Fernández continúa con su modalidad de acercamiento a cada uno de los sectores  protagónicos, como antes lo había hecho con los "curas villeros."

ALBERTO FERNÁNDEZ RECIBIÓ AL “GRUPO DE CURAS EN OPCIÓN POR LOS POBRES”*

Es encomiable la actividad diaria del “Capitán Beto” al reunirse con unos y otros sectores, nacionales e internacionales, políticos o económicos, y aún confesionales a fin de manifestarse “cercano” a unos y otros en un dialogo constructivo con el objeto de mostrar a este gobierno como dialoguista y con intenciones de acercar a unos y otros sectores de la “grieta” a una mesa de consenso bajo la consigna de “Argentina Unida”. Alberto Fernandez y Eduardo de la Serna (FOTO)

De la Redacción de 

NAC&POP

29/03/2020

Alberto Fernández recibió a representantes del “Grupo de Curas en Opción por los Pobres” en la Residencia presidencial de Olivos.

Allí se conversó acerca de la situación en los barrios carenciados del conurbano bonaerense y la puesta a disposición de las parroquias en el marco del aislamiento social preventivo obligatorio dispuesto como medida de prevención de propagación del COVID-19.

El Papa Francisco alertaba – en su bendición desde el Vaticano, ante una plaza vacía debido a la cuarentena provocada por la pandemia mundial- sobre las rutinas autocomplacientes que frenaban los proyectos que se dirigían más raudamente hacia la igualdad que pregonaba Evita.

Evita y el Papa son de las pocas personas que creen verdaderamente en la igualdad entre las personas, y no adhieren a una distribución paternalista de bienes de supervivencia que no alteran el cuadro de poder dentro de nuestras sociedades.

«La tempestad desenmascara nuestra vulnerabilidad y deja al descubierto esas falsas y superfluas seguridades con las que habíamos construido nuestras agendas, nuestros proyectos, rutinas y prioridades.

Nos muestra cómo habíamos dejado dormido y abandonado lo que alimenta, sostiene y da fuerza a nuestra vida y a nuestra comunidad.»

Participaron del encuentro el misionero religioso Daniel Echeverría, de La Matanza; el padre Paco Olvera de Merlo – Moreno; el diácono Ricardo Carrizo, de Quilmes y los padres Eduardo de la Serna e Ignacio Blanco, ambos sacerdotes de Quilmes.

También estuvieron presentes en la reunión los diputados nacionales Máximo Kirchner y Eduardo Valdés, cuyo protagonismo e importancia no es necesario destacar ya que ambos pertenecen al más alto nivel de las relaciones personales y políticas del ejecutivo nacional.

Antes, el 24 de marzo pasado, Alberto Fernández se había reunido con el sector de los curas villeros en Olivos

El primer mandatario continuaba así con las medidas para avanzar contra el virus Covid-19.

En la reunión con los cleros en la quinta presidencial se trataron temas como la asistencia social a los sectores más vulnerables.

El presidente Alberto Fernández recibió en la Residencia de Olivos a sacerdotes que trabajan en asentamientos y barrios populares de la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires, los denominados «curas villeros», quienes llevaron sus propuestas para reforzar la atención sanitaria y alimentaria en esos territorios.

Fernández, en declaraciones televisivas, reveló que durante el encuentro con los curas villeros se comprometió a «profundizar» la asistencia alimentaria en esos barrios a partir del envío de «más comida» que empezará a llegar a partir del trabajo articulado entre el Estado Nacional y las organizaciones sociales.

«Vengo de terminar un almuerzo con curas villeros tratando de llevar más comida a los barrios.

Tienen que entender los sectores más humildes, los que hacen changas: no están abandonados, sabemos que están y estamos preocupados peor ellos y ocupándonos de ellos.

Solo les pido que esperen, a todos les llegará la ayuda, no se intranquilicen», dijo.

En esa ocasión habían estado con él, en Olivos José María «Pepe» Di Paola, Juan Isasmendi, Nicolás Angelotti, Eduardo Drablle, Carlos «Charly» Olivera y Lorenzo «Toto» de Vedia; el obispo auxiliar de Buenos Aires, Gustavo Carrara, así como el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, y los diputados nacionales Máximo Kirchner y Andrés Larroque.

Algunos de los sacerdotes integran la Comisión de Derechos Humanos por la Inclusión que dio a conocer el viernes pasado, tras el anuncio presidencial de la cuarentena masiva, un documento que pedía «medidas específicas para villas y asentamientos, tendientes a poder cumplir con las medidas preventivas sanitarias» y advertía que había algunas disposiciones oficiales que iban a «resultar imposible o de muy difícil cumplimiento».

Alberto Fernández expresó luego en su twitter: «Agradezco enormemente a los curas villeros por contribuir con nosotros en este momento difícil y por poner a disposición las parroquias para el aislamiento de quienes no tienen techo.

Son un ejemplo de Argentina solidaria que debemos construir.

Los abrazo con el corazón.»

Di Paola, también conocido como el Padre Pepe, señaló que el compromiso es que la «gente tome consciencia en nuestras villas» acerca de que «es necesario hacer esta cuarentena para evitar problemas serios de salud» y dijo que le detallaron al Presidente la organización en sus iglesias de «dispositivos preventivos» para albergar a los «abuelos y ancianos» por ser consideradas personas de riesgo.

También destacó que hay en marcha «medidas que se están tomando, que son importantes y que están orientadas» a la población que «no tiene un trabajo en blanco y que vive de changas».

Ademäs, señaló la «necesidad de que a nivel estatal y de las organizaciones sociales» lleguen los «alimentos y los elementos de higiene» además de las asignaciones de Anses para «quienes no tienen un ingreso».

Al ser consultado por la asistencia alimentaria, el cura destacó lo hecho por algunos municipios bonaerenses que entregan comida en los domicilios:

«Eso lo están haciendo en algunos partidos del Gran Buenos Aires. Viene bien la atención particular domiciliaria porque es la manera de llegar a todos de manera igualitaria en algunos lugares donde a lo mejor antes no se llegaba «.

«Hay muchos puntos en común (con el Gobierno), la mayoría.

Y esperamos que con el trabajo que hace el Estado, más lo que podamos hacer las organizaciones en ese sentido podamos dar una mano en esta pandemia.

Una de las cosas importantes de esto es que nos está juntando a todos los argentinos. Sabemos que de esto se sale comunitariamente», sostuvo el Padre Pepe.

También recomendó a los medios de comunicación que aborden con mayor profundidad la realidad de la situación de las villas, donde la posibilidad de que avance el virus adquiere «otras dimensiones».

Dijo que se vieron en la prensa «casos que no representan a la gente de los barrios», como el de «un jugador de Europa o alguien que vino en un crucero».