Un modo de acumulación de capital, particular dentro del modo de producción capitalista pero inclinado al neoliberalismo, se terminó.

GUILLERMO MORENO: “LA DEUDA LA TIENE QUE PAGAR LA OLIGARQUÍA”

Por Claudio Siniscalco

El ex secretario de Comercio analizó la guerra comercial entre China y Estados Unidos, el fracaso de la globalización, el rol de Francisco, la renegociación de la deuda argentina y la discusión sobre los presos políticos en nuestro país.

Por Claudio Siniscalco

InfoBaires24
16 /02/ 2020

El ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, recibió a AGENCIA PACO URONDO y dialogó sobre múltiples temas de la realidad política y económica local e internacional: la guerra comercial entre China y Estados Unidos, el fracaso de la globalización, el rol de Francisco, la renegociación de la deuda argentina y la discusión sobre los presos políticos en nuestro país.

A continuación, una síntesis de la entrevista.

¿Cómo analiza la disputa comercial de Estados Unidos con China y el escenario de geopolítica global?

Guillermo Moreno: Nosotros hicimos un diagnostico allá por el 2016 donde decíamos que la posible elección de Trump terminaba un ciclo.

Obviamente que a los ciclos históricos es muy difícil ponerles fecha de terminación.

Pero se suele hacer para entender los hechos.

Un ciclo se terminó con la caída del muro de Berlin, en el 89.

La asunción de Trump, también, termina con el mundo que había surgido con la caída del muro, ese mundo globalizado va desde la caída del muro hasta la asunción de Trump.

Esto implica que un modo de acumulación de capital, particular dentro del modo de producción capitalista pero inclinado al neoliberalismo se terminó.

El corrimiento de Trump del paradigma neoliberal…

GM: Si Estados Unidos no conduce el neoliberalismo no lo puede conducir ningún país.

La clase dirigente norteamericana tuvo la virtud de cambiar.

Le estaban penetrando en su zona de confort, Europa continental y China, y la recuperó.

La administración de comercio exterior, como lo había hecho la Argentina particularmente desde el 2012, fue la herramienta central.

Se cambió el esquema de acumulación de capital del modo de producción capitalista que ya no es neoliberal.

Los nuestros esto no lo entendieron, entonces empezaron a hablar de una ola neoliberal que atravesaba Latinoamérica, tonterías, que después no se ve reflejado en la realidad.

Se les dijo: hay un acuerdo de paz que se está firmando en Colombia, algo pasa en Venezuela, está Evo Morales…no simplifiquemos, no pongamos las piezas de rompecabezas a las trompadas como un chico de cinco años.

No coincide con la caracterización de Macri como un neoliberal…

GM: Hay que estudiar, hay que analizar, en ese esquema también se caracterizó a Macri como neoliberal, tremenda estupidez.

Porque vos tuviste tres Macris absolutamente distintos, un Macri oligárquico, que es hasta la llegada del Fondo, con la llegada del Fondo hay un Macri neoliberal, y en la derrota de las PASO aparece el Macri mamarracho.

Pero la llegada del Fondo cambia al gobierno argentino, entre otras cosas porque pone retenciones, a menos que caractericemos al neoliberalismo por la batalla cultural, esas cosas que no se entienden.

Estamos hablando de economía.

Y en este marco, ¿cuál sería el rol de Francisco?

GM: El rol de Francisco es estar para que no haya una nueva Conferencia de Yalta donde no estén los pueblos que no tienen voz, como sucedió al finalizar la segunda guerra mundial.

De hecho Perón tuvo que armar la tercera posición por eso, porque no se podía sentar en la mesa, no se iban a sentar los chinos tampoco que recién estaban empezando.

Ahora tenemos un hombre que se puede sentar en esa mesa, pero también conspiran contra él.

Y la base de la conspiración contra Francisco está en la Argentina y Europa.

Y acá lo debilitan, lamentablemente, desde Verbitsky hasta Durán Barba, con quien se juntaba para hablar mal del Papa.

El discurso del Papa termina el debate sobre la pobreza estructural en la Argentina, hay pobreza coyuntural, no estructural.

En eso el Movimiento Evita y Grabois no tienen razón.

El Papa dice: el mundo es rico, y los bienes alcanzan para todos.

El problema es la distribución.

Si los bienes alcanzan para todos y la distribución es correcta dejamos de ser pobres, por lo tanto no es estructural.

