El 9 de julio de 2020, el querido compañero, subió al Comando Celestial

MARIO CLAVELL, HASTA LA VICTORIA SIEMPRE

Con inmensa tristeza informamos que falleció nuestro compañero MARIO CLAVELL. Militante gigante del peronismo, causa que abrazó desde muy joven, fue preso político de la última dictadura. Su compromiso inclaudicable con la militancia popular, lo llevó a reafiliarse al PJ apenas salido de prisión, en 1983, después de haber pasado años preso en el penal de Rawson junto a cientos de militantes revolucionarios.

 

 

“Después de escuchar de nuevo el audio de la charla de Fede,

me reapareció un viejo trauma: hasta los 26 años fui el hijo de otro;

luego fui 436-786 por 4 y 8 años y a partir del ‘96

 fui el papá de Martín, Juan Ignacio y Rodrigo….

Cuando éste se recibió en el Conservatorio me dije

– ¿qué voy a ser ahora? – y me acordé: – ¡¡¡ ah!… ¡¡¡ lo que soy desde hace 36 años!!! –

y puedo decirlo sin vergüenza ni reproches porque lo hice sintiendo lo que hacía,

 gracias a lo que había mamado, entre otros sitios,

en la colonia de la Fundación Evita.

Y lo seguiré siendo: ¡MONTONERO, HASTA LA MUERTE! …”

Mario Clavell, 29 de mayo 2020. En ocasión de otro aniversario del Aramburazo.

 

TWITTER VIDEO Ariel Garbarz @GarbarzAriel

https://twitter.com/i/status/1281358092119285766

Con inmensa tristeza informamos que falleció nuestro compañero MARIO CLAVELL.

Militante gigante del peronismo, causa que abrazó desde muy joven, fue preso político de la última dictadura.

Su compromiso inclaudicable con la militancia popular, lo llevó a reafiliarse al PJ apenas salido de prisión, en 1983, después de haber pasado años preso en el penal de Rawson junto a cientos de militantes revolucionarios.

Militante barrial en la vieja circunscripción 18, hoy comuna 14, trajinó las calles de Palermo extendiendo sus largos y solidarios brazos siempre.

Fue presidente de la cooperadora de la escuela donde estudiaban sus hijos y se fue vinculando al movimiento de derechos humanos, forjando con los años una entrañable relación con Taty Almeida y con todas las organizaciones.

La década ganada lo encontró, como siempre, militando la campaña del FPV en 2003 para llevar a Néstor Kirchner a la presidencia.

En 2010, cuando la muerte de Néstor (casualmente el día que Mario cumplía años, por lo que, desde ese 27 de octubre, en cada cumpleaños se le piantaba un lagrimón), sumó su cuota de incertidumbre a las derrotas de la 125 y las elecciones de 2009, nos encontramos con él y otros compañeros y compañeras de Palermo, y formamos PALERMO K. Había que bancar a Cristina ante la situación de soledad en que parecía haber quedado.

Por suerte esa soledad se llenó de pueblo, y entre ellos la militancia de Palermo, barrio difícil si los hay para el proyecto nacional y popular. Gran cantidad de compañeros y compañeras se acercaron a la militancia barrial por primera vez en su vida en PALERMOK, y allí las recibía el abrazo cálido de MARIO, que hacía que cualquiera sintiera que esa era su casa, su lugar…

Incansable, MARIO alumbró en 2012 su última gran creación a la que dedicaría sus mejores proyectos e ideas desde entonces: MEMORIA PALERMO, una organización de derechos humanos que, junto a Barrios por la Memoria y la Justicia, se dedica a perpetuar la memoria de miles de compañeros y compañeras asesinados, secuestrados y desaparecidos por la dictadura, con las baldosas por la memoria. Desde Memoria Palermo, como no podía ser de otra manera, fue uno de los impulsores nacionales del Foro por la Democracia y la libertad de los presos políticos, cuando el miserable de Macri desató la persecución que puso presa a Milagro Sala y a tantos otros; luego organizó el Comité por la libertad de Milagro Sala en la comuna 14.

Fuimos testigos de su compromiso y de su lucha incansable, participando de toda actividad y homenaje vinculando a las y los compañeros desaparecidos o muertos por las dictaduras, y de las baldosas construidas por MEMORIA PALERMO que están hoy en varios barrios de la ciudad, en La Plata, y Mar del Plata.

Viajó varias veces desde Buenos Aires a visitar a Milagro presa, también a Marcos Paz y a Ezeiza a confortar a nuestros presos políticos y a decirles que no estaban solos.

La solidaridad con los presos y la lucha por su libertad eran para Mario como el aire que respiraba. Y una bandera que aún hoy, en nuestro gobierno popular, no bajó jamás.

Hoy lo despedimos asumiendo el compromiso de continuar con todas sus luchas, profundamente dolidos porque se nos fue, como diría Brecht, UN IMPRESCINDIBLE…

 

Querido MARIO COMPAÑERO, estás desde hoy en compañía de PERÓN NÉSTOR, EVITA y NUESTROS 30 MIL.

 

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE

 

PALERMO K