Por la causa de la Justicia Social y la Liberación Nacional vivió y murió nuestro querido Raimundo Ongaro, y sigue siendo guía en nuestras luchas.

SALÚ RAIMUNDO…

Por Héctor Amichetti *

El 13 de febrero de  1968, Raimundo ongaro cumplia 43 años, y era elegido Secretario General de la CGT en el Congreso Normalizador «Amado Olmos». Apenas un mes después, Juan Perón le escribe desde su exilio en Madrid: «He seguido el desarrollo de los acontecimientos del Congreso de la CGT y deseo hacerle llegar, con mi saludo más afectuoso, mis felicitaciones más cordiales, que le ruego haga extensivas a todos los compañeros que participaron en esa acción, que ha salvado el honor peronista.

Por Héctor Amichetti *

La Señal Medios

13/02/2020

El 13 de febrero de aquel año 1968, Raimundo cumplió 43 años, pocos días después fue elegido Secretario General de la CGT en el Congreso Normalizador «Amado Olmos».

Transcurrido apenas un mes de ese acontecimiento, Juan Perón le escribe desde su exilio en Madrid:

«Por las informaciones y noticias, he seguido el desarrollo de los acontecimientos ocurridos alrededor del Congreso de la CGT y deseo hacerle llegar, junto con mi saludo más afectuoso, mis felicitaciones más cordiales, que le ruego haga extensivas a todos los compañeros que participaron en esa acción, que no solo ha salvado el honor peronista, sino que también ha permitido comprobar fehacientemente la conducta de los que, con diversos pretextos, se encuentran traicionando a los trabajadores y al Movimiento».

Su lealtad, su entrega sin límites a la causa del pueblo y su fe inquebrantable en la victoria final, le acarrearía de allí en más, persecuciones, reiterados allanamientos de su casa en Los Polvorines y en la sede de la Federación Gráfica Bonaerense, secuestros y humillaciones varias, simulacro de fusilamiento en los cañaverales de Tucumán, 14 encarcelamientos, el asesinato de un hijo y la amenaza de exterminio de toda su familia, que lo empujó a 8 años de forzoso exilio.

En uno de sus reiterados períodos de prisión, allá en el agitado año 1969 y tras las históricas puebladas en distintas provincias, Raimundo escribe un mensaje especialmente dirigido a los compañeros del Interior por quienes siempre demostró especial afecto y respeto:

«No se ha borrado de la memoria el día en que Estanislao López clavó su bandera en Plaza de Mayo ni la guerra santa que La Rioja comandada por el Chacho empeño contra quienes desde el ejército tenían vocación de degolladores.

En las luchas que la clase trabajadora organizada comenzó a librar hace casi un siglo debe verse la continuidad histórica de aquellos alzamientos motivados con fe nacional y para redención social.

Con sangre de trabajadores celebró la oligarquía el primer centenario de nuestra Independencia; reprimió el abuelo de Krieger la huelga de Vasena; el imperialismo inglés, la revolución forestal del Chaco santafesino y los Menéndez Behety la protesta de Santa Cruz. la bandera que alzaron los héroes de esos días fue nuevamente ensangrentada en los frigoríficos de Zárate y Berisso, hasta que volvió a flamear en Plaza de Mayo traída por los trabajadores y el pueblo nunca escuchado de Ensenada, de La Plata, de Lanús y Avellaneda entre los que había millares de compañeros del Interior, próximo y lejano: así se hizo aquel 17 de octubre, que por encima de colores partidarios es en la perspectiva histórica patrimonio común de todos los trabajadores.

La CGT surgida el 28 de marzo de 1968 retomó esa tradición de lucha.

Se llamó CGT de los Argentinos porque entroncaba con la resistencia secular al invasor que jerarcas corrompidos habían declinado, porque apelaba a los trabajadores de todo el país y no exclusivamente de Buenos Aires, y porque aspiraba a ser no sólo el corazón de las luchas específicas del movimiento obrero, sino el ansia de liberación nacional que alienta en todo el pueblo».

Por la causa de la Justicia Social y la Liberación Nacional vivió y murió nuestro querido Raimundo Ongaro, su ejemplar conducta sigue siendo guía en nuestras luchas.

Hoy cumpliría 95 años… que nuestro eterno abrazo fraternal se eleve para estrecharlo en el sitio donde seguramente delibera sin descanso el Supremo Comando Celestial.

HA/

* Secretario General Federación Gráfica Bonaerense – Corriente Federal de Trabajadores – CGT