El Río de la Plata estaba muy bajo y por eso la nave no podía alejarse con facilidad de la costa.

EL DÍA EN QUE EL SHERATON ERA UN BARCO Y LOS COLECTIVOS LOS GAUCHOS QUE LO ASALTARON

Por Hernan Lanvers *

Mientras los cien soldados ingleses eran atados para ser llevados al Fuerte de Buenos Aires, el capitán entregó, sorprendido, su espada al jefe de los atacantes, un muchacho de veinte años que hablaba de forma extraña por ser hijo de vasco, provenir del Norte y mezclar palabras del español con la lengua inglesa.

Por Hernán Laverns

NAC&POP

17/06/2020

No había pasado nunca en la Historia…

Y sucedió frente adonde hoy está el hotel Sheraton, en Retiro.

Año 1805, 5 años antes de la Revolución de Mayo.

Que un barco de la flota inglesa, la más poderosa del mundo, fuera tomada al abordaje era común…pero no por enemigos que atacaran por el agua, a caballo.

El navío era grande, pertenecía a la Armada Naval más poderosa del mundo, tenía 26 cañones y 100 hombres a bordo.

El Río de la Plata estaba muy bajo y por eso la nave no podía alejarse con facilidad de la costa.

Los atacantes eran 20 gauchos que atacaron con lanzas, boleadoras y trabucos, metiéndose al río con sus caballos nadando entre gritos, disparos y promesas claras de degüello.

El capitán inglés alzó una bandera blanca y se rindió casi de inmediato.

Mientras los cien soldados ingleses eran atados para ser llevados al Fuerte de Buenos Aires, el capitán entregó, sorprendido, su espada al jefe de los atacantes, un muchacho de veinte años que hablaba de forma extraña por ser hijo de vasco, provenir del Norte y mezclar palabras del español con la lengua inglesa.

Pasó en la Primera Invasión Inglesa.

El muchacho se llamaba Güemes

Y a la edad en la que hoy, con 20 años, muchos jóvenes reclaman a sus padres, con autoridad, la renovación de su Play Station o de su celular, él protagonizó el hecho más increíble de toda la Historia Naval.

El resto es ya conocido.

Lideró la Guerra Gaucha y liberó el Norte Argentino.

Ahora el día es feriado, debido al aniversario de su muerte.

Hoy el país está necesitando, como nunca, gente con el temple del salteño Güemes…

 

HL/

 

  • Escritor.