“Tomar una decisión fría desde un despacho, es totalmente diferente a la triste realidad que se vive alguna vez en un penal."

EX JUEZ FEDERAL, RAÚL REYNOSO, PRESO EN SALTA: “PARECE QUE ESPERAN QUE ME CONTAGIE Y MUERA”

El ex juez Federal, Raúl Reynoso, preso en el penal Federal de General Güemes, habló por primera vez con los medios por la difícil y angustiante situación que vive al ser un paciente de riesgo. Extraoficialmente, se habla de casos de COVID -19, lo que encendió todas sus alarmas.

Informate Salta

09/09/2020

El ex juez Federal, Raúl Reynoso, solicitó volver a prisión domiciliaria por el aumento de casos de COVID-19.

Es una persona de riesgo al ser diabético e hipertenso.

El ex juez Federal, Raúl Reynoso, preso en el penal Federal de General Güemes, habló por primera vez con los medios y lo hizo en exclusiva con InformateSalta por la difícil y angustiante situación que vive al ser un paciente de riesgo.

Extraoficialmente, se habla de casos de COVID -19, lo que encendió todas sus alarmas.

Al inicio de la pandemia, el ex magistrado recibió prisión domiciliaria, justamente por su condición médica, es diabético, insulinodependiente e hipertenso, pero luego de tres meses en su casa, el beneficio le fue revocado por decisión de dos jueces y volvió a fines de junio a la cárcel.

Reynoso, durante los cuatros años y cuatro meses que lleva en prisión, había preferido mantenerse alejado de los medios pero su extrema preocupación lo llevó a que hoy rompiera el silencio.

“Solamente estoy reclamando mi derecho a arresto domiciliario y que arbitrariamente me lo vienen denegando.

Pareciera ser que están esperando a que me contagie y muera.

Son 7 las juntas médicas que evaluaron y comprobaron que soy un paciente de alto riesgo”, expresó.

Por estas horas, se rumorea en el Penal que un joven interno habría dado positivo y que otros tres están aislados a la espera del resultado del hisopado.

Y que, además, desde hace unos días, todo un pabellón, compuesto por 48 presos, están en aislamiento.

“Estoy preocupado porque compartíamos el teléfono el mismo personal de enfermería, lo atendían a este muchacho que dio positivo en principio y también nos revisaban a nosotros.

Yo estaba compartiendo la celda con otro señor enfermo, también diabético, o sea utilizábamos los mismos aparatos para tomarnos la presión, la glucemia, el mismo termómetro”, indicó.

En este sentido, subrayó que hizo todas las presentaciones judiciales y espera una resolución favorable más aún teniendo en cuenta que no tiene una condena firme.

“Me tienen de manera cautelar por un supuesto riesgo de fuga que nunca existió, me tienen aquí expuesto, quizás esperando que me contagie.

Si me contagio, por tener tantas patologías, aunque sea un preso, todos sabemos lo que nuestro país está sufriendo con tantas muertes”, dijo.

Asimismo, aclaró que no es un preso VIP, que cuenta  en su celda, con diversos electrodomésticossino que tiene solamente una radio, a través de la cual escuchó esta mañana una nota en el que dos de sus compañeros, del Pabellón II, salieron a contar lo que están viviendo, lo que lo incentivo a el a hacer lo mismo.

“Tomar una decisión fría desde un despacho, es totalmente diferente a la triste realidad que se vive alguna vez en un penal.

Le pido a Dios a cada momento tratar de que no se multipliquen los casos en una cárcel porque el hacinamiento es terrible.

Cuando esto era una cárcel modelo, yo me desempeñaba como Juez Federal, me mostraron los planos y era realmente una cárcel modelo pero ahora hay superpoblación carcelaria”, contó.

Por todo ello, Reynoso deseó que no se cumpla el vaticinio de su libro de cuento ¿Quién mató al juez?, donde se nombra a las personas que lo llevaron a la cárcel.

“Siempre bregué por mi inocencia y lo voy a hacer mientras tenga fuerza.

Pero ahora, la desesperación me lleva a recurrir a los medios de comunicación porque lamentablemente es angustioso estar aquí y no saber si uno en algún momento se va a contagiar y donde tampoco se cuenta con los medicamentos que se necesitarían para un enfermo de alto riesgo”.

Asimismo, hizo extensivo el pedido para los otros internos, que también estén en riesgo por sus problemas de salud.

