Todos sabemos que los medios de comunicación son los principales creadores de posturas políticas en la sociedad ...

CLARÍN, EL GRAN FRAUDE ARGENTINO

Por Micaela Díaz

Hemos visto, a lo largo de nuestra historia, que fueron la alternativa de quienes no pudieron convocar gente por hechos ni aún después de haber logrado llegar al gobierno. Clarín, es el grupo mediático más grande del país, y el segundo más grande de Latinoamérica.Si quiero repasar un poquito su historia, debo empezar desde el primer grupo mediático que invadió la cabeza de los argentinos: La Prensa.

 

Por  Micaela Díaz

https://micadiaz46.blogspot.com

abril 01, 2020

 

Todos sabemos que los medios de comunicación son los principales creadores de posturas políticas en la sociedad, y hemos visto, a lo largo de nuestra historia, que fueron la alternativa de quienes no pudieron convocar gente por hechos ni aún después de haber logrado llegar al gobierno.

Clarín, es el grupo mediático más grande del país, y el segundo más grande de Latinoamérica.

Si quiero repasar un poquito su historia, debo empezar desde el primer grupo mediático que invadió la cabeza de los argentinos: La Prensa.

El diario La Prensa, es fundado por José C Paz, quien fue un periodista, político, y rico estanciero argentino. Tenía una clara ideología liberal.

La Prensa se sentía identificada con los principios que expresaba el roquismo que rigió en Argentina hasta 1912, apoyado en un régimen electoral «cantado» que favorecía el fraude y la manipulación, y el dominio económico-político de un pequeño número de familias. La familia Paz se estableció entre ese puñado de familias poderosas e hizo del diario el eje de su poder.

La Prensa cuestionó y condenó la expansión de derechos que impulsaban las nuevas corrientes políticas y sociales que luchaban por establecer una república democrática. Criticó fuertemente la aparición de los sindicatos y las exigencias de derechos laborales.  “esos movimientos de rebelión y desacato de la autoridad, que no sirven sino para desvalorizar a la sociedad, no aceptamos como defensa legítima esos movimientos insurreccionales, denominados huelgas”.

Apoyó la declaración del estado de sitio, jugó un papel destacado en la formación de la Liga Patriótica Argentina, un grupo político no partidista argentino que promovía un nacionalismo de derecha que se organizó tanto con fuerzas paramilitares como con círculos sociales formales; hostigando mediante acciones criminales contra los extranjeros, organizaciones sindicales y grupos de trabajadores en huelga.

Años después, José C. Paz designó como director del diario a su hijo, Ezequiel Pedro Paz. Este hizo que el diario fuera por lejos el más importante del país, dejando muy atrás a La Nación(su más grande competencia), contando con corresponsales en todo el territorio argentino, además de países de Sudamérica, Estados Unidos y Europa.

Ya en el siglo XX, a medida que se formaban partidos políticos democráticos, como la Unión Cívica Radical (UCR) y el Partido Socialista (PS), y que aparecían un clase media y una clase trabajadora que comenzaban a reclamar la expansión de sus derechos, La Prensa adoptó una postura condenando las nuevas manifestaciones populares que expresaban los partidos y movimientos opositores.

En 1905, un editorial del diario expuso su cuestionamiento a los nuevos reclamos y adoptó una postura de defensa de las relaciones conservadoras que regían en las estancias, ante el reclamo de modernización de las relaciones laborales.

