Los técnicos y especialistas no pueden estar ausentes de las decisiones para las que fuimos formados.

GENERACIÓN DE EMPLEO, LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS Y LA CAPACIDAD PROFESIONAL ARGENTINA

Por Miguel Angel Pesado*

Desde el Consejo Profesional de la Ingeniería en Telecomunicaciones, electrónica y Computación de la República Argentina (COPITEC) reafirmamos como propósito la recuperación de la jerarquía profesional
en los rubros más sensibles del crecimiento industrial y para el desarrollo de las comunicaciones y la informática que el país necesita.

*Por Ingeniero Miguel Ángel Pesado

COPITEC

05/03/2020

Los técnicos y especialistas no pueden estar ausentes de las decisiones para
las que fuimos formados.

En los escenarios internacionales somos reconocidos por nuestra formación, pero no en casa.

Debemos participar en el proceso creativo del conocimiento.

Pero también en lo atinente al concepto de soberanía en materia tecnológica, industrial y de telecomunicaciones.

En este aspecto, la regulación del espectro y de las nuevas tecnologías forma parte de las

incumbencias de nuestros profesionales que hace largo tiempo tienen pocas
oportunidades de poder materializar sus conocimientos en el país de forma
completa y acorde a sus conocimientos y capacidades.

Por esto proponemos un cambio enérgico, formando parte, como órgano de consulta, de todos los estamentos que participan de la transformación del Estado en esta materia.

La falta de presencia de los profesionales en posiciones estratégicas de los ámbitos privados y estatales se ha venido destacando como un denominador común en todo el país, generando errores previsibles y retrocesos innecesarios.

Las razones de este proceso son diversas y el desgaste y la desjerarquización se ha profundizado en estos últimos tiempos.

Hay que reconocer también que nuestras voces se han hecho escuchar, en esa
progresiva decadencia en que nos estamos sumiendo.

Somos una clara opción.

Esta falta de de profesionales requiere una rápida subsanación.

Sin embargo, no será posible, si previamente no hacemos un llamado a los propios ingenieros y técnicos a defender el rol para el que la sociedad nos ha
formado y que por otra parte ha invertido en nosotros.

Esa presencia no solo será muestra cabal de nuestras fortalezas, sino que permitirá brindar a la sociedad la creatividad de los ingenieros y técnicos argentinos.

Un prestigio ganado que cuenta con el reconocimiento internacional.

En esta particular coyuntura, según se dio a conocer la creación de nuevos empleos es una meta prioritaria del Estado.

No podemos desconocer que los aspectos económicos y sociales impactan desfavorablemente en la disponibilidad del trabajo.

Cualquiera sea la situación socio-económica del país, la inteligencia aplicada de nuestros especialistas, deben jugar un papel preponderante para generar valor agregado a la producción nacional.

Nuestro rol debe ser el resultado natural de ventajas y beneficios que significa contar con profesionales capacitados en la actividad productiva y creativa del país.

La vinculación con Universidades, Cámaras del sector, empresas públicas y privadas, organismos del Estado Nacional, provincial y municipal, entes
e institutos de ciencia y tecnología, sindicatos y toda otra entidad que tenga que ver con el ejercicio profesional, debe ser parte de un proyecto, promoviendo los vínculos que nos permita ser parte de la dinámica del desarrollo del país.

La participación, incorporación y vinculación de profesionales con las actividades de investigación y desarrollo, como en la aplicación en industrias de tecnología estratégica en el orden nacional y con sentido federal, se encuentran dentro de las metas a abordar de inmediato.

En diversos puntos del país se concentran polos de conocimiento que
hoy están ocultos y con muy baja productividad, en un anacrónico resultante.

Como ejemplo en la Patagonia Argentina, en Río Negro y Neuquén hay un importante polo científico y tecnológico que merece destacarse y que posee productos y servicios dignos de la mejor calidad mundial.

El Instituto Balseiro, INTI, la Universidad del Comahue, INVAP, los consejos y colegios profesionales y gobiernos de estas provincias, todos entes destacables necesarios de acercarse a un Proyecto Nacional a fin de ver la manera de crear sinergias y complementaciones virtuosas entre nuestra comunidad de técnicos e ingenieros.

Polos productivos de los que hoy están inconexos y necesitan acercarse y ser
considerados en el quehacer nacional, Argentina no es solo Buenos Aires.

La complementación con todas las Universidades públicas y privadas, las áreas de investigación y desarrollo junto con los Consejos y Colegios de la Ingeniería de todo el país, las Pymes y cooperativas, entes y cámaras especializadas deben movilizarse rápidamente a fin de alcanzar el grado de desarrollo que se necesita y que potencialmente tiene para aplicarlo a una
industria nacional renaciente.

Tenemos que hablar de Convergencia Tecnológica y de los servicios TICs, por lo que la propuesta tendrá esta visión moderna de las comunicaciones, sin
desconocer la Radiodifusión y las Telecomunicaciones históricas, a las que
deberán sumarse otros segmentos destacables de las TIC tales como:
Regulación Convergente, normas de equipos y sistemas, homologaciones y certificaciones, Espectro Radioeléctrico, redes de fibra óptica, banda ancha móvil, móviles de quinta generación 5G, IOT (Internet de las Cosas), satélites de telecomunicaciones de órbita baja, Radiaciones no Ionizantes (RNI), entre otros temas no menos importantes, serán ejes temáticos que deberán
tener su lugar en las políticas de Estados y el tratamiento de las comisiones de investigación, las que deberán aggiornarse a un nuevo modelo.

En resumen un glosario de iniciativas y una convocatoria para sumarse a esta gesta bajo los principios enunciados son parte de una realidad que tenemos
que construir.

Por eso convocamos a participar de esta transformación a todos sin exclusiones.

Estos principios deben ser el norte del sector privado y estatal.

Contribuir en la puesta en marcha de nuestras industrias; generar trabajo para nuestros ingenieros, técnicos y analistas; generar trabajo para todos,
movilizando la ciencia y la tecnología; desarrollar el país desde el interior; convocar a nuestros profesionales, ingenieros, técnicos y científicos para trabajar en forjar y reconstituir el espíritu nacional.

Con eje en el Ministerio de Ciencia y Tecnología y en el desarrollo de las industrias estratégicas, de la informática y de las comunicaciones (TICs), se debe vincular transversalmente a todos los estamentos del Estado en un
verdadero Proyecto Nacional que además mire del país desde adentro y apunte a la defensa de nuestra soberanía en el marco de un proyecto de integración nacional y regional.

Llamamos a sumarse a esta gran convocatoria y divulgaremos el presente llamado para sumar a todos los ingenieros, técnicos y especialistas más allá de las banderías políticas y con un solo objetivo, la reconstrucción nacional y la
grandeza de nuestra patria.

MAP/

*El Ingeniero Miguel Ángel Pesado, es el actual Presidente del Consejo Profesional de Ingeniería, Telecomunicaciones y Computación