El tema que más despliegue tuvo durante la conferencia, fue sin dudas la deuda externa.

CRISTINA EN LA HABANA

Por Shaima Legón (Corresponsal La Habana)

La vicepresidenta recalcó que se debía retomar el Nunca más que Alfonsín empleó para poner punto final a la dictadura militar: “Debemos tomarlo como tema fundamental, pero ahora referido a la deuda”. “Las soluciones tienen que ser expuestas ante la sociedad, porque es el pueblo el que lo va pagar, no los funcionarios”, aseguró CFK.

 

 

Por Shaima Legón (Corresponsal La Habana)

Agencia Timón

Foto Maykel Espinosa Rodriguez

 

“Hoy toca Cristina, en La Habana”, aseguró el reconocido periodista y escritor Marcelo Figueras, encargado de conducir el espacio de la presentación del libro Sinceramente en la 29 Feria Internacional del Libro de La Habana. Marcelo ha acompañado a Cristina y su libro desde el 2019 en el recorrido por varias ciudades del interior de su país; esta ocasión resulta ser única y especial por ser la primera fuera de territorio argentino, y la primera en la que Cristina ocupa el cargo como vicepresidenta. “Estamos muy honrados de estar en este país que ha sido muy generoso con nosotros y sobre todo en estos meses en los que la ciudad cumple precisamente, 500 años de vida”, sostuvo Marcelo, dando inicio a una agradable charla que recorrió los principales temas del libro y algunos puntos álgidos de la actualidad política argentina.

Sobre las giras de Sinceramente, Figueras contó que en cada sitio a los que iban, formalmente se trataba de la presentación de un libro, pero que estos ni siquiera se parecían a un acto político, “era algo más parecido a un concierto de los Rolling Stones” –“o del Indio Solari, che, vamos nacional”, intervino Cristina jocosamente. Y es así como en La Habana, en la Sala Nicolás Guillen, ubicada en La Cabaña, este encuentro coordinado exitosamente por los directivos de la Feria del Libro y la Embajada Argentina,  también fue un jolgorio a  sala llena. Entre el público, sobre todo cubano y argentino, se contó con la presencia de las principales figuras políticas cubanas, el presidente Miguel Díaz-Canel, el ministro de Relaciones Exteriores Bruno Rodríguez, el ministro de Cultura Alpidio Alonso, entre otras personalidades de la cultura y la sociedad como Mariela Castro y Atilio Borón. Importante resultó la presencia de sobrevivientes de las dictaduras argentina y uruguaya cuyas voces resonaron en un salón desbordado de prensa nacional y extranjera.

Sobre el libro, la escritora y política contó que la idea no era escribir un libro autobiográfico y expuso lo siguiente: “Uno empieza con la idea de escribir un libro y en realidad luego se da cuenta de que terminan escribiéndose solos. Yo quería contar qué es lo que me había pasado a mí, a mi país y a los argentinos después de aquel 9 de diciembre del 2015, el último día, donde nos despedimos con esa Plaza de Mayo reventando de amor y de gratitud recíprocas”. Es así como Sinceramente tiene como punto de partida el momento en que la mandataria “se convierte en la calabaza”, es decir, el momento en el que abre el paso al gobierno nefasto del macrismo, donde como relata la escritora, “pasaron cosas terribles para todos los argentinos y también terribles para mi vida”. La relación de los medios con la política, la creación de subjetividades en la sociedad contemporánea y cómo esto ha impactado en Argentina, son algunas de las temáticas que recorre Cristina en este libro y en su presentación con la inteligencia y fortaleza que siempre la han caracterizado.

Siguiendo a tono con los temas que invocan a Cristina, se habló de los proyectos del próximo gobierno recientemente electo, sobre algunos errores y triunfos del último gobierno de Kirchner y sobre todo de las políticas de la deuda externa.

Sobre el low fare, herramienta política perversa, como lo definió Marcelo, CFK se alegra de que este está siendo más comprendido en América Latina y especialmente en Argentina, donde tuvo un capítulo especial. Pues es ahí donde la mandataria considera que perseguir a los opositores políticos a partir de los aparatos judiciales adquirió una característica adicional, “un componente mafioso”. “Se modifica la metodología y la sistémica pero el objetivo es siempre el mismo”, intervino Figueral. CFK agregó que antes, en la dictadura, el mecanismo para oprimir era la desaparición física, pues se sabía que no había otra forma de doblegar a los que luchaban, ahora se invalida a través de la estigmatización, de la condena mediática que luego tiene su confirmación en lo judicial, pero que siempre se instala primero mediáticamente. “Eso fue lo que intentaron hacer conmigo, aislarme y condenarme socialmente”, advirtió CFK.

El tema que más despliegue tuvo durante la conferencia, fue sin dudas la deuda externa. La vicepresidenta recalcó que se debía retomar el Nunca más que Alfonsín empleó para poner punto final a la dictadura militar: “Debemos tomarlo como tema fundamental, pero ahora referido a la deuda”.  Recomendó también que se debería armar una comisión, como la tuvo también el Nunca más, que no solo debe ser presidida por el Parlamento, sino por personalidades de la sociedad como lo fue Ernesto Sabato en su momento. “Las soluciones tienen que ser expuestas ante la sociedad, porque es el pueblo el que lo va pagar, no los funcionarios”, aseguró CFK.