El pecado original es el que genera la pobreza por la distribución.

Lo que dijo siempre Perón, nos tenemos que ocupar de la distribución.

Segundo tema, empieza a explicar cómo tiene que ser una distribución razonablemente justa.

Pero no hizo ninguna propuesta sobre la renegociación de la deuda…

¿Cómo se paga la deuda?

GM: Es muy fácil, la plata se la tienen que sacar a los oligarcas.

¿En qué cabeza cabe que primero vas a renegociar sin un plan de negocios?

Es evidente que ninguno de los que están hablando jamás hizo un cheque para pagar una quincena, pagar un proveedor.

Si vos vas a entrar en convocatoria de acreedores, vos definís primero a quién no le vas a pagar, y a quién sí.

Y entrás a la convocatoria con plata, no sin plata.

Y seguís con tu negocio y a medida que progrese le pagás a todo el mundo.

Pero pensar que vos vas a ir a una convocatoria de acreedores, y el juez te va a pedir un plan de negocios y vos le decís a tus acreedores: mi plan de negocio es secreto…no existe, en el mismo momento el juez te decreta la quiebra y se terminó.

En relación a la deuda externa que tuvo que afrontar el primer kirchernismo, ¿qué diferencia ve entre ese contexto y este?

GM: Cuando entramos en aquella convocatoria de acreedores, entramos con un nivel de precios relativos que nos permitió rápidamente acumular la plata para pagar.

Nunca entramos en default con el Fondo, solamente con el sector privado.

La deuda con el Fondo era pequeña.

Cuando Rodríguez Saá declara el default era solamente del sector privado, no de los organismos multilaterales.

Y ahora tenés una deuda muy importante con esos organismos, no solamente con el Fondo, sino con el Banco Mundial, el BID, y ahí no podés entrar en default.

Las perspectivas de crecimiento no serían las mismas que teníamos en ese momento…

GM: Claro, ahora entraste en un mundo donde la revolución energética norteamericana bajó los costos primarios y toda la manufactura.

En el 2003 nosotros podíamos vender fideos a todos los que quisieran, hoy no le vendemos a nadie.

¿Cuál es la contraposición de un modelo peronista al modelo neoliberal?

GM: Tenemos que terminar con la posibilidad de que una casta de mil familias viva de alquilar su tierra, porque el precio de la comida no permite financiar el costo de la producción en términos de insumos y demás.

La tasa de ganancia de los productores y la tasa de ganancia de la oligarquía argentina que vive de alquilar la tierra.

Cuando vos tenés que pagar esas tres partes la única posibilidad es que te suba la comida, es lo que hizo Macri, al duplicar el precio de la comida lo caracterizamos como oligarca.

Al único que le sirve tener la comida cara es a un oligarca por lo tanto esa es la renta que hoy la Argentina tiene que utilizar para pagar la deuda, no la del capitalismo moderno del campo.

Hoy te quedás con esa renta cuando le ponés retenciones.

El 35 por ciento de retenciones sobre 333 dólares, que es el precio futuro de la soja, te da más o menos 100 dólares, la mitad del excedente bruto, entonces vos te apropias de esa renta de la oligarquía para pagar la deuda y despreocúpate.

¿Cuál es el problema?

Si la pone la oligarquía, el problema es si lo ponen los jubilados.

¿Presos políticos o detenidos arbitrarios? Lo llevo a otro tema. Esta semana se generó una discusión sobre dos ejes: presos políticos y detenciones arbitrarias, una discusión que tuvo mucha intensidad.

¿Qué posición tiene al respecto?

GM: Hay presos políticos.

Con un gobierno peronista no puede haber presos políticos, es una locura.

Todo preso político tiene una detención arbitraria.

¿Cómo sería una detención arbitraria y que no sea un preso político?

Alberto cuando era candidato dijo que había presos políticos, por ejemplo Milagro Sala, ella sigue estando presa, tiene que resolverlo.

Él dijo que había presos políticos durante la presidencia de Macri, tiene que resolver, será a través de una ley, con la Corte, tiene que resolverlo.

Si había presos políticos, ahora hay presos políticos.

No cambió la caracterización de Milagro Sala cuando asumió Alberto, era una presa política antes, ¿y ahora qué es?

Si Macri tenía presos políticos y siguen presos, ahora son de Alberto Fernandez.

Si no es así es ridículo el argumento de antes, tenía razón Macri entonces.