"Cuando terminó el partido Yazalde vino a saludarme. Me dió un abrazo y me dijo: -Amadeo me enceguecí. No ví su brazo extendido. Es imposible en un mano a mano hacerle un gol"

ADIOS AL GRAN AMADEO

Por Jose Luis Ponsico

En noviembre 2004 Amadeo Carrizo había tenido ya un gran homenaje en el Senado de la Nación. Más de 300 personas, legisladores, ex futbolistas, periodistas, allegados, público en general, en una soleada mañana en el Salón Azul, se congregaron para tributarle el reconocimiento a uno de los mejores arqueros de la historia.

 

Por José Luis Ponsico (*)

NAC&POP

20/03/2020

A sala repleta con un video de unos doce minutos de duración, imágenes inolvidables del idolo riverplatense.

Una semana antes el cronista -autor de éstas líneas- acompañado por Juan
Carlos Guzmán, entrañable «Garza», ex compañero de Amadeo, 1966-68, en el suntuoso chalet de Amadeo, Villa Devoto, participaron de un reencuentro inolvidable.

«Amadeo se sabe de sus hazañas, no tanto de sus secretos como futbolista que agrandó la figura durante un cuarto de siglo.

¿ Antes de los partidos cómo se preparaba usted ?», preguntó el periodista que lo vió atajar por primera vez en un Boca-River, 8 de diciembre del 55, en La Bombonera.

«Bueno, imagínense ustedes. Un metro noventa, físico grande, lo mío apenas un té con leche y galletitas de agua», respondió el genial arquero.

De pronto, yendo a las hazañas, Guzmán que dice: «Amadeo, un tío me llevó la tarde que en el Monumental gambeteaste a «Pepino» (José)

Borello, cuando River ganó 3 a 0 en el 54.

Contale al amigo… »

«Este -apuntando al periodista- se acuerda de todo.

Pero ése partido no lo vió.

Una pelota largasalgo a cortar como defensor. Borello pasó de largo.

Amagué dársela a Julio Venini,esa tarde el 5, en tanto por el rabillo del ojo lo veo venir al goleador.

Corté con derecha y pasó de largo.

La hinchada de Boca nunca me lo perdonó», comentó Carrizo

«Viejo, contale lo que te pasó cuando fuiste a buscar el auto Studebaker, recién comprado.

En zona de Parque Patricios» siguió Guzmán.

Boca ya había ganado el torneo. River que luego obtuvo los títulos del 55, 56 y 57 tuvo a Amadeo como gran figura.

Antes del Mundial de Suecia 58, «1» de la selección.

«Voy con el auto nuevo, color rojo y blanco; así lo había pedido.

Tomo por error una cortada entre Patricios y Barracas.

Preguntó la salida al Centro y uno de unos 30 años me reconoce y grita: «Es Amadeo Carrizo.

Alarido de guerra.

Del taller salieron tres. De Boca.

El auto nuevo sufrió las consecuencias», evocó

De pronto, el gran arquero -estaba solo, su esposa Lidia temprano partía a ver a los nietos-extrajo una bebida. Es como el Campari.

Me lo regalaron en Italia. Lo abriré para ustedes» dijo

Se acercaba el mediodía.

No podíamos creer lo que veíamos.

Amadeo Carrizo en persona, su casa paqueta, jardín y un gato que lo admiraba como si lo hubiera visto atajar en River, en la cocina cortando queso y  salamín, para los «visitantes» del Senado.

Parte de la organización del homenaje por entonces desde la Comisión de Deporte.

«Amadeo muchas de sus hazañas son conocidas.

Me guardé una no tan difundida.

Aquella pelota que le tapa al «Chirola» (Héctor Casimiro) Yazalde, Metro del 68 en cancha de San Lorenzo, Viejo Gasómetro», arremetió el cronista.

«A ver, a ver. ¿Ese partido lo ganó River, no ?».

«Sí, uno a cero con gol de Oscar Pinino Mas a Hugo Trucchia arquero de Independiente.

Los clásicos interzonales iban a campo neutral.

El 9 revelación de Independiente y del campeonato faltando cuatro minutos encaró como 10.

Con amagues dejó en el camino al zurdo Miguel Angel López y a éste señor (por Guzmán)» narró

«Me acuerdo que no lo alcancé en el cruce. Quedé en el piso», soltó Guzmán.

Por entonces los centrales (Miguel Angel López y Juan Carlos Guzmán).

Con Amadeo al arco, ocho fechas sin goles en contra.

770 minutos invicto el arco de River

«Bueno, qué hice ?» reclamó Amadeo en medio de la picada inolvidable.

«Usted dió dos pasos mientras Yazalde al esquivar la guadaña de Guzmán, se abrió un poco hacia su izquierda y quedó en dirección oblicua.

Usted inclinó su cuerpo hacia la izquierda, por si Chirola la cruzaba» siguió el relato

«No fue gol, claro … » retomo Carrizo en noviembre 2004, algo sucedido en mayo del 68.

O por ahí.

«No Amadeo.

Usted lo tentó a Yazalde.

Pero dejó su manaza derecha abierta, cerca del palo derecho, mientras iba hacia su izquierda.

«Chirola» fuerte, abajo, al palo que usted quería.

La tomó con una mano», completó el relato

«Sabés por qué me acuerdo. Porque cuando terminó el partido Yazalde vino a saludarme.

