A partir de las directivas del Plan de Operaciones del secretario de la Primera Junta, Mariano Moreno Publicado en el Correo de Comercio Nº 17 del 23 de junio de 1810:

EXPROPIACIONES DE TIERRAS EFECTUADAS POR MANUEL BELGRANO

Es ineludible deber del Estado corregir tamaña injusticia otorgando el derecho de propiedad de la tierra solamente a aquellos que la laboran, expropiando dichos bienes inmuebles a aquellos otros que no hacen otra cosa que tener una vida de ociosidad y holganza en base al esfuerzo de los demás.

 

Expropiaciones de tierras efectuadas por Manuel Belgrano a partir de las directivas del Plan de Operaciones del secretario de la Primera Junta, Mariano Moreno

Publicado en el Correo de Comercio Nº 17 del 23 de junio de 1810:

“Cuando vemos a nuestros labradores en su mayor parte llenos de miseria e infelicidad, que una triste choza apenas les liberta de las intemperies; que en ellas moran padres e hijos; que la desnudez está representada en toda su extensión; no podemos menos que fijar el pensamiento para indagar las causas de tan deplorables desdichas.

Todos esos males son causa del principal, que es la falta de propiedad de los terrenos que ocupan los labradores: este es el gran mal de donde provienen todas sus infelicidades y miserias, y de que sea la clase más desdichada de estas provincias.

Sí; la falta de propiedad, porque el que no puede llamar suyo a lo que posee de hecho, aunque pone allí todos sus esfuerzos, con la consecuencia de tener que ceder el fruto a un “señor” que se aprovecha de sus sacrificios por la sola razón de argüir injustos derechos de propiedad y en consecuencia disponer de los beneficios, quitándole a los labradores el producto de su trabajo porque trabajan en tierra ajena.

Es ineludible deber del Estado corregir tamaña injusticia otorgando el derecho de propiedad de la tierra solamente a aquellos que la laboran, expropiando dichos bienes inmuebles a aquellos otros que no hacen otra cosa que tener una vida de ociosidad y holganza en base al esfuerzo de los demás.”

Manuel Belgrano