A BlackRock también se le ha llamado «la cuarta rama del gobierno» y «casi un gobierno en la sombra»

¿CONOCES A BLACKROCK, EL NUEVO DUEÑO DEL MUNDO?

Por Ellen Brown*

BlackRock es un gigante financiero global con clientes en 100 países que tiene sus tentáculos en las principales clases de activos en todo el mundo; y ahora gestiona el grifo de los billones de dólares del rescate de la Reserva Federal. El destino de una gran parte de las corporaciones del país (EEUU) ha sido puesto en manos de una entidad privada megalítica con el mandato capitalista privado de hacer tanto dinero como sea posible para sus dueños e inversionistas; y eso es lo que ha procedido a hacer.

 

 

Por Ellen Brown*

Gracus

5 agosto, 2020

BlackRock es un gigante financiero global con clientes en 100 países que tiene sus tentáculos en las principales clases de activos en todo el mundo; y ahora gestiona el grifo de los billones de dólares del rescate de la Reserva Federal. El destino de una gran parte de las corporaciones del país (EEUU) ha sido puesto en manos de una entidad privada megalítica con el mandato capitalista privado de hacer tanto dinero como sea posible para sus dueños e inversionistas; y eso es lo que ha procedido a hacer.

Para la mayoría de las personas, si es que están familiarizadas con ello, BlackRock es un gestor de activos que ayuda a los fondos de pensiones y a los jubilados a administrar sus ahorros mediante inversiones «pasivas» que siguen la pista del mercado de valores. Pero hace mucho más entre bastidores. BlackRock ha sido llamada «la institución más poderosa del sistema financiero», «la compañía más poderosa del mundo» y el «poder secreto». Es el mayor administrador de activos y «banco en la sombra» del mundo, más grande que el banco más grande del mundo (que está en China), con más de 7 billones de dólares en activos bajo administración directa y otros 20 billones de dólares administrados a través de su software de monitoreo de riesgos Aladdin. A BlackRock también se le ha llamado «la cuarta rama del gobierno» y «casi un gobierno en la sombra», pero ninguna parte de esta institución le pertenece al gobierno. A pesar de su tamaño y poder global, BlackRock ni siquiera está regulada como una «Institución Financiera Sistémicamente Importante» bajo la Ley Dodd-Frank, gracias a la presión de su CEO Larry Fink, quien ha tenido por mucho tiempo relaciones «cercanas» con funcionarios del gobierno.

La importancia estratégica y el peso político de BlackRock quedaron patentes cuando cuatro ejecutivos de BlackRock, dirigidos por el exjefe del Banco Nacional Suizo, Philipp Hildebrand, presentaron una propuestaen la reunión anual de banqueros centrales en Jackson Hole, Wyoming, en agosto de 2019, para un reajuste económico que se puso en práctica en marzo de 2020. Reconociendo que los banqueros centrales se estaban quedando sin municiones para controlar la oferta de dinero y la economía, el grupo BlackRock sostuvo que era hora de que el banco central abandonara su tan cacareada independencia y se uniera a la política monetaria (la provincia habitual del banco central) con la política fiscal (la provincia habitual de la legislatura). Propusieron que el banco central mantuviera un «Servicio Fiscal de Emergencia Permanente» que se activaría cuando la manipulación de los tipos de interés dejara de funcionar para evitar la deflación. El Servicio sería desplegado por un «experto independiente» designado por el banco central.

La crisis de COVID-19 presentó la oportunidad perfecta para ejecutar esta propuesta en los EE.UU., y BlackRock fue designada para administrarla. En marzo de 2020, se le otorgó un contrato sin licitación bajo la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus (Ley CARES) para desplegar un fondo ilícito de 454.000 millones de dólares establecido por el Tesoro en asociación con la Reserva Federal. Este fondo, a su vez, podría ser apalancado para proporcionar más de 4 billones de dólares en crédito de la Reserva Federal. Mientras el público estaba distraído con protestas, disturbios y cierres, BlackRock repentinamente emergió de las sombras para convertirse en la «cuarta rama del gobierno», manejando los controles del dinero fiduciario impreso a pedido del banco central. ¿Cómo sucedió eso y cuáles son las implicaciones?

Saliendo de las sombras

BlackRock fue fundada en 1988 en asociación con el Grupo Blackstone, una empresa multinacional de gestión de capital privado que se haría famosa después de la crisis bancaria de 2008-09 por arrebatar casas embargadas a precios de venta al público y alquilarlas a precios inflados. BlackRock primero incrementó su balance en los años 90 y 2000 promoviendo los valores respaldados por hipotecas (MBS) que derribaron la economía en 2008. Conociendo el negocio de los MBS desde dentro, se puso a cargo de las instalaciones de la Reserva Federal «Maiden Lane». Llamados «vehículos de propósito especial», estos fueron usados paracomprar activos «tóxicos»(en gran parte MBS no comercializables) de Bear Stearns y American Insurance Group (AIG), algo que la Reserva Federal no estaba legalmente autorizada a hacer por sí misma.