Para todos ellos, pidió que se aplique el derecho humanitario y el trato digno.

“Cuando yo liberaba 30 presos porque hacia lugar a Habeas Corpus colectivo, cuando yo era juez, decían que yo liberaba la frontera, en realidad, se malinterpretaba todos.

Quienes son abogados, quienes tienen un mínimo de sentido común, se darán cuenta que yo lo hacía por el trato humanitario que tiene que tener aún una persona detenida.

Hasta que no quede firme la condena, y es mi caso, se presume la inocencia, el estado de inocencia es una garantía constitucional y yo por eso estoy luchando y reclamando mi prisión domiciliaria”, concluyó.

 

  • Carcel de Güemes COVID-19 Pedido prision domiciliaria Raúl Reynoso 

NOTA DE LA NAC&POP:

Absuelven por la duda al ex juez Reynoso y al narco Delfín Castedo

SALTA12 /Página/12

19/03/2020.

  • Un tribunal federal consideró que no se logró probar que haya adulterado documentos públicos para beneficiar a un narcotraficante, entre otros delitos.

    En fallo unánime, el Tribunal Oral Federal en lo Criminal 2 de Salta absolvió por el beneficio de la duda a Raúl Reynoso en el segundo juicio que enfrentó por acusaciones referidas al mal desempeño como juez federal de Orán.

  • También fueron absueltos los otros acusados en este proceso, el capo narco Delfín Castedo, el abogado Luciano Ciscato (que fuera abogado de Castedo) y el empleado judicial Miguel Saavedra.

    Reynoso era juzgado ahora por los delitos de cohecho, prevaricato y falsificación de instrumento público y el fiscal general Carlos Amad había pedido una condena a diez años de prisión por considerar que era “el director de la banda» que beneficiaba a narcotraficantes encausados a cambio de coimas.

  • «Había convertido el juzgado en un Ducado, donde nada se hacía sin que él lo ordenara”, aseguró el fiscal en su alegato, pronunciado a principios de este mes.

    El fiscal también había pedido condenas para los otros tres acusados, pero de 4 años de prisión.

    Reynoso ya cuenta con una condena a 13 años de prisión. En esta segunda causa en su contra estaba acusado en relación a tres hechos.

    El primero es referido a una supuesta retribución económica que habría pagado Castedo a Reynoso y a Saavedra para que lo eximieran de la prisión. Y se acusaba a Ciscato de haber participado de esta maniobra.

    El ex juez estaba acusado de haber falsificado un acta, fechada el 5 de diciembre de 2013, en la que se hizo constar que Castedo había concurrido al Juzgado de Orán a prestar declaración indagatoria, algo que años después fue desconocido por el propio Castedo.

    Después de esa supuesta presentación ante la Justicia, el jefe narco fue beneficiado con una exención de detención dictada por Reynoso, una medida que se tomó a pesar de que para entonces Castedo ya estaba acusado, y tenía pedido de captura nacional e internacional, por el asesinato de la joven Liliana Ledesma, una productora rural y comerciante de Salvador Mazza que estaba enfrentada con la familia Castedo y con el ex diputado provincial Ernesto Aparicio (ya fallecido), a quienes acusaba de haber cerrado caminos vecinales para facilitar el contrabando, de droga y otros elementos, por la zona de frontera con Bolivia.

    Reynoso también fue juzgado por la supuesta restitución ilegal de dinero secuestrado por distintas infracciones. Y además se lo imputó por irregularidades en el permiso otorgado a un comerciante para el traslado de mercadería.

    Este segundo juicio comenzó el 10 de febrero pasado, y en las tres semanas de audiencias declararon más de 40 testigos ante el TOF 2, que fue presidido por la jueza Gabriela Catalano e integrado por los jueces Domingo Batule y Abel Fleming.

    Castedo siguió las audiencias por video conferencia, desde el penal de Ezeiza, a donde fue trasladado luego de que surgieran sospechas de que estaba preparando una fuga de la cárcel federal de General Güemes.

    Reynoso, que cumple su condena en la cárcel de Güemes, ejerció su propia defensa, con ayuda del defensor oficial Matías Gutiérrez Perea. El ex juez negó las acusaciones.