Aludiendo al anterior gobierno kircherista, la exmandataria resaltó el modelo de industrialización creciente que se instauró, donde se valoraba el trabajo y donde la gente podía progresar y donde sobre todo, el país logró saldar la deuda: “Por primera vez la Argentina no estaba sometida al FMI, y luego increíblemente, vino en 2015 el modelo nuevamente de endeudamiento. Cuatro años después nos entregan un país con una deuda de 44 mil millones de dólares, la cifra más alta de las historia”.  CFK denunció el proceso siniestro donde se violaron incluso los estatutos del FMI, y advirtió que las normas deben ser respetadas tanto por el acreedor y por el deudor. Recomendó tomar este momento como punto de inflexión e invitó a investigar, a no caer en lo mismo y no dejar “mansamente” que todo sea igual y someternos. Para indagar sobre la cuestión de la deuda y los tratados bilaterales, CFK recomendó la próxima publicación del Dr. Eduardo Basualdo,  que ilustra e investiga las alarmantes cifras de endeudamiento del país en los últimos tiempos. “Hay una deuda de la democracia de explicar quién es responsable y cómo fue este nuevo proceso de endeudamiento. Eso hace a la moral y la razón de un gobierno”, aseguró CFK.

Las tarifas y las facturas monumentales que afectaron al pueblo fue otro punto importante que se puso sobre la mesa. Con tono crítico CFK expresó: “Le sacaron a las familias, a los clubes de barrio y a las PYMES”. Para resolver estos temas fundamentales de la economía, resaltó la importancia de la intervención del Estado: “Para salir de recesiones y depresiones hay que inyectar fondos del Estado a la economía, hacer tarifas justas que la gente pueda pagar y devolverle la capacidad de consumo a la gente”.  Hablando sobre las medidas que ha tomado el actual gobierno subrayó que se ha decretado la emergencia económica, sanitaria, energética y tarifaria y que se tienen los instrumentos legales y ejecutivos para lograr esa importantísima revisión tarifaria. “Alberto tiene ese compromiso con la sociedad y lo va a cumplir, no tengo dudas”, sostuvo CFK con firmeza.

Por último, el periodista y la escritora hablaron de la importancia de la política exterior para combatir estos males mencionados. Sobre su época de mandato, CFK afirmó estar muy orgullosa en materia de relaciones bilaterales sobre todo en América Latina: “Logramos mucha integración política, resolvimos crisis importantes como el intento de golpe a Rafael Correa. Tuvimos una actuación que me llena de orgullo aunque no logramos generar un mercado común integral que nos fortaleciera”. Exhortó al público a poner el ojo sobre quién conduce el modelo de producción capitalista, porque “lo cierto es que las cosas como están, no están bien”.

Luego de la presentación, tras incansables aplausos, Jesús Cruz, un revolucionario cubano de los años 60, que continúa luchando por la Patria grande, emocionado compartió su parecer: “En primer lugar, para mí ver una manifestación pro peronista aquí me parece muy  importante sobre todo para el acercamiento entre Cuba y Argentina. Hoy la realidad nos aproxima cada vez más, y cuando escucho el discurso de la compañera Cristina hablando de los problemas de Argentina y de la región, me hace pensar que ahora más que nunca la integración de la Patria grande es vital. Tenemos que buscar las rutas para esa integración. El puente que hoy está tendido entre Alberto y Cristina con respecto a América Latina es lo más importante y estratégico que podemos ver en estos eventos”.

Cristina firmando ejemplares de Sinceramente. Foto Maykel Espinosa Rodriguez

Entre los cánticos de Viva Perón y “pa lo que sea Cristina, pa lo que sea”, se ilustró el entusiasmo del público presente. Fue un momento de agradecimiento mutuo, entre el público y la vicepresidenta, entre Cuba y Argentina. “Quiero muy especialmente agradecer a las autoridades de Cuba y a los profesionales médicos cubanos que son excelentes, su humanidad y su fama la tienen muy bien ganada, como madre, puedo decirles que tuve una experiencia fantástica”, expresó CFK. Al cerrar la tarde habanera, mientras el sol escondía sus últimos rayos tras el mar que se vislumbra desde el Complejo Morro Cabaña, Cristina brindó una mirada hacia el futuro, un discurso esperanzador y un llamado a la reflexión,  en una etapa donde los argentinos y los latinoamericanos se debaten en situaciones económicas sociales terribles y complejas. Ha dejado su legado la escritora para los cubanos, que ahora podrán disfrutar de este título, cuyo último capítulo fue escrito en suelo cubano y que relata a modo muy personal su vida de los últimos años que sin dudas no han sido nada fáciles, como se refleja en su comentario en la presentación: “Hasta que me dijeran Presidenta tuve que pelear, hasta eso, me disputaron”.