Recordamos hoy al entrañable compañero protagonista de la recuperación del sindicato tras la intervención de la dictadura cívico-militar, fundador de la CTA

SE CUMPLEN 27 AÑOS DE LA MUERTE DE GERMÁN ABDALA

Germán Abdala fue uno de los dirigentes gremiales de la Argentina más importantes de los últimos años, exponente de un modelo sindical que se opuso no solo a las burocracias que fueron parte de la entrega de lxs trabajadores, fue además un militante integral que buscó una verdadera transformación de la sociedad.

 

Recordamos hoy al entrañable compañero protagonista de la recuperación  del sindicato tras la intervención de la dictadura cívico-militar, fundador de la CTA, ex diputado nacional integrante del grupo de los 8, desde donde se opuso a las políticas neoliberales y de impunidad del gobierno de Carlos Menem.

Germán Abdala fue uno de los dirigentes gremiales  de la Argentina más importantes de los últimos años, exponente de un modelo sindical que se opuso no solo a las burocracias que fueron parte de la entrega de lxs trabajadores, fue además un militante integral que buscó  una verdadera transformación de la  sociedad.

*“Esta noche, mañana encontrarnos en cada lugar, en cada barrio, en cada fábrica, en cada escuela, en cada universidad, en cada lugar donde esté el pueblo porque nosotros apenas somos una puntita de ese pueblo que murmura, que late y que exige que haya una transformación en el país…”, era parte de la síntesis de German para graficar la militancia con el pueblo.*

Nació el 12 de febrero de 1955 en Santa Teresita. En 1979, en plena dictadura cívico-militar crea junto a varios referentes ANUSATE -Agrupación Nacional Unidad y Solidaridad de la Asociación Trabajadores del Estado. Formó parte de los “25 Gremios Combativos”. En 1984 es parte de la recuperación histórica de ATE, elegido su Secretario General de la Seccional Capital Federal.

En 1989 es electo diputado nacional por el Partido Justicialista.  Durante su mandato logra la aprobación de la Ley de Convenciones Colectivas de Trabajo para los Trabajadores del Estado,  la que se conoce como Ley Abdala. En  1990, forma el “Grupo de los Ocho”, integrado por 8 legisladores justicialistas que se oponen a las políticas neoliberales –de privatización y entrega- de Carlos Menem. En diciembre de ese mismo año tras los indultos a los genocidas condenados en el “Juicio a la Juntas”, renuncia a los cargos partidarios y  se desafilia del Partido Justicialista.

*“…porque tenemos memoria y porque nos da orgullo nuestro pasado y porque hoy nos sentimos que continuamos a aquellos compañeros que dieron la vida por un país distinto, porque pensamos que eso no fue un error, por eso no bancamos ni la obediencia debida, ni el punto final ni el indulto…”, destacó en ese entonces.*

En 1991 forma parte de la construcción de la CTA, Congreso de los Trabajadores Argentinos.

El 13 de julio de 1993, con tan solo 38 años, muere tras una larguísima batalla contra la enfermedad.

 *“Las ideas no han muerto, nuestra memoria no está pisoteada, nuestro pasado nos da orgullo y nuestro presente es de transformación”. German Abdala*.