En 1909 el diario se puso de parte del gobierno en su accionar político y apoyó la declaración del estado de sitio para combatir las movilizaciones sociales y sindicales impulsadas por anarquistas y socialistas:

“El estado de sitio actual es un acto de defensa social. Por lo mismo, es evidente la conveniencia de mantener rigurosamente su carácter. No hay ni puede ni debe haber un solo argentino que se sienta limitado en sus libertades personales y políticas por el presente estado de sitio: porque -¡loado sea Dios! No es para ellos (La Prensa 20-11-1909)”

Luego de la sanción de la Ley Saenz Peña, La Prensa adoptó desde el principio una postura opositora al yrigoyenismo y a las reglas electorales democráticas aprobadas en 1912. El diario apoyó expresamente al Partido Autonomista Nacional.
Algunos investigadores y políticos han señalado el papel de La Prensa y otros medios de comunicación conservadores, en apoyo del primer golpe de estado producido en Argentina, que derrocó el 6 de septiembre de 1930 al presidente Yrigoyen. 

En 1933, cuando murió Yrigoyen, Alberto Gainza Paz, dueño de La Prensa, dio la orden de informar el hecho con el siguiente título: «Ha muerto un ex comisario de Balvanera».

La Prensa apoyó «la Ley Bazán» («primero, disparo; después, pregunto»), una práctica de ejecución ilegal impuesta por el comisario Víctor Fernández Bazán, responsable de un conocido caso de desaparición de personas detenidas y asesinadas en forma clandestina sin juicio en 1936.

Durante la Década Infame, caracterizada por el abierto fraude electoral para evitar el triunfo del radicalismo conocido como el «fraude patriótico», La Prensa editorializó sobre el fraude (siempre muy objetivo):

“Nosotros sabemos que en el país ha reaparecido el fraude electoral. No lo disimulamos nunca, ni dejamos de protestar en defensa de los derechos cívicos. Pero no nos parece bien el abuso del cargo en que incurren los partidos que tratan de explicar su contraste atribuyéndolo a maniobras dolosas del adversario. No siempre se puede ganar, y conformarse con haber perdido en buena ley no es una deshonra.”
¿Justificando el fraude?

Ya en 1945, el surgimiento del peronismo contó con fuerte apoyo sindical, por lo que desde un inicio La Prensa asumió una posición antiperonista que lo enfrentó al gobierno y a los sindicatos.

La prensa “acuerda” en cierto modo, con el recién nacido Clarín, tomando ambos desde sus diarios la clara posición antiperonista.

En 1946, La Prensa no dio a conocer la noticia de que Perón había resultado elegido presidente. Tardó más de un mes en imprimir la novedad, de modo indirecto, publicando una cita del New York Times que daba por hecho que Perón había ganado las elecciones presidenciales. Sin mencionar ninguna vez a Perón. ¡El diario más leído del país tardó más de un mes en informar que teníamos nuevo presidente! No logro salir de mi asombro.

El 31 de octubre de 1946, el abogado Eugenio Moraggi denunció ante la Aduana a los diarios La Prensa y La Nación por evasión de impuestos al utilizar papel importado para realizar avisos de carácter comercial, sin pagar derechos de importación, situación que no podía considerarse incluida en la exención impositiva para el papel destinado a la publicación de noticias. La Aduana terminó ordenando el pago de los impuestos adeudados por ambos diarios desde 1939 . A raíz de ello La Prensa fue sancionado por una serie de incumplimientos legales, sobre todo en materia de evasión impositiva y laboral, acciones antisindicales e irregularidades contables, que llevaron a que el Congreso de la Nación dispusiera su expropiación.

Fue en 1948, un fallo de la justicia porteña le exigió a La Prensa pagar los derechos aduaneros del papel empleado en la impresión de avisos.

La multa fue multimillonaria porque incluyó los impuestos no abonados por un período de diez años. En paralelo, una investigación parlamentaria descubrió que La Prensa había recibido un crédito preferencial de 216 millones de pesos del Banco Provincia de Buenos Aires durante el gobierno de facto de Uriburu para comprar una rotativa, que fue declarado incobrable durante el gobierno de Agustín Justo. Los medios, siempre beneficiados con las dictaduras.

