Después de contemplar a verdaderos descerebrados manifestarse en Plaza de Mayo contra la cuarentena, contra Cristina, Alberto y el “Nuevo Orden Mundial”,

«TRISTE EL POBRE QUE OLIENDO A BOSTA, SE CREE EL DUEÑO DE LAS VACAS» (EVA PERÓN)

Por Carlos Mondino

Menuda tarea le aguarda a nuestro gobierno apenas salgamos de la tragedia del Covid para encarar todo aquello que haga a la restauración de la Patria. Obviamente que se está trabajando en la etapa posterior, el país necesitara crecer a buen ritmo. Esta segunda pandemia que se ha abatido sobre nuestro suelo es atípica

Por Carlos Mondino

NAC&POP

7/06/2020

Resulta redundante volver sobre un tema que creo merece nuestra atención.

Después de contemplar el sábado a verdaderos descerebrados manifestarse en Plaza de Mayo contra la cuarentena, contra Cristina, contra Alberto, contra el “Nuevo Orden Mundial”, opinando como si fueran infectologos, negando la existencia de la pandemia, etc. etc., repito, después de verlos, se acentuó mi expectativa respecto a los fenómenos sociales que hemos presenciado desde el 10 de diciembre hasta la actualidad.

Eran una ínfima minoría, fogoneada desde algún lado del PRO posiblemente, casi diría que huele a Bullrich.

A pesar que pronto me convertiré en el “señor de las siete décadas”, no he perdido la capacidad de asombro.

Asocio esa “manifestación” a las anteriores, algunas que fracasaron rotundamente y otras que lograron reunir cierta cantidad de personas que repiten como loros las consignas que los medios les picotean todos los días, a cada momento.

Pero hay algo peor, que no se hace público, pero se mantiene vigente, y que está en directa relación con el título de esta parte de la reflexión.

Todos los que leen estas breves líneas se habrán topado con esos “pobres” que defienden a rajatabla a los “ricos”, y utilizo este término para dramatizar la división porque siempre me viene a la mente la sentencia de don Arturo Jauretche, “Cuando el patrón y el peón votan al mismo candidato el que pierde siempre es el peón”, y es precisamente ese peón  que se cree el dueño de la vaca que debe cuidar para su patrón, el que definió, en gran parte, la elección del 2015, es decir que colaboro en la institucionalización de la barbarie macrista.

Esa desgracia nos dejó una lección que nunca debe olvidarse.

Dependemos de nosotros y nuestros afines para evitar que vuelva a ocurrir.

Los pueblos que olvidan el pasado tienen incierto porvenir.

Este pasado reciente, fresquito, tenebroso, se gestó también con esos pobres a los que menciona Evita.

Conste que no hablo específicamente de los “sojeros de maceta”, esos comen todos los días.

Me estoy refiriendo a los pobres, a aquellos que pasan necesidades ciertas y acuciantes en muchos casos, pero se dejan llevar por los “cantos de sirena”.

Ahora sí, ¡que tristeza da el pobre y el sojero de maceta que oliendo bosta de vaca se creen sus dueños!

Lamentablemente el último resultado electoral, aunque fue contundente y en primera vuelta, dejo que la pandemia reuniera un 40% de votos, cantidad nada despreciable.

Veremos si esta pandemia actual modifica voluntades hacia quienes verdaderamente los tenemos en nuestro corazón y no en el marketing como unos cuantos desquiciados, que los utilizan y luego los relegan al olvido.

¡Te quejas de los planes sociales, y no de los que se fugan millones!

¡Renegás del estado y acudís en su ayuda cuando necesitas oxígeno para no asfixiarte!

¡No abrís la boca ante la aparición de un sistema de espionaje que ni los milicos del proceso llevaron a cabo!

Horacio Verbitsky publicó en el “Cohete a la Luna” (aquella a la que quería mandarlo Macri), la lista de fugadores de divisas durante el Macriato.

Aparecen los apellidos de siempre, algunos de ellos acompañados por sus familiares.

Les recomiendo que entren al espacio y, aunque sea por curiosidad lean ese listado de infames que fugaron millones necesarios para nuestro país.

