Larreta & Cía. (contrataciones: la trama de sociedades, funcionarios y parientes.)

LA TRAMA OSCURA DE LARRETA

Por Celeste Del Bianco 

La hermana de Horacio Rodríguez Larreta, Ximena Vallarino Alfaro Díaz Alberdi, el hermano del jefe de gabinete porteño, Rodrigo Miguel, el ex director puesto por Larreta en la Corporación Puerto Madero y actual vicepresidente de Cablevisión y Telecom, Ignacio José María Sáenz Valiente- (FOTO) y el ex funcionario de Larreta y Macri en el Banco Bice, Juan Manuel Gallo, se cruzan en sociedades y contrataciones con sobreprecios.

Por Celeste Del Bianco 

NUESTRAS VOCES

20/04/2020

El entramado de empresas y funcionarios que revelaron la compras de barbijos y el alquiler de hoteles con sobreprecios muestra un sistema establecido desde hace largo tiempo.

La hermana del Jefe de Gobierno porteño (Ximena Vallarino Alfaro Díaz Alberdi), el hermano del jefe de gabinete porteño (Rodrigo Miguel), el ex director puesto por Larreta en la Coorporación Puerto Madero y actual vicepresidente de Cablevisión y Telecom (Ignacio José María Sáenz Valiente) y el ex funcionario de Larreta y Macri en el Banco Bice (Juan Manuel Gallo) se cruzan en sociedades y contrataciones con sobreprecios.

Hubo otra compra de barbijos con precios inflados.

Horacio Rodríguez Larreta intenta hacer control de daños.

Dos funcionarios del Gobierno de la Ciudad de Buenos presentaron la renuncia tras conocerse irregularidades en la compra de insumos y en el alquiler de hoteles para personas infectadas en el medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus.

El sábado por la noche renunció el subsecretario de Administración de Salud, Nicolás Montovio, luego de hacerse pública la escandalosa compra de 15 mil barbijos especiales a 3.000 pesos cada uno.

También renunció el presidente del Ente de Turismo de la Ciudad, Gonzalo Robredo, por la contratación del hotel BA Central a través de la empresa administradora Midas Hotel Management que integra la hermana del jefe de Gobierno. Ximena Vallarino Alfaro Díaz Alberdi es parte del directorio y trabaja con Laura Jumerosky, quién figura como presidenta de la empresa de hoteles y también como directora de Green Salud S.A, la compañía de Ignacio José María Sáenz Valiente a la que el gobierno porteño le pagó $ 45.000.000 por los 15.000 barbijos M95.

Ambas empresas, Midas Hotel Managment y Green Salud S.A tiene domicilio en Av. Santa Fe 768, piso 5, y en ambas participa Laura Jumerosky, empleada administrativa de 33 años, que figura en varias de las empresas de Saenz Valiente, quién a su vez fue uno de los directores de la Corporación Puerto Madero por parte del gobierno porteño durante 2016 y 2017, y que actualmente ocupa el cargo de vicepresidente de Cablevisión y de Telecom, dos de las principales empresas del Grupo Clarín.

Además, el abogado está vinculado a la ONG Club de la República, presidida por Rodrigo Miguel, hermano de Felipe, jefe de Gabinete de la Ciudad de Buenos Aires.

La organización no gubernamental tiene sede en el mismo edificio que las empresas Green: Santa Fe 768.

La primera en el séptimo piso, las segundas en la quinto.

Además, Saenz Valiente es socio de la sociedad anónima JF&V Fiduciaria junto a Juan Manuel Gallo, ex director de Consumidores y Usuarios del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires entre 2009 y 2013 y ex director titular del Banco Bice, de gestión estatal, durante la presidencia de Mauricio Macri, entre 2016 y 2017.

A su vez, Gallo es el director de Green Warranties, una sociedad de garantía recíproca que engloba a varias empresas Green y que tiene a Saenz Valiente como consejero.