El diputado John William Cooke, perteneciente al ala izquierda del peronismo, encargado de informar sobre el proyecto de expropiación, sostuvo que, más allá de las ilegalidades cometidas por La Prensa, se trataba antes que nada de «un acto revolucionario». La ley de expropiación se aprobó el 12 de abril de 1951 haciéndose cargo del mismo la Confederación General del Trabajo y al Sindicato de Vendedores de Diarios. De ahí la brillante y recordada intervención de Cooke que permanece intacta y puede ser aplicada el día de hoy contra Clarín:

“Nosotros estamos contra La Prensa por razones mucho más serias, mucho más fundamentales. Estamos contra La Prensa porque creemos que diarios de esa clase son los que han minado la base de la nacionalidad, creemos que La Prensa es uno de esos obstáculos, como hay muchos otros en el continente, que han impedido o demorado todas las posibilidades de reivindicaciones proletarias en Latinoamérica. Nosotros lo decímos por encima de las contingencias de la comisión investigadora. Lo decímos como hombres políticos que expresamos opiniones personales. Nosotros estamos con los obreros, y estamos contra La Prensa, porque La Prensa siempre estará, como lo ha estado hasta ahora, contra los obreros y contra nosotros.

Este es el planteo revolucionario con respecto a este problema de La Prensa. Nosotros con los nuestros, La Prensa con los suyos y con sus aliados de dentro y fuera del país, y con todos aquellos que, sin estar complicados en las maquinaciones de los diarios capitalistas, creen que están defendiendo los intereses de la prensa libre y de la libertad de opinión…”

Según Javier Llorens, la expropiación benefició al diario Clarín -en ese entonces, un diario menor-, que gracias a esa medida se quedó con los avisos clasificados de La Prensa para iniciar el camino que lo llevaría a convertirse en el grupo mediático más poderoso de Argentina.

Por su parte el editor periodístico Julio Ramos sostiene que Clarín fue el periódico que más provecho sacó, seguido de La Nación, El Mundo y La Razón y afirma que en ese momento los clasificados estaban lejos de tener la importancia económica que adquirieron años después.

En 1956, tras el derrocamiento del presidente Juan Domingo Perón que instaló la dictadura autodenominada Revolución Libertadora, llamada también Revolución Fusiladora, (siendo este un termino más ajustado a la realidad), como era esperado, se anuló la ley de expropiación del diario, retornando a la familia Gainza Paz.

La Prensa fue rápidamente devuelta a sus dueños.

Las relaciones entre la dictadura y La Prensa fueron estrechas y en 1957 el dictador Pedro Eugenio Aramburu designó a Alberto Gainza Paz, dueño del diario, para gestionar en Estados Unidos apoyo financiero para el gobierno militar.

Hacia fines de 1975 la campaña de desprestigio contra el gobierno adquirió mayor crudeza,. En los casos de los diarios La Nación, Clarín, La Prensa y La Razón (4 diarios de mucha distribución) existió una orientación editorial deliberada para eliminar toda la legitimidad del gobierno peronista de Isabel Martínez de Perón, avalando al golpe de Estado como única salida posible a la «crisis» nacional.

Al producirse el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 y asumir la dictadura cívico-eclesiático militar autodenominada -erroneamente-

Proceso de Reorganización Nacional que instauró en la Argentina el terrorismo de estado, las fuerzas armadas eliminaron la libertad de prensa reprimiendo con cárcel (y desaparición) a quien desprestigiara a las Fuerzas Armadas o difundiera actividades opositoras, obviamente, Clarín, La nación, y La Prensa, no fueron censurados.

Ahora sí, voy a ir puntualmente a Clarín, pero me pareció necesario hacer ese breve repaso de la historia de los medios de comunicación en nuestro país, para entender un poco mejor como llegamos al panorama de hoy. 

El 19 de abril de 1977 el dictador genocida Jorge Rafael Videla convocó a una conferencia de prensa «para hablar sobre el accionar del gobierno militar contra la “subversión”.

