La primera verdad peronista dice “En una verdadera democracia el gobierno hace lo que el pueblo quiere y persigue un solo interés: el del pueblo”.

APORTES A UNA NUEVA CIVILIZACIÓN /EL PERONISMO

Por Carlos A. Wilkinson (FOTO)

Una de las actividades necesarias para darle forma al núcleo de creencias, valores, normas y significados vitales de una nueva civilización, es detectar lo planteado por los movimientos sociopolíticos más trascendentes de nuestro subcontinente.


Por el Lic. Carlos A. Wilkinson
CHE VOS QUIÉN SOS?
11 /08/ 2020

Una de las actividades necesarias para darle forma al núcleo de creencias, valores, normas y significados vitales de una nueva civilización, es detectar lo planteado por los movimientos sociopolíticos más trascendentes de nuestro subcontinente.

Porque en ellos se expresan los valores, convicciones y aspiraciones de las culturas populares, en las que dicho núcleo debe asentarse.

Voy a dedicar esta nota a uno de estos movimientos: el peronismo.

El peronismo emergió de lo que el pueblo argentino deseaba, afirmándose políticamente en una tercera posición propia, diferente de capitalismo y comunismo, que dominaban el panorama internacional en ese momento.

Lo que mas se conoce del peronismo son sus tres banderas; querer un país Socialmente Justo, Económicamente Libre, y Políticamente Soberano.

Sin embargo, estas tres banderas se fundan, a su vez, en tres principios filosófico doctrinarios que las sustentan y encuadran.

Establecen maneras propias de valorar, ver y sentir las relaciones entre comunidad e individuos, entre economía y sociedad, y entre comunidad y poder.

El primer principio plantea que los individuos están esencialmente articulados con la comunidad humana de la que forman parte, y viceversa; esta manera de pensar se expresa en la sintética frase “el yo se realiza en el nosotros y el nosotros se realiza por el yo”, así como la afirmación de que “nadie puede realizarse en una comunidad que no se realiza”.

La comunidad es concebida como el ámbito ineludible donde cada individuo se realiza, a la vez que como el producto colectivo de los individuos que la conforman.
Se establece así, a nivel conceptual, una convicción que es vivida como una verdad de perogrullo por nuestro pueblo: el individuo, desde antes de nacer y hasta después de morir, está influido por la comunidad a la que pertenece y ésta se sostiene y desenvuelve por el aporte diario y permanente de todos y cada uno de sus miembros.

Entendemos que el núcleo de la nueva civilización, debe considerar esta forma de valorar, ver y sentir la relación entre los individuos y la comunidad, como básica.

El segundo principio, referido a la relación entre economía y sociedad establece que “el capital debe estar al servicio de la economía y ésta al servicio del bienestar social del pueblo”.

Implica que la economía tiene como objetivo lograr que el pueblo disponga de una base material, ocupacional y educativa que le posibilite ser feliz, en tanto el capital tiene la función de apoyar la producción, la comercialización y el consumo, para que la economía pueda cumplir con su objetivo.

Concebir y realizar una organización socioeconómica capaz de asegurar que el capital juegue efectivamente en función del desenvolvimiento económico y éste se oriente a un creciente bienestar del pueblo, es todo una desafío que la nueva civilización debe, a nuestro juicio, asumir como fundamental.

Si los dos principios anteriores son centrales en el peronismo, mucho más lo es su concepción sobre la estructura de poder que debe tener la llamada Comunidad Organizada, como denomina al tipo de sociedad que proyecta.

Este principio organizativo establece que el poder debe radicar únicamente en el Pueblo, a través de sus propias organizaciones, llamadas las Organizaciones Libres del Pueblo.

El poder no procede del Gobierno, ni del Estado y el Pueblo no lo delega en ninguno de ellos, sino que lo retiene en su propia organización y lo sintetiza en forma de conducción en el Gobierno; el cual, junto con las Organizaciones Libres del Pueblo, debe dirigir y controlar el accionar del Estado, entendido éste como la estructura administrativa de ejecución de las políticas públicas.

La medida de la libertad del Pueblo, es la medida en que logra organizar su poder en el terreno político, económico, social y cultural, mientras que el gobierno se constituye en Gobierno de conducción, cuando interpreta e incorpora, como propios, los deseos populares y define acciones, junto con esas organizaciones, para concretarlas mediante el Estado.

No casualmente la primera verdad peronista dice “En una verdadera democracia el gobierno hace lo que el pueblo quiere y persigue un solo interés: el del pueblo”.

Esta forma de pensar y organizar el poder – con centro en las Organizaciones Libres del Pueblo, y con el apoyo y respaldo de un Gobierno de Conducción – implicando la permanente búsqueda de acuerdos y consensos entre ellos, resulta esencial para la nueva civilización; porque se refiere a la manera en que se estructura y funciona la toma de decisiones de la comunidad.

Fundarse en estos tres principios, conlleva, en la práctica, superar los paradigmas impuestos por la civilización moderna.

Tanto el del Estado engañosamente neutro y colocado por encima de la sociedad, que le impide tener y ejercer un poder propio a las organizaciones populares.

Cuanto la creencia de que se debe asegurar el crecimiento del interés del capital para que el pueblo pueda alcanzar el bienestar; cuando la realidad muestra que, permanentemente, movidas especulativas para aumentar el interés del capital de sus propietarios, causan diversos derrumbes económicos que sumen a miles de familias en la indigencia.

Como la concepción según la cual cada individuo es el producto absoluto y excluyente de su accionar, sin que la sociedad, que lo envuelve y penetra desde su nacimiento, tenga nada que ver con su éxito o su fracaso y sin que los mismos perjudiquen o beneficien en nada, la comunidad a la que se pertenece.

Porque, efectivamente, comenzar a pensar sentir y vivir una comunidad desde un núcleo civilizatorio sustentado en estos principios significa empezar a edificar una forma colectiva de vivir, completamente distinta a la actual.

(1) “HACIA UNA NUEVA CIVILIZACIÓN II” https://chevosquiensos.wordpress.com/