Me subí y entre los pibes descubrí que estaban mis propios hij@s y muchos viejos compañer@s de viaje.

EL MISMO AMOR, LA MISMA LLUVIA *

Por Mario Casalla*

En esta mañana de domingo gris y con lluvia en Buenos Aires, a 48 hs del aniversario de Nestor, me llegan algunos recuerdos al galope. Me dí cuenta que su paso estaba lleno de jóvenes (como habia sido yo en los ’60) que si les hablaba escuchaban y contestaban, que arriba había de todo y para todos los gustos y que -tambien como siempre- habría que seguir dando discusióm adentro y batalla afuera.

Por Mario Casalla

NAC&POP

25/10/2020

Como yo venía de una generación anterior (que tuvo un trato más vívido y personal con Perón y con la historia inicial del peronismo y sus mitos fundadores) al principio me costaba «digerir» al gobierno de Néstor.

Tenía yo la vara demasiada alta y la mirada puesta en el lugar inadecuado: el pasado.

Y -cuando una injusta melancolía empezaba ya a roerme el alma- me salvó aquella frase de un compañero sindicalista y docente que me mostró (de golpe y sin preámbulos intelectualoides) que el kirchnerismo era el PERONISMO POSIBLE hoy, aquí y ahora.

Y que el peronismo es así, no te espera, ni te ruega.

Te tiende fuerte una mano y te invita al subirte al camión que pasa por el frente de tu casa.

¡Tómelo o déjelo!.

No te ruega, pero después no te suelta.

Y eso sí que yo lo sabía desde los 14 años, cuando lo descubrí en el barrio, en la escuela secundaria y en el camión de mi papá Mario que apuntaba sin alaracas para ese mismo lado: lo popular.

Recuerdo que me dijo algo así como: mire compañero, si a usted lo invitan a un club de basquet, no puede protestar porque tocan la pelota con la mano!

Lo importante es que son los colores de su mismo club, que la pelota es la misma (aunque no sea igualita) y que la patente del camión sí es igual y va para el mismo lado.

Cuando me subí me dí cuenta que estaba lleno de jóvenes (como habia sido yo en los ’60) que si les hablaba escuchaban y contestaban, que arriba había de todo y para todos los gustos y que -tambien como siempre- habría que seguir dando discusióm adentro y batalla afuera.

Con el mismo enemigo.

Entonces no dudé, me dije éste es mi colectivo!.

Me subí y entre lo pibes descubrí que estaban mis propios hij@s y muchos viejos compañer@s de viaje.

Y entonces sí, me sentí otra vez en camino.

Aún cuando cada tanto tenga que protestarle al chofer, lo cual se puede (y se debe) porque se trata de esa cosa tan especial llamada peronismo, donde todos los días hay motivos para rezongar y para alegrarse.

Lo más parecido a la vida posible y real.

MC/

NOTA DE LA NAC&POP: El Título alude a una película del mismo nombre donde actían Ricardo Darín y Soledad Villamil, cuya escena más significativa reproducimos. El título de la película alude a una parte de la letra de un tango de Enrique Cadícamo «Por la Vuelta» que dice así: ¡Afuera es noche y llueve tanto!…/ Ven a mi lado, me dijiste, / hoy tu palabra es como un manto… / un manto grato de amistad… // Tu copa es ésta, y la llenaste. / Bebamos juntos, viejo amigo, / dijiste mientras levantabas / tu fina copa de champán… // La historia vuelve a repetirse, / mi muñequita dulce y rubia, / el mismo amor… la misma lluvia… /el mismo, el mismo loco afán… // ¿Te acuerdas? Hace justo un año / nos separamos sin un llanto… / Ninguna escena, ningún daño… / Simplemente fue un «Adiós» / inteligente de los dos… // Tu copa es ésta, y nuevamente /
los dos brindamos «por la vuelta». / Tu boca roja y oferente / bebió en el fino bacarát… // Después, quizá mordiendo un llanto, / quedate siempre, me dijiste… / Afuera es noche y llueve tanto, / … y comenzaste a llorar… MARTINGARCIA/N&P

Litto Nebbia y Enrique Cadicamo

Ricardo Darín y Soledad Villamil

Edmundo Rivero