Allí informó a los grupos mediáticos que seis integrantes de la familia Graiver estaban detenidos e informó que ese mismo día los pasarían a disposición del Poder Ejecutivo Nacional.

Esa misma mañana, la Junta Militar firmó una resolución que blanqueó la detención ilegal de seis integrantes del grupo Graiver y que les fueron incautados la mayoría de sus bienes.

Por la noche, representantes de los diarios Clarín, La Nación y La Razón depositaron en una escribanía el 98% del saldo restante para apropiarse de Papel Prensa. El pacto entre Clarín, La Nación y la más terrible dictadura de nuestra historia, estaba totalmente sellado.

Algunos de los detenidos fueron liberados de inmediato pero la mayoría padecieron tormentos y sobrevivieron clandestinos en el centro de torturas hasta el 19 de abril. A través de la resolución N° 3 de la Junta, se incluyó en el acta de responsabilidad institucional a Juan Graiver, Isidoro Graiver, Lidia Papeleo, Rafael Ianover, Orlando Reynoso y Francisco Fernández Bernárdez.

La Junta ordenó la prohibición de administrar y disponer de sus bienes a que sean determinados por el Poder Ejecutivo, durante el tiempo que sea necesario.

En la biografía de Héctor Magnetto escrita por José Ignacio López llamada “El hombre de Clarín”, el autor comenta que el General Villarreal, secretario General de la Presidencia y mano derecha de Videla había comprendido como pocos el negocio que significaba Papel Prensa.

El propio Villarreal le confesó a la periodista María Seoane en 1998 que Videla tenía preferencias por Clarín a la hora de elegir un socio: 

Yo le voy a contar una anécdota. Cuando se discutía el famoso tema de Papel Prensa, de entrada había dos o tres candidatos y Massera destrozaba sistemáticamente a todos los candidatos. Cuando se forma este consorcio de Clarín, La Nación y La Razón empezó Massera a poner obstáculos. Videla venía bastante deprimido de todas estas reuniones, entonces un día le digo ´Mi general, evidentemente el candidato de Massera es Trozzo; entonces ¿por qué no utiliza usted la misma forma de Massera? En la reunión dígale ´muy bien, vos no estás de acuerdo con esto, pero desde ya te digo que el señor Trozzo es mala palabra para el Ejército – porque esa era la terminología que usaba Massera – Y Videla volvió encantado esa noche. Es mala palabra para el Ejército, se acabó la discusión y se aprobó de una vez por todas este tema”

Retomo un segundo a La Prensa: sus directivos fueron denunciados por participar en violaciones de derechos humanos y crímenes cometidos durante la dictadura en perjuicio de David Graiver y Lidia Papaleo de Graiver, propietarios de La Opinión, entre otras
personas, con el fin de obligarlos a transferir sus acciones en Papel Prensa S.A., a los propietarios de los diarios La Prensa, Clarín, La Nación y La Razón.

Sobre Clarín, una de las principales víctimas secuestrada y torturada para obtener Papel Prensa, Lidia Papaleo, informó sobre Papel prensa y su secuestro:

 «Nunca olvidaré la cara del señor Magnetto, que me daba más miedo que quienes me custodiaban»
Lidia se sintió escuchada cuando fue realizado el llamado a indagatoria de Héctor Magnetto y Ernestina Herrera de Noble, entre otros, en el marco de la causa en la que se investiga la apropiación irregular, durante la última dictadura, de la empresa Papel Prensa.

En diálogo con CN23, Papaleo sostuvo que de la causa Papel Prensa «nunca nadie quiso empezar siquiera a hablar», y recordó que en 2010 negó ante la Justicia Federal haber firmado la venta de la empresa cuando estuvo detenida durante la última dictadura cívico militar; tras que el tema llegase a la Justicia y la causa se hiciese pública únicamente mediante el impulso del Gobierno a cargo de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal 5, Leonel Gómez Barbella, pidió la indagatoria de los directivos del Grupo Clarín Héctor Magnetto y Ernestina Herrera de Noble, además de Bartolomé Luis Mitre, Raymundo Juan Pío Podestá y Guillermo Juan Gainza Paz.

