Elecciones 2021. Hacia la pospandemia surge el delicado contraste: ¿peronismo o desarrollismo? La verdad sobre las medidas económicas. Exclusivo: la interna de la OEA.

PERONISMO O DESARROLLISMO

Por Gabriel Fernández

Las discusiones económicas que se despliegan en todo el territorio nacional y tienen como epicentro la acción del gobierno central están acompasadas por el inicio de la pugna electoral. Si bien queda un tiempito para que los motores suenen afinados como cuando están en plena carrera, nadie ignora que las definiciones presentes están destinadas a definir el horizonte del 2021.

 

 

Por Gabriel Fernández *

 

Fuentes Seguras. El debate interior

 

Como suele suceder en la vida política, las posiciones puntuales no están desgajadas de los proyectos generales. Aún cuando se susciten contradicciones y la afinación del lápiz quede sujeta a la circunstancia, lo cierto es que por debajo del tire y afloje se encuentra la pelea trascendente  que involucra al destino nacional. Así, Presupuesto y Coparticipación deben convivir con el diseño del esquema financiero y el intento de insuflar vida al mercado interno. A su vez, el dólar, las exportaciones y los ingresos atraviesan ambos flancos de debate.

De allí que las consultas a nuestras Fuentes Seguras resultaran especialmente precisas. Varias respuestas, anticipamos, estuvieron a la altura. Pero antes, lector, acérquese para saber de qué se trata el voto venidero. Y preste atención a la yapa del final.

ELECCIONES. En agosto de 2021 se realizarán las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, para seleccionar a los candidatos y listas que competirán en octubre. Se renovarán las bancas de 127 diputados -que tendrán mandato de cuatro años hasta 2025- y de un tercio del Senado -24 escaños-. El mandato de los nuevos senadores durará seis años, hasta 2027.

En la Cámara baja entrarán 35 diputados por la provincia de Buenos Aires; 13 por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, nueve por Santa Fe y Córdoba; cinco por Entre Ríos y Mendoza y cuatro por Chaco y Tucumán.

En tanto, Corrientes, Misiones, San Luis, San Juan, Santiago del Estero, Catamarca, Salta, Jujuy, La Pampa, Neuquén y Santa Cruz elegirán tres representantes y Formosa, La Rioja, Río Negro, Chubut y Tierra del Fuego, renovarán dos bancas cada una.

A partir de allí es preciso conocer el volumen de la renovación. En el Frente de Todos se modificarán 51 de sus 119 bancas. Entre los principales diputados a los que se les termina el mandato se cuentan miembros del sub espacio sindical: Vanesa Siley, Walter Correa y Hugo Yasky, entre otros.

Juntos por el Cambio renovará 60 de sus 116 bancas -26 por el PRO, 26 por la UCR, 7 por la Coalición Cívica y 1 por el Frente Cívico y Social de Catamarca-. Los nombres destacados que deberán dejar sus bancas son Fernando Iglesias, Facundo Suárez Lastra, Héctor “Toty” Flores, Graciela Ocaña, Héctor Baldassi, Diego Mestre, y Eduardo Brizuela del Moral.

El Interbloque Unidad Federal para el Desarrollo, que lidera el diputado mendocino José Luis Ramón, pondrá en juego 6 de sus 8 bancas y el Interbloque Federal, que orienta Eduardo “Bali” Bucca renovará 7 de sus 11 escaños.

El Frente de Izquierda buscará sostener sus dos bancas -Nicolás del Caño y Romina del Plá-, en tanto el monobloque del Movimiento Popular Neuquino renovará la banca de Alma Sapag, aliada al Frente de Todos.

¿Y en el Senado? Las provincias que renovarán sus tres bancas en las elecciones legislativas 2021 -dos por la fuerza con más votos y una por la segunda- son Catamarca, Chubut, Córdoba, Corrientes, La Pampa, Mendoza, Santa Fe y Tucumán.

