En Latinoamérica casualmente, los países con un modelo capitalista-financiero y seguidores de la estrella del Norte, son los que más muertos e infectados tienen.

CACEROLAS QUE ALIMENTAN ODIOS

Por Alejandra Gaudio

Penosamente, algún sector de la sociedad desde hace dos días a las 21.30 horas, fogoneados por el partido PRO, ex-gobierno empresarial de Cambiemos conducidos por Mauricio Macri, agazapados desde las sombras, piden q sus votantes de barrios acomodados y otros no tanto, salgan a cacerolear como si fuesen los Advengers

 

Por Alejandra Gaudio*

 

 

Camiones circulando por las calles del mundo para apilar muertos.

Pistas de patinaje sobre hielo utilizadas como depósito de cuerpos inertes para evitar el olor pestilente de la carne humana.

Cifras mortíferas que asustan y lo ocupan todo.

Nada alcanza.

Nada.

Los caminantes blancos se devoran todo.

Y allá, en un pequeño punto del Universo, un país, Argentina, con un gobierno fuerte, elegido democráticamente por gran parte del pueblo.

Un gobierno que hace letra de la Política entendida como herramienta de transformación social, con un presidente llamado Alberto Fernández y con una vicepresidenta llamada Cristina Fernández, cuyos liderazgos priorizan la salud y la vida por sobre los intereses financieros.

Se anticipan con la prevención y los cuidados, con la ayuda a los sectores desprotegidos, a los «Nadies», a los desposeídos.

También lo hacen con los menos carenciados.

Hacen y hacen. No detienen su marcha.

Andan por todos lados cubriendo huecos, construyendo mundos y Ministerios, resistiendo la «tierra arrasada» luego de 4 años espantosamente crueles.

Pero penosamente, algún sector de la sociedad que vive en este punto del universo, desde hace dos días a las 21.30 horas, fogoneados por el partido PRO, ex-gobierno empresarial de Cambiemos conducidos por Mauricio Macri, agazapados desde las sombras,  piden q sus votantes de barrios acomodados y otros no tanto, salgan a cacerolear como si fuesen los Advengers, y pidiendo como gran medida, que frente a la pandemia se bajen los sueldos «estos» políticos y no otros ni antes, ESTOS, los que justamente trabajan sin respiro para  salvarnos la vida.

No es esto lo que les interesa.

En Latinoamérica casualmente, los países con un modelo capitalista-financiero y seguidores de la estrella del Norte, son los que más muertos e infectados tienen.

Afloran las miserias humanas.

Y esto sucede NO, porque a los cacerolerxs de las 21.30 les interese la vida y la salud de lxs argentinxs.

No.

Los llevan desde las narices del odio a gritar y a golpearse el pecho más fuerte que cuando la sociedad toda, salimos a aplaudir eternamente al personal de salud,  que son quienes realmente arriesgan lo propio en pos de la otredad.

El ex-gobierno de Cambiemos no quiere que se les roce el trasero a sus amigos  empresarios que licitan y se subsidian del Estado, que chupan y vampirizan almas, que deciden despedir en medio de la pandemia a mas de1400 personas; otros a más de 400 y así,  otras tantas.

Pero cacerolean.

Por qué no cacerolean  pidiéndole a los empresarios, a los poderosos, -omnímodos seres del horror- que donen el 1 % de sus fortunas?

Hagan  cacerolazos por esto, sean dignos y dignas, pidan que ganen un poco menos, que distribuyan algo de sus riquezas, que no incrementen la desigualdad, que paguen impuestos por ser groseramente ricos.

Acaso, no se dan cuenta que es la Política con un Estado Presente la que nos salva?

No se dan cuenta que ensanchar la grieta hace correr ríos de sangre?

Compatriotas, el neoliberalismo voraz mata vidas.

Desterritorializa. Produce subjetividades ultraderechistas.

El neoliberalismo gobierna desde el mundo privado a través de la Deuda. Y… ¿Cómo detener la maquinaria del Horror? Jugando desde adentro. Resistiendo desde el mismo neoliberalismo, porque EXISTE, porque ES.

Si no resistimos desde acá, se pierde.

Discursos obsoletos de las izquierdas obsoletas con buenas intenciones ya no prosperan, terminan siendo funcionales al mismo monstruo que desean combatir.

La pandemia se lleva vidas.

El neoliberalismo con sus privatizaciones e inequidades se lleva vidas.

Pandemia y Neoliberalismo.

Producción y Destrucción.

Deciden sobre la Vida y sobre la Muerte.

Invasión desmedida sobre las relaciones sociales y de poder.

No se dan cuenta?

La clave de la lógica neoliberal es destruirnos, hacernos deudores y culpables, responsables de nuestra propia muerte.

Pensemos un poquito. Nada más.

¿Pandemia liderada por neoliberales o Pandemia resistida por un Estado presente de gobiernos con modelos productivos?

Genocidio?.

QUEDATE EN CASA.

No Mueras.

 

Alejandra Gaudio. Licenciada en Psicología y Comunicadora