    El año pasado Reynoso fue condenado a 13 años de prisión por delitos similares con los que favoreció a otros encausados por narcotráfico. En esa causa y en la segunda estaba acusado también el abogado Arsenio Eladio Gaona (que era cuñado de Reynoso), pero no llegó a una sentencia porque huyó durante el primer debate.

    Un juicio reiteradamente pospuesto

  • Por otra parte, en la justicia ordinaria provincial el juicio oral contra Delfín Castedo y su hermano Raúl Amadeo Castedo por instigación del homicidio de Liliana Ledesma está previsto para mayo próximo, ante la Sala I del Tribunal de Juicio de la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán.

    Ledesma fue asesinada a cuchilladas en septiembre de 2006, en la fronteriza Salvador Mazza, donde residía. Su asesinato se cometió poco después de que lanzara acusaciones públicas contra los Castedo y Aparicio. Los autores materiales del homicidio fueron detenidos enseguida y ya fueron condenados.

    En cambio, a pesar de que la misma noche del crimen fueron señalados en denuncias formales de familiares de la víctima y de que escuchas de Gendarmería Nacional revelaban que habían ordenado el asesinato, tanto la Justicia Federal de Salta como la provincial se negaron a detener a los hermanos Castedo y a Aparicio.

    El juez Nelso Aramayo llamó a los hermanos a una declaración informativa y los dejó en libertad. Luego se rectificó y los citó a indagatoria, pero para entonces ya los Castedo habían huido. Delfín Castedo fue detenido diez años después, en 2016, año en que su hermano (que cumplió una condena por narcotráfico en Bolivia) fue extraditado a la Argentina.

    Esta es la tercera vez que se fija fecha de inicio para juzgar a los Castedo por el crimen de Ledesma. La primera vez se iba a hacer a principios del año pasado, luego pasó para octubre. Ahora se convocó para mayo, pero esa previsión se tomó antes de que la Corte de Justicia de Salta dispusiera una feria judicial extraordinaria por la pandemia del coronavirus, así que no se sabe si efectivamente se hará esta vez.

    Además los Castedo están acusados de integrar una asociación ilícita narcocriminal, una investigación que está a cargo del juez federal de Orán, Gustavo Montoya.

  •  
  • Revocan la prisión domiciliaria al exjuez federal Raúl Reynoso y deberá regresar a prisión

  • 25/06/2020 Telam SALTA
  • El exjuez federal de Orán, condenado a 13 años de prisión por concusión y prevaricato, gozaba de ese beneficio desde el comienzo de la cuarentena por su cuadro médico.

    El Tribunal Oral Federal 1 de Salta resolvió revocar la prisión domiciliaria otorgada desde el inicio de la cuarentena al exjuez federal de Orán, Raúl Reynoso, condenado en marzo del año pasado a 13 años de prisión por los delitos de concusión y prevaricato, informaron hoy fuentes judiciales.

    La decisión fue adoptada esta tarde por los jueces Carlos Jiménez Montillas, Gabriel Casas y Federico Díaz, por lo que ahora el ex juez deberá regresar al Complejo Penitenciario Federal del Noroeste Argentino, ubicado en la localidad salteña de General Güemes, para seguir cumpliendo la pena.

    De esta manera, los jueces hicieron lugar a un pedido realizado por el fiscal de Transición, Carlos Amad, quien llevó adelante la acusación en el juicio a Reynoso.

    El fiscal solicitó que, transcurridas las medidas sanitarias dispuesta en el marco de la pandemia Covid-19, se disponga nuevamente la remisión a la unidad carcelaria del condenado, atento al peligro de fuga y la magnitud de la pena impuesta.

    Reynoso gozaba del beneficio de la prisión domiciliaria desde el 31 de marzo, en el inicio de la cuarentena, por ser parte de la población de riesgo para el coronavirus, ya que padece hipertensión arterial y diabetes.

    En la decisión de hoy, los jueces también se basaron en un informe del profesional del Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que asegura que Reynoso podía ser tratado adecuadamente en la unidad penitenciaria.

    El ex juez de Orán había sido condenado en marzo del año pasado a 13 años de prisión por estos mismos jueces, quienes lo consideraron “autor del delito de concusión en siete hechos, en concurso ideal con la autoría del delito de prevaricato en seis hechos”.

    Para la justicia, el ex juez lideraba una organización dedicada a favorecer a narcotraficantes con resoluciones judiciales, que funcionó en la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán, del norte salteño.