Me dió un abrazo y me dijo: «Amadeo me enceguecí. No ví su brazo extendido.

Es imposible en un mano a mano hacerle un gol» lo halagó.

Carrizo tenía 42 años. Yazalde 19

«Pensé que ibas a contar cuando le hice señas a (Norberto) Madurga que estaba en offside

El Muñeco se quería morir en el clásico de la tragedia por la Puerta 12.

River jugó mal al fuera de juego y se venía en cortada.

Levanté el brazo y le hice mirar al juez de línea», sonrió

«Dí dos zancadas. Cuando él se dió cuenta me la quiso pasar por encima.

La bajé afuera del área con mano derecha y todo terminó en infracción.

Un año más tarde Madurga rompió dos veces el fuera de juego.

En el Monumental. Dos a dos. Yo estaba en Colombia», argumentó

«Carrizo el «Nene» (José Francisco) Sanfilippo siempre cuenta la primera vez que lo enfrentó.

En el 55 cancha de Racing -San Lorenzo local; luego de la caída de una tribuna en cancha de Huracán, partido suspendido.

Mano a mano con usted, faltando poco», en otro recuerdo

«No fue gol.

Ojo, el «Chiquito» me hizo varios después -la estadística marca doce, nueve a Carrizo y dos al jujeño Manuel Estanislao Ovejero, en el 59- pero vos decís que gané».

El goleador histórico cuenta que faltaba poco y ganaba River que se jugaba el campeonato»

«River uno a cero con gol de Roberto Zárate de penal.

Angel Berni el paraguayo puntero derecho de San Lorenzo, muy veloz escapó. Mandó centro pasado que superó al «Gallego» Alfredo Pérez, central de River.

Pelota que le cayó justa al Nene», en otro recuerdo

«Me acuerdo, evité el gol», comentó el genial arquero.

«Sanfilippo dice que lo hizo quedar en ridículo.

La paró él con el pecho mientras usted salía para achicar.

El «Nene» desde el punto del penal lo «fusila».

Usted con manaza de jugador de básquetbol, la agarro con una mano», sigue

«Lo peor es que cuando pasó cerca del promisorio goleador, tocó la cabeza como diciendo «Otra vez será, Nene».

Me tomé revancha a River-pegó Sanfilippo- le hice como doce goles.

Lo mismo a Boca.

Archivos no hay nadie que a los dos grandes haya metido 25 goles» se ufanó

Amadeo llegó al mundo el 12 de junio del´26, Rufino, provincia de Santa Fe.

Su papá empleado en el Ferrocarril Pacífico quería hacerlo ingresar en el 44, un administrativo.

Llegó la prueba en River.

Carrizo cuenta que el histórico Carlos Peucelle lo vió descolgar un centro con una mano y gritó:

«El Grandote de Rufino se queda. Que le busquen una pensión».

A lo que Carrizo agregaba:»No hubiera sido un buen empleado ferroviario. Jugó más de 500 partidos en River.

Tiempos que se jugaba sólo los domingos.

El primer título en el 47 no siendo titular.

Luego 52, 53, 55, 56 y 57.

Con River.

En el 64, Copa de las Naciones en Brasil, Amadeo con 38 años una de las figuras.

La sana reivindicación después de la humillación en Suecia 58.

Argentina superó a Portugal 2-0, a Brasil 3-0 e Inglaterra 1-0.

Lusitanos sin Eusebio, «scracht » «Pelé» «Gerson» y «Julinho»

Ingleses de «Bobby» Charlton.

Amadeo volvió invicto

Los penales atajados lo ponen con Ubaldo Fillol y Hugo Gatti.

Entre los tres los números están en 26 y 27.

Uno más el «Pato» Fillol.

Amadeo en el 64 atajó cinco con 38 años.

«Gerson», Paulo Valentím -Cuadrangular en River- Conigliaro y Nonnis, Chacarita en el mismo partido.

Mario Pardo de Gimnasia y Esgrima.

En el Bosque.

Las «manchas».

Además de Suecia´58, la pelota que bajó con el pecho en Chile, Peñarol que perdía 0-2 dió vuelta la final Copa Libertadores, mayo del 66.

La «canchereada» al ecuatoriano Alberto Jorge Spencer salió mal.

«El brasileño Valentím me hizo varios -ocho entre 1960 y 1964- pero le atajé dos.

Uno en La Bombonera y otro en el Monumental, a la noche.

Hubo rebote le volvió a él pero le quedó muy arriba y lo obstruyó «Nicha» (Alberto) Sáinz» disparó mientras afuera caída leve llovizna

No hace mucho Guzmán que siempre lo llamaba para saber cómo estaba comentó rodeado de otras glorias.

Entre otros Antonio Garabal, Rafael Albrecht, José Bernabé Leonardi.

«El Viejo no anda bien. Estuvo internado por un cuadro pulmonar», sostuvo

La Garza luego agregó: «Me dijo, querido «Juanca» a los 93 años uno lo único que piensa es el ataud. Tendrás que ir a Rufino.

Quiero que me entierren al lado de mí Viejo», en tanto la «Garza» se quebraba

Como el tango: Amadeo Carrizo, no habrá ninguno igual.

El recuerdo viaja con una lágrima.

JLP/

(*) La Señal Medios. Libre Expresión.Nac&Pop. «Mundo Amateur»