El Frente de Todos y sus aliados, que hoy poseen mayoría en la Cámara alta, pondrán en juego 15 de sus 43 bancas. El mandato vencerá para Anabel Fernández Sagasti, María de los Ángeles Sacnun, Carlos Caserio, Dalmacio Mera, Alfredo Luenzo, Carlos Espínola, José Alperovich -de licencia por una denuncia de acoso sexual- y Beatriz Mirkin, entre otros.

En tanto, Juntos por el Cambio renovará 9 de sus 29 bancas. Los principales nombres que deberán dejar sus sillas son Laura Rodríguez Machado, Pedro Braillard Poccard, Juan Carlos Marino, Julio Cobos, Carlos Reutemann y Silvia Elías de Pérez.

DINERO. De allí que la discusión en torno de la asignación de recursos vaya cobrando vigor. El inicio de una resolución del problema suscitado en derredor del tipo de cambio está ligado al debate presupuestario pues la modificación de los valores incide sobre los volúmenes. La decisión oficial de fomentar las obras de infraestructura a través de la ley matriz de la economía venidera es vista con preocupación política por sectores concentrados, aún cuando algunos de sus miembros se vean beneficiados en licitaciones puntuales.

Junto a ese impulso, se destaca el re nacer de una política de Vivienda que ya genera tumultos en el confundido mercado inmobiliario, la necesaria mejoría para la Salud Pública y el incentivo por áreas diversas a la Educación. La previsión de un crecimiento del 5,5 -que adelantamos en estas páginas- implica una interesante esperanza para la economía real y al mismo tiempo, un renovado desafío para una gestión que deberá concretarla en el marco de un mercado monopolizado. Es claro que lo que está en juego es el crecimiento concatenado con la distribución interna; los monopolios son formadores de precios e intentarán absorber las mejoras en el ingreso social para evitar la consolidación de una orientación nacional popular industrial.

Por eso ya lanzaron al ruedo a sus mejores humoristas. Heredaron de Luis Sandrini sólo la parte en que hace llorar a los espectadores. Miguel Broda, Juan Carlos de Pablo, Ricardo López Murphy, Carlos Melconián y otros han salido a potenciar las operaciones en curso activadas por los editorialistas de los medios concentrados, repetidas mediante consignas vulgares por los empleados de radio y televisión. Como Jorge Fernández Díaz, nuestro Pulitzer, por caso. Entonces, el módico impuesto a las grandes fortunas ha devenido en pulseada inaugural. Ese tema evidencia lo planteado con antelación: por ahora ningún poderoso pierde dinero real, sus pataleos son, por así decir, políticamente preventivos.

El otro perfil de la contienda se viene observando en torno al dólar. Nuestras Fuentes explicaron el sentido profundo de las medidas adoptadas por el Banco Central de la República Argentina: “En agosto se disparó la salida de reservas: otra vez se vió la escasa liquidación de exportacionesEntonces dejaron de ingresar 864 millones de dólares que los exportadores declararon en Aduana pero no volcaron al MULC. A eso se le sumaron los pagos de importaciones extra por 207 millones. Por eso la cuenta corriente dejó un déficit de 462 millones. La fuga y los pagos de deuda de las empresas agregaron un drenaje de 1.126 millones”.

(El Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) es espacio económico donde se llevan adelante las operaciones de cambio en divisas extranjeras que se realizan en el país)

Como el cambio en divisas extranjeras tiene que atenerse a los requisitos y a la reglamentación que establezca el BCRA, “se tomaron las decisiones conocidas, que todos llaman cepo, y en realidad condicionan a los grandes agroexportadores. Este dato ponelo porque es importante, que por favor la gente sepa que no es una medida contra los pequeños ahorristas sino para controlar a quienes disponen de grandes volúmenes de divisas”. Lo incluimos; aunque la intención oficial es clara, vale señalar que los medios opositores siguen repitiendo lo contrario pues en su lineamiento editorial la verdad es un asunto muy relativo.

