La prolongación de la cuarentena evidencia que el problema de salud es muy grave.

A GRANDES MALES GRANDES REMEDIOS

Por Sergio Ortiz

El drama continúa. Según sanitaristas y epidemiólogos puede venir una oleada aún más dolorosa en mayo o junio. Está bien que Alberto Fernández prorrogue la cuarentena por un par de semanas, flexibilizando actividades en zonas donde sea posible. Es de sentido común, a veces el menos común de los sentidos.

Por Sergio Ortiz

La Arena

26/04/2020

La prolongación de la cuarentena evidencia que el problema de salud es muy grave.

Y a eso se suma la no menos crítica situación económica. Es una crisis doble.

No van la aspirina ni el geniol.

El Covid-19 sigue cobrándose en enfermos y muertes.

Que las estadísticas locales sean mejores que la de otros países comprueban que se tomaron buenas medidas políticas y sanitarias.

Pero no deben sacarse conclusiones erróneas, por ejemplo que los argentinos somos los más grandes del mundo.

Tampoco que el problema está solucionado y se puede volver a la normalidad.

El drama continúa.

Según sanitaristas y epidemiólogos puede venir una oleada aún más dolorosa en mayo o junio.

Está bien que Alberto Fernández prorrogue la cuarentena por un par de semanas, flexibilizando actividades en zonas donde sea posible.

Es de sentido común, a veces el menos común de los sentidos.

Tampoco hay que consolarse comparando nuestras bajas con las de otras nacionalidades.

Sería de pésimo gusto incurrir también en la zoncera de «mal de muchos, consuelo de tontos».

Hay que mejorar la performance y dar una mano a nuestros vecinos, próximos y lejanos.

Por caso, qué lindo sería que llegaran cajas de alimentos argentinos a China, retribuyendo la solidaridad recibida y en vez de ir con frases del Martín Fierro fueran con algunas citas de Confucio o Mao.

Como la solidaridad empieza por casa, lo más importante es ver cómo están los compatriotas y mejorar su situación.

Si bien es una responsabilidad central del gobierno nacional, los argentinos de a pie también debemos involucrarnos.

Así quedarían más aislados los imbéciles que amenazan a médicxs y enfermerxs; los quieren confinar en algún asilo o cárcel lejos del vecindario, en vez de agradecerles lo que hacen por la gente.

La pandemia ha ilustrado los márgenes peligrosos de la situación sanitaria. Se ha remarcado poco que los presupuestos de Salud fueron achicados por el gobierno anterior y su lógica de mercado.

El ministerio fue rebajado a secretaría.

Y los jubilados (franja etárea tomada como blanco principal por el virus) sufrieron la reforma previsional en diciembre de 2017.

Hay mucha población vulnerable al Covid-19.

Esa gente no puede guardar la cuarentena porque vive hacinada en una vivienda que no es tal.

Y debe salir a buscar un peso fuera de casa porque no tiene ahorros ni medios para sobrevivir.

El gobierno actual parece consciente de esa realidad, pero subestima el drama.

El ministro de Desarrollo Social se vio sorprendido al constatar que en vez de 8 millones de personas pobres y vulnerables en marzo eran 11 millones.

Y cuando se vio apremiado, Daniel Arroyo aprobó, en el apuro, licitaciones que no eran correctas ni en precios ni formas.

Lo que viene.

Para una apreciable mayoría de argentinos y de ciudadanos del mundo, luchar contra la pandemia es la tarea de la hora.

Siempre hay ultrarreaccionarios que, en cambio, ponen en el banquillo de los condenados a otras personas de carne y hueso, y a ideas humanistas.

Siguiendo la huella criminal de Donald Trump y Jair Bolsonazi, una runfla de políticos y algunos literatos devenidos en políticos, emitieron un documento condenando al populismo y gobiernos democráticos como el de Argentina.

Bajo la pluma novelesca -en este caso de terror- de Vargas Llosa, firmaron Mauricio Macri, Álvaro Uribe, José María Aznar, Ernesto Zedillo, Alberto Lacalle y otros políticos e intelectuales orgánicos del neoliberalismo.

Ese documento virósico tiene dos cosas positivas.

Una, es un reconocimiento de lo que se está haciendo bien: «ladran Sancho, señal de que avanzamos».

Otra, les recuerda a los ingenuos y oportunistas que luchar contra la pandemia y la crisis requiere una fuerza política que excluye a personajes como aquellos 147 firmantes.

No por una cuestión de nacionalidad peruana, colombiana o española, sino de límite político e ideológico.

Es el mismo error que comete el presidente cuando apuesta a alianzas con Horacio Rodríguez Larreta, Gerardo Morales y Jorge Macri.

Lo adecuado es prepararse para lo peor y semanas más duras por daños provocados por el coronavirus.

Todo lo que se planifique en salud es bienvenido, no sólo la lamentable y necesaria cuarentena, incluyendo el preacuerdo aún no concretado de traer 200 médicos cubanos a Buenos Aires.