Pero mi intención va hacia otro lado. “Economistas” del establishment,  personajes que se creen a si mismos como “intelectuales” que firman solicitadas desopilantes, anónimos ciudadanos que ante un micrófono dicen que los planes son para los vagos, empresarios de enormes fortunas que piden que les ayuden a pagar los sueldos de sus empleados resultando así capitalistas en las ganancias y socialistas en las perdidas (me pareció genial esta definición y no se de quien es), en definitiva un universo polimorfo, donde “hay de todo como en botica” al decir de nuestros abuelos.

Un panorama caótico desde lo racional, al que es necesario ponerle serenidad y buen juicio, ¿cómo? con el hacer cotidiano y políticas de las buenas.

Para eso tenemos nuestra gente y sus capacidades.

Los días que vendrán traerán sin duda muchas sorpresas a este espectro que se levanta desde un pasado reciente y que nos hace comprender que fue mucho peor de lo que suponíamos.

Existen desde ya, maniobras para desviar las investigaciones, ¡hasta se tomaron la “molestia” de borrar de una grabación en la que un ex jugador de Boca, Bermúdez, cuenta como se frustro su pase al Barcelona porque Macri le dijo que el 15% que le correspondía por su pase, lo depositara en una cuenta a nombre, quedándose con una buen a mordida!, pero, ese nivel de detalle se les escapo ante la magnitud de su canallada.

La causa que lleva adelante un Juez Federal de Lomas de Zamora, tiene pruebas “hasta los techos”: Ni una palabra en los medios cómplices.

Repito el título pero cambio los signos de puntuación: ¿Te quejas de los planes sociales, y no de los que se fugan millones?

¿Renegás del estado y acudís en su ayuda cuando necesitas oxigeno para no asfixiarte?

¿No abrís la boca ante la aparición de un sistema de espionaje que ni los milicos del proceso llevaron a cabo?,

Te cabe la frase de Evita, aunque no seas pobre de peculio.

Lo sós, aunque te enojes que te lo diga, entendé de una buena vez que ¡No sós el dueño de las vacas!

Despues de las catástrofes hay que reparar daños y encarar el futuro.

Menuda tarea le aguarda a nuestro gobierno apenas salgamos de la tragedia del Covid para encarar todo aquello que haga a la restauración de la Patria.

Obviamente que se está trabajando en la etapa posterior, el país necesitara crecer a buen ritmo.

Esta segunda pandemia que se ha abatido sobre nuestro suelo es atípica.

Por un lado muchos compatriotas han caído bajo su poder y se han recuperado, otros han muerto desgraciadamente.

Nos estamos jugando por la vida como único valor que no puede repararse una vez perdido, seguiremos haciéndolo, está en nuestra naturaleza peronista, y está también en la de aquellos hombres y mujeres de bien que consideran al ser humano como lo que es, el sujeto hacia quien va dirigida la política de forma individual y social, no es un número, siente, padece, se alegra, tiene ansias de vivir su vida con dignidad, no es un factor de la economía, es hacia quien debe dirigir su esfuerzo la economía, no es un sujeto merecedor de olvido, hacia él va dirigida la construcción política que permita elevarlo hacia alturas de igualdad.

Tropezaremos con la oposición de las elites, siempre lo hacen, nos atacaran quienes no conciben que el peronismo, llegado al poder “por el voto de las masas analfabetas e incultas que pueblan nuestro país”, vuelva a redimir a la Patria.

Somos esto, somos el pueblo trabajador, y también aquellos que no ostentan nuestra doctrina ni nuestro sentimiento, pero que acompañan porque saben que hay un  horizonte que buscar y que para hacerlo pondremos todas las herramientas necesarias en pos de la “felicidad del pueblo y la grandeza de la Patria”

Por ultimo quisiera referirme brevemente a las causas que se han incoado en virtud del espionaje macrista que involucra directamente a la AFI y algún que otro narco.

Hay siete causas en trámite, y una nueva denuncia de Cristina Caamaño referida al espionaje a más de 500 personas, entre ellas muchos periodistas, durante el G-20, la podredumbre que va saliendo a la luz es inimaginable.

Hago votos para que esta vez el Poder Judicial actúe como debe ser, esto es, administrando justicia conforme a derecho y no dejándose intimidar por ningún poderoso y mucho menos por los  medios canallas que son cómplices de la barbarie.

Que no se escapen.

Cuidémonos entre todos

CM/