La viuda del banquero fallecido en México en 1976, en un accidente cuyas causas nunca quedaron clarificadas, afirmó que «siempre» esperó una sentencia y sigue «creyendo que va a suceder», porque «aunque los poderosos han pagado por voluntades, hay clara conciencia de que esta gente también es la que hizo posible los gobiernos militares».

«A mí cuando me torturaban me preguntaron por qué soportaba tanto, y dije que lo hacía porque yo no iba a firmar algo que luego iba a leer mi hija, porque quiero que ella sepa que nunca le falté la verdad a su padre»”

Apuntó al director de Clarín, Héctor Magnetto, y sostuvo que él «y toda su compañía han hecho que la dictadura militar sea posible, y aún siguen queriendo golpear al gobierno, cosa que han hecho durante 30 años», tras el retorno de la democracia.

Y afirmó: «Él me amenazaba directamente con la muerte de mi hija».

En ese sentido recordó que la niña, de poco menos de dos años en ese entonces, iba a verla a la cárcel de Devoto y la miraba «a través del vidrio, y así podía dar cuenta de que ella estaba creciendo», y destacó: «Son muchos los dolores que aún no he superado, pero sí he redoblado la apuesta y pido verdad y justicia, porque más de lo que hemos pasado yo y mi familia no se puede, pero no hemos aflojado y no lo vamos a hacer».

«Nos frustraron seis años de la vida en libertad y no hay nada que se iguale a perderla», dijo, y se lamentó: «Me amputaron la crianza de mi única hija, y mi padre murió estando yo en la cárcel y ni siquiera me permitieron verlo».
Papaleo es querellante en la causa por la apropiación irregular de Papel Prensa. Pero aún así, El juez federal que investigó el caso fue Julián Ercolini (juez más que controversial) En 2016, resolvió que la transferencia de acciones de 1977 no fue realizada a un precio muy inferior al de mercado y que no había pruebas de que las personas vinculadas pudieran haber actuado obligadas por las eventuales violaciones de derechos humanos que pudieran haber sufrido en esa época, los poderosos Grupo Clarín de Héctor Magnetto, y la Nación de Bartolomé Mitre y Ernestina Herrera de Noble, fueron sobreseídos.

A pesar de que el juez haya determinado que no tuvieron que ver con los crímenes y violaciones de ddhh, Clarín, cometió sincericidio, en el marco de la despedida al diario Buenos Aires Herald:
«hubiera cumplido 141 años, entre sus hitos está el de haber sido el único diario que, en plena dictadura, denunció cotidianamente los secuestros y desapariciones de personas»

Confesándose así cómplices de la dictadura.

El ex propietario del diario La Razón, José Pirillo, reveló que el propio CEO de Clarín, Héctor Magnetto le reconoció que tramitó ante el dictador Jorge Rafael Videla, la entrega de dos niños a Ernestina Herrera de Noble y denunció además ante la Asamblea de accionistas de Papel Prensa.

«Magnetto me dijo que él tenía suficiente poder como para representar a la señora de Noble porque era el albacea de los hijos de la señora de Noble y además él se los había gestionado ante Videla», señaló Pirillo durante la asamblea.»

¿Volviendo a confesarse cómplices de la dictadura?

En fin, Clarín logró apropiarse de Papel Prensa, la principal fábrica de papel de diario del país. Pero en la actualidad y al paso que va la tecnología, se fue perdiendo la lectura física, por lo que Clarín fue en búsqueda de un nuevo Papel prensa: La web, la WWW, La red de redes.

Estas redes viajan los datos a nivel mundial por medio de grandes cables submarinos que se extienden por todo el mundo, hay un cable muy grande que ingresa por la costa Argentina y esa es la fuente de internet para Argentina y parte de Sudamérica.

