Tampoco se entiende que el Secretario de Minería de La Nación, Alberto Hensel, haya invitado a empresas mineras británicas a invertir en Argentina.

EL SECESIONISTA CORNEJO Y OTROS IMPRESENTABLES

Por Carlos Andrés Ortiz *

El accionar de Cornejo lo ubica como un miserable traidor a la patria. Siendo esa idea secesionista lo más grave acaecido recientemente, cabe recordar también otros hechos atentatorios al Ser Nacional, que pasaron casi inadvertidos, y por lo general casi completamente tapados por los ”grandes medios” de difusión oligopólicos, siempre afines y subordinados a mandatos antinacionales.


Por Carlos Andrés Ortiz
NAC&POP
4 /09/ 2020

No puede sorprender que uno de quienes avalaron la destrucción socio económica y el pisoteo intencional y alevoso de la soberanía nacional, perpetrados abiertamente en el tercer período de neoliberalismo descarnado que padecimos los argentinos, haya salido a la opinión pública promoviendo la secesión de Mendoza, provincia de la cual fue gobernador y es legislador nacional el impresentable Alfredo Cornejo, fogoneador visible de esa deleznable idea.

Claro está que, con algo menos de publicidad, trascendieron otros impulsores del desguace nacional, un grupo variopinto en el que se destacan personajes vinculados a la diplomacia o a los intereses de varios países europeos, de Medio Oriente y en particular, de los anglosajones.

El accionar de Cornejo lo ubica como un miserable traidor a la patria, pues tan denigrante apelativo les cabe a todos los que fomenten la fragmentación y/o disolución nacional.

Y para mayor ignominia de ese politiquero evidenciado como cipayo asumido, esa incalificable propuesta la hizo desde la provincia en la cual gestó y comenzó su descomunal campaña libertadora el General San Martín.

Estruendosos son los densos silencios que ante tan grave tema, son guardados por casi todo el arco político, los Tres Poderes del Estado Nacional, los intelectuales, casi todos los periodistas –que taparon el tema-, por el grueso de los militares retirados (tan vocingleros y tan pseudo patriotas, en determinados temas), por los gremialistas, por casi todo el arco religioso (parte del cual suele ser muy activo para accionar a favor de sectores neoliberales y grupúsculos apátridas), por sectores autoproclamados como “nacionalistas”, por las “progresías” tan revoltosas para otros temas pero nunca para lo Nacional, y casi todo el país.

Incluso el deplorable accionar de Cornejo y sus fogoneadores extranjeros, es apoyado por sus conmilitones del radicalismo, subsumido en el neoliberalismo, que tan destructores efectos tuvo y tiene.

Muy preocupante la forma como se van “naturalizando” y aceptando implícitamente, ideas y opiniones aberrantemente opuestas al Ser Nacional.

Siendo esa idea secesionista lo más grave acaecido recientemente, cabe recordar también otros hechos atentatorios al Ser Nacional, que pasaron casi inadvertidos, y por lo general casi completamente tapados por los ”grandes medios” de difusión oligopólicos, siempre afines y subordinados a mandatos antinacionales.

No hace mucho, intempestivamente y prácticamente al unísono, los embajadores de Gran Bretaña y de Israel, injuriaron con malicia y alevosía el buen nombre y el excelente recuerdo que merece el Gran Argentino que fue el primer Ministro de Salud Pública de La Nación, el Dr. Ramón Carrillo, extraordinario médico investigador científico y sanitarista, impulsor activo de notables campañas de saneamiento a escala nacional, promotor de la medicina preventiva, y constante activo gestionador de la salud enfatizando su accionar en los más pobres, los desposeídos y los abandonados por los sectores oligárquicos y antinacionales.
Catamarqueño de origen no oligárquico y de rasgos acriollados, de chispeante personalidad, y muy comprometido con su profesión a la que dio marcado acento humano, emigró para ser luego denostado por el feroz y vengativo golpe de Estado oligárquico y pro británico de 1955.

Después de haber estado en EEUU dictando conferencias y actividades afines, se radicó en el norte brasileño, donde en la miseria murió en 1956.