La compra de 15.000 “Barbijo Mascarilla de Alta Eficiencia Tipo 3M” a la empresa Green Salud por un monto de $ 45.000.000 fue realizada el 6 de abril a través de una contratación directa.

En la resolución 115/SSASS/20 firmada por el Subsecretario de Salud de la Ciudad de Buenos Aires Nicolás Montovio se indica “la necesidad imperante de contar con este elemento de protección personal” y se decide una contratación directa a raíz del “constante incremento de la demanda de este insumo de protección, de vital importancia para la prevención del virus”.

Si bien los barbijos denominados M95 o FFP3 (según el país de origen) son especiales, los 3000 pesos que se pagó por cada uno supera ampliamente los valores del mercado.

En un comunicado publicado por la empresa 3M (a la que se menciona en la resolución) el 8 de abril se hace referencia a los “precios inflados” que se verifican en distintos países y se indican los precios de los barbijos en el que ninguno supera los 3.40 dólares.

Casi dos semanas después, en el marco de una demanda creciente, estos insumos se encuentran a 2.500 pesos en venta minorista de Mercado Libre.

Semanas atrás estaban alrededor de los 900 pesos.

Luego de la nota publicada en la Revista Noticias, el gobierno de Larreta primero se excusó en la “escasez mundial de este tipo de barbijo específico” y en la falta de oferentes.

«Para abastecer al sistema de salud de barbijos con filtro de partículas N95 se realizaron hasta hoy tres procesos de compra y se llamó a cotizar en cada una de ellos a más de 100 proveedores del rubro.

La primera publicación se realizó el 24 de marzo y se declaró desierta el 27 de marzo.

La segunda se publicó el 30 de marzo y quedó declarada desierta el 3 de abril.

La tercera se publicó el 6 de abril y se mantiene desierta hasta el día de hoy.

En ninguno de estos llamados se presentaron ofertas”, indicaron a través de un comunicado.

En la denuncia penal contra el subsecretario de Administración de Salud Nicolás Montovio presentada por Puebla Fuerza Colectiva, con las firmas de José Cruz Campagnoli, Fernando Víctor Urquizu y Gerardo Ernesto Torres Villar, se lo acusa de los delitos de administración fraudulenta y malversación de caudales públicos.

Además, se pide que se investigue el delito cohecho y tráfico de influencias entre los directivos de la empresa GREEN SALUD S.A. y Montovio.

En el escrito presentado ante la Fiscalía 15 a cargo de Andrea Scagna, se indica que las empresas de Saenz Valiente, Green Salud y Green Armor, especializada en seguridad, tienen domicilio Av. Santa Fé 768, Piso 5, el mismo edificio en el que se ubica la asociación «Club La República»

“Tiene su sede dos pisos más arriba, en Sta Fe 768 piso 7. Éste es también el domicilio particular de Saéz Valiente. Esta asociación se dedica a relaciones con la Embajada de EEUU. Y también la integra Rodrigo Miguel, hermano del Jefe de Gabinete porteño Felipe Miguel”, sostiene el escrito.

El ex legislador José Cruz Campagnoli afirmó que es necesario que se investigue la relación entre el abogado y el hermano del jefe de Gabinete porteño.

“José Ignacio Saenz Valiente fue parte de la corporación Puerto Madero hasta diciembre del año pasado.

Además es parte del directorio de muchas empresas Green (Green Construcciones, Green Health and Spa, Green Logística, Green Seguridad y Green Salud, entre otras).

La mayor parte de esas empresas tienen domicilio en Santa Fe 768, tanto en el quinto como en el séptimo piso.

En este último, fijó domicilio Ignacio Saenz Valiente y lo comparte con la ONG Club de la República que preside Rodrigo Miguel. Rodrigo Miguel es el hermano del jefe de gabinete Felipe Miguel, y es a quien responde el subsecretario de Salud, Nicolás Montovio, que es a quien denunciamos.

Por lo tanto ahí hay una vinculación entre todas las empresas Green que tienen a Saenz Valiente como miembro del directorio y en este caso una vinculación objetiva con el Club de la República, donde Rodrigo Miguel es presidente.

