicto directo.

Al dejar la determinación absoluta en manos de una persona el proyecto dejaría de lado la participación de los especialistas imprescindibles ofrecerían al Estado la posibilidad de resolver sin colisionar con sus propios preceptos constitucionales.

Más claro: ninguna decisión sanitaria puede ser individualmente Libre al punto de excluir a la Medicina y a la Justicia de su aplicación.

Sí debe resultar Segura y Gratuita.

Los polemistas están emperrados en dejar de lado el razonamiento y situar el debate en Sí o No, transformando un tema de Salud Pública en bandera ideológica.

Es curioso, pero al negarse a debatir a fondo se empardan con quienes niegan la asistencia de los médicos cubanos por comunistas, la vacuna de Oxford por liberal o la elaborada en Rusia por tratarse de un intento vladimiro de influir sobre nuestra realidad.

Ahora bien: el renovado hostigamiento contra la figura del Papa Francisco muestra el trabajo múltiple que a lo largo de la historia ha recibido el peronismo.

Liberales, nacionalistas e izquierdistas, con argumentos distintos, la emprenden con energía con el objetivo no declarado de dinamitar al principal constructor de ese puente entre épocas citado en un párrafo anterior.

No está mal, dado nuestro uso y costumbre, pues brinda volumen a la defensa del accionar papal.

En especial porque todos los críticos pretenden tironear la historia hacia atrás y, como se sabe, el peronismo siempre abre las puertas del tiempo, se anticipa y elabora futuros en tiempo presente.

GF/

 

  • Director La Señal Medios