Una de las tantas anécdotas que mostraron su personalidad, cuenta que recibió a una influyente blonda dama de EEUU, embarcada en una “cruzada” del tipo WASP (el racismo anglosajón), quien sin muchos preámbulos le preguntó que sucedía en Argentina con el “problema de los negros”.

Respondió el Dr. Carrillo: “no hay ningún problema, los únicos negros somos el ascensorista que Ud. conoció acá, y yo”.

Finalizó el tema y bajó las ínfulas de la dama racista.

A esa extraordinaria personalidad, cuyo recuerdo se recuperó luego de los 18 años de proscripción del peronismo, los embajadores señalados, tuvieron el tupé, el desvergonzado atrevimiento de atacar su memoria y pretender tergiversar su personalidad y todo su frondoso accionar, tildándolo de nazi.

¡Justo a Carrillo, permanente defensor y auxiliador de los “cabecitas negras” y del pueblo humilde, que había sido ignorado y nunca considerado, por los diversos gobiernos de orientación liberal en lo económico y ultra conservadores – pro oligárquicos, que habíamos padecido casi sin solución de continuidad desde el mitrismo (1852), hasta el yrigoyenismo y luego hasta la irrupción del peronismo, en 1945.

Y lo lamentable y muy notable, es constatar las muy escasas críticas al atrevido y desubicado accionar de esos diplomáticos, que sin duda merecían al menos un drástico apercibimiento por parte de nuestra Cancillería, y el repudio de los Poderes del Estado, de los intelectuales y prácticamente de todos los que priorizamos los Intereses Nacionales, sin eufemismos ni medias tintas.

Vinculado con eso, cuesta entender la actitud de la ministra Gómez Alcorta, quien en su “cruzada” por “la diversidad y las perspectivas de género”, estuvo a los abrazos con el embajador británico, exaltando los apoyos del diplomático de la potencia usurpadora, a favor de las “prioritarias” cuestiones de género y diversidad sexual, entre otros temas afines.

O sea, que no solo no se entienden las “prioridades” de temas como esos, en el marco de la severísima crisis económica consecuencia doble del neoliberalismo y de la pandemia, sino que además para esa funcionaria, esos tópicos tienen primacía sobre cuestiones de soberanía y dignidad nacional.

Tampoco se entiende que el Secretario de Minería de La Nación, Alberto Hensel, haya invitado a empresas mineras británicas a invertir en Argentina.

¿A que se debe esa anglofilia o favoritismo por los británicos demostrado por el alto funcionario nacional?

¿Es acaso eso acorde con políticas serias de defensa de la soberanía?

¿Si hacen falta inversiones en ese sector, acaso no hay empresas de otros orígenes como potenciales inversores?

En otro orden, no se entiende como, en un gobierno que se encuadra en lo Nacional y Popular, se haya consentido en nombrar en el directorio de Metrogas, un cargo relevante, a un ultra privatista, operador energético del nefasto Cavallo, y en su momento personero de Enron como Carlos Bastos, empresa norteamericana que buscaba quedarse con todo el Sistema Interconectado Nacional, y que también accionó para frenar el Plan Nuclear y extranjerizar Salto Grande y Yacyretá, todas operaciones que hubieran sido ruinosas para el Interés Nacional.

De un copartícipe principal de la destrucción nacional perpetrada en los cuatro años precedentes, no sorprende la apátrida iniciativa de secesionar una provincia; pero que el gobierno actual, montado sobre las banderas de soberanía nacional, tenga en altos cargos a funcionarios que demuestran operar contra lo Nacional y Popular, o incurren en hechos impresentables, no es de ningún modo admisible, más aun cuando esas acciones negativas coexisten con otras que se muestran como muy positivas, que se van concretando, y que permiten abrigar esperanzas de salir exitosamente de la profunda crisis operada bajo el doble efecto de la nociva herencia macrista y de la pandemia.

CAO/

MGTR. Carlos Andrés Ortiz
Analista de Temas Económicos y Geopolíticos