El pueblo peronista vuelve a estar por delante de todos los que pretenden ser sus dirigentes.

ESTE 17

Por Teodoro Boot *

Este 17 el pueblo volvió a mostrar que no es una suma de personas sino un sujeto único y viviente, lo que no significa que uniforme (¿o acaso ninguno se ha sentido en desacuerdo o disconforme con uno mismo en algún momento de su vida?).

Por Teodoro Boot
 NAC&POP

19/10/2020

Este 17 el pueblo volvió a mostrar dos cosas.

Una, que no es una suma de personas sino un sujeto único y viviente, lo que no significa que uniforme (¿o acaso ninguno se ha sentido en desacuerdo o disconforme con uno mismo en algún momento de su vida?).

Y dos, que en esas circunstancias, vuelve a estar por delante de todos los que pretenden ser sus dirigentes.

El 19 de septiembre de 1945, alentados por Braden los partidos democráticos hacen una manitestación tan numerosa como no se había visto antes.

Trascartón detienen a Perón y encima se lo entregan a la Marina, Farrell acepta ceder el gobierno a la Corte y mientras el presidente de la Corte va haciendo consultas con los partidos democráticos para conformar un “gabinete de excelencia”, la CGT, por un voto, con el de Libertario Ferrari, que traiciona el mandato con que había concurrido al congreso, termina convocando un paro general para el 18 de octubre

Y el 17 de octubre se produce una movilización que cambia la historia del país.

En mi opinión y en la de muchos otros, el de ayer fue el 17 de octubre políticamente más signidficativo de que tenga memoria.

Y una vez más, el pueblo –sin desconocer iniciativas de diversos dirigentes sindicales, disparadores que lo hicieron posible– se anticipó a los hechos y transformó un acto administrativo programado por un grupo de dicen que dirigentes, en una contundente movilización popular.

Espero que esta vez Alberto entiende lo que captó Perón en aquel momento: hay agua en la pileta.

Y ya que estoy hablando al pedo, no sé quién ni por qué inventó lo del Día de la Lealtad.

En mi opinión lo que merece conmemorarse no es la lealtad del pueblo a Perón (¿a quién se le puede ocurrir celebrar algo tan usual como que el pueblo nunca abandone a quienes pelean por él?) sino el insólito caso de que un dirigente se haya mantenido leal a los intereses y necesidades del pueblo.

Y ese sí fue un acontecimiento extraordinario.

Que se repita.

TB/

 

NOTA DE LA NAC&POP: Teodoro Boot, un periodista y escritor. Autor de “Pureza étnica”, “No me digas que no”, “Crímenes impunes” y de la novela “Esperénme que ya vuelvo”, entre otros títulos. También ha escrito la “Genealogía de los dioses”, un minucioso estudio relatado como si fuera un álbum familiar de los héroes y dioses de la antigua Grecia, que pone al descubierto acaso “la condición humana”, sentimentales y hasta extravagantes y casi lunáticas de aquellos habitantes del Olimpo. Su último libro sigue ese derrotero y concibió el “Diccionario de mitología greco romana”