Pepe Mujica: «Para que la economía funcione, primero hay que salvar la vida»

“PEPE” MUGICA: “LA SALUD NO ES UN PROBLEMA QUE PUEDA ARREGLAR EL MERCADO”

Por Fernando Alonso*

El expresidente de Uruguay, José “Pepe” Mujica, conversó con Radio Caput desde su chacra, cerca de Montevideo, sobre la pandemia del coronavirus, el contexto político y económico, la soledad, el miedo a la muerte y la crisis que obliga a replantear el orden mundial, entre otros temas.

 

Por Fernando Alonso

REPORTA CAPUT

Radio Caput

«Hace más de 25 días que no salgo de la chacra, estoy como refugiado.

Este señor Coronavirus me agarra con 85 años y con una enfermedad crónica inmunológica, así que no le puedo dar la más mínima ventaja».

«Esto rompió todos lo programas, los cálculos, los planes que estaban hechos.

Dejó a mucha gente sin trabajo, a empresas al borde de la ruina.

Ha sido un sacudón global, porque no se detiene en las fronteras ni tiene escrúpulos con ninguna clase social.

Desde ese punto de vista tenemos que reconocer que es democrático».

Respecto de si aparecerá un nuevo sujeto, si habrá un aprendizaje de la humanidad, Pepe Mujica aseguró:

«El hombre aprende algo.

No tanto como para cambiar el mundo, pero sí probablemente para subir un par de escalones civilizatorios».

«Tenemos que darnos cuenta que el problema de la salud no es un problema que pueda arreglar el mercado: es un problema que obliga a que las sociedades lo atiendan, inviertan recursos y lo prioricen.

Y que el Estado tenga una firme actitud en eso».

«Acá ha habido una realidad que nos pasó por arriba.

Y si hay algo que tenemos que cuidar en la cosa pública, es la salud y la enseñanza.

Y quizás son los dos capítulos más crudos que hacen al porvenir.

El hecho es que los servicios de salud de muchísimos países han sido desbordados y parece que habíamos dejado en el recuerdo histórico el asunto de las epidemias.

Y ahora la naturaleza hizo un ajuste de tuercas y nos llamó a reflexión».

«La vieja humanidad, en los siglos que tiene el hombre arriba de la tierra, vivió muchas veces fenómenos de este tipo, pero creíamos que el hombre moderno había superado esto.

Al punto que aparatos que se habían creado para estar alerta en cuestiones de epidemias fueron liquidados en países centrales para acotar los gastos.

Y la otra falla es la falta de cooperación internacional, que es notoria.

Una señora que es probable candidata a sustituir a Merkel en Alemania en el futuro se autocriticaba porque, decía, ‘dejamos sola a Italia en el momento que más nos precisaba’.

Por lo menos, honradez intelectual, que no abunda».

Ante la mención de Trump y Bolsonaro, el expresidente uruguayo sostuvo: «Se subestimó la capacidad de contagio de este virus.

En algunos lados se siguieron al pie de la letra las orientaciones que se venían dando por el organismo internacional encargado de difundir estas cosas.

Y con ello no se evitó el flagelo, pero se disminuyeron notoriamente las pérdidas.

Donde se le dio tiempo, se le dio ventaja; donde se subestimó la alarma, las consecuencias son pavorosas.

Porque la única herramienta que teníamos para luchar con esto es el aislamiento.

Ilustración: Luis Schinca.

Y sabemos que hasta que la ciencia establezca una vacuna o pueda encontrar alguna terapia eficaz, vamos a tener que aprender a convivir con este peligro permanentemente.

Y esto va a cambiar nuestras costumbres.

Y hasta que llegue ese tiempo no vamos a tener el problema superado, aparte del costo gigantesco que significa esto, y lo que viene ahora, que es la crisis económica».

En relación con las críticas de algunos sectores al presidente argentino, Alberto Fernández, respecto a que no puede priorizar la salud antes que la economía, Mujica expresó: «Para que la economía funcione, primero hay que salvar la vida.

Primero hay que defender la vida, porque la economía es una función humana.

Me parece que los argentinos vienen demasiado divorciados hace tiempo: eso que le llaman ‘la grieta’.

Y les hace ver todo con un vidrio un poco aumentado.

Es un momento de cooperar, de juntarse, de aguantar.

Y creo que hay que llamar a que los hombros más fuertes den una mano a los más débiles.

La solidaridad no es una cuestión de limosna espontánea.

Tiene que ser una política en esta momento».

«Para la Argentina es grave, porque venía con problemas que no tienen que ver con el virus, pero esto es como llover sobre mojado: le multiplicó los problemas que ya tenía.

Espero que tengan la sabiduría de no exagerar la confrontación y darse cuenta que tienen que salir lo más juntos que puedan».

Pasó en Radio Caput Emisión especial ¿Los querés escuchar?

http://radiocaput.com/?p=19898&ct=t(Y_COPY_01)