Cuando ingresa al mar argentino este «caño dedicado», lo debía manejar una empresa de telecomunicaciones… cuando en los años 90’s estaba Carlos Menem, privatizó la empresa que era nacional ENTEL, y se la ofreció  a los españoles de Telefonica de Argentina y a los Franco-Italianos Telecom. Pero, los españoles «durmieron en los laureles» y no vieron el negocio de internet, y le dejaron a Telecom el manejo de datos, el caño dedicado, a cambio de tener la población de La Matanza entre sus clientes, y se acordó dividir de ese modo el mapa argentino de Sur Telefonica, Norte Telecom.

Cuando asume Néstor Kirchner, Magnetto le pide quedarse con Cablevisión, que era de Eurnekián, dueño del Canal América y Cablevisión en aquellos años, y Clarín dueño de Multicanal… como Cablevisión era más importante en clientes, Magnetto, le solicitó le permitiera comprar Cablevisión, Nestor accede, -sabiendo que si dice que no, la gobernabilidad sería prácticamente imposible- y a Eurnekián, que obviamente reclamó, el entonces presidente le «consiguió» ser quien» explote» el aeropuerto internacional de Ezeiza, con su empresa «Aeropuertos 2000.

Pero esto no termina acá, la enorme ambición de Magnetto crece, y le solicita al presidente, que intermedie para que consiga Telecom, no por la telefonía, sino para manejar «El Papel Prensa» del nuevo siglo, osea, internet.

Pero llegado a este punto, Néstor obviamente se niega, y comienza lentamente la guerra mediática donde Clarín comienza a atacar a Cristina y a Néstor por no darle Telecom.

Néstor empieza a articular todo para quitarle el Fútbol, que era codificado y lo tenía TyC Sports, también adquirido por el grupo Clarín. Todavía no había adquirido Telecom el grupo Clarín.

¿Quién podía darles Telecom?

Señoras y señores, como es esperado, el candidato es Mauricio Macri.

Él se presenta para ir para presidente cuando Cristina fue reelecta, pero Macri estaba procesado por:

Atención: el Fiscal Alberto Nisman. El cual le dijo que no podía presentarse a presidente porque lo iba a evitar por todos los medios, entonces Mauricio, se bajó de la candidatura, y volvió a ser Jefe de Gobierno en CABA.

A los 3 años y medio, muere de forma sospechosa el Fiscal que lo tenía procesado.

Macri usa esa muerte en contra del Kirchnerismo, con el fuerte y claro apoyo de Clarín que usó todos los medios (lawfare)  que tenía, para introducir la idea en el imaginario social, no de que Cristina estaba relacionada con la muerte sospechosa, sino directamente ella había sido artífice principal del «asesinato» y como ya sabemos, la gente lo creyó. Igualmente, comprendo lo imposible que fue para la mayoría de los argentinos, que sabemos no viven en un país con importante cultura política, y fueron ametrallados con esta idea en prácticamente todos los canales, El Trece, Tn, América, El nueve, A24, etc, los cuales pertenecen al Grupo Clarín, no creer esta disparatada teoría. Imaginemos una señora de 60-70 años que mira los noticieros todo el día, no siendo manipulada por esta teoría (o por todo lo que Clarín hacía (des)informar sobre el gobierno, a decir verdad, es prácticamente imposible.

Lo cierto es que Cristina también había sido procesada por Nisman, (causa memorandum con Irán)  y lo estaban presionando para ir al Congreso ese lunes, y que destrozara a Cristina. Bien, tanto Laura Alonso como Patricia Bullrich, a la orden de Macri, Clarín y Durán barba, presionaban al Fiscal Nisman para que atestiguara en contra de Cristina.Y si no accedía a hacerlo, le elevaban a corte suprema las causas que él tenía por prostitución de menores, pedofilia/estupro. Y tenía prácticamente secuestrada a su hija en Estados Unidos. (Se encuentran múltiples llamadas horas anteriores a su muerte, de Bullrich y Alonso) Básicamente,si no accedía a testificar en su contra, le arruinaban la vida.