Sin embargo, BlackRock realmente hizo su fortuna en los «Exchange Traded Funds» (ETF). Ganó billones en activos invertibles después de adquirir la serie de los ETF iShares en una adquisición de Barclays Global Investors en 2009. En 2020, la serie de iShares, que tuvo un gran éxito, incluía más de 800 fondos y 1,9 billones de dólares en activos gestionados.

Los fondos negociados en la bolsa se compran y venden como acciones, pero funcionan como fondos de seguimiento de índices, siguiendo pasivamente índices específicos como el S&P 500, el índice de referencia de las corporaciones más grandes de Estados Unidos, y el índice en el que invierte la mayoría de la gente. Hoy en día, el sector de los ETF de rápido crecimiento controla casi la mitad de todas las inversiones en acciones de EE.UU., y está muy concentrado. El sector está dominado por sólo tres gigantescos gestores de activos estadounidenses – BlackRock, Vanguard y State Street, los «Tres Grandes» – con BlackRock como claro líder mundial. En 2017, los Tres Grandes juntos se habían convertido en el mayor accionistade casi el 90% de las empresas del S&P 500, entre ellas Apple, Microsoft, ExxonMobil, General Electric y Coca-Cola. BlackRock también posee intereses importantes en casi todos los mega-bancosy en los principales medios de comunicación.

En marzo de 2020, basándose en su experiencia con las instalaciones de Maiden Lane y su sofisticado software de supervisión de riesgos Aladdin, BlackRock obtuvo el trabajo de dispensar fondos de la Reserva Federal a través de once «vehículos de propósito especial» autorizados en virtud de la Ley CARES. Al igual que las instalaciones de Maiden Lane, estos vehículos fueron diseñados para permitir a la Reserva Federal, que está legalmente limitada a la compra de activos seguros con garantía federal, financiar la compra de activos de mayor riesgo en el mercado.

Blackrock se salva a sí mismo

El cierre nacional dejó a los estados, ciudades y negocios locales en una necesidad desesperada de ayuda del gobierno federal. Pero según David Dayen en The American Prospect, al 30 de mayo (el último informe mensual de la Reserva Federal), las únicas compras hechas bajo los nuevos SPV administrados por BlackRock fueron los ETF, principalmente propiedad del mismo BlackRock. Entre el 14 y el 20 de mayo, cerca de 1.58 billones de dólares en ETF fueron comprados a través de la Facilidad de Crédito Corporativo del Mercado Secundario (SMCCF), de los cuales 746 millones de dólares o cerca del 47% provinieron de los ETF de BlackRock. La Reserva Federal continuó comprando más ETF después del 20 de mayo, y los inversores se amontonaron detrás, lo que dio lugar a enormes entradas en los ETF de bonos corporativos de BlackRock.

De hecho, estos ETF necesitaban un rescate; y BlackRock usó su posición muy favorable con el gobierno para conseguirlo. Los complicados mecanismos y riesgos subyacentes a los ETF se explican en un artículo del 3 de abril del profesor de derecho empresarial Ryan Clements, que comienza su artículo:

Los Fondos Cotizados (ETF) están en el corazón de la crisis financiera del COVID-19. Más del cuarenta por ciento del volumen de comercio durante la venta de mediados de marzo fue en ETF…

Los ETF estaban operando muy por debajo del valor de sus bonos subyacentes, que estaban cayendo como una roca. Algunos ETF estaban fallando por completo. El problema era algo que los críticos habían advertido hace tiempo: mientras que los ETF son muy líquidos, operando por demanda como las acciones, los activos que componen sus carteras no lo son. Cuando el mercado cae y los inversores huyen, los ETF pueden tener problemas para conseguir los fondos para liquidar sin operar con un gran descuento; y eso es lo que estaba sucediendo en marzo.

Según un artículo del 3 de mayo en The National, «El sector se salvó finalmente gracias a la promesa de la Reserva Federal de los EE.UU. del 23 de marzo de comprar créditos de grado de inversión y ciertos ETF. Esto proporcionó la liquidez necesaria para rescatar los bonos que habían estado flotando en un mercado sin compradores».

El profesor Clements afirma que si la Reserva Federal no hubiera intervenido, «se podría haber materializado un ‘bucle de la fatalidad’ en el que la continua presión de venta en el mercado de los ETF exacerbó una venta de fuego en los [bonos] subyacentes, y de nuevo a la inversa, en una pila procíclica con consecuencias devastadoras». Observa:

Hay una forma inquietante de alquimia de mercado que tiene lugar cuando los bonos sin liquidez de venta libre se transforman en ETF instantáneamente líquidos. La «transformación de la liquidez» de los ETF está siendo apoyada ahora por el gobierno, de la misma manera que la transformación de la liquidez en los valores respaldados por hipotecas y la banca sumergida fue apoyada en 2008.