Los corresponsables de la recesión generada por las políticas en los cuatro años recientes no se privaron de meter cuña para golpear al gobierno y damnificar a sus vecinos. Varios analistas recomendaron una suba de la tasa de interés, argumentando que tendría un potencial impacto en moderar la compra de dólares y desincentivaría la escasa liquidación de los exportadores, al encarecerles el crédito en pesos para financiar la maniobra. En realidad y pese a algunos cruces internos entre funcionarios del área económica y directivos del Central, “lo que se ve en todo el problema es la ratificación gubernamental de no ceder a las propuestas del ajuste”.

FMI. PRESIONES CON HISTORIA. Pero a veces, cuando llueve, llueve más; ahora se viene la renegociación de la deuda contraída por el gobierno antinacional de Mauricio Macri. ¿Qué se puede esperar? “Se va a llevar adelante sin admitir medidas que retraigan el mercado interno y sin fanatismos fiscalistas” aseveraron las Fuentes. Y añadieron: “las líneas de créditos hacia pymes se sostendrán, así como la asistencia para garantizar el consumo de las clases populares”. Eso desespera a los rentistas, y no sólo por su esencial dimensión estratégica, sino además porque recuerdan situaciones paradisíacas en las que una exigencia del Fondo Monetario Internacional servía para justificar el aplastamiento productivo y la consecuente  canalización de ingresos hacia la cúspide social.

Esto explica la parsimonia en las liquidaciones, el stockeo de granos, algunas “inversiones” para generar corridas y, por supuesto, los titulares de Clarín, La Nación, infobae y Perfil luego derramados sobre las versátiles redes sociales.

LA INQUIETUD INTERIOR. Las cosas no son sencillas aunque las razones faciliten su comprensión. La semana que arranca estará atravesada por esas y otras presiones, y mientras los parásitos juegan a la especulación el movimiento obrero sigue preocupado para sostener el ingreso; lo cual significa, limpiamente, sostener la nación. Es que persiste subyacente otro debate. Los impulsos a la construcción, las mejoras a los envíos sobre salud y educación, la asistencia a las firmas medianas y la persistencia de la contención social no garantizan, per se, la concreción de una economía productiva y compleja en el marco de una Comunidad Organizada. Configuran base de un sendero, pero necesitan otros ingredientes.

Si la sustitución de insumos importados –a medida que se ponga en marcha la rueda económica serán más necesarios- es importante, la elevación del poder adquisitivo promedio resulta decisiva. Eso está por verse. O mejor debemos decir: eso está por pelearse. Las voces obreras y sociales en el Consejo Económico y Social –más demorado que la vacuna, o que la reorganización de la conducción cegetista- serán decisivas y es preciso hacer votos para sean escuchadas. Pues existe un fino quiebre entre aquello que en la Argentina se ha llamado desarrollismo y lo que se conoce como peronismo. Si bien ambos modelos coinciden en evitar la hegemonía del capital financiero, el primero se contenta con un empate sobre la hora, mientras el otro prefiere jugar, gustar y golear.

Es buena la presente coalición entre ambos para evitar el retorno de la gleba saqueadora, pero el país no logrará salir adelante plenamente sin un promedio de ingresos altos en todo el territorio. Mientras mejor, mejor; es la capacidad económica de las grandes masas lo que impulsa la generación de bienes de producción y consumo. Esto es, de biromes a máquinas herramienta. De ventanas a computadoras. De ropa deportiva a robots ensambladores. La resolución del dilema de la sustitución de insumos para evitar drenaje y dolarización –y el afirmarse en el BCRA, obviamente- son algunos de los factores que pueden evitar el cuello de botella tradicional que opera como lomo de burro inesperado en una ruta rápida. La industria argentina se debe a sí misma un salto en calidad para despejar ese fantasma que renacerá en la pospandemia.

Estos últimos párrafos también fueron volcados en el diálogo –extenso, partido en dos fases- con nuestras Fuentes Seguras. Pero sólo logaron como réplica “eh bueno, vos las querés todas. Vamos paso a paso”. Como referimos, las iniciativas específicas y temporales también delinean la estrategia. De allí que nuestra puntualización fuera la siguiente: -Si, es mucho esfuerzo todo. Mejor jugar, gustar y golear. Por eso redactamos estos segmentos, con información pero por fuera de la cuidadosa versión de los voceros.

