Duele muchísimo recordar que el General Perón se lastimó y desprendió uñas de sus manos, al intentar abrir el féretro sellado con sus propias fuerzas.

SE CONMEMORA LA FECHA EN LA QUE RECIBIÓ PERÓN EL CUERPO DE EVITA EN MADRID.

El estado de desesperación y estrés que, incluso, se temió por su salud. El cuerpo de Evita, presentaba golpes, mutilaciones, deformaciones, etc. Perón apenas lo pudo soportar. Julio Gallego Soto, su único secretario privado y delegado político y personal, estuvo al comando de la restitución. Y contuvo personalmente a Juan Perón.

NAC&POP

03/09/2020

Duele muchísimo recordar que el General Perón se lastimó y desprendió uñas de sus manos, al intentar abrir el féretro sellado con sus propias fuerzas.

Y el estado de desesperación y estrés que, incluso, se temió por su salud.

El cuerpo de Evita, presentaba golpes, mutilaciones, deformaciones, etc.

Perón apenas lo pudo soportar.

Julio Gallego Soto, su único secretario privado y delegado político y personal, estuvo al comando de la restitución. Y contuvo personalmente a Juan Perón.

Vale aclarar conceptos. Especialmente cuando se rodean a los mitos gorilas implantados durante décadas.

  1. Científicamente el estado del cuerpo de Evita, es cadavérico.
  2. Pero el Trato Simbólico adjudicado al cuerpo de nuestra Guia Espiritual, se personalizo como Evita. Sería como decir: «vayamos a Tierra Santa a visitar el cadáver de Jesús».
  3. Evita «vive» en el corazon de su Pueblo. Y su cuerpo es, simbolicanente, sacrosanto. Por eso fue embalsamado. Depositado en la CGT. Para ser visitado, visto y honrado.
  4. La mal denominada «revolución libertadora». No ha sido una Revolución porque nunca adquirió el caracter o categoría de revolución. Como muchas ocurridas en el mundo.
  5. Fue un golpe de Estado y un acto de Delito Criminal de Traición a la Patria, perpetrado por delincuentes y criminales  conjuntamente con el apoyo de Fuerzas Armadas de EE.UU. y Brasil movilizadas a fronteras argentinas.
  6. Las revoluciones tienen otra categoría institucional, evolutiva y transformadora en lo socioeconómico.
  7. Cómo nuestra Revolución Revolución Justicialista. Poco referida, obviamente, por el simbolismo gorila criminal. Y aún entre nosotros. Sin embargo hablamos de «revolución libertadora» como si lo fuera.

Solo la fuerza sin razón es el derecho de las bestias. Y las bestias no pueden hacer una Revolución.