Ricardo Alfonsín será el embajador argentino en España

ALFONSÍN

Por Gabriel Fernández

Los cruces internos desatados en el radicalismo configuran el principio de uno de los grandes aciertos del movimiento nacional. Este tipo de acciones políticas serán de enorme importancia en el mediano plazo. Fue mi planteo, de entrada. Nobleza obliga, debo apoyarlo ahora.

 

 

Por Gabriel Fernández / La Señal Medios

 

Los cruces internos desatados en el radicalismo configuran el principio de uno de los grandes aciertos del movimiento nacional.

Ustedes saben que desde antes de la asunción del gobierno vengo insistiendo en la necesidad de fracturar la oposición hasta retrotraerla a niveles de dispersión previos al 2015.

El espacio nacional popular no puede crecer más allá de los bordes electorales que ha conseguido históricamente. Con grandes aciertos, logrará algún punto más. Sin embargo, esta unidad, es potente.

Lo que resulta imprescindible es quebrar el respaldo que la UCR, con todo lo que ello implica en franjas medias expandidas territorialmente, le ha brindado al PRO.

Estas capas medias no se harán peronistas. Lo único que necesitamos es que no cooperen con el proyecto oligárquico. Seguirán con sus confusiones, pero no aportarán al espacio antinacional.

Las expresiones que hace minutos vertió Ricardo Alfonsín son importantes en ese sentido. Entre algunas acciones aún borrosas, me satisface observar al gobierno construir política.

Este tipo de acciones políticas serán de enorme importancia en el mediano plazo.

Fue mi planteo, de entrada.

Nobleza obliga, debo apoyarlo ahora.