La crisis económica es neoliberal y saqueadora, no virósica.

LA CRISIS ECONÓMICA NO ES VIRÓSICA

por Jorge Rachid*

No sería posible pensar en una economía sana para combatir la Pandemia, pero si es posible enfrentarla con las 20 verdades peronistas en la mano, con el círculo virtuoso de la economía de Perón: “el capital al servicio, de la economía, ésta al servicio del Estado y el estado al servicio del hombre”.También desde Carrillo: “los virus y las bacterias son pobres causas de enfermedades, al lado de la pobreza, la miseria y la exclusión social”.

Por Jorge Rachid

PRIMERO LA PATRIA

 17/04/2020

Imaginemos una Argentina en la cual, el neoliberalismo de los últimos cuatro años no existió, simplemente siguió gobernando el Frente para la Victoria y el país, lejos de estar endeudado por décadas por miles de millones de dólares, podría estar con ocupación casi plena, sin la presión de más de cinco millones de compatriotas hambrientos y la mitad de los niños por debajo del nivel de pobreza.

Una Argentina donde los jubilados no hubiesen tenido que elegir entre comer o comprar medicamentos para sobrevivir y donde las familias y las Pymes, no estuviesen endeudadas.

Bueno, esa Argentina no existió al 10 de diciembre de 2019 y el gobierno nacional y popular que el pueblo eligió democráticamente hace 120 días, recién asumido, lucha en todos los frentes de un país devastado, desde lo económico a lo social, reparando la solidaridad social arrasada, convocando a los patriotas a una épica, contra un enemigo invisible que no hace distinción de clases, aunque siempre golpea más fuerte a los sectores populares.

Pero como la memoria es frágil y el enemigo opera sobre ella, intentando borrar la historia reciente, con la única arma que les queda, atacar sin pudor y con violencia al gobierno en plena Pandemia, después de arrasar el país y haber recibido el rechazo unánime del pueblo.

Es que la lógica del odio implantada por los cultores de la dependencia, militantes de un coloniaje llamativo por lo claudicante y sumiso, por lo ignorante de la situación mundial y por ser verdaderos ladrones de albañal, sobre los recursos del pueblo argentino, que fueron condenando a generaciones a deudas impagables, sin otra posibilidad más que tener que vender el patrimonio nacional, por haberlo ofrecido como garantía del saqueo y entregando soberanía.

Ese era el objetivo de sus mandantes, a los cuales acataron con absoluta disciplina cuartelera, llevando a nuestro país a una situación indignante de claudicación nacional.

Esos sectores de la reacción, hoy como ayer al declarar a San Martín o Artigas traidores a la Patria, decapitar a los criollos federales “para abonar la tierra con su sangre”, al decir de Sarmiento, obedecieron al Imperio Inglés, por parte de Mitre, para la Guerra de la Triple Infamia al arrasar Paraguay.

Esa reacción que se había subido a los barcos ingleses y franceses que remontaban el Paraná y fueron estropeados por cientos de batallas, entre ellas Tonelero, Quebracho y Obligado, los mismos que golpearon a Irigoyen destruyendo las instituciones de la democracia, bombardearon al pueblo en Plaza de Mayo, fusilaron a sus camaradas, persiguieron y robaron el cadáver de Evita y mutilaron una generación con 30 mil desaparecidos, son los mismos que hoy vuelven sus lanzas contra el gobierno y pueblo argentino, en su epopeya de combatir el virus.

No sería posible pensar en una economía sana para combatir la Pandemia, pero si es posible enfrentarla con las 20 verdades peronistas en la mano, con el círculo virtuoso de la economía de Perón: “el capital al servicio, de la economía, ésta al servicio del Estado y el estado al servicio del hombre”.

También desde Carrillo: “los virus y las bacterias son pobres causas de enfermedades, al lado de la pobreza, la miseria y la exclusión social”.

Ambas máximas resumen los pensamientos centrales de un combate que hasta en el cual, no se vence al enemigo principal, no se enfrentan, como en cualquier guerra, las secuelas económicas que deja.

Hoy el pueblo argentino debe comer y acceder a los servicios de salud, debe mantener un mínimo de calidad de vida, como en cualquier guerra y debe excluir socialmente a aquellos que pretenden, desde el dolor social inmenso y el esfuerzo de una batalla en curso, intentar borrar la memoria de su claudicación miserable y canalla, que la historia se encargará de describir con detalle, porque no tendrán Mitres para tergiversarla.

El gobierno lleva el timón de un rumbo correcto, aunque puedan demostrarse errores, en una gestión que no despidió a ningún argentino por sus pertenencias ideológicas, que mantuvo un alto nivel de convocatoria a la oposición, que abrió los brazos para una batalla común, en donde sólo los talibanes neoliberales, ven la ocasión de aplicar terrorismo en escala, desde posiciones de privilegio que han conservado y discutiremos, una vez que esté garantizada la salud del pueblo argentino.

Mientras cientos de miles de argentinos arriesgan sus vidas, mientras Aerolíneas Argentina vuela por el mundo, trayendo argentinos varados e insumos esenciales a la salud, en tanto trabajadores de la salud, recolectores de residuos, empleados de comercio alimenticios y farmacias están al frente, un pequeños pero poderoso grupo de argentinos, amparados por poderosos lobys y el círculo rojo, atacan sin pudor con brutalidad inhumana, pero escondiendo sus rostros detrás de periodistas tan infames como ellos, con el fin de doblegar al gobierno, extorsionándolo a los fines de recuperar sus posiciones de privilegio, de las cuales fueron desalojados por el conjunto del pueblo argentino, al quedar al descubierto su claudicación infame que puso en riesgo La Patria y la colocó en contra de nuestros hermanos de la Patria Grande Latinoamericana.

JR/

 

www.lapatriaestaprimero.org