La noticia despertó otra vez el odio del anticomunismo cerril y el corporativismo de las sociedades anónimas vestidas de galenos.

El Estado deberá invertir muchos más centenares de miles de millones de pesos en esta emergencia y para salir de la misma, que aún no se avizora.

Las cuentas finitas no se hicieron pues aún no se ve la luz al final del túnel, pero es obvio que se gastará más en salud y en mantener viva a la Argentina, dos fines altruistas y elementales.

Los números ilustran la gravedad y amplitud del fenómeno a atender; a veces el gobierno no lo ve o lo hace en forma limitada.

Aunque hiera prejuicios, también hay que ocuparse de la gente en las cárceles.

Descontando genocidas, son seres humanos.

La pobreza se ha disparado del 38 por ciento al 45, según la Universidad Católica Argentina.

Esto significa que en el país hay 16 millones de pobres, según el Indec.

O sea, ministro Arroyo, no son 11 millones como usted admitió esta semana sino 5 millones más.

Según la Cepal de Alicia Bárcena, buena amiga de Argentina, el PBI del país caerá este año 6,5 por ciento, en el podio negativo de los tres que verán más estrellada su economía.

En Latinoamérica habrá 11 millones más de desocupados, hasta totalizar 37,7 millones; y habrá 30 millones más de pobres, hasta completar 83,4 millones.

De eso no hablan Vargas Llosa, Macri y sus amigos anticomunistas del club de Trump.

Emitir, ma non troppo.

¿De dónde sacar recursos para afrontar la crisis pandémica y económica?

Argentina no abonó un bono de deuda de 500 millones de dólares vencido el miércoles 22.

Por lo tanto arrancó, en principio, su rumbo mensual hacia el default.

Mal puede esperar préstamos internacionales.

Por otro lado la economía semiparada no genera ingresos para sus habitantes ni para el fisco, vía recaudación; tampoco dólares mediante exportaciones (los sojeros siguen con sus silos bolsa a full aguardando que el dólar llegue a 150 pesos o más).

Unas 420.000 empresas pequeñas, medianas y algunas grandes, privadas, han pedido ayuda al Estado para abonar sueldos de sus empleados.

Otra prueba del rol esencial del Estado, reafirmado en esta crisis y que no debería desdibujarse y mucho menos retroceder cuando las aguas hayan bajado.

Una vía de financiación es la emisión.

Para horror de los Melconián, Espert, González Fraga, Cachanosky, De Pablo, la caricatura de Lennon y otros adoradores del Dios Mercado, el Frente de Todos tomó la justa decisión de emitir.

Por supuesto no debe ser la única forma de financiación porque si la máquina de imprimir billetes no se detiene llegará un punto en que prende el motor de la inflación.

El gobierno de Fernández tiene que definir qué otras fuentes legítimas tiene de financiación.

Y, ligado con eso, debe analizarse en forma crítica en qué se empleó lo emitido hasta el momento.

Durante marzo se emitieron 600.000 millones de pesos, de los cuales 125.000 millones fueron del Central al Tesoro como adelantos transitorios y otros 60.000 millones como pago de utilidades.

Sorprendente y lamentablemente, más de 304.000 millones fueron a pagar Leliq a los bancos, con la ilusoria idea que estas entidades prestaran en forma rápida y amplia a las empresas privadas.

(Fuente: BCRA, reproducido por Página/12, I-Profesional y BAE).

Los bancos no hicieron eso ni respetaron el tope del 24 por ciento de interés marcado por el Central para prestar a las firmas que lo solicitaban para abonar sueldos.

La Patria Financiera.

Destinar la mitad de lo emitido a pagar a los bancos es un gravísimo error y no precisamente de Miguel Pesce, titular del Central, sino del presidente Fernández.

Significa que él hasta hoy confía política y financieramente en la tristemente célebre «Patria Financiera».

Es exactamente al revés del Pepino.

Hay que enfriar un poco la emisión monetaria, pero sobre todo cambiar el destino de los fondos, cortando todo favor a los bancos.

En medio de esta durísima pandemia parece llegado el momento de nacionalizar la banca, que ganó 314.044 millones de pesos en todo el año 2019, según informe del Banco Central.

El país necesita esos recursos, que en buena medida se hicieron usando plata depositada por la población y los dineros del Estado con los negocios macristas de las Lebac y Leliq. Además de un problema de liquidez, en esta crisis se necesita disponer de un aparato financiero nacional que se utilice con similar criterio al de una planificación sanitaria a nivel país (algo que aún no se pudo hacer por el peso decisivo del negocio de la medicina privada, que vetó el plan de ser englobada en un plan nacional e hizo retroceder al gobierno).

No es una receta médica sino posibles soluciones: nacionalizar la banca, cobrar impuesto a la riqueza y suspender los pagos de la deuda externa.

Pueden ser los tres remedios para salir del hospital con mucha vida.

Dirán que son medidas muy serias.

Lo grave es la crisis capitalista dependiente y la enfermedad, que no se cura con aspirina ni geniol.