JUSTICIA Y MEDIOS. El martes habrá gran batifondo en derredor de la Corte Suprema de Justicia. Carlos Rosenkrantz aceleró al convocar a un acuerdo extraordinario para definir los recursos que presentaron Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli. El tribunal definirá si hace lugar al pedido de los involucrados. Vale recordar que Alberto Fernández firmó un decreto ratificando la decisión senatorial de anular los traslados dispuestos a dedo por el gobierno de Cambiemos, y devolverlos a su lugar de origen. Por aquél entonces, el avance oligárquico sobre Comodoro Py se percibía indetenible. Bruglia y Bertuzzi fueron llevados a la Cámara Federal de esa entente y deberían retornar al Tribunal Oral Federal 4 y al Tribunal Oral Federal 1 de La Plata. Castelli, designado en el Tribunal Oral Federal 7 tendría que volver al Tribunal Oral Federal 3 de San Martín.

Las Fuentes se revelaron contundentes: “Es tan evidente la razón esgrimida por Alberto, tan visible la intromisión de un poder sobre el otro durante el macrismo, que esto sólo pudo convertirse en un debate nacional por presión de los medios. En realidad debería darle vergüenza a esos jueces seguir insistiendo en los destinos actuales, y debería avergonzar también a Rosencrantz que les dio la idea de la posibilidad de esta nueva discusión en el marco de la Corte”. Claro, esos espacios periodísticos todo lo resuelven arguyendo que se trata de la consabida acción K para lograr impunidad. Operan sobre un sector muy devaluado de la opinión pública, pero insertan dudas y fomentan debates artificiales.

SORPRESA. Finalmente, cambiamos de Fuentes. Resolvimos conversar con nuestros informantes en Washington para meter mano en una situación internacional que involucra, indirectamente, a la Argentina. Estas otras Fuentes, tan Seguras como las locales, dieron cuenta del complicado panorama en la Organización de Estados Americanos. Como se sabe, la digna actitud argentina hacia el legítimo presidente Evo Morales desató la ira de una tal Jeanine Añez, usurpadora Premium. Ahora, nos contaron, “se está integrando una misión observadora” con dificultades, pues  “todo es muy hermético, porque compete a la Secretaría General (Luis Almagro) y no a la propuesta de los Estados”. Para colmo, covid mediante, “no se sabe cuántos integrantes estarán en condiciones de viajar al territorio”. Sin embargo, la Dirección Nacional Electoral argentina está en contacto con quienes arman esa misión, con el objetivo de poner a alguien para que fiscalice desde adentro su comportamiento. “Y está intentando articular con otros espacios como el Parlasur, y el  Parlamento europeo”.

El lío boliviano involucró a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Fue desplazado su titular,  Paulo Abrao, por sus últimos dictámenes respecto a matanzas en Bolivia, Chile y EEUU, si bien antes también había cuestionado a Venezuela y Nicaragua. De ese modo “Almagro rompió la tradición de refrendar ese nombramiento y quebrantó la autonomía de la CIDH. El argumento fue que había denuncias contra él de su personal, respecto de lo cual tomá en cuenta lo siguiente. Primero, nunca se conocieron. Segundo, Abrao admitía pedir una licencia para ser investigado. Tercero, con esto se quiebra también el principio de inocencia. Cuarto, Almagro por lo bajo le ofreció una asesoría. Es decir, para ser secretario de DDHH está inhabilitado por cuestiones morales, pero para ser su asesor no. En fin, lo último que le quedaba sin romper al eje Marcos Rubio -Trujillo – Claver Carone-Bolsonaro – Duke – Almagro, lo rompieron también”.

Los lectores no pueden quejarse.

Este periodista hace un alto y mientras prepara un café, se asoma a la ventana para ver si llegó la nueva luna. Por ahora, sólo puede verse el satélite romántico por excelencia. Ese viejo conocido.

Como algunos de los sectores aquí descriptos.

 

  • Área Periodística Radio Gráfica / Director La Señal Medios / Sindical Federal