¿Trabaja para quién?

BlackRock obtuvo un rescate sin debate en el Congreso, sin tasa de interés «penalizada» del tipo impuesto a los estados y ciudades que piden préstamos en el Servicio de Liquidez Municipal de la Reserva Federal, sin papeleo complicado ni tener que hacer cola para los escasos préstamos de la Administración de Pequeñas Empresas, sin ataduras. Simplemente se rescató silenciosamente.

Se podría argumentar que este rescate fue bueno y necesario, ya que el mercado se salvó de un desastroso «bucle de la fatalidad», al igual que los fondos de pensiones y los ahorros de millones de inversores. Aunque BlackRock tiene un interés mayoritario en todas las grandes corporaciones del S&P 500, profesa no ser «dueña» de los fondos. Sólo actúa como una especie de «custodio» para sus inversores, o eso dice. Pero BlackRock y las otras 3 grandes ETF votan las acciones de las corporaciones; así que desde el punto de vista de la administración, son los dueños. Y como se observa en un artículo de 2017 de la Universidad de Amsterdam titulado «Estas tres empresas son dueñas de la América Corporativa», votan el 90% de las veces a favor de la gestión. Eso significa que tienden a votar en contra de las iniciativas de los accionistas, en contra de los trabajadores y en contra del interés público. BlackRock no está trabajando para nosotros, aunque nosotros, el pueblo estadounidense, nos hemos convertido en su mayor base de clientes.

En una revisión de 2018 titulada «Blackrock – La compañía que es dueña del mundo», un grupo de investigación multinacional llamado Investigate Europe concluyó que BlackRock «socava la competencia a través de la posesión de acciones en compañías competidoras, borra los límites entre el capital privado y los asuntos gubernamentales al trabajar estrechamente con los reguladores, y aboga por la privatización de los planes de pensiones para canalizar el capital de ahorro hacia sus propios fondos».

Daniela Gabor, profesora de macroeconomía de la Universidad de Inglaterra Occidental en Bristol, llegó a la conclusión, tras varios debates sobre reglamentación en Bruselas, de que ya no eran los bancos los que ejercían el poder financiero, sino los administradores de activos. Dijo:

A menudo se nos dice que un gestor está ahí para invertir nuestro dinero para nuestra vejez. Pero es mucho más que eso. En mi opinión, BlackRock refleja la renuncia al estado del bienestar. Su ascenso en el poder va de la mano de los cambios estructurales en curso; en las finanzas, pero también en la naturaleza del contrato social que une al ciudadano y al Estado.

En el libro blanco de BlackRock de agosto de 2019 que establece un reajuste económico que se ha implementado ahora con BlackRock al timón, es evidente que estos cambios estructurales son deliberados y fueron planeados.

La política pública se hace hoy en día de manera que favorece al mercado de valores, que se considera el barómetro de la economía, aunque tiene poco que ver con la fuerza de la economía real y productiva. Los gigantescos fondos de pensiones y otros fondos de inversión controlan en gran medida el mercado de valores, y los administradores de activos controlan los fondos. Esto efectivamente pone a BlackRock, el mayor y más influyente administrador de activos, en el asiento del conductor en el control de la economía.

Como señala Peter Ewarten un artículo del 14 de mayo sobre BlackRock titulado «Foxes in the Henhouse» (Zorros en el gallinero), hoy en día el sistema económico «no es el capitalismo clásico sino más bien el capitalismo de monopolio de Estado, donde las empresas gigantes se respaldan regularmente con fondos públicos, y las fronteras entre el Estado y la oligarquía financiera son prácticamente inexistentes».

Si los oligarcas corporativos son demasiado grandes y estratégicamente importantes para ser disueltos bajo las leyes antimonopolio, en lugar de rescatarlos deberían ser nacionalizados y puestos directamente al servicio del público. Como mínimo, BlackRock debería ser regulada como una institución financiera de importancia sistémica demasiado grande para quebrar. Mejor aún sería regularla como un servicio público. Ninguna entidad privada no electa debería tener tanto poder sobre la economía como tiene BlackRock, sin un deber fiduciario legalmente exigible de ejercerlo en el interés público.

 

 

*Abogada, presidenta del Instituto de Banca Pública y autora de trece libros, entre ellos Web of Debt, The Public Bank Solution y Banking on the People: Democratizando el dinero en la era digital. También es coanfitriona de un programa de radio en PRN.FM llamado «Es nuestro dinero». Sus más de 300 artículos de blog están publicados en EllenBrown.com.

 

 

gracus.com.ar