Pero visto de cualquier forma y realmente analizado, el Memorándum de entendimiento con Irán no podía ser de ninguna forma visto como Traición a la Patria. (Si, de eso Nisman había acusado a Cristina, de traición a la patria) Cuando recordemos que Cristina Fernández, desde el minuto uno fue de las principales denunciantes y reconocida investigadora del Caso Amia, y del atentado a la Embajada de Israel, que muchos olvidaron y ella no.

El fiscal se suicida y logra evitar tres cosas: El secuestro de su hija, El testificar la culpabilidad a Cristina sin pruebas, y el ceder a la presión ejercida.

Clarín y Macri triunfan y Mauricio gana las elecciones de 2015. Si a este punto de la lectura, tenés dudas sobre todo lo que acabo de escribir, a continuación te voy a decir los HECHOS que confirman todo lo anterior:

Finalmente Mauricio Macri asume,y…

¿Qué pasó? Lo primero que hizo Macri fue eliminar por decreto la Ley de medios impulsada por el gobierno kirchnerista (que limitaba bastante el poder de Clarin), y…. le permitió a Clarín que compre Telecom.

Listo, todo es redondo. Clarín consiguió Telecom, Caño dedicado, el papel prensa del futuro, ahora todas las empresas de internet, y todas las páginas web, pasan por el filtro de Clarín. Y ademas tiene un poderosisímo monopolio, ya que el grupo Clarin maneja a los clientes de Fibertel, Arnet y Universo Net (Unet), y es dueño de pequeñas empresa en el interior.

Este es el grupo que controla la vida de los argentinos y argentinas, muy visible y terrible para algunos, pero invisible y benigno para muchos.

Es el que el día de ayer 31/3/2020 fue uno de los artífices del cacerolazo en medio de una pandemia. Es el que el año pasado cubría la fuga de dólares de los Macri y sus amiguitos empresarios, es el que impulsó que votaran un gobierno que nos endeudó como nunca antes, destrozó la economía y hundió al 40% de los argentinos en la pobreza. Tengamos consciencia de donde proviene la información que recibimos, miremos más allá de lo que solemos ver, miremos los intereses detrás de determinadas noticias, ideas, teorías y candidaturas. No subestimemos el poder de los medios de comunicación. Tengamos memoria de quienes fueron los enemigos del pueblo y quienes lo siguen siendo, que son siempre los mismos.

y si esto llega por casualidad a ser leído por alguno de estos energúmenos del Grupo Clarín:

Sepan que no les tengo miedo, que voy a seguir pidiendo a gritos su expropiación y condena, porque son los impulsores de la miseria en mi patria. Los repudio desde el momento que supe que fueron cómplices y torturadores junto a la más cruel dictadura de nuestra historia, y titulaban que durante el gobierno de Videla «Había total respeto por los derechos humanos» Sepan que el pueblo no olvida y aunque el día de hoy yo no sea más que una simple piba militante, me voy a encargar como ya lo hago, de recordarle a todos los que pueda, incluso y con más fuerza a los que no quieran escucharme, el mal que nos han hecho y siguen haciendo. Que siempre han servido a los dictadores y a los oligarcas, que siguen impulsando modelos que nos estancan y obedecen a extranjeros. Que manipulan de manera atroz y despiadada a los argentinos y a las argentinas
 

Como decía Evita, «el capitalismo foráneo y sus sirvientes oligárquicos y entreguistas han podido comprobar que no hay fuerza capaz de doblegar a un pueblo que tiene conciencia de sus derechos.» porque nos torturaron, nos desaparecieron, y seguimos más vivos que nunca. Yo no me voy a callar -también quiero citar a Cristina- NI AUNQUE VENGAN DEGOLLANDO.