Quería decir algo más que la simple transcripción de tan maravillosa producción literaria y militante.

HACE MAS DE CIEN AÑOS NACIA, EN USHUAIA, EL POETA JOSE MARIA CASTIÑEIRA DE DIOS

Por Daniel Brion

Hoy conmemoramos los 100 años de su nacimiento, me preguntaba cómo hacer un homenaje a quién tanto respeté y quise, a quién me emocionó hasta las lágrimas el día que me hizo leer, sin advertencia previa, en la página 160 de su libro “De Cara a la Vida”, que se refería a mí como” mi compañero de causa” …

 

Por Daniel Brión

NAC&POP

30/03/2020

 

Recordarlo, para mí, no es simplemente hacer un resumen más o menos breve de lo maravilloso de su obra, de sus logros, de su militancia, de su y humildad.

Nada de eso, para mí recordarlo es pensar en la generosidad de su amistad, de sus enseñanzas, de aquellas tardes en su hogar, con charlas, lecturas, compartiendo experiencias y siempre atento a escuchar como también a transmitir su pensamiento.

El caluroso abrazo al recibirme y su mirada pícara y golosa cuando, al sentarnos me decía “¿un capuccino…?

Y luego pasábamos horas charlando.

Hoy conmemoramos los 100 años de su nacimiento, me preguntaba cómo hacer un homenaje a quién tanto respeté y quise, a quién me emocionó hasta las lágrimas el día que me hizo leer, sin advertencia previa, en la página 160 de su libro “De Cara a la Vida”, que se refería a mí como” mi compañero de causa” …

Quería decir algo más que la simple transcripción de tan maravillosa producción literaria y militante.

Busqué entre mis archivos y encontré algunas cosas que les quisiera compartir.

Don Fermín Chávez, otro genio militante, solía llamar a José María “su hermano mayor”, un día recopilando papeles, folletines y otros documentos que me había cedido otro inolvidable: el Dr. Alberto González Arzac, entre tantas otras cosas encontré un poema que Fermín dedicó a José María, aquí lo paso en copia del original:

Y explicaba Fermín:

Creo necesario aclarar que “ Aedón” en griego significa «ruiseñor»

José María amaba a su Ushuaia natal, un 30 de marzo de 2004 escribió “TRIBUTO A USHUAIA”, de allí tomo una estrofa en su homenaje:

Mi Patria Chica
Huelo a mar salitroso, me figuro
petrel de vuelo corto y escorado,
pico en las olas de ese mar helado
y con el ojo puro,
como el ojo de Adán, leo el paisaje,
la plácida Bahía,
una goleta blanca pespunteando el viaje
y el mar, con su oleaje
que trepa hacia la rada azul del día
mientras teje su mano la nevada
-líquida lluvia de blancor pintada-
y las íntimas casas de colores
pispean entre rocas y verdores.
Cuando el Beagle se abra
comenzará a cumplirse la Palabra
y se desplomará, como un deshielo,
la luz del sol que ya anaranja el cielo.
(¡Belleza, sí, memento
de honra y expectación de la hermosura,
la Divina Hermosura
que no compite el sol ni arrasa el viento)
Así comenzaba recordando su querida Ushuaia.

José María Castiñeira de Dios era así, simple y generoso, genio y humilde, poeta y militante, para mí un maestro inolvidable.

El me enseñó, como aprendió de su queridísimo maestro Leopoldo Marechal que era un escritor, me dijo:

“El escritor reclama dos definiciones, una peyorativa y otra mejorativa.

La peyorativa dice: animal bípedo, con un asola pluma que se alimenta del incienso y promoción; y en la mejorativa, escritor: ser hermosamente expresivo que manifiesta exteriormente para los otros lo que hay en él de manifestable”

Tendría que pasarme el día escribiendo para transmitir, sólo un poco, quien fue José María Castiñeira de Dios, pero para no extenderme más voy a cerrar este homenaje a su nacimiento con las dos primeras estrofas de su “¿Y ESTO FUE TODO?

(Curriculum vitae lírico al cumplir 92 años)”, escrito un 30 de marzo de 2012:

¿Y esto fue todo: soportar dos manos
ajenas a mi piel, mientras mi madre,
que me soñó durante nueve meses,
dolorida y paciente se esforzaba
por empujarme al mundo y sus misterios?

Yo miraba, sin ver, esa primera
sombra radiante de la vida informe.

Muy cerca, airosa en el canal de Beagle,
pintada estaba una goleta blanca;
y el mar batía su azulada furia
con altas olas, y el festón de espuma
dibujaba las playas de Ushuaia.

Dicen que José María paso al Comando Celestial un 2 de mayo de 2015, en esta Ciudad de Buenos Aires, se equivocan, José María vive permanentemente en el recuerdo de toda una generación agradecida.

¡Feliz cumpleaños MAESTRO!

(¡El Comando Celestial está, también, de júbilo!)

DB/