Cuando hicimos público este tema, bajaron la página en la que se lo indicaba como presidente y a Saenz Valiente como uno de los directores”, indicó a Nuestras Voces.

“Seguimos investigando porque que hay una sociedad de garantía recíproca llamada Green Warranties y el titular de esa sociedad es un Juan Manuel Gallo que fue funcionario de la Ciudad de Buenos Aires y después del gobierno de Mauricio Macri en Nación”, detalló Campagnoli.

Otra de las denuncias fue realizada por la dirigente del MST en el FIT Unidad Celeste Fierro con el patrocinio de la Comisión Argentina de Derechos Humano (CADHU).

La denuncia por fraude contra la administración pública contra Nicolás Montovio fue presentada ante la Unidad Fiscal Este, a cargo del fiscal de cámara Gabriel Unrein.

Fierro rechazó los argumentos del gobierno sobre la ausencia de empresas en la convocatoria y dijo que el Estado tiene mecanismos suficientes para no pagar precios elevados.

“Lo llamativo es que esta empresa inicia su actividad a fines del año pasado con poco tiempo y con un capital de 100 mil pesos a fines de octubre de año pasado. la denuncia se presentó el martes, se habilitó la feria”, agregó en diálogo con este portal.

La tercera presentación la realizó el secretario general de ATE Capital y secretario adjunto de la CTA de los Trabajadores, Daniel Catalano, quién denunció penalmente al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por supuesta defraudación a la administración pública, encubrimiento e incumplimiento de deberes de funcionario público.

La otra compra de barbijos

Días después de la compra de barbijos a 3000 pesos, organizaciones sociales y sindicales denunciaron que la Ciudad de Buenos compró barbijos de industria nacional con 200 millones de pesos de sobreprecio.

Según una presentación hecha por el Observatorio del Derecho a la Ciudad, el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas, la Asociación de Trabajadores del Estado y Unidad Popular, la Subsecretaría de Salud compró 6 millones de barbijos con 100% de sobreprecio a empresas intermediarias que no se dedican a la salud y cuando la empresa que los fabrica es de la Ciudad.

Según la presentación, la administración de Rodríguez Larreta le compró a E-Zay y Amicibro 6 millones de barbijos a $68 y $77 pesos la unidad.

La misma semana la empresa Dimex, productora de los barbijos que vendieron los intermediarios, le vendió esos mismos modelos a $35.

María Eva Koutsovitis, integrante del IPYPP explicó que la primera compra fue el 30 de marzo, allí se compraron 5 millones de barbijos a la intermediaria Ezay a 68 pesos cada uno.

A los pocos días, el 3 de abril, el gobierno repitió la operación con otra intermediaria, la empresa Amicibro y le compró 1 millón de barbijos a 77 pesos.

Por último, el 6 de abril el gobierno hizo una nueva compra directa, esta vez al fabricante Dimex, la empresa a las que las intermediarias recurrieron.

Se compraron 3.400.000 barbijos a 35 pesos.

“Lo que resulta inexplicable es porque el gobierno porteño hizo una compra de 6 millones de barbijos utilizando intermediarias que nada tienen que ver con insumos médicos y en donde termina pagando el doble por el precio de estos barbijos, que representan más de 200 millones de pesos.

Estamos hablando del mismo barbijo y el mismo fabricante en los tres casos.

Además, Dimex está ubicada en Parque Chas, acá no hay un proceso de importación del barbijo.

No, son barbijos que no solo fabrica la empresa Dimex sino también cooperativas y fábricas recuperadas”, explicó Koutsovitis a este medio.

“Tanto Ezay como Amicibro son empresas que en su razón social no tienen incorporados insumos médicos, una es una empresa que provee insumos de informática y la otra de electrónica.

En el expediente figuraban algunos números telefónicos para contactarlas pero no pudimos contactarlas porque los teléfonos no correspondían a abonados en servicio, tampoco encontramos páginas de internet”, agregó.