Cientos de compañeros llevaron comida y te escucharon con emoción cantarle a los ingleses la Vuelta de Obligado.

JORDI VILLA DEL PRAT «EL DUENDE DE LAS PEÑAS» AL COMANDO CELESTIAL

Por Jorge Rachid y Martín García

Te fuiste gordo querido, amigo y compañero de casi chicos cuándo en el ático que vivías, entre hacer pochoclos como única comida y botellas para la manifestación de la tarde, nos reíamos y puteabamos con la misma intensidad juvenil de la alegría de los sueños revolucionarios.

Por Jorge Rachid

NAC&POP

20/07/2020

Éramos los jóvenes setentistas en nuestra búsqueda utópica que mantenemos hasta hoy. Me fui a Neuquén nos reencontramos 20 años después, seguíamos siendo la misma madera, vos con tu pasión y la guitarra, tus fogones y zambas, comidas y vino, historias y proyectos, siempre la alegría del combate.

Te dejaste ir.

Quise internarse en el Clínicas me dijiste que te habían recomendado no hacerlo, le hable al Tano Biani avisando que cuando llamaras lo hiciera, nunca fué, estabas decidido gordo, como cada acto de tu vida, como cantamos todos juntos en mis 70, pura emoción allá por Mataderos ayudando a los comedores.

Cientos de compañeros llevaron comida y te escucharon con emoción cantarle a los ingleses la Vuelta de Obligado o en IIDEART Artiguista juntarnos para resignificar la HISTORIA.

Cómo te voy a extrañar hermano QUERIDO, voy a seguir luchando ahora con una bandera más: los sueños de JORDI.

JR/

 

JORDI MARCHABA TODOS LOS 24 DE MARZO CON LA OESTERHELD

Por Martín García

NAC&POP

21/07/2020

Jordi marchaba con nosotros todos los 24 de marzo como miembro de la Agrupación Oesterheld.

Lo hacía con una motoneta grossa porque no estaba para caminar mucho ni estar, mucho tiempo de pie.

Colgaba el póster de uno de nuestros patriotas del volante y lo mostraba orgulloso.

Fiel a los amigos, nos apoyábamos en él para conmemorar la pachamama con su provisión de caña con ruda.

Cuando llevábamos algún folklorista a las comidas no terminaban de puntear la introducción del primer tema que Jordi ya había sacado a una hermosa compañera u otra a ocupar el espacio entre el escenario y las primeras mesas con su caballeresca coreografía, plena de sutilezas y ademanes haciendo lucir a su compañera.

Tenía una mesa fija la 7 en las cenas de la Oesterheld que a veces se llenaba con gente como Faustino Velasco, Jorge Guinsburg, Gabriel Russo, y muchos otros durante el tiempo en que su humor los cobijaba.

Jordi acompañando la entrega del «Patriota» a Claudio Morressi

Jordi…¡eh! ¡Jordi!…siempre estarás en nuestro corazón.

Vivimos solo para modificar el mundo y cada uno aporta indefectiblemente lo suyo, como Jordi.

MG/