A los pocos días de asumir el gobierno, Fernandez y el Ministro Guzman, le contestaron al FMI (en relación a un tramo disponible de financiamiento) NO TOMAREMOS MÁS DEUDA.

FINANCIAMIENTO EXTERNO PARA OBRAS PÚBLICAS, VIVIENDA Y HÁBITAT

Por Oscar Balestieri

Apoyo plenamente la posición del gobierno de NO endeudarnos más. La experiencia del endeudamiento global, está a la vista, es la herramienta principal de la dependencia, del condicionamiento de las políticas nacionales por el poder financiero internacional.

 

Por Oscar Balestieri

 

mayo de 2020

 

A los pocos días de asumir el gobierno, Fernandez y el Ministro Guzman, le contestaron al FMI (en relación a un tramo disponible de financiamiento) NO TOMAREMOS MÁS DEUDA.

Esta definición tajante, contiene muchos conceptos:

el primero, una actitud del gobierno, de terminar con el ciclo de endeudamiento del Macrismo o mejor dicho del gobierno neoliberal, (porque adjudicar todo a Macri es una simplificación.).

el segundo. que la economía argentina debe generar recursos (y puede hacerlo) suficientes para impulsar el crecimiento, la justicia social y yo agregaría, la independencia económica.

Esta definición contundente de un gobierno que indica un rumbo diferente, parece que no es tomada con ese sentido en algunos compañeros, en algunos sectores del gobierno.

Leemos y escuchamos, que se mencionan  esperanzadamente, la aplicación de financiamientos internacionales, (CAF,BID. Etc.) para reactivar las obras de habitat y vivienda.

Voy a extenderme en mi opinión acerca del financiamiento internacional: Apoyo plenamente la posición del gobierno de NO endeudarnos más. La experiencia del endeudamiento global, está a la vista, es la herramienta principal de la dependencia, del condicionamiento de las políticas nacionales por el poder financiero internacional.

Pero también quiero opinar sobre el financiamiento para obras públicas: el principal argumento es que tienen interés bajo, que sirve para hacer obras que no se podrían hacer sin esos financiamientos , que son para fines determinados…

El argumento del bajo interés, es relativo, ya que como en todo financiamiento, hay costos ocultos ( comisiones de compromiso del 1% o más, que se pagan aunque no se utilicen los créditos, lo habitual es que tardan años hasta que se puedan utilizar..) hay condicionamientos, sobre quienes pueden hacer las obras, a quien se puede comprar (todas condiciones políticas,)

Consultorías, misiones de control, a las cuales se les paga sus gastos, gentilezas (que han llegado al extremo de pagarles “acompañantes”)

Además son un camino de captación de funcionarios nuestros, a quienes con el encandilamiento de futuros contratos por entes financieros, se los condiciona para que tengan una mirada complaciente.

Como en toda generalización, hay que encontrar, buscar los matices, posiblemente tambien en estos financiamientos hay diferencias: no es lo mismo el FMI, que los bancos chinos que financian las hidroeléctricas de Santa Cruz, siempre es un endeudamiento, pero hoy el “imperialismo “ chino, tiene condicionamientos menores y la necesidad política de una potencia en ascenso y en competencia con el poder financiero internacional, hace que deban ofrecer condiciones más favorables.

Aldo Ferrer, economista, planteaba la consigna “vivir de lo nuestro”, como objetivo de independencia económica y soberanía política. Está plenamente vigente, y la respuesta del Gobierno al FMI, se alinea con ese objetivo, No endeudarnos más.